Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Agradezco su presencia una vez más en esta celebración de su Estado Mayor.

Senador Emilio Gamboa Patrón, Presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Senadores.

Licenciado Francisco Guzmán Ortiz, Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República.

Licenciado Eduardo Sánchez Hernández, Coordinador General de Comunicación Social y Vocero del Gobierno de la República.

Licenciado Andrés Massieu Fernández, Coordinador General de Política y Gobierno de la Oficina de la Presidencia de la República.

Distinguidos Generales exjefes del Estado Mayor Presidencial y excomandantes del Cuerpo de Guardias Presidenciales.

Señores Generales, Almirantes, Jefes, Capitanes, Oficiales, personal de Tropa y Marinería, Policías Federales y de la Ciudad de México.

Familias que nos acompañan.

Representantes de los medios de comunicación.

Damas y caballeros:

A todos, muy buenas noches.

El Estado Mayor Presidencial es un cuerpo militar centenario que con trabajo y esfuerzo diario se consolida para garantizar la seguridad del Presidente de la República, protegiendo así a una institución fundamental para la vida democrática del país.

El Estado Mayor Presidencial ha estado presente en las diversas épocas de la historia del México independiente, siempre resguardando a la institución presidencial.

Su historia de larga tradición permite a sus integrantes reflexionar sobre los compromisos que hemos adquirido con la Patria.

De este modo, valoramos el pasado de honor y lealtad que hemos heredado siguiendo su ejemplo en nuestro actuar cotidiano.

Hace 103 años la Ciudad de México vivía momentos convulsos, era el tiempo en que se luchaba por la democracia bajo el Gobierno del Presidente Francisco I. Madero, electo por voto popular de los mexicanos.

El país se encontraba en medio de los lamentables acontecimientos de la llamada Decena Trágica. Las calles de la ciudad se estremecían con los disparos de fusiles y con el rugir de los cañones. Fueron días de intensos combates desde el Paseo de la República hasta Lecumberri y de Palacio Nacional a la Ciudadela.

La tarde del 18 de febrero de 1913, el Presidente Francisco I. Madero se reunió con integrantes de su Gabinete en el salón de Acuerdos de Palacio Nacional, cuando súbitamente un grupo de insurrectos armados interrumpió la sesión, intentando hacer prisionero al Presidente de la República; a pesar de las circunstancias la valentía del Capitán Gustavo Garmendia, destacado campeón de tiro con pistola, se hizo presente al exclamar: al Presidente nadie lo toca, y de un certero disparo logró matar al Teniente Coronel Jiménez Riveroll, jefe de los insubordinados.

Acción a la que se unión el Capitán Federico Montes, quien también protegió la vida del Presidente Madero, matando de un disparo al Mayor Izquierdo, logrando que los traidores se replegaran al ver muertos a sus jefes.

El 18 de febrero nos recuerda el acto heroico de los capitanes Garmendia y Montes, quienes hace más de un siglo consideraron que era mejor ofrendar su vida, para defender la del Presidente Madero que entregarlo a los cobardes traidores.

Los capitanes Garmendia y Montes nos enseñaron con su ejemplo que el honor de pertenecer al Estado Mayor Presidencial, exige lealtad incondicional y numerosos sacrificios, así lo asumimos nosotros. Sabemos, que la distinción de servir al Presidente de la República, implica el privilegio de servir a México.

Estos militares nos demostraron que proteger al Presidente es defender a la democracia, es salvaguardar el Estado de Derecho, es lealtad efectiva en los hechos, es hacer lo correcto actuando siempre en el cumplimiento de nuestro deber.

En el Estado Mayor Presidencial, tenemos presente que recordar con solemnidad este acto heroico significa rememorar su virtudes, pero también inspirarnos en nuestros héroes, los capitanes Garmendia y Montes.

Traerlos al presente después de 103 años de su legado de lealtad es la forma que tenemos de honrarlos, es la forma de alzar la voz para decir: no a la violencia, ni a la delincuencia organizada, sí al Estado de Derecho y a la paz para nuestros compatriotas, no al miedo ni a la desesperanza, y sí a nuestros valores, tradiciones, y profundas raíces de valor, honor, patriotismo y lealtad.

Los integrantes de este organismo somos conscientes de la corresponsabilidad que como mexicanos tenemos con el bienestar del país, por ello, mujeres y hombres adquirimos por igual retos y compromisos de los cuales nos sentimos orgullosos, porque contribuimos a través de un ejercicio profesional de excelencia, a que usted, señor Presidente, realice sus funciones constitucionales.

Los integrantes del Estado Mayor Presidencial, igual que ayer, hoy aceptamos el reto de jamás defraudar a la confianza del pueblo de México y de su Presidente.

Por todas estas razones estamos convencidos de que no hay otro deber para el Estado Mayor Presidencial que el de acompañar al Presidente de la República en su compromiso de transformar a México.

Integrantes del Estado Mayor Presidencial:

Quien desconoce los hechos de nuestro devenir histórico viaja sin un referente y hacia un futuro incierto. Conozcamos nuestra historia para imitar los grandes hechos de sacrificio, amor a la Patria y lealtad a las instituciones.

