Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este acto.

Quiero saludar a las muy distinguidas autoridades que están aquí presentes, integrantes del Gabinete del Gobierno de la República, particularmente quienes representan a las instituciones del Estado mexicano, encargadas de la salud de todas y todos los mexicanos.

Al Secretario de Salud.

Al Director del ISSSTE, que hoy está jugando de local, aquí las porras y los aplausos se dejaron sentir.

Al Director del IMSS.

Quiero saludar a la Directora de Enfermería y Coordinador General de la Comisión Permanente de Enfermería.

A dirigentes sindicales que están entre nosotros y particularmente quienes son parte de este esfuerzo que hoy estamos realizando.

A legisladores Federales que están entre nosotros.

A representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil, que tienen por bandera y por causa la salud de los mexicanos.

Pero, de manera muy especial, quiero saludar con respeto, con afecto y con enorme gratitud, a todas las enfermeras y enfermeros hoy aquí presentes, y de todo México; a los más de 300 mil profesionales de la enfermería que dedican su esfuerzo, su entrega diaria a velar por la salud de los mexicanos.

Felicidades a todas y a todos por ser parte de esta comunidad que participa en favor de la salud de México.

Gracias a las enfermeras y enfermeros de México en este Día Internacional de la Enfermería.

Muchas gracias también a la representante de la Organización Mundial de la Salud por estar presente con nosotros.

Y señores representantes de los medios de comunicación.

Quiero decirles que para mí resulta particularmente grato, hoy, al celebrar este Día Internacional de la Enfermería estar aquí, en esta emblemática institución, que es el ISSSTE, esta institución de los servidores públicos del orden federal, y que además estar in situ aquí, en esta Institución 20 de Noviembre.

Esta emblemática institución de la salud del ISSSTE, en el que quiero saludar a todo el personal que labora en esta institución, con respeto y con afecto a quienes están aquí, a quienes están viéndonos de distintos espacios de este hospital.

Y gracias a Reyes Baeza por recordar que esta institución, precisamente, fue creada por un gran mexiquense, que fue Adolfo López Mateos.

Señor Rector de la UNAM:

Le saludo con gran respeto, porque la institución que usted dirige y otros rectores que están aquí presentes, son forjadores y formadores de profesionales de la enfermería.

Muchas gracias, también, por acompañarnos en esta celebración.

Y me sumo al reconocimiento y al galardón que le ha sido entregado por sus servicios, por sus méritos profesionales, a Roselia y a María Isabel, que han recibido aquí un reconocimiento por su trabajo como enfermeras, por estudios que han hecho, por trabajo que han aportado, precisamente para mejorar la calidez y la atención a los pacientes.

Por estudios que realizaron sobre la profesionalización del trabajo de enfermería, y también por apoyar o buscar la manera de disminuir el surgimiento de algunas infecciones, que se dan durante el proceso de atención a quemados, como es el que Roselia ha llevado a cabo, úlceras particularmente; cómo disminuir el que surgieran úlceras en pacientes que están siendo atendidos por quemaduras u otros padecimientos.

Felicidades, y sobre todo quiero compartirles, porque ustedes quizá no lo apreciaron desde donde están, cuando María Isabel estaba leyendo su mensaje, ella agregó de puño y letra algunos comentarios, algunas líneas a su mensaje en los que particularmente hacía referencia a su familia.

Quiero que todas las enfermeras y enfermeros transmitan un saludo con respeto a sus familias, a sus hijas y a sus hijos, a sus esposos, a sus seres queridos.

Porque, sin duda, está en ellos el principal apoyo y soporte a la tarea que ustedes realizan todos los días; a la que se entregan en cuerpo y alma, al dedicar su esfuerzo cotidiano a velar por la salud de los mexicanos.

Vaya también mi reconocimiento a sus seres queridos, a sus familiares, porque son el principal apoyo y soporte para este esfuerzo.

Al estar hoy aquí, para conmemorar, no podemos decir una efeméride más. Sí es, efectivamente, hoy es el Día Internacional de la Enfermería.

Hoy, y a principios de cada año, el 6 de enero, celebramos el esfuerzo y el trabajo de las enfermeras y enfermeros de nuestro país.

