Muchas gracias.

Muy buenos días a todas y a todos quienes están reunidos en este espacio, pero particularmente a las niñas y niños que están aquí, en torno a esta rosca, que vamos a partir en un momento más. Pero lo queremos hacer.

Hace un momento tuvimos un evento que nos convocó con distintos propósitos, con varios motivos. Y uno muy especial es haber inaugurado un espacio de atención médica muy moderno, muy avanzado, esta Torre Quirúrgica del Hospital General de México, y donde las niñas y niños que están aquí hoy, con nosotros, están recibiendo atención médica, no necesariamente en esta torre, pero sí en este centro hospitalario, por razones diversas, enfrentando distintas enfermedades.

Pero, lo más importante, que ustedes, niñas y niños, son grandes guerreros. Están dando la batalla por curarse, por estar bien, por tener oportunidad de vivir, de crecer, de desarrollarse y son un ejemplo de lucha, de esfuerzo y, sobre todo, de gran empeño por superar la adversidad, momento difícil.

Nosotros, como Gobierno, lo que estamos haciendo es poner los servicios médicos, lo más avanzado, las mejores tecnologías y, sobre todo, al personal médico, enfermeras y enfermeros, médicos, que están al servicio de su salud.

Y aquí también reconocer el esfuerzo que los padres de familia realizan, quienes hoy nos acompañan. Reconocer que ustedes son parte de este esfuerzo y de esta lucha por cuidar de la salud de sus hijos, porque en ustedes está el empeño por traerlos, por ir y venir desde sus hogares a la atención médica que están recibiendo, para superar las distintas enfermedades.

Hoy, en este Día de Reyes, que es tradición de nuestro país, a propósito de los varios motivos que ustedes ya han conocido, nos han convocado a este Hospital General de México, es que he querido con ellos, con unos guerreros de vida, con niñas y niños que están dando la batalla por curarse, celebrar con ellos este Día de Reyes.

Celebrar con ellos esta rosca que vamos a partir y que deseo, lo más importante es desearles que en 2016 encuentren la recuperación de su salud, que realmente esta batalla que están dando, la ganen.

Sea un año de salud para ustedes, para la sociedad mexicana y que les depare todo lo mejor este año que está iniciando.

Muchas felicidades.

Me da mucho gusto saludarles.

Ver aquí los rostros de niñas y de niños que con gran esperanza están dedicando su esfuerzo a atenderse, a someterse a distintos procedimientos médicos, pero para lograr el estar sanos y, nuevamente, poder crecer y alcanzar sus sueños y anhelos.

Hoy, al partir esta rosca y al acompañarles, deseo que así sea.

Que tengan un gran año 2016, salud y una larga vida para todos.

Felicidades a todos, y vamos a partir esta Rosca de Reyes.