Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Gobernador del Estado de Colima.

Muchas gracias por su hospitalidad.

Saludo a las distintas autoridades aquí presentes del gobierno estatal, del Gobierno de la República, que están aquí presentes.

A dirigentes de distintas organizaciones empresariales que acompañan a don Antonio Suárez y a su familia en la inauguración de este barco. De este barco pesquero atunero que viene a renovar o es parte de la flotilla que habrá de renovarse en nuestro país.

Y como lo ha señalado don Antonio, va a permitir la producción, los siete barcos que estarán llegando, de más de 60 millones de latas de atún para consumo nacional y para exportación.

A mí me da mucho gusto saludar a los distinguidos invitados a este acto, pero, sobre todo, quiero saludar con especial afecto y con reconocimiento por su presencia, a la representación que está hoy aquí, de los miles de trabajadores de la pesca que trabajan en varias de las empresas atuneras que están iniciando este proceso de renovación de su flota, precisamente para fortalecer sus capacidades de producción.

Les saludo con gran respeto, con gran afecto.

Si me lo permite, don Antonio, a lo mejor le pido a alguna de las mujeres, porque son más mujeres que hombres los que veo que trabajan en esta empresa, que puedan darnos aquí algún testimonio de su experiencia.

Pero antes de ello, déjenme compartir con ustedes lo siguiente.

Primero. Les quiero ofrecer una disculpa, porque a lo mejor el tiempo de espera fue un poquito más largo de lo que esperábamos.

Venimos de Colima. Tuvimos un encuentro con organizaciones campesinas que, en otro ámbito, pero que tiene que ver con la producción de alimentos y con la mejora a las condiciones del campo.

Estuvimos escuchando varias expresiones de distintas organizaciones en lo que es su preocupación, sus inquietudes y, sobre todo, dejar muy en claro el compromiso que tiene el Gobierno para apoyar la actividad del campo nacional.

Ahora me encuentro aquí, con quienes se dedican a la actividad pesquera, quienes son parte de esta fuerza de nuestro país, de más de 82 mil embarcaciones, desde las más modestas, pequeñas hasta las más grandes, como este barco que hoy vamos a botar.

Y que ellos están dedicados a explotar los más de 11 mil kilómetros de litoral que tiene nuestro país. Más de dos millones 100 mil kilómetros de mar territorial que tiene México. Es más del doble del territorio nacional lo que representa nuestro mar territorial y en donde tenemos una gran riqueza y muchas variedades que explotar.

Más de mil 200 variedades, especies que pueden ser explotables y consumidas por el ser humano, consumidas por los mexicanos, y que además potencien a México como una potencia, como un país con gran fortaleza pesquera.

El atún, sin duda, es uno de los principales productos de consumo y de valor. Forma parte de la riqueza que genera nuestro país.

Y a mí me da mucho gusto que en este acto estemos atestiguando este paso tan importante que varios empresarios de la industria atunera de nuestro país están llevando a cabo, que acompañan este propósito y este esfuerzo transformador de México para liberar sus fortalezas, su potencial y mostrarse al mundo con su gran capacidad de generar riqueza y de ser un país de más desarrollo, que habrá de ocurrir así en los años por venir.

Esto es lo que queremos para México, el Gobierno de la República está dedicado a apoyar todos los sectores de nuestra economía, hacer una fiel interlocución de sus inquietudes, de sus experiencias, de todo aquello que pueda fortalecer, enriquecer las políticas que el Gobierno de la República lleva a cabo para realmente ampliar capacidades y lograr que México sea más productivo en distintos ámbitos.

No se trata de tomar decisiones o ejecutar políticas públicas desde el escritorio, en donde no escuchemos, sino, más bien, queremos todos los días, en un diario ejercicio, escuchar a representantes de los sectores productivos de nuestro país que orienten, modelen las políticas que estamos impulsando y que estamos instrumentando.

Don Antonio:

Yo le quiero felicitar porque sé que usted llegó de España, pero ya es más mexicano que el nopal, ya es más mexicano que el atún que usted seguramente pesca en los litorales de Colima y de otras partes del Pacífico Mexicano.

Usted ha echado raíces en esta tierra. Su hija es de aquí, su esposa es de Oaxaca, usted nos lo ha compartido. Ambas son oaxaqueñas, son de tierra mexicana, y no tengo duda del gran cariño y amor que usted le profesa a nuestro país.

No sólo nos lo ha compartido hace un momento, sino había tenido la ocasión y oportunidad de haberle escuchado en varias ocasiones al compartirnos precisamente el gran cariño que le tiene a México, porque México le permitió a usted encontrar un espacio de realización profesional, personal, familiar que, sin duda, usted, ampliamente le reconoce a nuestro país.

Y eso que usted ha logrado, esa historia de éxito que usted ha construido, deseamos que en México se multiplique en muchos mexicanos, que los mexicanos encuentren espacios de oportunidad, de desarrollo, precisamente porque haya condiciones para ello.

El Gobierno ha venido trabajando en varias Reformas, que las reformas que ustedes han escuchado, estructurales, no son un fin en sí mismo; no son el objetivo, son el instrumento, son el medio, por el cual, o mediante los cuales queremos arribar a mejores condiciones para el país. Eso es lo que estamos procurando.

