Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Señor Almirante Secretario de Marina.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Quiero saludar con respeto a los rectores y directores de distintas instituciones de educación superior de nuestro país.

A Generales, jefes, oficiales, cadetes y personal de tropa.

A estimados agregados militares de otras naciones hermanas, que hoy nos acompañan en este evento.

A familiares que, también, de la sociedad civil participan en este acto.

A muy distinguidas personalidades, representantes de distintos ámbitos de la sociedad mexicana, a quienes me da mucho gusto saludar.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Es para mí motivo de gran alegría, de enorme satisfacción, como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, tener un espacio más de encuentro, precisamente, con nuestras Fuerzas Armadas, a propósito de inaugurar, el día de hoy, distintos espacios del fortalecimiento a la infraestructura de servicios médicos que prestan las instituciones de salud, que tienen nuestras Fuerzas Armadas.

Hace un momento he hecho el recorrido por varios de estos espacios, unos ampliados, modernizados, nuevos, que el día de hoy hemos inaugurado.

Y particularmente aquí, donde hoy nos encontramos. Este Centro de Ciencias de la Salud del Ejército Mexicano. Este espacio de formación para médicos militares que, sin duda, prestarán servicios a la población militar y derechohabiente, pero también estarán prestando servicios a la salud de millones de mexicanos en sus distintas tareas.

Como parte de este esfuerzo institucional, hemos inaugurado, repito, el Centro de Detección Oportuna de Cáncer de Mama; las áreas de urgencias, Oncología y Oftalmología, y particularmente este Centro Militar de Ciencias de la Salud.

El señor General  Secretario, en su mensaje, ha dicho, y coincido plenamente con él: aquí convergen dos de los esfuerzos más importantes que el Gobierno de la República se ha trazado, para lograr que México avance hacia mejores condiciones y en ir modelando esta Nación, que depare mayores oportunidades para su sociedad.

Aquí convergen el esfuerzo que estamos haciendo por la educación, por una educación de mayor calidad; y  también converge el esfuerzo, precisamente, para asegurar un derecho consagrado en nuestra Constitución, que es el de la salud para toda la población.

Particularmente, hoy nos convoca a estas instalaciones, que son para nuestras Fuerzas Armadas, que son para quienes dan lo mejor de sí en su diario quehacer, en su diario actuar, que van, junto con el crecimiento de México.

Déjenme referir, en un testimonio de lo mucho que me enorgullece ser Presidente y, sobre todo, Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, los distintos encuentros, breves a veces, espacios breves, pero siempre cercanos, en los que doy amplio reconocimiento, expreso mi reconocimiento y mi gratitud, en nombre de la sociedad mexicana, a la permanente disposición, voluntad y tarea que realizan los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas, de nuestra Marina Armada de México, nuestros pilotos integrantes de la Fuerza Aérea.

Precisamente, para apoyar a la población en distintos momentos, en las labores para lograr el México de paz, para apoyar las tareas de seguridad, para apoyar a la población civil en casos de desastre, ante eventualidades que hemos tenido y que, eventualmente, podremos tener y siempre nuestra sociedad cuenta con el respaldo invariable, el respaldo inquebrantable de nuestras Fuerzas Armadas, dispuestas a servir, a apoyar, a ayudar a quienes más lo necesitan en momentos difíciles.

Por eso, repito, que en distintos momentos, cuando visito alguna entidad federativa, cuando visito alguna parte de nuestro país, tengo ahí un pequeño evento, un pequeño encuentro ante los honores que se rinden al Presidente de la República por la visita que hace a las distintas entidades. Son momentos, además, para que el Presidente tenga este pequeño acercamiento con integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

Y en ellos, como aquí hoy lo quiero expresar, está mi reiterado reconocimiento, la gratitud que les expreso en nombre de la sociedad mexicana por toda esta tarea que he referido, que he señalado, están siempre dispuestas a cumplir nuestras Fuerzas Armadas, para beneficio de la sociedad mexicana.

Hoy, nos convoca inaugurar nuevos espacios que hablan y acreditan el permanente esfuerzo también que tienen nuestras Fuerzas Armadas por mejorar su infraestructura, por ampliar los centros de atención a la población o, más bien, a los integrantes de las Fuerzas Armadas y a la población derechohabiente.

Ahí están nuevos centros de atención a la salud. Como merecen ser atendidos quienes son integrantes de nuestras Fuerzas Armadas. Porque así como están en esta diaria tarea, en estos distintos frentes, que aquí he compartido, también es cierto que son mexicanas y mexicanos, que merecen y deben tener una atención especializada, eficiente y sólida en lo que hace a la salud de cada uno de los integrantes de nuestras Fuerzas Armadas.

Por eso, me ha dado enorme alegría haber inaugurado estos espacios, junto con este Centro de Ciencias de la Salud, en el que hoy nos encontramos, en su auditorio, y el señor General Secretario ha hecho referencia a todo este gran espacio de más de 100 mil metros cuadrados, que se ha edificado para formar médicos militares.

Sin duda, repito, acredita este gran e impactante esfuerzo que el Ejército está haciendo, bajo la conducción del señor General Secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos, que con gran visión y determinación ha venido impulsando el que esta infraestructura, con la que cuenta nuestro Ejército, nuestro glorioso Ejército Mexicano, crezca, se amplíe y esté a la altura de realmente corresponder al servicio que prestan las Fuerzas Armadas a nuestro país.

