Muchísimas gracias y muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a esta celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Quiero, en primer lugar, agradecerle al señor Gobernador del Estado de México su hospitalidad, no sólo para el Presidente de la República y a toda la delegación oficial que hoy está de visita en esta entidad, sino para todas las delegaciones de diferentes pueblos indígenas de nuestro país.

Hoy, el Estado de México vuelve a ser sede de esta celebración y agradecemos la gran hospitalidad que su gobierno y los mexiquenses nos están dispensando.

Muchas gracias, señor Gobernador.

Quiero saludar a todas las autoridades que están aquí presentes, del Estado de México, de los diferentes poderes, órdenes de Gobierno.

Al Presidente Municipal de San Felipe del Progreso.

Y presidentas y presidentes municipales de otros municipios que hoy aquí nos acompañan.

Pero, particularmente, quiero saludar con especial reconocimiento a todas las delegaciones de diferentes etnias de nuestro país, que están hoy haciendo presencia aquí, para acompañarnos en esta celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Gracias a los Jefes Supremos y a sus delegaciones que, de diferentes partes del país, hoy aquí nos acompañan.

Gracias por su presencia.

Gracias a todos, y particularmente a la etnia mazahua que, sin duda, se convierte en anfitriona de este evento, porque nos encontramos en este Centro Ceremonial Mazahua, que está aquí, ubicado en el Estado de México.

Por qué estamos hoy aquí.

Déjenme recoger un poco lo que hemos escuchado ya en voz de quienes me han antecedido en el uso de la palabra.

Estamos aquí para tener, primero, esta celebración, que honra a los pueblos indígenas de todo el mundo; que hace reconocimiento de ellos y que, al hacerlo, también nos deja sentir cuáles son nuestros deberes, nuestras, todavía, necesidades y tareas por cumplimentar, que nos permitan lograr una sociedad plena de derechos para todas nuestras sociedades en el mundo.

En México, particularmente, aquí reconocemos que es parte de nuestra identidad nacional el orgullo que tenemos de nuestro origen indígena.

Somos, efectivamente, un pueblo mestizo, pero tenemos una gran raíz indígena, que nos permite y que nos proyecta al mundo con gran orgullo, a partir de esta identidad.

Mucho de lo que hoy tenemos en nuestra riqueza, en nuestra diversidad cultural, viene, precisamente, de nuestra raíz indígena, lo mismo nuestra gastronomía, nuestras artesanías.

Mucha de la obra cultural que se desarrolla en nuestro país tiene cabida y tiene encuentro, precisamente, en su origen indígena. Ahí radica nuestra riqueza, ahí radica mucho de lo que nos da orgullo ante el mundo entero.

Y es hoy ocasión para reconocer el gran aporte que hacen todas las etnias de nuestro país a esta identidad nacional, a esto que nos da orgullo y a la generación de riqueza en nuestro país.

Gracias por contribuir, desde su espacio y orgullosos de su origen indígena, gracias por ser parte de esta gran Nación y contribuir de forma comprometida al desarrollo y grandeza de México.

Este gran orgullo que, repito, nos da o es parte de nuestra identidad.

Gracias a todas estas porras, a toda la calidez que me han brindado, no sólo mis paisanos que están aquí, a quienes siempre saludo con gran afecto, sino a todas estas delegaciones que de verdad reconozco su presencia y créanme que para el Presidente de la República siempre son estos momentos de gran alegría, de enorme satisfacción y de gran aliento, el encontrarme con esta representación de nuestros pueblos indígenas.

En nuestro país se estima que hay del orden de 15 millones de mexicanos que se reconocen como indígenas, que se asumen plenamente como parte de los pueblos indígenas de nuestro país.

Y qué es lo que hemos venido haciendo.

Estamos trabajando, precisamente, hoy desde el Gobierno de la República, y convocando de manera muy coordinada a los gobiernos de las diferentes entidades federativas, a que hagamos frente común para atender, precisamente, los mayores rezagos sociales que tenemos y para atender grupos vulnerables, grupos que enfrentan mayores carencias, pobreza extrema y mayor rezago.

Y encontramos que lamentablemente en muchos de nuestros pueblos indígenas prevalecen aún muchos de los rezagos que aún tenemos dentro del desarrollo nacional.

Es por eso que para combatir esos rezagos tenemos esfuerzos dedicados y focalizados a través de CDI, la Comisión para el Desarrollo de Pueblos Indígenas de nuestro país, y que preside Nuvia Mayorga, a quien ya le han echado muchas porras, ella encabeza este esfuerzo.

Pero no lo hace sola. Porque esta Comisión por sí misma no podría resolver todos los problemas que hay en los pueblos indígenas.

Pero sí corresponde a esta Comisión ser articuladora, ser la que organice mucho del esfuerzo que varias dependencias del Gobierno de la República y gobiernos estatales estamos realizando para atender de forma específica y particular a nuestros pueblos indígenas.

Porque el desarrollo al que estamos llamados a alcanzar como Nación, el desarrollo que venimos procurando para México y en el que estamos avanzando día a día en pasos firmes y hacia adelante, y de manera positiva, debe alcanzar a todos.

