(Interpretación al Español)

Excelentísimo señor Presidente Peña Nieto y su distinguida señora.

El Presidente Peña Nieto y yo asumimos el cargo más o menos en mismos momentos y desde cuando hemos venido llevando a cabo diversas reformas.

En algunas ocasiones las revistas comerciales han publicado artículos sobre nosotros como líderes que promueven cambios. En algunas ocasiones en sentido negativo y en otras ocasiones positivo.

Después de la visita a Japón que realizó el Presidente Peña Nieto en abril del año pasado, hemos seguido teniendo conversaciones en repetidas ocasiones, y me da la impresión de que tengo una relación íntima con el Presidente Peña Nieto, como si hubiese tenido conversación con más frecuencia.

Como partidario de impulsar reformas me complace sumamente que haya tenido oportunidad de conversar a fondo y profundizar los lazos como socio estratégico global.

México ha sido desarrollado fronteras de las relaciones exteriores de Japón. Hace 400 años la Embajada encabezada por Tsunenaga Hasekura atravesó el Pacífico para llegar a México en busca de relación comercial con México.

México es el primer país con el que Japón firmó el primer tratado basado en igualdad. El país a donde llegó la emigración organizada de Japón entre los países de América Latina, y después en la Segunda Guerra Mundial, México hizo llamamiento por la firma del Tratado de la Paz con Japón en la ONU.

La adhesión de Japón a la ONU se debe a los esfuerzos de Octavio Paz, cuyo primer centenario de su nacimiento se celebra este año.

Además, el Acuerdo de Asociación Económica con México es uno de los primeros que Japón ha firmado y ha generado los resultados excelentes para ambos países.

Entre Japón y México se ha cultivado los estrechos lazos de amistad que brinda ayuda mutua en dificultades. Inmediatamente después del gran terremoto que azotó México en 1980, yo vine a México, junto con mi padre, Shintaro Abe, en ese entonces el Ministro de Asuntos Exteriores, expresamos condolencia y solidaridad al Excelentísimo señor De la Madrid, entonces Presidente y otras personas de México.

Lugo Japón colaboró con México para establecer el Centro Nacional de Prevención de Desastres y envió expertos japoneses.

Y en ocasión del gran terremoto del Este de Japón que ocurrió en 2011, México envió un equipo de ayuda emergente que incluía expertos del CENAPRED.

Y el Presidente Peña Nieto, siendo Gobernador del Estado de México visitó la Embajada de Japón-México, para hacer extensiva la generosa ayuda y palabras de solidaridad.

Este año es el Décimo Aniversario del Acuerdo de la Asociación Económica México-Japón.

Durante dicho año, las relaciones del comercio e inversión desarrollaron otro (inaudible) y se discutirán los máximos responsables de las empresas de ambos países aquí presentes sobre este asunto. Espero tener la deliberación útil para ampliar la cooperación de los negocios.

Haré mis esfuerzos junto con el Presidente para que sirvan de acelerador, la pronta conclusión de negociación del TPP y la cooperación con la Alianza del Pacífico.

Y no sólo en el campo económico en el que se puede esperar el éxito. La política económica de tres flechas propuesta por mí mismo, está dando grandes logros.

Y el señor Aguirre de México tomó la posesión del cargo de entrenador del equipo japonés y quisiera esperar un logro tanto como le fue en los equipos mexicanos.

Y este año entre el intercambio México-Japón las fronteras de intercambio ampliaron. Japón participará en el Festival Internacional Cervantino en octubre como invitado de honor, y se espera que constituya una nueva oportunidad para el intercambio cultural.

También, en octubre está programada la Segunda Cumbre de Rectores México-Japón, aspirando la promoción de un mayor intercambio académico y de personal, y avanzarán dos cooperaciones entre las universidades.

Después de la cena ofrecida al Presidente y su esposa en abril del año pasado escribí en Facebook lo siguiente: Hemos dado un paso para desarrollar seriamente la promoción estratégica de la diplomacia de la (inaudible) pacíficas.

Desde hace 400 años (inaudible) reconoció la importancia geopolítica del Japón. Ahora estamos emprendidos a la cooperación, es mucho mayor, que soñó la misión de Hasekura.

Quisiéramos hacer unas cooperaciones y deseando una mayor cooperación entre Japón y México.

Yo quisiera terminar mis palabras deseando que el señor Presidente Peña Nieto, también su esposa, que sigan gozando de la buena salud, y que las relaciones de los negocios que sigan desarrollándose aún más.

Quisiera proponer un brindis junto con ustedes.