Esta es una reunión un tanto inusual, por la forma en que se ha de llevar a cabo.

En primer lugar, quiero, nuevamente, dar la más cordial bienvenida a quienes representaron a México, quienes formaron parte de la delegación deportiva que participó en estos Juegos Olímpicos de Río 2016.

No hace mucho tuvimos oportunidad de encontrarnos, no en este mismo espacio, pero sí aquí, en Los Pinos, precisamente para hacer el abanderamiento formal, poner en sus manos nuestro Lábaro Patrio, y encomendarles, justamente, el que llevarán una digna representación de México.

Y hoy he querido tener el gusto y, sobre todo, la gran alegría de volver a encontrarme con ustedes, y de expresarles en nombre de todo México nuestro más amplio reconocimiento y toda nuestra gratitud por la representación que llevaron de nuestro país a esta justa deportiva, y por haber alcanzado logros importantes.

En una justa deportiva que, sin duda, siguieron la gran mayoría de los mexicanos, en una competencia que fue cerrada, y que también generó enormes polémicas, debates y, a veces, ciertos grados de inquietud y frustración, porque no lográbamos mayor número de medallas.

Hoy estoy aquí no sólo para reconocer a quienes lograron una presea, a quienes alcanzaron una medalla, sino a cada una de ustedes, mujeres y hombres, jóvenes todos, que participaron con enorme entusiasmo y dando lo mejor de sí en esta competencia; dando todo su coraje, toda su entrega y todo su empeño, precisamente, para destacar en esta justa deportiva.

Y yo tengo que decirles, como Presidente de México, que me siento muy orgulloso, muy orgulloso del desempeño que ustedes han tenido, de todo lo que hicieron y que, sin duda, hoy alcanzamos, si bien no todas las medallas que como país siempre nos proponemos, sí es cierto que tuvimos avances importantes.

Antes de poder hacer una breve referencia al número de medallas, quisiera yo escuchar un poco algo de lo que ha sido su experiencia. Hoy están aquí funcionarios del Gobierno de la República, está el Presidente del Comité Olímpico Mexicano, están el señor General Secretario de la Defensa Nacional y el señor Almirante Secretario de Marina.

Lo están porque cuatro de nuestros medallistas son parte de nuestras Fuerzas Armadas, y eso, sin duda, proyecta a México y proyecta la fortaleza de nuestras instituciones, y muy específicamente a nuestras Fuerzas Armadas.

Yo quiero, antes de pasar a un diálogo que me gustaría tener con ustedes, poder escucharles en lo que fue su experiencia, y después hacer un recuento de los logros que hemos alcanzado, quiero que, entre todos, nos demos un aplauso, les demos a ustedes, les tributemos un fuerte aplauso por su logro, por su participación, y por todo el coraje que pusieron para llevar dignamente la representación de México en Río 2016.

Quiero que sepan que estuve muy atento a su desempeño y que sus historias de vida nos inspiran. Déjenme sólo hacer referencia a algunos puntos muy particulares que tengo aquí preparados.

Hay miles de gimnastas en México que darían todo por estar en unos Juegos Olímpicos, como lo logró Alexa Moreno.

Alexa:

Tú llevaste la representación de México con gran dignidad, Alexa, y mostraste tu capacidad, tu talento y, de verdad, muchísimas felicidades.

Diego del Real:

Diego, que nos sorprendiste con tu lanzamiento de martillo. México tenía años de no destacar en esta justa; nos quedamos así, de obtener una medalla, pero acreditaste cómo sí se puede y hoy alcanzaste un peldaño que yo espero en la siguiente justa deportiva nos ponga en un lugar de medallas.

Felicidades.

Muchas felicidades, Diego del Real.

De igual manera, a las integrantes del equipo de esgrima.

Y Tania.

Tania. En su valiente justa en cuartos de final, en una disciplina en la que tampoco habíamos tenido grandes desempeños y hoy ustedes, con gran valor y valentía, tuvieron este desempeño.

Yo debo decirles que millones de mexicanos nos emocionamos y celebramos con todos ustedes.

Para la gran mayoría era la primera vez que sentían el peso y la responsabilidad de representar a México en unos Juegos Olímpicos. La gran mayoría de ustedes, en lo que conformó una delegación numerosa, quizá la más numerosa que nos haya representado en una justa deportiva, era la primera vez que estaban en ese espacio de tensión, de presión, que representan unos Juegos Olímpicos, y era la primera vez que participaban.

