Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; doctor Raúl Cervantes Andrade, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores; licenciado José González Morfín, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; licenciada Olga Sánchez Cordero, Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Licenciada Ninfa Delia Domínguez Leal; Embajadora Carmen Moreno Toscano; actuaria Eugenia del Carmen Diez Hidalgo; Ministro en retiro Guillermo Ortiz Mayagoitia; señor Alfredo Achar Tussie; doctor Rafael Estrada Michel; Consejero de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Estimadas Senadoras y Senador que nos acompañan; señora y señores Embajadoras y Embajadores de Noruega, Panamá, Canadá, Marruecos, Dinamarca, encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos de América; Señores representantes de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y para los Refugiados.

Señores representantes de la Organización Internacional del Trabajo; titulares de organismos públicos de protección y defensa de los derechos humanos en las entidades del país; amigas y amigos:

Acudo ante el titular del Poder Ejecutivo Federal, para presentar el Informe de Actividades de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a mi cargo, correspondiente al Ejercicio 2013, de conformidad a lo dispuesto por los Artículos 102, Apartado B de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 52 de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Durante 2013 observamos acciones importantes para el fortalecimiento de una mayor cultura de la legalidad y de respeto a los derechos de las personas, que repercutieron en la evolución de las quejas en algunos ámbitos, así como la responsabilidad con que servidores públicos del Estado mexicano afrontaron las violaciones a los derechos humanos.

Al respecto, debo reconocer la buena disposición y voluntad del Gobierno Federal en sumar acciones para prevenir, pero también en remediar los casos que se presentaron, al aceptar todas las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos durante 2013, incluyendo algunas que se habían rechazado durante el año 2012.

No obstante lo anterior, también se observa que aún persisten prácticas contra la dignidad humana y el Estado de Derecho que no han logrado ser superadas.

En ese contexto, el derecho humano a la seguridad pública y la lucha en contra de la desigualdad siguen siendo las principales demandas de gran parte de los mexicanos.

En los estados de Guerrero y Michoacán existen expresiones sociales a través de grupos de personas denominadas autodefensas, que tienen en común la pretensión de ejercer labores de seguridad pública en sustitución de los órganos del Estado.

Todo esto, ante el precario imperio de la ley.

Esto tiene como origen la fractura social y política, no sólo derivada de añejas desigualdades, sino también, por la desconfianza en las autoridades locales ante su incapacidad para garantizar sus derechos fundamentales.

Desde el surgimiento de las denominadas autodefensas, he sostenido que tal como están operando, están fuera de ley.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos celebra la decisión de las autoridades Federales de poner atención en Michoacán y, en especial, de comenzar un proceso de orientación de estos grupos hacia esquemas de legalidad.

En la Comisión Nacional de los Derechos Humanos hacemos nuestro el reclamo de las comunidades que se han visto lastimadas y severamente agraviadas por la acción de la delincuencia.

Como Presidente de este organismo, refrendo mi compromiso de estar del lado de las víctimas, acompañándolas, exigiendo de las autoridades del Estado mexicano acciones eficaces en materia de seguridad pública y de justicia.

A continuación, me permito hacer un recuento de las principales acciones realizadas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en este cuarto año de mi gestión.

Con el objeto de fortalecer la protección de los derechos humanos, se estableció una oficina foránea en Morelia, Michoacán, la cual se incorporó a las 15 ya existentes, a fin de tener una presencia constante de personal en el estado y brindar atención inmediata a la población en general.

De esta forma, la ubicación estratégica de las oficinas regionales, el impulso a las actividades de promoción de los derechos humanos y la ampliación de las facultades son algunos de los factores que incidieron para que este año se proporcionaran 348 mil 15 servicios de atención al público, lo cual representa un aumento de dos veces más del trabajo en comparación con lo que hacíamos en el año 2009.

En este año se recibieron y clasificaron 45 mil 972 escritos de queja; de este total, 23 mil 716 dieron origen a nueve mil ocho expedientes de queja; ocho mil 167 de orientación directa; seis mil 115 de remisión y 426 de inconformidad. Los restantes 22 mil 256 escritos se refieren a otro tipo de solicitudes que fueron, también, plenamente atendidas.

Las 10 autoridades más frecuentemente señaladas como responsables de violar los derechos humanos, fueron en 2013:

El Instituto Mexicano del Seguro Social, el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la República, la Policía Federal, la Secretaría de Educación Pública, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, el Instituto Nacional de Migración, la Comisión Federal de Electricidad y la Secretaría de Marina.

