Muchísimas gracias.

Y muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este evento.

Quiero saludar, particularmente al señor Gobernador del Estado de Michoacán, a quien le agradezco siempre su hospitalidad, pero, sobre todo, la claridad con la que ha expuesto aquí, el gran problema estructural que Michoacán tiene; y el reconocimiento que hace también a esta coordinación y suma de esfuerzos que hay entre el Gobierno de la República y el gobierno de su estado.

Estos son parte de los grandes retos y desafíos que todos los gobiernos, no importando el orden, sea Federal, estatal o municipal, enfrentan cada tiempo. Y, que, sin duda, la suma de voluntades y la buena coordinación hará posible que se supere cualquier reto, cualquier desafío y cualquier adversidad.

Gracias por su calidez y muchas gracias por su hospitalidad, señor Gobernador.

Muchas gracias.

Junto con él, quiero saludar a todas las autoridades aquí presentes del Gobierno de la República, del gobierno del Estado de Michoacán, de los gobiernos municipales, que están aquí hoy presentes.

A nuestras autoridades militares, que también aquí hoy nos acompañan.

A Legisladores Federales.

A empresarios de la construcción.

A Camineros y, especialmente, quiero saludar a toda esta gran representación que se da cita en este evento de la sociedad michoacana, a quienes son parte de la sociedad civil, a jóvenes estudiantes de distintos sectores.

Gracias por su presencia.

Y gracias a Alicia, que ha sido la voz que ha hablado el día de hoy, por parte de todos ustedes.

Muchísimas gracias por acompañarnos.

Me motiva muchísimo estar, en primer lugar, una vez más aquí, en Michoacán, para inaugurar esta importante obra de comunicación, en el marco de la inauguración de distintas obras que hemos realizado desde la semana y esta misma semana, en importantes obras de infraestructura vial: nuevas autopistas, nuevas carreteras que, sin duda, dejan ver cómo México se está moviendo; cómo México está avanzando en el desarrollo de una mejor infraestructura y en su modernización.

Todo esto habrá de deparar mayores inversiones productivas, la generación de más empleos, lo que nos está permitiendo ya alcanzar, al día de hoy, cifras históricas en la generación de empleo.

Y esto motiva, enorgullece y, sobre todo, nos alienta a seguir trabajando, a redoblar el paso, para que varios de los proyectos de infraestructura que tenemos concebidos, que hemos planeado realizar, que hoy se están ya materializando, realmente, en el esfuerzo de esta Administración, se lleven a cabo y se concluyan en el tiempo y en la forma en la que está previsto.

Ésta es una obra, sin duda, relevante. Creo que el video que hemos, hace momento, visto y que se ha proyectado, deja ver, primero, la trascendencia e importancia y la magnificencia de esta gran obra, de más de 63 kilómetros, que no sólo conecta a Cuitzeo y a Pátzcuaro, sino que se convierte auténticamente en un macrolibramiento de Morelia.

Ésta gran ciudad, que ya tiene una población del orden de un millón de habitantes, para quienes tenían que transitar entre esta región del estado y hacia otras partes, particularmente, en el Pacífico, hacia Lázaro Cárdenas, tenían que entrar a la Ciudad de Morelia.

Hoy lo podrán evitar, y podrán hacerlo de manera mucho más rápida y más segura, generando menos congestionamiento de tráfico en la Ciudad de Morelia y en su Zona Conurbada. Y hará posible que este tránsito fluya de manera, repito, mucho más rápida y más segura. Nos vuelva más productivos.

Y todos los productos que se comercian, y toda la producción industrial que, también, se genera en esta zona pueda llevarse de un lugar a otro de manera mucho más rápida y de manera más eficiente.

Esta obra no sólo comunica a estos dos importantes del Estado de Michoacán, sino, repito, se convierte en un gran macrolibramiento de la Ciudad de Morelia.

Por eso, celebro estar hoy aquí. Celebro que esta obra, como las otras que he venido inaugurando, tienen dos importantes coincidencias.

Primero, son dos obras que se están, o son obras que se han entregado en dos entidades, gobernadas por gobernadores de origen partidario distinto al que está hoy en el Gobierno Federal.

Tanto en el Estado de Puebla y hoy aquí, en Michoacán, que es donde hemos entregado obras, son entidades gobernadas por un partido distinto del que está en el orden federal.

Y esto deja ver que, para el Gobierno de la República, y lo vuelvo a subrayar, no hay distingos. La única meta, la única tarea, la única misión que tiene trazada el Gobierno de la República es la de suma de esfuerzos; es la de hacer equipo con todas las autoridades. Sin importar cuál sea su origen ideológico o partidario, lo importante es que podamos servir de mejor manera a la sociedad.

Y que, si sumamos esfuerzos, sumamos recursos y voluntades, sí es posible, como lo estamos acreditando en las obras que se han entregado, avanzar en la construcción de una mejor Nación.

Por eso, mi reconocimiento hoy, particularmente, al gobierno del Estado de Michoacán por esta coordinación y esa voluntad política manifiesta para hacer equipo en favor de los michoacanos.

