Muchísimas gracias.

Y muy buenos días a todas y a todos quienes nos acompañan en este evento.

Histórico día.

Y déjenme decirles que quiero, en primer lugar, saludar al Gobernador del Estado de Quintana Roo. Primera ocasión que tengo oportunidad de compartir, juntos, un evento público, pero también un evento histórico, señor Gobernador, por lo que aquí se ha expresado y que además trataré de referir de manera muy sucinta.

Quiero saludar a los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

A las autoridades del gobierno del Estado de Quintana Roo.

A mandos militares.

Mandos de nuestra Marina Armada de México, al Almirante Secretario, quienes asumen una tarea muy importante en lo que hoy estamos comprometiendo frente a los propios mexicanos y frente al mundo entero.

Y quiero saludar a este auditorio, particularmente a empresarios, a organizaciones civiles, a ONG’s, sus representantes, a prestadores de servicios turísticos, de aquí, de esta zona del caribe, que gentilmente hoy nos acompañan.

A quienes son anfitriones de este evento, en este enorme y bello hotel.

No le voy a hacer más promoción, don Pepe, pero muchas gracias por la hospitalidad.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Lo que hoy estamos aquí, celebrando, sin duda, tiene un significado histórico, en términos del compromiso que México está asumiendo para cuidar su mar territorial, para declarar Zonas Naturales Protegidas, tanto en el mar como en tierra.

Y lo que hoy estamos declarando es la mayor extensión que nunca antes se haya declarado por parte de un Gobierno, precisamente asumiendo nuestra responsabilidad con la protección y cuidado del medio ambiente.

Éste es un paso histórico en la definición que hoy toma el Gobierno de la República para preservar zonas marinas, para preservar zonas terrestres. Y, realmente, asumir con toda responsabilidad los compromisos que hemos hecho ante Naciones Unidas e, incluso, ir más allá de ello.

Y esto no hace sino, realmente, comprometer la responsabilidad que tiene esta generación para asegurarse que ésta y futuras generaciones tengan un mejor espacio donde vivir.

Aquí hemos escuchado lo que, quienes me han antecedido en el uso de la palabra, particularmente, el señor Almirante Secretario refería, en cómo ha cambiado, al final de cuentas, el clima, la altura de nuestros mares, el sobrecalentamiento global.

Y la ciencia nos deja ver, el análisis experimental y científico nos deja ver que, efectivamente, los hombres hemos sido responsables del sobrecalentamiento global.

La actividad que hemos impulsado, particularmente, del orden económico, sin respeto a nuestro medio ambiente, nos ha llevado a tener hoy condiciones de sobrecalentamiento global, y que ponen en riesgo el futuro sobre el mundo que habrán de vivir las futuras generaciones.

Por eso, es importante que desde hoy asumamos, a partir del conocimiento científico, de la aplicación de ese conocimiento científico, de lo que los expertos y científicos nos dejan conocer ha ocurrido en el mundo y las últimas décadas, y en los últimos cientos de años, lo que quizá antes se desconocía, porque no había esta capacidad de llevar la ciencia aplicada a este conocimiento y a este saber, hoy sí lo podemos definir y tener claramente señalado.

Por eso, hoy más que nunca a esta generación nos obliga moralmente y éticamente asumir una mayor responsabilidad frente al mundo que queremos tener el día de mañana.

Quizá no alcancemos a verlo nosotros como generación, pero sí de lo que hagamos ahora dependerá el futuro y la calidad de vida que tengan las futuras generaciones.

Y creo que en este espacio vale la pena tomar plena noción de lo que tenemos como país.

Somos una Nación privilegiada, porque nos bañan los mares del Pacífico, del Atlántico, del Caribe.

Tenemos una extensión marítima que vale la pena dimensionar, si consideramos que somos el décimo cuarto país más grande del mundo, con casi dos millones de kilómetros cuadrados.

Nuestra superficie marítima, nuestra zona económica exclusiva, es de más de tres millones de kilómetros cuadrados, tres millones 150 mil kilómetros cuadrados. Esto es 1.6 veces más nuestra extensión territorial.

Por eso la relevancia y trascendencia que tiene la participación que realiza nuestra Marina Armada de México para cuidar, preservar y brindar apoyo, primero, para preservar nuestra soberanía, pero también para cuidar de toda esta enorme extensión que tienen nuestros mares, de más de tres millones de kilómetros cuadrados.

Si advertimos que sería difícil, como ya lo es, el poder cuidar nuestra extensión territorial, de más de dos millones de kilómetros cuadrados, que no lo será el cuidar de nuestros mares en esta extensión de más de tres millones de kilómetros cuadrados.

Esto exige que además la sociedad, que además quienes realizan actividad productiva en nuestros mares, también asuman responsabilidad; nuestros pescadores, quienes explotan nuestros mares, que lo hagan con sentido de responsabilidad, de manera sustentable, es decir, cuidando de nuestros mares, teniendo una explotación de ellos sustentable, responsable, y que este actuar genere esta sinergia para asumir nuestra responsabilidad para con México mismo y para el con el mundo.