En 2013, se emitieron 86 recomendaciones en las que fueron señaladas 109 autoridades. De éstas, 65 fueron dirigidas a autoridades del ámbito Federal y 44 a autoridades estatales o municipales.

Debo señalar que la protección y defensa de los derechos humanos no se lleva a cabo únicamente a través de la emisión de recomendaciones, sino, también, cuando se logra restituir los derechos vulnerados al quejoso o afectado en forma pronta y expedita.

Por ello, cuando la autoridad asume la responsabilidad sobre las violaciones a los derechos humanos y adopta las medidas eficaces para su reparación, los asuntos se pueden concluir por conciliación, o bien resueltos durante el procedimiento. En esta materia, durante 2013 se resolvieron tres mil 580 casos; es decir, tres veces más de lo que se hacía en el año 2009.

Por otra parte, la institución elaboró y dio a conocer informes especiales acerca de temas sensibles para la sociedad en lo que corresponde al ejercicio de los derechos humanos.

Se abordó el estado que guardan los derechos humanos de las mujeres internas en los centros de reclusión del país. En los cuales, por lo general, no se contempla de manera específica y clara la situación de ellas, a fin de garantizarles una estancia digna, segura y separada de los hombres, tal y como lo exige la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

De igual manera, en el informe que documenta la observancia de los derechos humanos en los hospitales psiquiátricos; en el cual, se identificaron violaciones vinculadas al trato digno, la legalidad y seguridad jurídica, entre otras circunstancias, por las inadecuadas instalaciones, la mala alimentación, restricciones en la comunicación con el exterior, omisión de notificar al Ministerio Público sobre ingresos involuntarios, y falta de reglamentos y manuales de procedimientos.

En dicho informe se identificó, también, que actualmente existen seis entidades federativas: Morelos, Nayarit, Guerrero, Querétaro, Quintana Roo, Tlaxcala y el Distrito Federal, que no cuentan en sus sistemas locales de salud con instituciones hospitalarias especializadas en la materia, por lo que se deben adoptar medidas para garantizar el acceso efectivo a unidades médico-psiquiátricas para las personas que lo requieran.

También, en el informe relativo de la situación de los llamados grupos de autodefensa en el Estado de Guerrero, se reiteró la preocupación por los peligros y riesgos que representa la existencia de tales grupos, particularmente la situación de inseguridad y violencia que se ha extendido de manera peligrosa en este estado, el cual requiere del máximo nivel de atención.

La promoción y observancia como estrategia de prevención de violaciones a los derechos humanos es una de las acciones en las que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos está más comprometida, la apuesta es más a prevenir violaciones a derechos humanos que remediarlas, por ello se incrementaron sustancialmente las actividades de educación, capacitación, difusión y divulgación en la materia.

Es por ello, que durante 2013 se llevaron a cabo siete mil 394 eventos de capacitación, con estas actividades, sumadas a las acciones de vinculación se logró impactar a un total de un millón 206 mil 630 personas en todo el país, con ello se contribuyó al conocimiento de los derechos humanos de la sociedad en general, pero también de los servidores públicos del Estado mexicano.

La mayor parte de los foros, talleres, cursos, seminarios y conferencias, así como su cobertura nacional se llevaron a cabo en coordinación con las comisiones y procuradurías de derechos humanos de las entidades federativas, organizaciones de la sociedad civil, organismos internacionales, instituciones académicas y autoridades de los tres órdenes de Gobierno.

Un alto porcentaje de las actividades de capacitación, se dirigieron a los servidores públicos de las dependencias y entidades gubernamentales en donde se concentró el mayor número de quejas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Acciones como éstas, permitieron que el número de quejas en contra del Ejército disminuyeran cerca del 50 por ciento con respecto al 2012, esto habla de la buena disposición del Ejército. Y también, de mantener un estrecho vínculo de trabajo para capacitar en derechos humanos a todo su personal y así evitar las violaciones a los derechos humanos.

Debo reconocer que a la fecha se ha declinado la competencia de la jurisdicción militar en favor de la justicia civil en la totalidad de las averiguaciones previas derivadas de quejas que ha conocido y resuelto la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Plenamente conscientes de que sólo con la suma de esfuerzos podremos alcanzar las metas que nos hemos trazado, para fortalecer a la sociedad y a las instituciones del Estado, en este periodo suscribimos mil 704 convenios de colaboración, lo cual representa un incremento del 89 por ciento en comparación con 2012, pero también más de 15 veces de lo que se hizo en el año 2009.

