Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Gobernador del Estado de Oaxaca, muchas gracias por su hospitalidad.

Al tiempo que saludo a la Gobernadora y Gobernadores aquí presentes.

Al señor Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

A los señores Gobernadores electos de distintas entidades, muy próximos a asumir su responsabilidad como Gobernadores.

Saludo a toda la distinguida concurrencia.

A las y los Legisladores Federales.

Servidores públicos de los distintos órdenes de Gobierno.

Señores representantes de los medios de comunicación:

En este espacio, he tenido oportunidad de dialogar ampliamente, previo a esta Reunión Plenaria, con los señores Gobernadores y el señor Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, para dar el peso específico y, sobre todo, para reconocer que la Conferencia Nacional de Gobernadores y estos encuentros reflejan la vitalidad de nuestro Federalismo.

Y que es a partir de ahí, en donde estamos claros y comprometidos en trabajar de manera muy coordinada, en los esfuerzos que despliega el Gobierno de la República y los gobiernos de las distintas entidades federativas, para poder servir de mejor manera a la sociedad mexicana.

Y que lo hacemos, a partir de la convicción de que es coordinándonos en propósitos comunes, en metas que trazamos de manera también conjunta, en proyectos que definimos también de forma conjunta, como podemos eficientar y ser más eficaces en el trabajo que llevamos a cabo.

En este espacio, me he permitido expresarles reconocimiento a los gobiernos estatales por haber apoyado y respaldado la aprobación del presupuesto, del paquete presupuestal para el ejercicio 2017, reconociendo que es un presupuesto que considera un ajuste en el gasto público, particularmente, en el esfuerzo que habrán de realizar las entidades del Gobierno Federal, en un ajuste casi del 20 por ciento, 19.1 por ciento menos del ejercido durante el año 2016.

En lo que hace a las entidades federativas, les hice saber que, como ellos lo saben, el ajuste en su conjunto que tendrá el gasto en las entidades federativas será de apenas el 0.4 por ciento. No obstante, que se habrán de incrementar participaciones y aportaciones del orden del 5.9 por ciento.

Esto nos convoca a que todos hagamos un ejercicio al interior de los gobiernos, en ambos órdenes, para que con menos recursos podamos seguir atendiendo particularmente los programas que son de atención a los sectores más vulnerables, a los sectores más desprotegidos y a mantener los programas que, al final de cuentas, tienen un impacto social mucho más relevante en nuestras sociedades.

Hablamos del tema de seguridad.

Reconocí que la coordinación como una de las variables, como uno de los ejes de la política, que en materia de seguridad ha venido impulsando el Gobierno de la República, advertimos la necesidad de mantenernos coordinados, de trabajar focalizando esfuerzos en aquellos lugares y en aquellos municipios, en donde hemos observado una tendencia que se ha revertido, de aquella que venía a la baja, una tendencia nuevamente a la alza, en ciertos municipios, y donde hoy estamos dirigiendo una estrategia compartida, coordinada, y específica.

La verdad es que, en los primeros cuatro años de esta Administración pudimos observar una tendencia decreciente, en la comisión de distintos delitos, tanto del orden Federal, como en el ámbito del fuero común.

Pero también reconocimos que durante este año 2016, observamos una reversión de esta tendencia y hoy estamos comprometiéndonos a sumar esfuerzos, para que nuevamente podamos mantener esta tendencia decreciente en la comisión de delitos.

Hablamos de la vigencia que hoy tenemos de un nuevo Sistema de Justicia Penal, de la implementación de este modelo, que significa romper con un antiguo modelo, paradigma, que tuvimos en México por más de cien años, y que en su implementación, que debemos asegurarnos sea eficiente y realmente procure la auténtica justicia que demanda la sociedad mexicana, podamos, a partir de la experiencia que estemos teniendo en la aplicación de este instrumento, de eventual enriquecimiento y ajuste a este orden legal de este sistema, para poderlo fortalecer y asegurar, realmente, que cumpla con el propósito trazado de tener una justicia mucho más expedita, sobre todo, más transparente y que realmente cumpla con el propósito de la misma.

En otro orden de ideas, debo reconocer que tuve oportunidad de recoger los distintos planteamientos y, sobre todo, los compromisos que han asumido los gobernadores en distintos temas.

Vale la pena destacar, entre ellos, el que tiene que ver con el cumplimiento a los Objetivos para el Desarrollo 2030, planteado por Naciones Unidas.

Definieron crear una Comisión Técnica que dé seguimiento a cómo los estados pueden avanzar en los objetivos trazados en la Agenda del Desarrollo 2030, y cómo habrán de cumplirse los mismos.