En Río 2016 diversos atletas mexicanos se ubicaron, y esto es algo que hay que destacar, en la élite mundial del deporte; 16 de nuestros deportistas entre los mejores cinco, superando lo hecho en los últimos 20 años. 21 de ustedes entre los ocho primeros lugares del mundo.

Quiero, en particular, felicitar a nuestros cinco medallistas, comenzando por Misael Rodríguez, quien inició una buena racha al ganar la primera medalla de la Delegación Mexicana, con la medalla de bronce.

En un final cardiaco, Lupita González. Lupita González nos demostró nos demostró que no hay imposibles en la vida.

Éstas fueron las competencias que, debo decirles, yo estaba en medio de una reunión cuando me hicieron favor de pasar una nota que me decía que estaba en los últimos dos kilómetros, por concluir, nos paramos todos a ver y, bueno, logró la medalla de plata en caminata.

En los clavados, con gran emoción recordamos el cuarto salto de Germán Sánchez, que hizo la final y que rozó la perfección. Plata en la plataforma de 10 metros.

Cuando los ve uno de cerca, se ven diferentes que cuando están allá, en la televisión y en la pantalla. Pero me da mucho gusto, Germán. Felicidades.

Ismael, en esta disciplina en la que no habíamos tenido tampoco este desempeño anteriormente. Muchas felicidades por este gran esfuerzo y por este logro.

A María del Rosario Espinoza, que está a mi derecha, con tres medallas olímpicas ya María del Rosario.

Muchas felicidades.

Tuve oportunidad de hablar contigo. Felicidades por este logro.

Creo que nos sentimos de verdad muy contentos y muy orgullosos del éxito y el triunfo que han tenido nuestros medallistas, pero todos los de la delegación.

En medio de la polémica, del debate, del deseo de que obtuviéramos más medallas, yo quiero decirles de verdad y dejar constancia, en este evento, que su esfuerzo ha valido la pena, que ustedes han mostrado, cada uno de los integrantes de esta delegación el arrojo, el valor, el empuje, la disciplina, su esfuerzo, realmente, para dar lo mejor de sí.

Y aquí las cifras hablan por sí mismas.

Por supuesto que como país deseamos tener un mejor desempeño en futuras justas deportivas. Queremos alcanzar mayor número de medallas y obtener mejores lugares. Pero ustedes mostraron colarse en distintas disciplinas en donde anteriormente no destacábamos, en muy buenas posiciones.

Aquí está una élite de deportistas de orden mundial. Aquí están los mejores deportistas, o entre los mejores deportistas del mundo, en distintas disciplinas.

México se siente verdaderamente muy orgulloso de cada uno de ustedes, mujeres y hombres que forman parte de esta delegación. Una delegación muy joven que, repito, es la primera vez que participa en una Olimpiada, para la gran mayoría de ustedes y que, estoy seguro, que en las futuras justas deportivas, no sólo en lo que es la Olimpiada, que siempre es una gran meta, sino en las varias competencias que de aquí a entonces habrán de tener lugar y que les dará espacio de participación y de poder mostrar el talento y la capacidad que cada uno de ustedes tiene en estas disciplinas.

Yo quisiera abrir un pequeño espacio, porque quiero preguntarles cuál ha sido su experiencia. Y la razón de ello es porque mi deseo es que los mexicanos que nos siguen a través de los medios de comunicación puedan recoger de ustedes cuál ha sido su experiencia.

Y si me apuran, les preguntaría qué consideran qué es importante se pueda hacer en el deporte.

Yo, después de escucharles, quisiera tener algunas reflexiones; quisiera dar algunas indicaciones al Director de la CONADE, a Alfredo Castillo, para que asuma tarea en esto que viene hacia adelante, para que, sin duda, tengamos una convergencia de esfuerzos entre la CONADE y el Comité Olímpico Mexicano, para que realmente se puedan superar escollos, diferencias, y trabajemos en equipo.

Ustedes así nos lo enseñaron, así lo mostraron. Y de verdad, siéntanse bien orgullosos de esta participación que han tenido y de los logros que han alcanzado.

Yo quisiera, y esto no estaba preparado, porque no sé, quisiera escuchar a alguno de los medallistas. Pero antes quisiera escuchar a quienes eventualmente no lograron la medalla. Quisiera escucharles y, además, quisiera abrir un breve espacio para escuchar y casi lo dejo en una libre participación.

Me gustaría mucho escuchar a Alexa. Ale.

Ándale, Alexa, porque de verdad que soy de los primeros que condena y rechaza el enorme bullying y varias de las manifestaciones críticas que hubo en distintos espacios, sobre todo en las redes, contra una gran atleta como lo eres tú, contra una gran deportista y una gran gimnasta.