Esto implica un mayor acercamiento con la sociedad en todo el territorio nacional.

También destaca el vínculo de trabajo con la Secretaría de Gobernación, con la que se han llevado a cabo importantes actividades. En ese sentido, podemos mencionar la firma de un convenio de colaboración, con el cual se inició un intenso proceso dirigido a que todos los servidores públicos de la Administración Pública Federal puedan estar debidamente capacitados y eventualmente certificados en materia de derechos humanos.

Asimismo, diversos foros y reuniones para dar seguimiento a la atención de víctimas de violaciones a los derechos humanos en casos de trascendencia nacional.

Como parte de la labor internacional de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, destaca la colaboración con el Comité Internacional de Coordinación de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos, la red americana de este tipo de organismos y la Federación Iberoamericana del Ombudsman, en la cual el pasado noviembre se obtuvo la Presidencia en una votación unánime de los Ombudsman de 20 países de Iberoamérica.

Esto, en sí, fue un reconocimiento a la labor de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Asimismo, un reconocimiento de nuestros colegas.

Asimismo, es pertinente mencionar la intensa relación de trabajo que tenemos con la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con la Oficina del Alto Comisionado para la Atención de los Refugiados y también con la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo.

En cuanto a la cooperación técnica otorgada a otras instituciones de otros países, en 2013 se continuó con el trabajo que se venía realizando con Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y Marruecos, aunado al hecho de que se amplió dicha cooperación a nuevos países, como es el caso de Ecuador y Nigeria.

Actualmente Etiopia y Jordania están también solicitando cooperación técnica para desarrollar y avanzar en sus instituciones nacionales de derechos humanos.

Por otra parte, la Comisión Nacional ha mantenido una dinámica y actividad en materia de estudio y divulgación, con el objeto de ofrecer a la población conocimientos acerca de los derechos humanos.

En el año se publicaron siete millones 168 mil 551 ejemplares, lo cual representa una cifra sin precedente en la Institución y tres veces mayor que lo que se hacía en el año 2009.

Asimismo, se mantiene una presencia constante en radio, televisión, medios escritos y virtuales de comunicación masiva, aprovechando los tiempos oficiales.

Nuestra página electrónica recibió cuatro millones 70 mil 551 visitas en 2013, lo cual la ha posicionado como un importante instrumento de contacto con las personas, tanto en México, como en más de 120 países para dar a conocer la actividad institucional.

En materia de víctimas del delito, avanzamos en la consolidación de una amplia red de atención integral. En este año se llevaron a cabo cuatro mil 838 servicios de atención victimológica.

Por lo que respecta al tema migratorio. Estamos conscientes de que México es un país de origen, tránsito, destino y retorno de personas migrantes es, además, un país con un alto índice de migración interna.

Estos escenarios derivan, a su vez, en distintas problemáticas que afectan a este grupo en especial situación de vulnerabilidad.

Para atender a este sector se efectuaron durante 2013, dos mil 700 visitas a estaciones migratorias, albergues y lugares de alta concentración de estas personas.

En las que se llevaron a cabo, nueve mil 547 gestiones ante diversas autoridades, y se atendieron a 83 mil 999 personas.

Otro fenómeno, que en muchas ocasiones se asocia a la propia condición de los migrantes, es la trata de personas, que constituye una agresión directa a la libertad y a la dignidad del ser humano.

Desafortunadamente, esta práctica aprovecha la situación de vulnerabilidad de las víctimas, se ha expandido y no respeta fronteras, edades, ni condición social.

Este año, se llevaron a cabo 200 eventos de promoción en los que fueron impactadas 22 mil 800 personas en 32 entidades federativas, incluido el Distrito Federal. Todo ello con el propósito de fortalecer la prevención en materia de trata de personas.

También, se dio continuidad a la campaña contra la trata de personas en lenguas indígenas nacionales como el chol, mazateco, mixteco, náhuatl, purépecha, tlapaneco, tzeltal, tzotzil y zapoteco con la finalidad de abarcar diferentes regiones del país que cuentan con una mayor densidad de población indígena.

Por otra parte, el Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos aprobó la emisión de la recomendación general sobre agravios a periodistas en México y la impunidad imperante.

