Palabras del señor Enrico Letta, Presidente del Consejo de Ministros de la República Italiana, durante la comida que ofreció en su honor el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

(Interpretación al Español)

Señor Presidente de la República.

Señora Angélica.

Representantes del Poder Legislativo.

Presidente de la Cámara del Senado.

Presidente de la Corte Suprema.

Embajadores de países europeos y de los otros países aquí, presentes.

Para mí es un gran honor estar aquí, presente el día de hoy, y estar aquí, presente junto al Presidente de la República, Peña Nieto, para dar vuelta a la página y empezar a escribir una nueva página de las relaciones entre México e Italia.

México será un protagonista de la historia de este siglo, e Italia quiere estar a su lado. Quiere estar junto a México, protagonista junto con México.

Ese es el motivo por el cual en esta visita tan importante, y respecto a la cual esta recepción tan cálida, tan cálida de gran amistad, de calor humano, nos permite y nos permitirá trabajar y tener resultados positivos y fructuosos en el futuro.

Son resultados que harán que nuestros dos países juntos puedan realizar cosas grandes para nuestros pueblos, creando puestos de trabajo, realizando un crecimiento concreto. Lo estamos haciendo en el espíritu que nos une.

México e Italia son dos países que a lo largo de su proyección internacional, siempre han empujado para que hubiera multilateralismo.

Y este concepto, esta concepción que nos une, es un concepto que empuja a nuestros dos países a considerar que el trabajo que realizamos es un trabajo que hacemos para el crecimiento del multilateralismo, para el crecimiento en instituciones globales, como hicimos en el G20, de San Petersburgo, juntos, y cómo haremos en este año de trabajo; y como queremos hacer nosotros en la Unión Europea.

Me da tanto gusto ver que hay muchos embajadores de los principales países europeos aquí, presentes. La Embajadora de Grecia, que es Presidente en turno de la Unión Europea, respecto a la cual Italia será, va a tomar el relevo el día 1 de julio.

Italia es un país europeísta que quiere la integración europea, y yo soy el Presidente del Consejo que guía a un Gobierno con una gran fuerza europeísta, porque sabemos que sin la Unión Europea, Italia y los otros países europeos no podrán en el mundo de mañana desarrollar plenamente todas sus potencialidades.

Entonces, mi querido Presidente Peña Nieto, sé que estoy aquí, no solamente como representante de Italia, pero de alguna manera, también, como representante de nuestra Unión Europea.

Y sé perfectamente que tú comprendes este concepto y este valor, porque es el mismo valor que has mostrado ante toda la comunidad latinoamericana y la comunidad norteamericana.

El día de hoy, concluimos ciertos acuerdos que son importantes, pero puesto que hay tantos empresarios, tantos representantes de nuestros países aquí. Todos sabemos que estos acuerdos, si se quedan inertes debido a la actividad burocrática, son acuerdos que se podrían perder.

El riesgo que corremos, es el de perderlos, pero el mensaje que queremos lanzar el día de hoy, el mensaje fuerte, es que el impulso que el Presidente Peña Nieto y yo mismo queremos un impulso no ligado a este caso ocasional de una visita.

Queremos una perspectiva más larga, porque estamos seguros que en este siglo México e Italia, juntos como países, van a poder hacer crecer la democracia en nuestros países y hacer que la lucha contra el proteccionismo durante estos últimos años, siga adelante.

Entonces los temas importantes, por ejemplo, el tema de la alimentación, de la comida, en la Expo 2015 en Italia, vemos una gran ocasión, y este tema tan importante, indudablemente, va a llevar a frutos muy importantes y significativos.

Italia y México estarán uno junto al otro, uno delante del otro, con pabellones cercanos, en esa gran ciudad de la Expo que estamos construyendo para recibir a los 141 países que estarán presentes en la Expo de Milán de 2015.

Me da tanto gusto saber que el Presidente Peña Nieto haya inmediatamente aceptado la invitación, junto con su esposa Angélica, para venir a Italia de visita, lo más pronto posible.

Sabemos, también, cuánto estamos esperando en Italia la visita del Presidente Peña Nieto a nuestra República, y sabemos que concretamente será una visita importante, porque será una manera para darle ritmo a nuestro trabajo.

Y hacer que las cosas que hemos dicho el día de hoy se tornen en realidad rápidamente, porque tenemos que impulsar nuestros intercambios comerciales, económicos, para que nuestros países sigan creciendo. Necesitan empleos, trabajo. Éste es nuestro trabajo, común, y éste es nuestro compromiso. Y nuestro trabajo del día de hoy, no es más que el inicio, es el principio.

Y, por eso, quiero dar las gracias de todo corazón al Presidente, porque tu amistad, el hecho que nos hayas recibido con tanta calidez, todo esto constituye la mejor tradición de tu país y, sobre todo, se trata de una amistad y una recepción que nos llena de orgullo, porque nos hace comprender que juntos podremos construir mucho en las organizaciones multilaterales en las que trabajamos juntos.

Vamos a construir mucho, pero, sobre todo, para nuestros dos países.

Yo, también, me uno a ti en un brindis.

Me quiero acercar a la mesa, porque mi vaso se quedó en la mesa.

Y junto a ti quiero brindar en tu honor, en honor de tu trabajo.

Ya tengo mi vaso otra vez, me lo acaban de dar.

En tu honor, en honor de tu trabajo, de tu Gobierno y de tu país, y en honor de la amistad, sobre todo, entre Italia y México.