Buenos días a todos.

Gracias por acompañarnos en este mediodía para darle la bienvenida para agradecerle a nuestro querido amigo, el Presidente de México, don Enrique Peña Nieto y su bellísima mujer.

Queremos realmente manifestarte, querido Enrique, que tomamos esta visita como un claro gesto de la vocación, del interés, del afecto del pueblo mexicano hacia nuestro país.

Tuvimos una interesante mañana de trabajo, junto a parte de tu equipo y el mío, donde planteamos ejes para una mayor integración y colaboración futura.

Ambos creemos que eso va a ser en beneficio de nuestra gente.

Vos sabéis que llegas a la Argentina en un momento para dar testimonio de un enorme cambio que se produjo en la política de nuestro país.

Un cambio que pone como uno de los ejes principales ser parte del Siglo XXI y de una relación activa con el mundo, donde creemos, sentimos, necesitamos que México sea un actor muy importante.

Tenemos como objetivo, junto a todos los que tenemos responsabilidades de gobierno en este país, y hoy me acompañan muchos Gobernadores, que ya saludaste a algunos y después, a lo largo de almuerzo, te presentaré a otros, no sólo desarrollar esa Argentina federal, sino que lograrlo reduciendo definitivamente la pobreza, la exclusión que afecta a más de un tercio de nuestros compatriotas.

Así como, también, enfrentar ese flagelo que también ustedes sufren, que es el flagelo del narcotráfico, que es una batalla también que hay que dar no sólo dentro del país, codo a codo con cada Gobernador, cada intendente, sino también junto al mundo entero.

Y también queremos y necesitamos seguir uniendo la Argentina y se una a partir de generar más respeto, y eso se fundamenta en el valor de la palabra y el valor de las instituciones.

Y estos objetivos son objetivos compartidos. Los hablamos en Davos, cuando nos reunimos por primera vez, que compartíamos los mismos objetivos y vos estás luchando desde ya un tiempo porque eso suceda también para el querido pueblo mexicano.

Así que, feliz de los acuerdos que hemos firmado hoy, pero esperando que sean solamente el punto de partida de un acuerdo estratégico que se firmó hace más de una década y que quedó medio como congelado.

Y nos toca la tarea, a pesar del frio de hoy, de descongelarlo. Y a pesar de que estoy en una campaña de que hay que ahorrar energía. Así que, si tenés un poquito de frio, hoy, acá, sabe entender que es porque estamos consumiendo poca energía.

Pero realmente aspiramos a que estos convenios que firmamos hoy se multipliquen y nos lleven a que finalmente tengamos un acuerdo de integración absoluta, de libre comercio entre ambos países, y que eso lleve a que lo mejor de cada uno de nosotros se potencie.

Y, de esa manera, logremos contribuir a que tengamos cada vez una América Latina más sólida, más atractiva, para el desarrollo, para la inversión, para la generación de empleo, para la innovación tecnológica, que son las bases fundamentales para lograr esa felicidad que merece cada mexicano y cada argentino.

Bienvenido.

Espero que también sea la primera de muchas visitas como Presidente, durante y después de dejar de ser Presidente, junto a tu mujer.

Ésta es tu casa.

Gracias, de verdad, por visitarnos.

Ahora sí, puedo hacer (inaudible) un brindis. Anoche me decían: No se puede hacer brindis. Como era Presidente de Qatar, no se puede hacer brindis, el Rey de Qatar no se puede hacer brindis.

Hoy sí, vamos a brindar por el pueblo mexicano y el pueblo argentino.

Viva México.

Viva Argentina.