Tratando de salir un poquito ya de la formalidad. Nos hemos saludado todos, hemos conversado en algún momento con muchos de ustedes.

Y quisiera, Enrique, querido hermano, y a todo su equipo de trabajo, a todas las personalidades que se encuentran aquí, también, a los compatriotas peruanos que han venido en la actividad, que están en la actividad de la cultura, el arte, de la actividad empresarial.

A todos, decirles que este paso es fundamental; es fundamental para materializar esta alianza estratégica, esta asociación estratégica con México. Dos países que, como lo ha dicho Enrique, tienen un origen común y no solamente pueden ser el país, o los países del futuro, sino también del presente.

Hoy día, el entorno mundial no es muy óptimo. Hoy día, vivimos un proceso de desaceleración de los crecimientos económicos a nivel mundial.

Vengo de Alemania, donde he tenido una reunión con la Canciller Angela Merkel.

De ahí, he viajado a Brasilia, donde hemos estado reunidos con los países BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, con UNASUR. Y de ahí, me he venido para acá.

Y señalar que lo que estoy percibiendo del mundo, es que la etapa, el ciclo dorado de los altos precios de los minerales se está reacomodando.

El Asia está replanteando sus niveles de crecimiento, particularmente, China.

Europa está con un crecimiento mínimo. En muchos casos no llega ni siquiera a un punto porcentual, pero después de haber pasado, la que han pasado, de crecimiento económico, eso ya es un respiro.

Esto ha implicado en Europa, también, el reacomodo de las fuerzas políticas; en España, en Francia, y en general en Europa.

América Latina no es la excepción. Estados Unidos también está revisando sus cifras de crecimiento económico.

Entonces, el panorama no es muy halagüeño en el entorno mundial y, por lo tanto, América Latina no es una isla, no es una excepción.

Cuando hay estas situaciones, lo que tenemos que ver hoy día, es qué fue lo que logramos avanzar para ponernos a buen recaudo, sobre todo, a nuestra población, a nuestras familias, que confían en nosotros.

Creo que tanto México como el Perú han hecho un trabajo muy interesante en lo que es consolidar un marco macroeconómico, que nos da la posibilidad de actuar rápidamente ante eventualidades o circunstancias cambiantes.

En ese sentido, yo creo que la tarea hoy día, es la política microeconómica; la microeconomía; la forma cómo llegamos con políticas determinadas a las poblaciones del interior del país, que van a ser las más afectadas ante una situación de inestabilidad en el entorno internacional.

Pero, también, creo que tenemos que echar una mirada a lo que es la política social, la gran agenda social, la agenda que América Latina postergó. Somos, o mejor dicho; no somos la región más pobre, pero sí somos, probablemente, la región más desigual.

Pero también somos la región más rica en discursos.

Pero muchas veces los discursos no van a resolver los problemas, porque la gente tiene que alimentarse, tiene que vestirse, tiene que enviar a sus hijos a las escuelas, y tiene que desarrollarse la vida. Y es la tarea de los gobiernos, de la clase política, la responsabilidad de trabajar articuladamente, y tomar las decisiones sensatas.

Las decisiones que, como decía, conversábamos en la mañana, Enrique, era: algunas cosas tienen que hacerse de todas maneras, porque después del día, viene la noche, la gente tiene que alimentarse.

Hay decisiones sobre las cuales no cabe imprimirle una ideología, sino un pragmatismo de que se tiene que hacer.

Y creo que la línea política, la línea ideológica que marca cada Gobierno, viene en cómo actuar con la distribución de la renta; cómo actuar con la generación de utilidades y qué hacemos con ellas. Eso puede marcar la diferencia.

En ese sentido, creo que hoy día es importante mirar con mayor atención la agenda social, las políticas sociales que nos permitan achicar la brecha de la desigualdad.

Hemos luchado durante décadas contra la pobreza, pero sobre una cancha no pareja, que era la desigualdad.

No es lo mismo tener cien dólares en una ciudad que tener cien dólares en el campo, porque en un sitio tiene más servicios, en el otro sitio tiene menos servicios donde puede acceder.

Por lo tanto, creo que una gran tarea que tenemos que hacer, es llevar la presencia del Estado a todo el territorio.

Y algo que nos une a todos los pueblos de Latinoamérica, y particularmente también, a México y al Perú, es que salimos de un pasado colonial y entramos a la República con Estados mal estructurados; Estados acostumbrados a servir al 30 por ciento de su población, pero no a toda la población, porque el concepto de ciudadanía es un concepto republicano.

Decir que todos tenemos derechos y obligaciones, hace cien años eso era impensable. Por lo tanto, hoy día, necesitamos un Estado fuerte, en el sentido de que sea moderno y eficiente.

Por eso, saludo y reconozco las reformas que ha venido haciendo el Gobierno del Presidente Peña Nieto, que son reformas sustanciales.

Tocar la educación, tocar la salud, tocar los tributos y otras reformas más que se están discutiendo en México, me parece que es un avance.

En el Perú, también hemos hecho esto.

Hemos llevado a cabo una serie de reformas que nos permitan tener un Estado más moderno y eficiente, porque hoy día, también tenemos un nuevo fenómeno que se está dando en Latinoamérica, que es la consolidación de una clase media que no solamente demanda servicios, sino demanda calidad de estos servicios, y es el Estado el que tiene la obligación, y es responsabilidad de darles esa calidad.

Por esto, creo que hoy día, esta asociación estratégica con México es muy importante.

Pertenecemos, junto con México, a diferentes foros como APEC, el Acuerdo Transpacífico, me parece, y también en la Alianza del Pacífico.

Pero qué hay de la relación bilateral.