En este número tan grande que he dado ya, más de 300 mil, que están dedicados a esta vocación, a esta tarea de servir, y que lo hacen con una absoluta entrega, con calidez, con humanismo, con una vocación de servicio para apoyar y ayudar a quien está pasando por un momento de dolor, por el padecimiento de alguna enfermedad.

Hoy estamos aquí para expresar y dar voz, precisamente, a esta gran sociedad mexicana que, en la voz del Presidente de la República, les testimonia gratitud y reconocimiento, porque no es menor la tarea que ustedes llevan a cabo.

Estas jornadas, al estar escuchando el Himno dedicado a la enfermera, sin duda, describe mucho de su diario quehacer, de sus jornadas de todos los días, que concluyen en el ocaso, y ni siquiera en el ocaso del Sol, sino que se extienden las 24 horas del día, para estar cuidando, para estar velando de la atención y salud de los miles de pacientes que se atienden a las distintas instituciones de salud, tanto públicas como privadas.

Pero quiero decirles que hoy, en esta línea de trabajo, en esta consistencia y queriendo realmente empatizar mucho del trabajo que realiza el Gobierno de la República, con lo que está en la vocación de las enfermeras y enfermeros de México, he dado líneas de acción al Sector Salud, que encabeza el doctor Narro y a los Directores de las distintas instituciones, como el IMSS, como el ISSSTE, en PEMEX, en el DIF y otras más que forman parte de las instituciones del Estado mexicano, y aquellas incluso que están dentro de nuestras Fuerzas Armadas que, de igual manera, velan por este esfuerzo para darle protección a la salud, que es una garantía consagrada en nuestra Constitución.

Entre las líneas de acción que he indicado y por las que estamos trabajando es esmerarnos en la calidad y calidez en el servicio que se presta en estas instituciones.

Todas las instituciones del Estado mexicano, hoy tienen por tarea, por misión y tienen claramente definidas cuáles son las varias acciones que tienen que realizar y que están hoy cumpliendo para asegurarse que haya calidad y calidez en el servicio que prestan a todas y a todos los mexicanos.

Déjenme aquí también hacer un gran reconocimiento a las organizaciones sindicales, porque para poder emprender estas tareas es fundamental encontrar un esfuerzo compartido con las organizaciones sindicales que, más allá de los contratos colectivos que han realizado, de los acuerdos que han llegado en el pasado, hoy asumen también esta misma mística y esta tarea, y se han comprometido para que, dentro de los contratos laborales, se complementen con esfuerzos que están orientados a la calidad y a la calidez en el servicio que se presta.

En el IMSS se ha emprendido una tarea que la han denominado: Ser IMSS; en el ISSSTE, para un buen trato a los pacientes.

Estos son esfuerzos que se realizan con todas y con todos ustedes para poder avanzar y lograr este objetivo.

Dentro de esta tarea, sin duda, está la profesionalización del trabajo de enfermería, que los más de 300 mil enfermeras y enfermeros llevan a cabo.

Y esto nos ha permitido lograr, en tres años, que más de ocho mil trabajadores se han adherido a este programa, esto les ha permitido procurar para sí mismos un esfuerzo de mayor profesionalización, pero que también les signifique una mejora en su ingreso, a través de cambios en la retabulación y mejora salarial.

Por otro lado, hemos extendido los esfuerzos para dar cabida a mayor número de becarios, para que aquellos que estudian en las instituciones de educación superior para prepararse y formarse como enfermeros, puedan también trabajar y recibir una beca, para que mientras estudian puedan tener prácticas laborales y recibir un ingreso por este esfuerzo.

Hoy, se ha ampliado este esfuerzo a cinco mil becas más, de tal suerte que ya hay 34 mil enfermeras y enfermeros o estudiantes de esta profesión, que están teniendo una beca, y eso les permite tener la certeza de que mientras se están preparando, están recibiendo también un beneficio económico.

Por otro lado, sin duda, ya el Director del ISSSTE señaló varias de las tareas que estamos hoy focalizando, o esfuerzos en los que nos estamos concentrando para asegurar lo más importante, para recuperar el espíritu que está en el trabajo que realizan las enfermeras y enfermos de nuestro país; el que realmente el trabajo humano que llevan a cabo se signifique en la calidad y en la calidez de servicio que prestan las instituciones de salud de nuestro país.

