Señor Presidente:

Soy muy sensible a sus palabras.

Señor Presidente, señoras y señores Ministros; señoras y señores amigos de Francia y de México.

Estimados estudiantes:

Soy muy sensible a las palabras pronunciadas por el señor Presidente y, asimismo, recuerdo que aquí mismo, cuando usted era Presidente electo, en octubre del 2012, le había convidado a venir a visitarnos a Francia.

Usted no era en ese momento Presidente, como lo está hoy mismo. Le había invitado a venir a París.

Y durante nuestro primer encuentro usted me pidió realizar una Visita de Estado aquí, en México, y visitar su país.

Aquí estoy hoy y se lo agradezco muchísimo.

La Visita de Estado es un símbolo fuerte, una prueba de amistad importante entre dos naciones, como son Francia y México.

Francia y México han compartido una historia conjunta, una historia larga, suntuosa a veces, pero siempre respetuosa del otro.

Hoy, como lo ha relatado usted, señor Presidente, estamos celebrando el 50 aniversario del viaje del General De Gaulle a México, viaje que está todavía en todas las memorias.

Los mexicanos que estaban presentes en aquella época y sus niños también recuerdan las palabras que fueron pronunciadas en aquella ocasión.

Hace 50 años, México y Francia aspiraban a la construcción de un mundo nuevo, aspiraban a la construcción de naciones, de independencia de las naciones y a la emancipación de los pueblos.

50 años más tarde, estamos luchando las mismas batallas, tanto México como Francia y nosotros queremos mantener en alza los ideales de la Revolución en este mundo.

Y cuando estamos actuando, no lo hacemos únicamente pensando en nuestros intereses, sino en la estabilidad de los países, en la estabilidad del mundo.

Durante 50 años, los Presidentes franceses y mexicanos actuaron de forma mancomunada para potenciar y ampliar las relaciones entre ambos países, así como los intercambios.

A veces tuvimos momentos difíciles, pero siempre los hay entre grandes pueblos.

Pero hoy usted, como yo, señor Presidente, estamos abriendo una nueva página de las relaciones entre nuestros dos países, Francia y México.

Los desafíos que estamos asumiendo de forma conjunta se llaman desarrollo económico, justicia social, protección del planeta y solidaridad para con nuestros compatriotas.

He aquí lo que juntos estamos emprendiendo, tanto Francia como México. Y confío que con su impulso, ustedes van a poder concretar las ambiciones renovadas que han formulado en materia de grandes reformas en el sector económico, social, del medio ambiente y en el sector diplomático.

Sepa, señor Presidente, que puede contar con Francia. Estaremos a su lado en cada uno de estos frentes y que sus ambiciones, sus reformas, son también las nuestras.

En mi Visita de Estado que voy a realizar en los próximos días en México, el objetivo nuestro es consolidar un partenariado estratégico entre nuestros dos países.

Tenemos la voluntad de reforzar nuestros intercambios comerciales y nuestras inversiones en ambos países.

Tenemos la voluntad de emprender una cooperación excepcional en materia de formación de los jóvenes en materia de universidades, de liceos o de centros y establecimientos profesionales.

Tenemos, asimismo, la voluntad de crear un partenariado científico del más alto nivel y queremos, asimismo, impulsar nuevamente los intercambios culturales entre nuestros dos países.

Juntos queremos encontrar soluciones para el mundo en base a la paz, en base a la seguridad y queremos preservar nuestro planeta.

Sabemos que podemos contar con México para el éxito de la próxima Conferencia sobre el clima, que se celebrará a finales del año entrante en París.

Queremos seguir trabajando a nivel internacional en los foros, de la mano con Francia, entre Francia y México para abordar los temas mundiales.

Durante esta visita vamos a elaborar una hoja de ruta entre Francia y México, que iremos complementando el año entrante.

Usted, señor Presidente ha sido invitado por Francia a realizar un viaje en nuestro país, como el viaje de Estado que estoy realizando hoy mismo.

Hace 50 años atrás el General De Gaulle fue recibido por su homólogo, el Presidente López Mateos.

Fue una visita histórica y había empleado en aquel entonces una fórmula que se ha quedado viva en todas las memorias. Hablando del vínculo entre México y Francia, dijo, trabajando de la mano en la mano.

Desde aquel entonces, hemos franqueado unas cuantas etapas. Yo creo que nuestras relaciones son aún más calurosas.

Y le propongo nuevamente una nueva fórmula: el corazón con el corazón en pro de la amistad entre Francia y México.

Muchísimas gracias.