Hoy día, tenemos un comercio que supera los dos mil millones de dólares, pero no es suficiente eso, no corresponde a la voluntad que hoy estamos trabajando.

Por eso, tanto Enrique como yo creemos, y hemos conversado con nuestros Ministros, que tenemos que buscar caminos para ocupar esos espacios que hoy día no los ocupamos, y poder fortalecer y engrandecer nuestro comercio bilateral.

Porque hay mucho por hacer todavía.

Hay espacios en el turismo, hay espacios en la agroexportación, en la agroindustria, hay espacios en los servicios, de los cuales uno puede aprender del otro, pero aprendemos juntos, con confianza, sin egoísmos, porque eso es lo que hoy día estamos haciendo.

La estrategia que estamos trabajando, es el fortalecimiento de la confianza, que es fundamental, empezando por los Jefes de Estado, empezando por la clase política, que se van conociendo, y podemos resolver problemas que muchas veces se generan en algún nivel de burocracia de cada Estado, de cada sector. La podemos resolver.

La tarea que tenemos, es encontrar dónde están esos cuellos de botella, y resolver esos cuellos de botella.

Asimismo, creo que hoy día, es importante en la agenda social una estrategia que nosotros estamos llevando que es: Incluir para Crecer.

Tradicionalmente, nosotros llevábamos la estrategia crecer para incluir, que es; que siga creciendo el país y ya les caerá a ustedes como por gravedad, lo que llamamos la llovida, y la gente se cansa de esperar esa famosa llovida.

Hoy día, tenemos que tener una agenda social en la cual incluyamos más gente al mercado a través de la educación, la capacitación, que nos ayuden a empujar este coche, porque los que no empujan el coche, tenemos que colocarlos en un programa social de primera generación, de segunda generación, pero, en fin, en programas sociales.

Y necesitamos, también, que los programas sociales de segunda generación sean temporales para ayudarlos a salir de la pobreza. Que la gente no se jubile en un programa social.

También, saludo la importancia que México le está dando a la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático. Es el otro tema que tenemos.

Hoy día, debiéramos hacer cuentas, echar pluma nuestros Ministros de Economía; cuánta plata estamos dejando de ganar por efectos del cambio climático, o cuánta plata estamos perdiendo por efecto del cambio climático.

Cuando un huracán se lleva o nos causa grandes destrozos, un huracán que cada día viene con más fuerza producto del calentamiento de las aguas; o el fenómeno de El Niño, que nos destroza las zonas costeras del país; o los problemas que se generan en el campo cuando el campesino tiene que modificar su almanaque agrario, las temporadas de cosecha, porque ya las lluvias no vienen como antes, producto del calentamiento global

Y tenemos que ser conscientes de que el mundo industrial, el primer mundo, tiene que capitalizar, tiene que asumir la responsabilidad que le corresponde, y como se han comprometido; capitalizar el Fondo Verde.

Pero los países emergentes, los países que estamos tratando de salir adelante, no decimos que no tenemos responsabilidades; estamos dispuestos a asumir responsabilidades, pero diferenciadas.

Y además de esto, creo que hoy día, también, esta reunión donde está el mundo empresarial es importante, porque nuestras economías abiertas dependen mucho del capital y la inversión; del capital público y del capital privado. Y es fundamental que haya una buena relación entre el capital público y privado.

Y, en ese sentido, reconocer las palabras de Enrique, cuando dice: estamos construyendo estados con predictibilidad, estados que generan confianza, estados que respetan el orden jurídico, donde hay independencia de poderes.

De tal manera, que el que invierte en Perú o invierte en México conoce las reglas claras, no las cambiamos de la noche a la mañana, y de esa manera todos ganamos. Si a ustedes les va bien, a nosotros nos va bien, porque tienen que pagar sus impuestos al día.

Así que, yo creo que en ese sentido, a todos nos va a ir.

Y creo que es una forma inteligente, sensata de salir rápido de este proceso de desaceleración que se ha venido dando en el mundo; y poder, rápidamente, lograr nuevos objetivos.

Te agradezco, Enrique, nuevamente, la condecoración que me has hecho, me has dado el honor de tenerla del Águila Azteca en el Grado de Collar que, inmerecidamente tal vez, la recibo, pero con todo el compromiso de que haré honor a esta presea, a esta distinción que me haces llegar.

Y la tomo con humildad, la tomo con mucha humildad, porque sé que todavía tenemos que trabajar bastante.

La verdad que, creo que, miro con entusiasmo esta asociación estratégica, los nueve convenios adicionales que se han venido suscribiendo.

Y creo que esto va a ser un punto de partida importante para que podamos asumir políticas de Estado que nos permitan resolver problemas como la inseguridad, el tema de mejorar la calidad de la salud, el tema de darles oportunidades a los jóvenes que no tienen plata, pero quieren estudiar, y darles esa oportunidad que jóvenes peruanos vengan a estudiar a México.

México; una tierra donde muchos peruanos se han afincado. Algunos vinieron por un año, y se han quedado como 20 años. Espero que estén pagando impuestos.

Pero, también, es una tierra que en el pasado ha recibido a muchos peruanos que, productos de dictaduras, vinieron deportados, y México siempre los recibió.

México es una cuna de la cultura latinoamericana.

Así que me siento muy honrado de estar hoy día aquí, Enrique.

Y si me lo permites, quisiera hacer un brindis con todos ustedes, por el cariño, por la amistad que hay entre México y el Perú.

Qué viva México.

Salud.

Muchas gracias.

Y, además, creo que este domingo, Enrique va a celebrar, también.

Un feliz cumpleaños adelantado, Enrique.