Estamos trabajando para optimizar nuestros espacios, a través de la universalización de los servicios de salud, tarea a la que está dedicada hoy la Secretaría de Salud, y que se ha concretado ya con algunos gobiernos, y se seguirá ampliando a otros gobiernos estatales. Esto permitirá optimizar la infraestructura que se tiene del Sector Salud.

Que entre las distintas instituciones que hay del Estado mexicano, se compartan esfuerzos, se complementen los esfuerzos, y se optimice, se haga un mejor y mayor uso de la infraestructura que hoy tiene el Estado mexicano.

Pero no será esto suficiente. Por otro lado, también hemos venido creciendo la infraestructura en materia de salud. Se están construyendo más clínicas, más hospitales en las distintas instituciones, para que esa ampliación pueda asegurar la plena cobertura en la protección a la salud de los mexicanos.

Estamos creando mecanismos para que los pacientes, y quienes nos escuchan, que son parte o beneficiarios de estos esfuerzos, puedan ser ellos testigos y testimoniar realmente que así está ocurriendo, de forma gradual, pero acelerada; es decir, esto no se está logrando de la noche a la mañana. Se ha emprendido a través de esfuerzos o proyectos pilotos.

Pero para lograr menos tiempos de espera, para que quienes lleguen a una clínica o a solicitar el servicio a un hospital, tengan que esperar menos tiempo, se han diseñado mecanismos en las diferentes instituciones, a las que además les he dado indicación para que hagan también una campaña de difusión amplia de cómo acortar los tiempos de espera.

Estamos dando los primeros pasos en este esfuerzo por hacer un mejor uso de nuestras instalaciones, para tener mayor capacidad en las camas, porque al final de cuentas es así como se mide el uso eficiente que se tiene de las instalaciones que tienen, y para poder realizar cirugías los fines de semana, algo que anteriormente no ocurría.

Hoy, ya se realizan cirugías durante los fines de semana. Con ello, contribuyendo a disminuir el déficit que había de cirugías pendientes que realizar y que, estoy seguro, habremos de lograr el empatar y lograr que todas las cirugías programadas se atiendan, ahora ampliando el esfuerzo hacia los fines de semana.

Es así como estamos avanzando en esta tarea. Todos estos esfuerzos se inscriben en lo que preocupa y ocupa a las enfermeras y enfermeros de nuestro país, que haya calidad y calidez en el servicio que se presta a todos sus pacientes.

Y déjenme decirles. Todas estas políticas públicas que define las instituciones del Estado mexicano, encargados de la salud de nuestra sociedad, sólo será posible alcanzarlas con la participación muy entusiasta y muy activa de los médicos y de las enfermeras y enfermeros de México.

Por eso ustedes son parte de este gran esfuerzo. Nada de esto se podrá lograr sin su activa participación. Por eso vaya, de antemano, y hoy de manera muy puntual, mi más amplio reconocimiento y gratitud a todas y todos ustedes, enfermeras y enfermeros de México.

Finalmente, quiero concluir compartiéndoles que el Gobierno de la República trabaja en alcanzar un objetivo que María Isabel, en su intervención, claramente expresó.

Y dijo: Nosotros, las enfermeras y enfermeros, somos aliados en este propósito: el lograr bienestar para la sociedad mexicana, el lograr que haya calidad de vida y condiciones de mayor bienestar y de mayores oportunidades para nuestra sociedad.

Así lo estamos haciendo.

Déjeme compartirles. Al encontrarme aquí, en esta gran institución, orgullo de México, orgullo de la Nación, orgullo del Estado mexicano, que es el ISSSTE, en esta institución de seguridad social, compartirles algunos datos que me parecen son signos vitales.

Así como ustedes, como enfermeras lo digo, porque yo he sido también paciente en más de una ocasión, permítanme, desde aquí, mandar mi reconocimiento a las enfermeras que me han atendido cuando he sido paciente, como Presidente de la República, ya en dos ocasiones, cuando he tenido alguna intervención, me han atendido.