Y han sido varios eventos, distintos momentos en los que hemos ido inaugurando diferentes instalaciones, del Ejército, de la Marina, de la Fuerza Aérea, precisamente, que acreditan esta permanente tarea de ampliar nuestra infraestructura.

Hace un momento le preguntaba al señor General Secretario, que me convenzo de que cuando tenemos la visita de agregados militares de países hermanos, estoy seguro que para ellos, como integrantes de Fuerzas Armadas de países hermanos, ven con alegría y satisfacción cómo en México estamos creciendo y modernizando nuestras instalaciones; la capacidad operativa que tienen nuestras Fuerzas Armadas y la infraestructura con la que hoy cuentan, para seguir ampliando, mejorando, profesionalizándose y lograr, sobre todo, una mayor capacidad operativa de nuestras Fuerzas Armadas.

Yo les quiero felicitar ampliamente por esta gran tarea, por este empeño permanente y constante, y que acredita la voluntad que hay del Gobierno de la República de apoyar a nuestras Fuerzas Armadas, al Ejército, a la Marina Armada de México, a nuestra Fuerza Aérea, para que siempre estén a la altura, vayan creciendo en capacidades y estén, repito, en las mejores condiciones de prestar servicios a la población civil de nuestro país.

Por ello, dejo aquí, en la inauguración de todas estas instalaciones, testimonio de gratitud y de amplio reconocimiento para nuestras Fuerzas Armadas de México.

Si me permiten abordar en este espacio un tema, ya que hablamos hoy de la salud.

La salud, este derecho consagrado en nuestra Constitución. Permítanme abordar un tema que, sin duda, resulta de la coyuntura, que también lo venía comentando con el señor General Secretario y el Almirante Secretario de Marina, en todo el recorrido previo que hicimos hace un momento.

Y tiene que ver con las condiciones de contingencia o esta alerta de contingencia que se ha decretado para la Zona Metropolitana del Valle de México, precisamente, por las condiciones atmosféricas.

Le he dado indicaciones al señor Secretario de Medio Ambiente para que, en coordinación con todas las autoridades de los estados que integran la Megalópolis: Distrito Federal, Ciudad de México, perdón, me corrijo, ahora la Ciudad de México, el Estado de México, el Estado de Hidalgo, el Estado de Puebla, Morelos y Tlaxcala, puedan realmente tener una amplia coordinación para que se definan nuevas normas, normas que nos permitan ir más allá de enfrentar sólo hoy una coyuntura.

Lamentablemente, la calidad del aire que se tiene en la Zona Metropolitana, particularmente, del Valle de México, se ha venido deteriorando notablemente en los últimos meses y en los últimos años.

Esto exige, de parte del Gobierno de la República, en alcance a sus atribuciones, revisar la Norma de Calidad del Aire que deba de existir para que, en consecuencia, los gobiernos locales determinen, en alcance a sus propias atribuciones, cuáles son los mecanismos que se siguen para cumplir con esta nueva normatividad, con esta nueva Norma para la Calidad del Aire y para cuidar la calidad del aire y aseguremos la salud de la población que vive en torno a esta gran Megalópolis, particularmente en la Zona Metropolitana del Valle de México.

Quiero aquí reconocer públicamente la disposición que ha habido, señaladamente de los gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de México, en donde se inscribe esta gran Zona Metropolitana del Valle de México, para tomar acuerdos, medidas que nos permitan mitigar y reducir la emisión de contaminantes a la atmósfera.

Sin embargo, no puede quedarse sólo en eso. Tenemos que ir más allá, ser más audaces y, sobre todo, más determinantes para asegurar que, desde ahora y en los próximos años, realmente se evite tener una atmósfera contaminada que ponga en riesgo la salud de la población que vive en torno a esta gran Megalópolis.

La instrucción está dada al Secretario del Medio Ambiente para que, repito, en acuerdo y dentro de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, se tomen las medidas necesarias, se emita la norma correspondiente y eso garantice una mayor y mejor calidad del aire que respira la población de esta Zona Metropolitana.

Finalmente, quiero, una vez más, decirle al señor General Secretario de Defensa, al señor Almirante Secretario de Marina, como responsables y cabezas de las Fuerzas Armadas de nuestro país, que como él lo señalara, siempre para el Presidente de la República es motivo muy especial de satisfacción y de orgullo encontrarme con esta representación de las Fuerzas Armadas de nuestro país.

Porque soy el primero en reconocer, en apreciar, porque así lo he venido haciendo en el ejercicio de mi responsabilidad, la tarea y los desafíos a los que se enfrentan nuestras Fuerzas Armadas.

Y sé también de la voluntad, repito, inquebrantable que tienen para servir a las y los mexicanos, para servir a su Patria.

Reconozco en cada uno de sus integrantes su compromiso con México, su lealtad a la Patria; su entrega permanente, su entrega profesional y, sobre todo, este empeño que tiene la dirigencia de nuestro Ejército y de la Marina para seguir ampliando sus capacidades y puedan, como integrantes de nuestras Fuerzas Armadas, seguir prestando cada vez mejores servicios a la población civil.

Muchísimas felicidades por este gran esfuerzo institucional.

Y que todo ello sea para bien de México

Muchas gracias.