En 2013, se erradicaron 68 casos correspondientes a agravios cometidos en perjuicio de periodistas y 54 en agravio de defensores civiles de derechos humanos.

La persistencia de las agresiones a los periodistas, comunicadores y defensores de derechos humanos hace necesario unir esfuerzos entre Gobierno, sociedad civil y Comisiones de Derechos Humanos para tomar medidas urgentes y poner punto final a este tipo de agresiones.

En cuanto a la situación de la niñez. Esta Comisión Nacional ha identificado una creciente violencia escolar.

De ahí, la urgencia de poner en práctica actividades que favorezcan el diálogo y la confianza entre padres e hijos, así como entre profesores y alumnos, con el fin de detectar situaciones que pongan en peligro la integridad de los menores.

Por ello, en este año se organizaron 156 eventos de promoción, que contaron con una participación de 39 mil 310 asistentes, y se distribuyeron 241 mil 939 materiales de difusión.

Todo ello, para dar a conocer los derechos humanos de estos sectores de la población, así como de la familia y, también, de los adultos mayores.

En lo referente a las personas que viven con VIH-Sida, es preciso señalar, que esta condición de salud no debe ser motivo de estigma, por lo que es necesario que exista una adecuada protección del derecho a la salud, y se combatan todos aquellos actos de discriminación con el objetivo de respetar la dignidad de las personas que viven con dicha enfermedad.

Es por ello, que en este año se efectuaron 157 eventos de capacitación con nueve mil 270 asistentes, entre servidores públicos, personas que viven con VIH-Sida, miembros de Organizaciones No Gubernamentales, estudiantes y público en general.

Las mujeres en México siguen sufriendo diversas formas de violencia y discriminación que no pueden, ni deben ser toleradas. Al contrario, deben ser denunciadas, investigadas y combatidas.

Lo he dicho y lo seguiré reiterando: No hay ninguna justificación para que se ejerza violencia en contra de una mujer, ni psicológica, ni física, ni en el hogar, ni en la escuela, ni en la calle, ni mucho menos en el trabajo.

Por ello, es que llevamos a cabo acciones de promoción de los derechos humanos de la mujer y, también, para promover la igualdad entre las mujeres y los hombres.

En este año se distribuyeron 45 mil 241 materiales de difusión y, también, se llevaron a cabo 193 eventos de capacitación en la materia.

La población indígena en nuestro país con frecuencia enfrenta actos de discriminación y violencia, tanto física como emocional, exclusión de los servicios de salud y educación, explotación laboral y limitaciones de acceso efectivo a la justicia, lo que vulnera su calidad de vida y sus posibilidades de desarrollo; sobre todo, cuando no comprenden el español, en esos casos, son doblemente victimizados.

En 2013, visitamos 520 comunidades indígenas y fueron capacitadas 17 mil 230 personas. De igual manera, distribuimos 124 mil 270 materiales informativos. Todo ello con el objetivo de que se garantice el ejercicio pleno de sus derechos, así como la igualdad de oportunidades.

En los reclusorios de este país, a finales de 2013 existían alrededor de ocho mil 486 indígenas recluidos, de los cuales 290 son mujeres, tres mil 18 se encontraban sin sentencia condenatoria.

A partir de 68 visitas que llevamos a cabo a diversos centros penitenciarios para conocer la situación prevaleciente en este sector indígena, se obtuvo la libertad anticipada de 121 personas que estaban sentenciadas y que no ameritaban estar en prisión.

Con el objeto de prevenir la tortura y los tratos crueles, inhumanos o degradantes, este año se llevaron a cabo 539 visitas a distintos lugares de detención e internamiento, a fin de identificar prácticas que pongan en peligro a las personas.

Como producto de dichas visitas, se emitieron 10 informes en los que se señalaron dos mil 109 irregularidades; entre las que se encuentran la falta de capacitación a servidores públicos, insalubridad de las instalaciones, deficiencias en la alimentación, carencia de áreas exclusivas para alojar a mujeres detenidas y deficiencias en la prestación del servicio médico.

En el periodo que comprende el informe también se dio a conocer el diagnóstico nacional de supervisión penitenciaria 2012, el cual permitió observar la lamentable situación que prevalece en el sistema penitenciario nacional.

En dicho informe se advirtió un incremento en el número de incidentes relacionados con riñas, motines, fugas y homicidios en diferentes centros de reinserción social; además, los resultados mostraron que en 65 de 101 establecimientos visitados existía autogobierno, cifra que representó 4.3 por ciento más respecto a la que se reportó en el año 2011.