Somos resultado de un proceso histórico de evolución, con un sólido código de conducta que enmarca nuestro proceder para constituirnos en un referente nacional e internacional en materia de seguridad integral y así cumplir con nuestra misión a través de la modernización y el empleo de los sistemas de inteligencia, seguridad y logísticos.

Somos un equipo de mujeres y hombres de comprobada excelencia, profesión, dispuestos a colaborar para cumplir nuestras responsabilidades.

En el Estado Mayor Presidencial tenemos muy presente el espíritu de equipo. Estamos conformados por soldados, marinos, pilotos, policías, civiles y también por nuestras respetables familias, unidos intelectual y moralmente para cumplir eficazmente nuestra noble misión de servir a la Patria.

La singularidad de nuestra conformación tiene como principal propósito que talentos y capacidades de nuestros integrantes se fortalezcan y complementen para prevenir y neutralizar cualquier amenaza a la seguridad presidencial.

Unidos podremos aprovechar las experiencias en materia de adiestramiento, capacitación, tecnología, seguridad, logística y en aspectos administrativos para mejorar permanentemente los servicios que prestamos al titular del Ejecutivo Federal.

Mujeres y hombres del Estado Mayor Presidencial:

La construcción y consolidación de un equipo fuerte requiere de autorreflexión, automejora voluntaria, entrega al servicio y, sobre todo, lealtad. Estos componentes son indispensables para responder a los desafíos actuales.

En el devenir del Estado Mayor Presidencial hemos tenido que enfrentar grandes retos, sin embargo, siempre hemos salido adelante, porque nos guía la lealtad. Continuaremos por ese camino.

Señor Presidente:

En el desempeño de nuestras funciones cada día nos sentimos más honrados de servir a la Patria.

Servir al Presidente de la República es una distinción que nos enorgullece y hoy podemos confirmar que es la misión más importante que puede tener un militar ya que no existe para un soldado o marino otra forma más honrosa de servir a México.

Como Jefe del Estado Mayor Presidencial, estoy convencido de que usted tiene visión de estadista, en consecuencia, nuestra única opción es un compromiso total para quien tiene en sus manos el destino del país. En ese gran compromiso no existe espacio para la duda.

El Estado Mayor Presidencial, continuará cumpliendo con lealtad la misión sustantiva de proporcionarle su seguridad y su apoyo logístico.

Somos una institución sólida con valores y virtudes en donde el deber de cada integrante, sin importar el hábito de su responsabilidad, es la seguridad del Presidente.

Nuestra misión es una labor de equipo en la que se manifiesta el trabajo de una sola institución, por ello, si la gente pregunta, cuántos cuidan al Presidente, responderemos sin dudarlo, uno solo, el Estado Mayor Presidencial.

Cuando nos cuestionen, cuáles son nuestras funciones, manifestaremos, servir a México cuidando a su Presidente.

Y si alguien requiere saber qué nos preocupa, seguro diremos que al Presidente nadie lo toque.

La lealtad es nuestra vocación y tenemos muy claro que la vocación es un llamado para nosotros, un llamado a servir a la Patria, es lo que anhelamos, es lo que nos inspira y motiva para seguir sirviendo a México.

Hoy, quienes integramos el Estado Mayor Presidencial, sabemos que nuestra elección fue la correcta, porque en nosotros no existe duda, porque nos apasiona lo que hacemos y porque nuestra misión le da sentido a nuestras vidas.

Es oportuno destacar que una vez más se ha demostrado el profesionalismo y el compromiso del Estado Mayor Presidencial ante la comunidad internacional, ante el pueblo de México y, sobre todo, ante usted, señor Presidente, al velar por la seguridad de Su Santidad el Papa Francisco durante su visita a México en días pasados.

En este sentido, quiero reconocer el trabajo coordinado y la colaboración de las secretarías de Gobernación, Relaciones Exteriores, de la Defensa Nacional y de Marina, así como de la Comisión Nacional de Seguridad y de las autoridades de las diferentes entidades federativas que coadyuvaron en la ejecución de esta alta responsabilidad.

Al término de esta visita, puedo decirle con gran satisfacción: misión cumplida, señor Presidente.

Hoy que nuevamente nos reunimos con usted con enorme orgullo puedo reiterarle un año más de lealtad inquebrantable; un año más honrando el legado histórico de los capitanes Gustavo Garmendia y Federico Montes, pilares de lo que hoy es el Estado Mayor Presidencial; un año más de trabajo permanente para garantizar su seguridad y con ello la gobernabilidad y la seguridad nacional.

Señor Presidente:

Un año más sirviendo junto a usted.

Sirviendo juntos a México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Invitamos respetuosamente al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a realizar la entrega de reconocimientos a los ganadores de 1er. Lugar femenil y varonil del Cuarto Torneo de Tiro Capitanes Gustavo Garmendia Villafaña y Federico Montes Alanís 2016.

(ENTREGA DE RECONOCIMIENTOS)