También, celebro el compromiso que han asumido para definir políticas, también muy específicas, en las distintas entidades federativas, incluso, dando paso a la creación de una Comisión sobre Desarrollo e Inclusión de Personas con Discapacidad, habla del compromiso que todos estamos haciendo en el ámbito Federal y en el ámbito local para, realmente, hacerle frente y, sobre todo, atender a los sectores de nuestra sociedad que enfrentan algún tema de discapacidad.

También, hablamos de las diferentes condiciones financieras que viven las distintas entidades federativas, particularmente algunas que lo han expuesto de manera pública en este espacio.

Con toda precisión, señalé que el Gobierno de la República está en amplia disposición para acompañar los esfuerzos propios que deben asumir los gobiernos de las distintas entidades federativas para hacerle frente a sus propios retos y desafíos en materia financiera.

El Gobierno de la República habrá de poner con toda transparencia y apertura los distintos mecanismos, las distintas vías y el apoyo, en términos de nuestras atribuciones y alcances que pueda tener nuestra capacidad, para apoyarles y respaldarles en el saneamiento financiero de las entidades federativas que así lo demanden.

Finalmente, antes de decir finalmente, también, dejé muy en claro en este tema que recién he referido, que el Gobierno de la República no puede sustituirse, ni reemplazar lo que está en alcance a las atribuciones y responsabilidad propia que tiene cada uno de los gobiernos estatales.

El Gobierno de la República tiene capacidades y tiene alcances limitados.

Que el Gobierno de la República, repito, no podrá sustituirse en lo que hace a la tarea y responsabilidad propia que tiene el gobierno de cada entidad federativa.

Y que es cierto, todo gobierno, y más cuando se dan los relevos dentro de nuestra democracia, sin duda, se asumen desafíos, retos, en todos los ámbitos, y uno de ellos es en el tema financiero.

Pero, al final de cuentas, el Gobierno de la República acompañará con amplia disposición los esfuerzos propios que realice cada entidad federativa.

Y, finalmente, el tema que fue una constante en la inquietud expresada casi por todos los gobernadores de las entidades federativas en la reunión privada que sostuvimos. Lo que habrá de deparar a nuestro país, a partir, sin duda, de una nueva etapa en la relación entre México y los Estados Unidos.

Como lo he señalado ya en otros espacios, el Gobierno de la República habrá de privilegiar el diálogo como ruta para construir una nueva agenda de trabajo en la relación bilateral.

Son muchas las inquietudes que hoy se presentan y que hoy se sienten en distintos ámbitos de nuestra sociedad, en los propios gobiernos estatales, pero el Gobierno de la República está resuelto y está trabajando, a través de la vía del diálogo, para definir cuál será la agenda en la temática que tenemos que construir con la relación, con el nuevo gobierno electo de los Estados Unidos.

Lo haremos, repito, a través del diálogo, con una visión pragmática, que incorpore los intereses compartidos de ambas naciones. Siempre en defensa de los intereses nacionales, cuidando los derechos de nuestros connacionales que viven en los Estados Unidos y que ya son parte, y que se han integrado de forma alguna al desarrollo de esa nación, y que también contribuyen desde allá al desarrollo de nuestro país.

Estamos resueltos a hacer del diálogo y de la política la vía para sostener una relación de respeto mutuo, armoniosa y constructiva entre México y los Estados Unidos.

Finalmente, quiero felicitar al Gobernador de Oaxaca por haber encabezado durante ya todo este tiempo, desde febrero, según se daba cuenta en este video, desde la última reunión plenaria de esta conferencia, realizada en Toluca, hasta ahora, el haber llevado la representación de la Conferencia Nacional de Gobernadores en distintos foros, en distintos ámbitos, de dejar sentir la voz de los gobernadores.

Felicitarle por el trabajo realizado y, al mismo tiempo, felicitar y desearle el mayor de los éxitos al Gobernador del Estado de Morelos.

Sé que trae pensado y planeado imprimirles un particular acento a los trabajos de la Conferencia Nacional de Gobernadores. Le deseo el mayor de los éxitos.

Y como lo saben, la Gobernadora, los Gobernadores y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, en el Gobierno de la República encontrarán siempre amplia disposición, particular interés para apoyarles y respaldarles, porque tiene claro el Gobierno de la República que, cuando a las partes de nuestra Federación les va bien, le va bien a todo México.

Deseamos que cada entidad federativa alcance sus propios éxitos y la concreción de los proyectos que tiene fijados por delante.

Y que el Gobierno de la República estará, repito, en esta disposición para acompañarles y sumarse a esos esfuerzos que permitan, al final de cuentas, hacer del esfuerzo conjunto y compartido, la Nación que entre todos estamos modelando: Un mejor México para beneficio de nuestra sociedad.

Muchísimas gracias.

Dicho lo anterior, me resulta muy grato declarar clausurada esta 51 Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores, en la que refrendamos la unidad de esfuerzos en favor de todos los mexicanos.

Felicidades y muchas gracias.