Esto es, precisamente, lo que hoy estamos haciendo en el marco, además, de la celebración de esta Conferencia de las Partes a la que convoca Naciones Unidas, y que México se distingue y nos enorgullece el ser sede de esta Conferencia de las Partes, la 13ª que se realiza en el mundo, y que hoy está teniendo lugar aquí, en México.

Hoy habremos de tener, como lo señalaré en el próximo evento, entre cinco mil y 10 mil visitantes de distintas partes del mundo, que no vienen a hacer turismo, vienen a hablar, vienen a compartirnos experiencia: expertos, científicos, representantes de diferentes gobiernos, para precisamente asumir nuestra responsabilidad con el cuidado del mundo.

Lo que hoy hemos aquí decretado, déjenme ser muy puntual, es cuatro nuevas Áreas Naturales Protegidas, por eso los cuatro decretos que he firmado, y cinco más que son zonas de salvaguarda, por eso el número de nueve decretos que el día de hoy estoy firmando.

Vale la pena destacar que estos, sobre todo las nuevas Áreas Naturales Protegidas, los cuatro decretos, tres de ellas se refieren al patrimonio marítimo que se declaran como reserva de la biósfera; las Islas del Pacífico y sus aguas adyacentes, en la costa occidental de los estados de Baja California y Baja California Sur, con una extensión de 1.2 millones de hectáreas.

El Pacífico Mexicano Profundo para que, en una gran franja marítima por debajo de los 800 metros de profundidad, de va desde Chiapas a Nayarit y el área alrededor del Archipiélago de Revillagigedo, en casi 58 millones de hectáreas.

Y en el caribe mexicano, señor Gobernador, acá donde está la Península de Yucatán y donde está el Estado de Quintana Roo, la mayor parte de la superficie marítima frente a la costa de Quintana Roo, se protegerá el 50 por ciento, el mayor sistema de arrecifes mesoamericano.

Esto es lo que hoy estamos decretando, además de las cinco nuevas zonas de salvaguarda, en donde se prohíbe la exploración, extracción de hidrocarburos; por eso, quedan preservadas estas zonas como zonas de salvaguarda.

Pero, qué sentido y significado tiene lo que hoy estamos decretando. 

Es la máxima superficie que alguna vez se haya decretado, que Gobierno alguno en el pasado hubiese decretado, prácticamente estamos triplicando la Zona Natural Protegida, tanto marítima como terrestre, que anteriormente tenía nuestro país. La estamos triplicando.

Hoy, estamos decretando la protección de 65 millones de hectáreas. Con ello, estamos llegando a 91 millones de hectáreas protegidas: 70 millones que protegen nuestras zonas marinas y 21 millones nuestras zonas terrestres.

Con ello, nos hemos unido al reducido grupo de países que han cumplido la Meta de Aichi, que era originalmente, o la meta ahí trazada, era una protección de la superficie marina del 10 por ciento.

Nuestro país, con los decretos que hoy se están firmando, estamos superando esta meta, alcanzando 23 por ciento de nuestras zonas marinas protegidas, más del doble.

Y México también se comprometió a lograr que el 17 por ciento del territorio nacional sea Área Natural Protegida para el año 2020.

Seguiremos trabajando para poder lograr esta meta. Hoy, casi el 14 por ciento ya de la zona terrestre está declarada como protegida.

Y esto demanda y exige un trabajo corresponsable, repito, entre las autoridades y quienes realizan actividades productivas, en cualquiera de estas zonas terrestres que habremos de decretar como protegidas.

De tal suerte, que yo me congratulo de estar en este escenario, bellísimo escenario aquí, del Caribe, en este estado, señor Gobernador de Quintana Roo, haciendo esta Declaratoria de Áreas Naturales Protegidas, repito, la mayor que se haya hecho por parte de algún Gobierno en cualquier otro momento.

Pero que, más allá de ello, que si bien, por sí mismo, resulta relevante y trascendente, lo más importante es que el Gobierno y la sociedad mexicana estamos asumiendo un compromiso serio, firme y muy decidido para hacer nuestra contribución, como Nación que forma parte de este mundo global, como una Nación que se compromete con la preservación y cuidado de nuestro medio ambiente; que declara zonas marítimas y zonas terrestres como protegidas, para hacer una importante contribución a la preservación y cuidado de nuestro medio ambiente, y asegurar que las futuras generaciones tengan calidad de vida en el mundo que les toque vivir.

A quienes hoy nos acompañan: gracias por ser testigos, por ser protagonistas y ser aquí, hoy, participantes de esta firma histórica de estos decretos que, sin duda, dejan ver el compromiso que México tiene frente a sí mismo y frente al mundo entero en materia de respeto y cuidado a nuestro medio ambiente.

Muchísimas gracias.