Los beneficios que depare el desarrollo nacional debe ser para todas y todos los mexicanos. Nadie debe quedar excluido del desarrollo nacional.

Y es por eso que para lograr este equilibrio es que se hace necesario atender o tener atención específica para nuestros pueblos indígenas, en donde encontramos que en algunos ámbitos hay mayores rezagos.

Y eso es lo que coordina la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Es ahí donde está la presencia del sector educativo, del sector salud de nuestro país para acercar la salud a nuestros pueblos indígenas.

Yo quisiera compartirles algunos datos que ilustran cómo hemos avanzado y los recursos, y los resultados que hoy se tienen en este esfuerzo focalizado, en este esfuerzo particular para los pueblos indígenas.

Y quiero decir algo y subrayarlo: efectivamente, señor Gobernador del Estado de México, tiene toda la razón al afirmar y al decir que este Gobierno, en lo que va de esta Administración, nos acercamos ya a los cuatro años de esta Administración, como nunca antes en un periodo igual se habían dedicado recursos, esfuerzos, acciones y programas específicos para apoyar a los pueblos indígenas.

Éste es un Gobierno decididamente comprometido para apoyar a los pueblos indígenas de nuestro país.

Déjenme compartir algunos datos.

El Programa de Infraestructura Indígena, y por qué la subrayo como tal. Porque sí es distinta de la infraestructura total que se viene haciendo en el país, que sirve a todas y a todos los mexicanos, indígenas y no indígenas, sirve a todos los mexicanos. Eso es lo que está previsto en el Plan Nacional de Desarrollo de nuestro país.

Pero, también hay un programa específico de infraestructura para los pueblos indígenas, es decir, para atender infraestructura que atienda los rezagos de muchas comunidades, a veces aisladas, apartadas.

En qué consiste esta infraestructura.

En llevarles agua, en llevarles drenaje, en llevarles electricidad.

Porque si bien mucha de esta cobertura en términos generales se extiende en un amplio porcentaje o una tasa alta de cobertura en todo el país, sí es cierto, y para ellos merece especial atención que estas comunidades indígenas sí enfrentan estos niveles de rezago y la carencia de estos servicios: agua potable, repito, drenaje y electricidad, vivienda, servicios básicos y elementales, y para eso hay un programa específico de infraestructura para pueblos indígenas.

Se han desarrollado más de cinco mil 900 obras con estas características o para llevar estos servicios.

Se ha hecho una inversión de 21 mil 500 millones de pesos, que se distinguen de las inversiones y de los presupuestos, dedicados a la infraestructura general que se hace en el país.

Es infraestructura para los pueblos indígenas, y ahí hay una inversión histórica de 21 mil 500 millones d pesos.

Hemos apoyado de forma muy decidida, y Lluvia, esta niña que hoy aquí nos acompaña, ven Lluvia, que además con enorme candidez me ha platicado qué hace, dónde está, allá, en Veracruz.

Le preguntaba si venía con sus papás, me dijo que viene con un tío, y vive, precisamente, en una de estas casas que tenemos para el niño indígena.

Ya visitamos alguna vez una allá, en el Estado de Chiapas y otra, perdónenme, fue en el Estado de Yucatán donde estuvimos, visitando una casa indígena.

Y estas casas permiten dar albergue, alimentación y cuidados a niños indígenas para que mantengan.

Siéntate, Lluvia, para que no estés de pie. Pero gracias por acompañarme, Lluvia.

Para que no deserten de sus estudios, para que sigan estudiando y para que tengan donde tener, viniendo de comunidades alejadas y apartadas, puedan estar concentrados en uno de estos albergues y puedan atender ahí la escuela en los distintos niveles educativos.

Estas casas y comedores indígenas que tenemos en el país, que son más de mil, atienden a prácticamente 75 mil niños y jóvenes indígenas de todo el país, lo que les está permitiendo prepararse y formarse para que el día de mañana puedan alcanzar sus sueños y ser, o alcanzar realización personal, a partir de la preparación que hoy están recibiendo.

Se han apoyado 23 mil proyectos productivos, y ustedes han sido testigos, porque no sólo es hoy, sino es a lo largo del año que entregamos diversos apoyos dentro de los varios programas que no sólo tiene CDI, sino otras dependencias del Gobierno Federal y en algunos casos de los gobiernos estatales, para apoyar proyectos productivos a diferentes zonas indígenas.

De esta manera, se han apoyado 23 mil proyectos indígenas o proyectos productivos para igual número de familias indígenas, que son beneficiarias de los mismos.

Por otro lado, hemos emprendido otras acciones que a veces, quiero aquí destacar, parecieran sorprender o a veces no podríamos creer, pero en muchas comunidades indígenas, por razón de su tradición o por la falta de acceso a los servicios médicos han nacido muchos niños indígenas que auténticamente nacen sin identidad, no tienen acta de nacimiento.

