Muchísimas gracias, y muy buenas tardes.

Señor Gobernador del Estado de México; señor Gobernador del Estado de Michoacán.

Hoy, en esta ceremonia, que estamos honrando la memoria del Generalísimo José María Morelos y Pavón, quien naciera en Michoacán, muriera aquí, en Ecatepec, Estado de México.

Quiero saludar a los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República, del gobierno del Estado de México.

A servidores públicos que hoy amablemente nos acompañan en esta ceremonia sobria, dada la circunstancia muy particular que vive el Estado de México, y a la que habré de referirme.

Saludar a los mandos militares.

Agradecer la presencia de representantes de la sociedad civil, particularmente de Ecatepec.

Al señor Obispo de Ecatepec, a quien le agradezco también su presencia.

Y a los señores representantes de los medios de comunicación.

Muy buenas tardes.

Efectivamente, señor Gobernador, el Estado de México está de luto.

Y en nombre propio, y en nombre del Gobierno de la República, quiero nuevamente reiterar nuestra mayor solidaridad, particularmente para con las personas que han perdido un ser querido, para con las personas que resultaron lesionadas ante esta explosión registrada en Tultepec, y para todos los mexiquenses que resienten, precisamente, este muy lamentable hecho.

Y que quiero expresar y reiterar, en nombre del Gobierno de la República, nuestra mayor solidaridad, nuestro mayor respaldo, para que, en primer lugar, las personas que están hoy lesionadas, reciban, como está ocurriendo ya, la atención médica debida y especializada para su recuperación.

Y, en su momento, trabajar con los artesanos que perdieron prácticamente gran parte de su patrimonio ante este evento.

Hace un momento, además de haber saludado a quienes están lesionados, particularmente, a doña Bertha, una de las personas que estaba ahí lesionada; Ángel estaba en terapia y estaba sedado; pero a los líderes de los artesanos, con quienes dialogamos, señor Gobernador y nos comprometimos para apoyar a todos los artesanos o los 300 locatarios de ese mercado para recuperar o apoyarles a que nuevamente puedan reiniciar, el próximo año, sus actividades normales y podamos realmente lograr la reconstrucción de ese mercado.

Hoy nos ocupa darle la debida atención médica a las personas que están lesionadas.

Y, reitero, señor Gobernador, nuestra mayor solidaridad.

Acompañamos a las personas que lamentablemente han perdido a un ser querido.

Estimados mexiquenses:

Me da mucho gusto saludarles, más cuando regresamos a ésta, mi tierra, en ocasión de homenajear al Generalísimo José María Morelos y Pavón, precisamente, aquí donde falleciera, aquí, donde fuera fusilado hace 201 años.

Y estamos aquí haciendo memoria y tomando inspiración, precisamente, a partir de lo que fue la gran trayectoria de José María Morelos y Pavón.

La historia nos enseña cómo la humanidad que generación tras generación ha buscado construir sociedades cada vez más justas e incluyentes; sociedades donde se respeten los derechos y las libertades; sociedades donde haya igualdad de oportunidades para todos.

En esa permanente búsqueda, han surgido ideas y principios universales que trascienden siglos, culturas y fronteras.

Esas ideas, que condujeron a la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, también, permearon en las colonias españolas y en América.

A pesar de las provisiones, se leían las obras de los filósofos europeos, y se difundían novedosos conceptos para la época: libertades individuales, igualdad de derechos, soberanía popular o división de poderes.

Las ideas liberales hallaron tierra fértil en México y tuvieron una nueva expresión en el pensamiento y en la acción de nuestros héroes patrios, y me refiero a personajes de la talla del Generalísimo José María Morelos y Pavón.

El gran prócer nacional, a quien hoy, desde Ecatepec, recordamos con respeto y admiración al cumplirse 201 años de su muerte.

La obra y el legado de Morelos son ejemplo para los mexicanos del presente.

Para nosotros, Morelos es mucho que el valiente y arrojado insurgente que recibió del Padre Hidalgo, la bandera de la libertad y la llama de la independencia nacional.