Y parte de la tarea que realizan, además de asegurarme de que esté bien, que esté cómodo, de que esté bien cuidado, de que tenga los medicamentos cuando los tengo que tomar, tomar de manera regular los signos vitales: cómo está la presión, como está la temperatura, cómo está el pulso, cómo está la oxigenación. Ustedes saben más que yo, pero son algunos de los signos que toman regularmente en un paciente.

Nuestro país está avanzando. Y hoy déjenme compartirles cuatro signos vitales del desempeño que está teniendo, por ejemplo, nuestra economía, que es fundamental:

No podemos avanzar en otros frentes si no logramos tengamos una economía estable, que dé piso firme para poder alcanzar otros estadios en diferentes frentes; para avanzar en la educación, para avanzar en el combate a la pobreza, para avanzar en materia de seguridad.

Todo esto es posible, siempre y cuando tengamos una economía estable que dé espacios de oportunidad  a los mexicanos.

Y hay cuatro signos vitales que están o que dan señales positivas de cómo estamos avanzando:

Por ejemplo, nuestra economía está creciendo. Hoy estamos viendo y ustedes escuchan noticias de diferentes partes del mundo, en donde lamentablemente hay desaceleración. Nuestro país está creciendo económicamente. 

Hay un mayor dinamismo en el consumo interno. No sólo porque exportemos, sino porque aquí hoy las familias están consumiendo más.

Los distintos indicadores de ventas de diferentes sectores acreditan que hay un gran dinamismo en nuestra economía.

De hecho, de acuerdo a cifras de INEGI, en el primer trimestre nuestra economía creció 2.9 por ciento, y no ha crecido más, lamentablemente, porque la caída en los precios del petróleo ha impactado negativamente en el crecimiento de este sector.

Pero si lo desagregáramos podríamos observar consistencia en los dos últimos años, de un crecimiento mayor al 3 por ciento. Pero en este primer trimestre vamos al 2.9 por ciento.

Segundo: El empleo. Está habiendo más empleo. De hecho, estamos alcanzando cifras de empleo que nunca antes se habían tenido en un periodo igual, si así lo midiéramos, de cualquier otra Administración.

Y eso es gracias a la tarea de todos, a que está habiendo desarrollo económico.

Hoy les puedo compartir los datos que el Seguro Social seguramente en un rato más dará a conocer, del crecimiento generado en el mes de abril, en el que se crearon 82 mil 562 puestos formales de trabajo. Esto significa que son 17 mil 500 más que los generados en abril del año pasado.

Y esto también significa que el empleo está creciendo a una tasa anual de 3.6 por ciento, incluso, mayor al crecimiento de nuestra economía.

Estos son datos que nos acercan ya a casi dos millones de empleos generados en lo que va de esta Administración.

Nunca antes se había generado tanto empleo en tres años y medio, como los que se han generado hasta ahora.

Un tercer elemento: El consumo. Ya lo refería yo, nuestra economía se está dinamizando.

ANTAD hace apenas un par de días dio a conocer y hago referencia a los datos de ANTAD, porque es un indicador muy importante, son esta agrupación de tiendas de autoservicio que hay en todo el país, y que es un importante indicador saber cuánto más han crecido sus ventas: 10.1 por ciento. Es decir, la gente está adquiriendo más productos.

Ayer me compartían el dato de abril, solamente en ventas de vehículos, que el mes de abril creció más de 20 por ciento la venta de vehículos.

Son indicadores positivos de que el consumo y la economía están creciendo.

Y un cuarto indicador, que es un signo vital fundamental: la inflación es baja.

Hace apenas unos días INEGI dio a conocer las cifras de abril en cuanto a la inflación, en donde la inflación anualizada, comparada con el año anterior, fue de 2.54 por ciento. La tasa de inflación o la cifra de inflación más baja para un mes de abril, de la que se tenga registro, desde 1970, que es cuando se empezó a medir la inflación de cada mes.

Estos son signos vitales de cómo va nuestra economía, de cómo estamos avanzando, de cómo el país se está moviendo, que ese es el lema de este Gobierno.

Estamos transformando a México para moverlo, para moverlo hacia adelante y de forma positiva.

Y con la participación, compromiso entusiasta de las enfermeras y enfermeros de México, apuntamos hacia un logro importante, que es velar por la salud de todas las mexicanas y mexicanos.

Muchísimas gracias a todos.