Por eso hoy aquí, en este acto, he entregado de manera simbólica algunas actas de nacimiento a niños que nacieron con el apoyo de alguna persona que asistió a su madre en su nacimiento, pero que nunca se registraron y que, para efectos jurídicos, no tenían identidad.

Se han entregado, dentro de un programa específico para atender esta condición, ocho mil actas de nacimiento y con ello el derecho a identidad de igual número de personas indígenas de nuestro país.

Se han apoyado, también, a personas que por alguna razón han enfrentado a la justicia sin el apoyo de una defensoría que abogue por ellos y que lleve sus casos de manera adecuada.

Por eso hoy entregué también aquí constancias de excarcelamiento a personas que estuvieron por alguna razón, y a veces injusta, purgando tiempo en la cárcel.

Se han excarcelado, a partir de una adecuada asistencia jurídica, que se hace a través de la CDI, a 4 mil 100 personas, es decir, a partir del apoyo jurídico que se le ha dado a igual número de personas.

Estamos trabajando, y de esto señor Secretario de Gobernación, hace muy poco encabecé un evento donde estamos trabajando para prevenir el embarazo temprano.

Resulta que mucho el embarazo temprano que es una tarea que compete a diferentes dependencias, particularmente a salud, particularmente a Gobernación en la tarea preventiva de poder evitar que niñas de 12 y 15 años, eventualmente lleguen a quedar embarazadas.

Y mucha de esta incidencia o la tasa que estamos observando en el país está creciendo, particularmente en zonas indígenas.

Hemos puesto en práctica un programa de prevención para combatir y evitar el embarazo temprano en niñas y en adolescentes, específicamente de zonas indígenas.

Y déjenme con esto prácticamente concluir.

Ayer tuve oportunidad de reunirme con una representación de las mujeres de México de distintas organizaciones de la sociedad civil, de mujeres que trabajan en distintos ámbitos de la vida nacional.

Hoy tengo la oportunidad de reunirme con grupos de diferentes etnias de nuestro país.

Cuál es la constante en estos encuentros.

El decirles que el Gobierno de la República es uno que está resuelto, y que así lo ha venido acreditando, no es un tema de discurso, es un tema que las cifras y los avances que tenemos hablan por sí mismos.

Tanto con las mujeres, como con los grupos indígenas, estamos resueltos a que lo que hoy prevé nuestra legislación como derechos de toda una sociedad, sean letra vigente entre los mexicanos.

Cuando se preguntan cuál es nuestro plan o proyecto de Gobierno, y que estamos realizando, el que nos mandata la ley, el que se inscribe en la ley.

Tenemos un buen andamiaje legal, tenemos derechos que, además, están dedicados para los pueblos indígenas; hay derechos de la mujer; hay legislación que se ha modernizado y actualizado para velar por los derechos de los pueblos indígenas y para con las mujeres.

Y hoy en lo que estamos trabajando es en asegurar que eso no sea letra muerta, sino que esos derechos consagrados en distintos ordenamientos de nuestro país, si fuimos ya capaces de construir una buena legislación, hoy estamos en el reto y en el desafío de ser capaces de hacer que esas leyes sean realidad en nuestra sociedad.

Hoy ese es el compromiso que hacemos con los pueblos indígenas de nuestro país.

Finalmente, quiero agradecer a los niños mixes que nos acompañan, que han interpretado aquí, hace un momento, el Huapango de Moncayo, que veo que ya no son tan niños, pero que ya han crecido con la música, y hoy nos han deleitado con esta interpretación.

Gracias por estar aquí y felicidades por estar dedicados a esta vocación de tocar un instrumento y de dedicarse a la música, y de interpretarla en distintas partes, y de mostrar el gran talento que hay en nuestras comunidades indígenas.

Muchas gracias por su presencia.

A nuestros niños triquis, a estos niños que han sido todos unos triunfadores, de allá, de Oaxaca, que han triunfado, que recientemente le ganaron a Francia en la final de Barcelona, que les decía que ya no están tan niños, tienen del orden de 14 años todos ellos, muy altos.

Y que les deseo sigan teniendo mayores éxitos. Son parte del gran orgullo nacional. Pero, sobre todo, en este orgullo que tenemos y en esta identidad de origen indígena que tenemos, ustedes son la viva proyección de nuestro origen, de nuestra identidad y, sobre todo, del talento que hay en nuestros pueblos indígenas.

Felicidades por los logros que han tenido y por los muchos más que deseo puedan cosechar a lo largo de su vida.

Y a Flavio, que nos ha compartido una historia muy personal, también, un hombre dedicado a la música de origen indígena, que hoy habla perfectamente, además, el alemán, después de haber vivido en Alemania más de siete años, pero que también muestra la fortaleza, el vigor y el talento que hay entre nuestros pueblos indígenas.

Quiero decirles que tienen, todas y todos ustedes, miembros de distintas comunidades indígenas, a un aliado en el Gobierno de la República, a un aliado en el Presidente de la República, que seguirá acompañando el esfuerzo, la transformación y el desarrollo de nuestros pueblos indígenas, para que realmente todo ello sea parte de la gran nación que, entre todos, estamos construyendo.

Muchísimas gracias.