Para nosotros, Morelos es el estratega de las batallas de Cuautla, Tixtla, Acapulco, Tenancingo y Orizaba.

Es, además, el caudillo cívico, quien pudo interpretar la urgente necesidad de acabar con la esclavitud, los privilegios de clase y la explotación social, que vivía la Nueva España.

Morelos es el estadista que supo pelear por un ideal y destruir lo obsoleto. Era tan importante como construir nuevas instituciones para nueva Nación.

A 201 años de su muerte, el ideario de José María Morelos y Pavón es una permanente inspiración para el Gobierno de la República.

Morelos nos inspira porque fue un visionario, rompió paradigmas y puso los cimientos para construir nuevas instituciones en favor de la libertad.

Morelos nos inspira porque luchó contra la ignorancia, abrió las puertas a la igualdad de oportunidades y defendió el trabajo para los mexicanos.

Morelos nos inspira porque ofreció su lucha y su vida para edificar un México sin distingos; un México de plena inclusión.

Inspirados en la vida ejemplar de este universal mexicano, en el Gobierno de la República hemos venido trabajando para que esa gran Nación con la que él soñó sea cada día más una realidad en la vida cotidiana de los mexicanos.

Por ello, hemos eliminado un inaceptable sesgo en contra de la participación política de las mujeres.

Hoy existe plena igualdad de género para acceder a las candidaturas a cargos de representación popular en los Congresos federal y estatales.

Hoy también buscamos la igualdad de oportunidades, a través de la educación, para lograr que nuestros niños y jóvenes cuenten con mejores maestros, mejores escuelas y mejores programas de estudios.

La defensa del trabajo digno, esa por la que luchó Morelos, se ve reflejada en la generación de empleos formales, con cifras superiores a las de cualquier sexenio completo, e igualmente estamos dando una nueva dimensión a los programas sociales para reducir la desigualdad y la pobreza.

Los distintos programas sociales, PROSPERA, Seguro de Vida para Jefas de Familia, el Programa de Pensión para Adultos Mayores forman, en su conjunto, un gran piso básico de bienestar para millones de familias mexicanas.

Y algo muy importante. Hoy trabajamos para cerrar las brechas que hay entre diversas regiones del país. Y destaca en ello el modelo de Zonas Económicas Especiales, que permitirá abatir rezagos ancestrales, justamente en la geografía donde hace dos siglos combatía el Generalísimo Morelos.

Para superar esa disparidad regional, también estamos construyendo infraestructura, para comunicar mejor a México y detonar las vocaciones productivas estatales.

Todos estos son ejemplos concretos de políticas, programas y acciones del Gobierno de la República en favor de las libertades, la inclusión y la igualdad de los mexicanos.

Con ellos, México sigue adelante. Estamos continuando la obra ética y social que nos legó el gran libertador, el estadista, el héroe inmortal, José María Morelos y Pavón.

Señoras y señores:

Hoy, como al inicio de los dos siglos pasados, nuestro país enfrenta grandes y cambiantes desafíos.

Sin embargo, a diferencia de entonces, México hoy cuenta con un régimen democrático, que le permite responder a las demandas de la sociedad de nuestro tiempo.

Nuestro sistema democrático ha avanzado con paso firme, logrando encauzar las exigencias de cambio de una sociedad en constante evolución.

Así ha sido. Desde el 2012, en democracia y con los instrumentos de la democracia, estamos transformando a México, estamos mejorando leyes y construyendo instituciones de acuerdo a las necesidades del Siglo XXI.

Como pocos países, en sólo cuatro años México ha logrado concretar grandes cambios estructurales en un ambiente de paz social y sin ruptura institucional.

Hoy, México tiene una Presidencia democrática. Una Presidencia que trabaja para todos, que respeta las libertades de todos y procura el derecho de todos a una vida sana y productiva, plena y feliz.

Ese es el mejor homenaje que podemos rendir a quienes nos han dado Patria.

Ese es el mayor homenaje que podemos brindar a la memoria del Generalísimo José María Morelos. El héroe que sigue y seguirá vivo en nuestro corazón, y vivo también en la conciencia nacional.

Muchísimas gracias.