Yo me he comprometido, y aquí vengo a reafirmar el compromiso de este Gobierno, para que, escuchando a los actores, a los agentes económicos, a las personas que están ahí trabajando en distintos espacios: aquí, en la pesca; allá, en el campo; allá, en la industria, escuchando, escuchando su sentir y sus inquietudes, nos permitan, insisto, ir orientando el esfuerzo y las acciones del Gobierno de la República.

Le quiero felicitar por su confianza en México, porque al botar este barco, reafirma usted su confianza en México.

México, que tanto le ha dado, ahora usted sigue invirtiendo en México, generando más empleo en México; potenciando nuestra capacidad productiva en este producto, que es el del atún.

Y quiero decirle que el Gobierno de la República está resuelto y decidido a acompañar a nuestros empresarios, a nuestros emprendedores, a la industria, y a los pescadores de México, en todos los ámbitos, especialmente de orden internacional, en donde han tenido problemas.

El embargo atunero que impusieron a México y que llevó a acreditar y a tener reconocimiento de las Naciones Unidas, que las prácticas de pesca en México son sustentables, no atentan, ni contra el delfín, ni contra otras variedades. Al contrario, son prácticas que están, incluso, por encima de estándares internacionales y que hoy tienen ese reconocimiento.

Y que no obstante, en el ámbito comercial hemos venido lidiando con algunos problemas, que abran mayor espacio, mayor mercado a los productos nacionales.

Aquí quiero decirles. El Gobierno de la República les habrá de acompañar y estará buscando, litigando y luchando para que la producción pesquera de nuestro país tenga mayores mercados, como en justicia debe tener, en reconocimiento a nuestras prácticas pesqueras, que llevan a cabo los pescadores de nuestro país.

Antes de concluir, don Antonio, con mi felicitación, mi reconocimiento como Presidente de México al esfuerzo que usted ha desplegado aquí, al de sus compañeros de competencia, pero que, también, están en la actividad pesquera.

Y que son amigos suyos, porque no son, de ninguna manera ni rivales, ni enemigos. Son compañeros de competencia. Se dedican a la pesca, producen lo mismo que usted, y que muchos otros, pero que innovando, creando nuevas inversiones están, realmente, propiciando esta competencia que, a final de cuentas, debe beneficiar a los consumidores.

Porque es la competencia la que alienta, precisamente, que haya mayor variedad de productos ofertados a la población, que compitan en precio, y eso es lo que se está procurando en el ámbito pesquero.

Pero, además, insisto, hemos venido escuchando sus inquietudes.

Aquí está el Comisionado de Pesca, aquí está Mario, a quienes ustedes conocen muy bien, que está muy cerca, que es el responsable dentro de la SAGARPA, y aquí está su titular, Enrique Martínez, precisamente de arropar toda la actividad pesquera, no sólo de las grandes empresas, de todos los pescadores del país, desde el más modesto, del mediano, del de mayor tamaño, pero que nos permita ampliar nuestras capacidades.

Algo en lo que el Gobierno, quiero comprometer, también, es en generar una mayor cultura de consumo de productos pesqueros, de productos del mar.

Me daba hace un momento Enrique Martínez, algún dato respecto al consumo per cápita que México tiene de productos del mar, y estamos muy por debajo, muy por debajo de otros países.

Precísame, Enrique. Me decías, nueve kilos.

-SECRETARIO ENRIQUE MARTÍNEZ Y MARTÍNEZ: Comentaba con el señor Presidente que el consumo per cápita en México es de, aproximadamente, nueve kilos por mexicano, y la media internacional anda entre los 17 kilos. El doble.

Entonces, la proteína del mar, es muy saludable y para los mexicanos más.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Gracias, señor Secretario.

Consumir productos del mar es más sano. Y, además, hoy arranca la Cuaresma, que es cuando se incrementa el consumo de productos del mar, por tradición, por tradición religiosa, por cultural, que tenemos en México. Hoy arranca la Cuaresma.

Deseamos que, realmente, los productos del mar, la pesca llegue a los hogares mexicanos a buen precio. Y que eso, realmente, además, permita tener una población mejor nutrida.

Yo con ello concluyo, don Antonio.

Para mí es un gran honor acompañarle, primero, porque me ha dispensado, al igual que varios de sus compañeros que están dedicados a esta actividad, su amistad.

Porque me hace partícipe de acompañarle en este esfuerzo empresarial que usted está realizando.

Yo le reconozco, insisto, la confianza que pone en México, la generación de más empleos que habrá de propiciar la renovación de esta flota pesquera que hoy estamos arrancando, de siete barcos que habrán de llegar a México, el primero.

Y desearles a usted, y especialmente a sus trabajadoras, trabajadores, mujeres y hombres que están aquí, que son el alma de estas empresas pesqueras, que tengan el mayor de los éxitos.

Que realmente sean parte de este esfuerzo nacional, que proyecta a México en su gran desarrollo y en su gran progreso.

Y, nuevamente, muchísimas gracias.

Es un honor para mí acompañarle.

Y, reitero, deseo el mayor de los éxitos a usted y a todos sus trabajadores.

Muchas gracias.