Y algo que yo quiero destacar, y lo vuelvo a señalar, porque quienes nos acompañan, particularmente los medios de comunicación, la fuente, y por tal son todos los periodistas que me acompañan y acompañan siempre al Presidente de la República a sus distintas giras que realiza, al interior del país y en las propias actividades que realizó allá, en la Ciudad de México, la capital del país, podrán decir que se vuelven casi cotidianas, casi regulares estas inauguraciones. Y qué bueno que así sea.

Hoy quizá la nota sería, que no lo va a ser, amigos de los medios de comunicación, no lo va a ser, el que hubiésemos dicho que el Gobierno de la República se sale y se retira de Michoacán.

Esa sería, quizá, la mejor nota para ellos. Quizá la que llevarían sus encabezados en los distintos medios de comunicación, si el Gobierno de la República decidiera salirse de Michoacán y dejar solo al gobierno del Estado Michoacán. Y esa pareciera, entonces, ser la buena nota para ustedes. Pero no se las voy a dar.

La buena nota, que sí es para Michoacán, la buena nota, y hoy aquí vengo a reiterarlo, a reafirmarlo y a comprometerlo públicamente, es que el Gobierno de la República, el Gobierno Federal habrá de acompañar, seguirá acompañando y habrá de reforzar su acompañamiento con el Estado de Michoacán y con las autoridades locales para beneficio de todos los michoacanos.

Muchas gracias, señor Gobernador. El señor Gobernador, gracias Gobernador.

Déjenme decirles que el Gobernador de Michoacán nos ha descrito en su mensaje de bienvenida el escenario complejo que está enfrentando su administración, particularmente en hacer valer y, sobre todo, aplicarse plenamente la Reforma Educativa y que no es el único estado, hay otras entidades en las que ha habido naturales resistencias, que, déjenme decirles, se entienden.

Porque cuando se rompe con un modelo que ya llevaba muchos años, pero que al final de cuentas no estaba garantizando la calidad en la educación que está recibiendo la niñez y juventud de nuestro país, era necesario cambiarlo. Era necesario hacer un cambio de fondo y de raíz.

Y eso fue, precisamente, el alcance de las varias reformas, pero una particularmente, que es la Reforma Educativa.

Y aquí hay un compromiso firme y decidido porque esta Reforma Educativa se aplique plenamente aquí, en el Estado de Michoacán, y en todas las entidades federativas.

Para quienes ofrecen resistencia, lo único que están prometiendo para sus sociedades es el rezago y el retraso.

Y creo que eso no es lo que merecen estados como Michoacán, ni como Chiapas, ni como Oaxaca. Lo que merecen es avanzar, es incorporarse al desarrollo que vive el resto del país.

No podemos seguir viviendo en dos realidades, en dos Méxicos: Uno de progreso y desarrollo, y uno que tiene mayor rezago.

Y la clave o el punto central para impulsar el desarrollo de estas sociedades está precisamente en la educación.

Por ello, yo celebro la firme decisión que tiene el gobierno del Estado de Michoacán, y en donde no habremos de dejarle solo, para que realmente se materialice y se implemente plenamente la Reforma Educativa, que es para beneficio de la niñez y juventud de nuestro país.

Lo segundo, señor Gobernador, tiene usted toda la razón. Y por eso, en el pasado, impulsamos una intervención directa desde el Gobierno de la República para hacerle frente al complejo reto y desafío de la inseguridad, que asola al Estado de Michoacán.

Esta inseguridad se ha revertido, pero no por ello significa que se haya corregido este ancestral o ya problema de varias décadas, pero que estamos resueltos a hacerle frente.

Hoy, le quiero comprometer aquí, como ha venido ocurriendo y habremos de reforzar el apoyo del Gobierno de la República, tanto de la Policía Federal como de la presencia de efectivos de nuestras Fuerzas Armadas, para apoyar los esfuerzos propios que realiza su Gobierno, y que nos permita realmente devolverle tranquilidad, particularmente a algunas zonas muy específicas del Estado de Michoacán, que viven todavía en condiciones de inseguridad.

Trabajemos en equipo para darle seguridad y tranquilidad a los michoacanos.

Y en un tercer tema. Todos los gobiernos enfrentamos siempre el desafío de no contar a veces con los recursos económicos suficientes para atender todas las demandas sociales.

Esto un reto que nos es común. Es la constante en todos los gobiernos.

Algunos suponen, y hay que quizá ser bien precisos, suponen o se puede presumir que en los gobiernos tuviéramos casi un barril sin fondo, una bolsa de la que puede salir todo el dinero que sea necesario. Y no es así.

Déjeme, primero, decir que los recursos públicos vienen del pueblo. Es a partir de sus contribuciones, en los impuestos que pagan, que se genera esta gran bolsa de recursos para ser administrados por los gobiernos.