Otra deuda que subsiste aún en nuestro país es con las personas que enfrentan algún tipo de discapacidad, que representan el 5.1 por ciento de la población total y que deben luchar para enfrentar no sólo los retos que plantea la vida misma, sino también para superar las barreras que por ignorancia o desconocimiento les impone la sociedad y que dificultan su plena integración.

Durante 2013, llevamos a cabo 200 actividades de promoción sobre una cultura incluyente, dirigidas a más de 20 mil 350 personas y se entregaron 75 mil 789 materiales de difusión; además se llevaron a cabo 286 reuniones en todo el país, tanto con organismos de la sociedad civil, como con autoridades de los tres ámbitos de Gobierno, orientadas a promover el análisis y la definición de propuestas para que puedan gozar de una vida en igualdad de condiciones.

En cuanto a las investigaciones sobre personas reportadas como desaparecidas y no localizables, se formularon 21 mil 918 solicitudes de información en torno a estos asuntos ante diversas autoridades, con el objeto de reunir evidencias necesarias que permitan conocer la verdad histórica de los acontecimientos que propiciaron su ausencia o desaparición.

Reconocemos los esfuerzos realizados para la búsqueda y localización de personas desaparecidas, en especial la creación de la Unidad Especial de la Procuraduría General de la República y la colaboración que llevan a cabo gobiernos de los estados.

Pero es importante que se ofrezcan resultados para abatir la impunidad en este tipo de casos.

Por otra parte, es preciso destacar que el ejercicio del gasto de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se ha llevado a cabo bajo los criterios de austeridad, transparencia, control y rendición de cuentas.

Por ello, hemos logrado una importante mejora en el desempeño institucional con base en el presupuesto asignado. De esta forma, hemos hecho más con los recursos asignados, fortaleciendo el desarrollo de las actividades de mayor beneficio para la sociedad.

La Comisión Nacional, por iniciativa propia, ha impulsado el más amplio ejercicio de rendición de cuentas.

En 2013 se llevaron a cabo 28 auditorías por parte del órgano interno de control y dos a cargo de la Auditoría Superior de la Federación, así como tres estudios de evaluación de políticas públicas llevadas a cabo por la Auditoría Superior de la Federación.

Todos los programas de trabajo y todas las unidades responsables de la institución fueron debidamente fiscalizados durante el año 2013.

Este organismo autónomo tiene la más amplia apertura a la fiscalización y a la rendición de cuentas.

Señor licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos:

A lo largo de 2013 se dieron pasos importantes para avanzar en el respeto de los derechos humanos: mejoras legales, impulso al conocimiento de los derechos humanos y la apuesta al fortalecimiento de las instituciones.

En México estamos viviendo un momento de profundos debates y grandes reformas. Todas ellas dependen de que logremos consolidar un eficaz Estado de derecho, a través del pleno fortalecimiento de la cultura de la legalidad, así como la construcción de un futuro de libertades, bienestar y desarrollo para todos los mexicanos.

En el centro de este esfuerzo está el pleno respeto a los derechos humanos.

Un paso necesario en ese sentido es fortalecer la cultura de la legalidad, por la cual las personas asumen el compromiso de desarrollar una conducta en estricto apego a las leyes, para garantizar el ejercicio efectivo de todos y cada uno de sus derechos, pero, también, para propiciar que todos cumplamos con los deberes que tenemos a nuestro cargo.

Este año, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos conmemora 15 años de su autonomía constitucional.

A lo largo de este tiempo, se ha fortalecido hasta convertirse en una institución fundamental para el Estado mexicano.

La autonomía constitucional es un atributo indispensable para el buen desempeño de las funciones que tenemos encomendadas.

Nos permite actuar alejados de cualquier compromiso que no sea el pleno respeto de los derechos humanos en México.

En ese sentido, deseo hacer patente que en lo que va de la presente Administración Federal, el trabajo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se ha desarrollado en un ambiente de libertad y respeto constitucional de la autonomía que le es inherente. Lo cual debo sebo reconocer, señor Presidente.

Para consolidar a México como un país de leyes, de seguridad y de paz, es necesaria la suma de todos.

Por ello, quiero reiterar el compromiso de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de acompañar todas las acciones que busquen la mayor vigencia de éstos, particularmente de hacer de los derechos humanos un compromiso de todos.

Muchas gracias.