Su Majestad la Reina Margarita II de Dinamarca.

Su Alteza Real el Príncipe Consorte Henrik.

Excelentísimo señor Primer Ministro de Dinamarca.

Distinguidos integrantes de la Familia Real de Dinamarca.

Apreciados integrantes de las Comitivas Oficiales y del Cuerpo Diplomático acreditado en Dinamarca.

Distinguidos invitados especiales.

Señoras y señores:

Dice un proverbio danés que el camino a la casa de un amigo nunca es largo. En efecto, a pesar de la distancia geográfica, mexicanos y daneses nos sentimos más cerca que nunca.

Reflejo de ello es esta primera Visita de Estado de un Presidente mexicano a Dinamarca.

Este encuentro no sólo refrenda los lazos de amistad que hemos construido en este tiempo, también nos permitirá abrir nuevos espacios de diálogo e impulsar una cooperación más profunda hacia el futuro.

Los vínculos entre nuestras sociedades no son nuevos, se remontan a 1541, cuando el Fraile Jacobo Daciano llegó a tierras mexicanas, para iniciar su labor evangelizadora.

También es memorable el trabajo que realizó en suelo mexicano el reconocido arqueólogo Frans Blom, quien llevó a cabo importantes estudios etnológicos en la Selva Lacandona, en el Sureste mexicano.

Su Majestad la Reina Margarita II conoce el legado de ambos, y su labor filantrópica y cultural ha estado presente, justamente, en las regiones en que se desarrollaron sus trabajos.

Los mexicanos valoramos el afecto que la Familia Real de Dinamarca ha mostrado por México. Sus visitas en 2008, 2010 y 2013, nos han permitido conocerlos mejor y apreciar el interés que tienen por nuestra cultura.

Estos encuentros, que nos honran, también confirman la voluntad recíproca de estrechar nuestra amistad y fortalecer nuestra interlocución política para impulsar el intercambio cultural y artístico, e identificar nuevas áreas de colaboración.

Dinamarca es un país desarrollado, liderado por una gran mujer: la Reina Margarita II.

Gracias a su visión política y sensibilidad. usted, Majestad, cuenta no sólo con el cariño y amplio respeto de los daneses, sino también con su reconocimiento por su formación intelectual, su talento artístico y por estar siempre al servicio de su pueblo.

Su liderazgo internacional y su capacidad como factor de unidad entre los daneses, son reconocidos en el mundo.

Por todas estas razones, es un alto honor encontrarnos en este histórico palacio con Su Majestad, para estrechar aún más los lazos entre nuestras naciones.

Dinamarca es un país respetado, entre otras razones, por su sólida identidad cultural, por su ejemplar sistema de seguridad social, por la cobertura y calidad de sus servicios educativos, y por estar a la vanguardia en la generación de energías limpias.

Por su parte, México es un país moderno y en ascenso, que hoy está inmerso en un profundo proceso de transformación nacional.

Sin duda, la complementariedad de ambas sociedades ofrece una amplia gama de oportunidades de beneficio mutuo, que debemos aprovechar.

Su Majestad la Reina Margarita II:

Yo estoy convencido de que esta visita contribuirá, de manera decidida, al fortalecimiento de nuestros vínculos fraternos y a la edificación de un mejor futuro para nuestros pueblos.

La gran escritora danesa Karen Dinesen, en su relato el Festín de Babette, describió una cena espléndida en la que el tiempo se había fundido en eternidad.

Sepa, Su Majestad, que así consideramos esta cena, en la que brilla la amistad entre Dinamarca y México, y que quedará plasmada en nuestra memoria por siempre.

Con gran emoción, quiero pedir a los asistentes que me acompañen en un brindis por Su Majestad la Reina Margarita II, por Su Alteza Real el Príncipe Henrik, por nuestra relación bilateral, y por el bienestar de la sociedad danesa y mexicana.

Salud.