Y eso exige que los gobiernos, como hoy está cambiando, y como hoy estamos imponiendo también nuevos paradigmas en favor de la transparencia y del combate a la corrupción. Pero, junto con ello, es cierto, los recursos a veces resultan insuficientes. Y ahí la necesidad de definir las prioridades: qué es más importante hacer antes y después, cuando haya más recursos, lo que sea para después.

Pero en esta tarea estamos sumados. Lo he platicado para el caso muy particular de Michoacán, lo he platicado para el caso de distintas entidades federativas, el cómo el Gobierno de la República puede apoyarles, a través del diseño de mecanismos financieros que les permitan, en algunos casos, reestructurar sus propias deudas, poder lograr un financiamiento a mayor plazo y en mejores condiciones financieras; el cómo podemos hacer suma de recursos.

Vamos a tener el próximo año, y eso lo sabemos todos y creo que hay una gran sensibilidad, que yo debo de apreciar, un año difícil en términos de gasto público.

Y lo quiero señalar, hay una razón central, porque los ingresos de los que dependía y todavía depende en forma importante los gobiernos, que son los ingresos petroleros, han caído, han disminuido, porque el precio internacional del petróleo se ha caído también.

Eso nos lleva a construir un mecanismo de protección a la estabilidad económica, créanme que lo más sano, lo más importante es cuidar la estabilidad de nuestra economía.

Hoy hay generaciones que quizá no hay manera que la tengan, memoria, porque no les tocó vivir esos tiempos, pero quiero solo traerlos aquí a cuenta de cuando el país vivió escenarios verdaderamente complejos en los años 70, particularmente, en los años 80, en donde realmente enfrentamos lo que nadie o muchas de estas nuevas generaciones no les tocó vivir.

Cuando la inflación que se presentaba cada año era de casi el 200 por ciento, cuando la revisión de los salarios se hacía cada tres meses, porque realmente vivíamos una crisis, dada la gran inestabilidad económica que entonces el país estaba enfrentando.

Y es a partir de hace, del orden de 20 años, que se ha actuado con responsabilidad, que hoy tenemos un Banco Central autónomo, que ya no depende del Gobierno Federal, que dicta la política monetaria y que el Gobierno Federal simplemente la asume y la respeta.

Y donde, junto con otras acciones, nos han llevado a actuar con esmero y empeño en favor de la responsabilidad en el manejo hacendario, precisamente, para preservar lo más importante: la estabilidad económica, que asegure estabilidad en la economía de las familias mexicanas.

Éste es el gran reto y el gran desafío. Y, por eso, estamos hoy cuidando, de manera muy preventiva, de manera advirtiendo, más bien, este escenario mundial, que no es privativo de México, es un escenario que viven todas las economías del mundo de desaceleración en sus economías, de falta de crecimiento, eso nos lleva a actuar con responsabilidad.

Y, por eso, estamos previendo para el próximo año un ajuste y un recorte en el gasto que el Gobierno deba de hacer al tener, también, menores ingresos.

Yo lo he explicado de forma, o queriéndolo explicar de forma sencilla, es como ocurriría en cualquier hogar. Cuando en un hogar y en una familia los ingresos decaen, no pueden, entonces, girar la condición o el ritmo de vida de una familia, a partir sólo del crédito o de cargarle todo a una tarjeta de crédito, porque, al final de cuentas, eso llevará a que haya un sobreendeudamiento, a que haya menos crédito para la familia, a que haya menos gente dispuesta a prestarle a esa familia.

Eso que pasa en un espacio de una familia es igual para una Nación. Las naciones, quizá, con razones mucho más complejas, pero es exactamente lo mismo, y es lo que estamos cuidando.

Pero, bueno, me he extendido en esa explicación sólo para decirle al señor Gobernador del estado.

Señor Gobernador:

Sí le vamos a apoyar, en alcance a nuestras capacidades, a lo que nos impone el escenario próximo, del próximo año, pero creo que encontraremos la forma de poder apoyarle al fortalecimiento financiero de esta entidad ante el reto que está enfrentando.

Amigas y amigos:

Yo con esto concluyo. Agradeciéndoles la presencia de todas y de todos, el que me acompañen, el que sean cálidos en su recibimiento.

Y, finalmente, Alicia. Alicia ya me dio las gracias de la obra que todavía ni siquiera comprometemos. Pero con eso cómo le podemos decir que no, y además son sólo tres kilómetros.

Entonces, vamos a apoyar tu comunidad, Alicia.

Aquí dejo hecho el compromiso público, como si lo firmara públicamente, y aquí está el señor Secretario de Comunicaciones y Transportes, a quien le dio la instrucción para que se asegure que esos tres kilómetros que Alicia nos ha pedido el día de hoy, para comunicar dos lugares de su comunidad, se realicen lo más rápido posible.

Y para que me encuentre a Alicia en una próxima visita aquí, a Michoacán, y entonces ya no me dé las gracias por anticipado, sino me diga: obra concluida. Se ha cumplido con el compromiso.

Amigas y amigos de Michoacán:

Muchas gracias por su hospitalidad. Que estén muy bien.

Y sigamos haciendo equipo para trabajar por una mejor Nación.

Muchas gracias.