Guardiamarinas y cadetes.

Buenas tardes.

Quiero saludar al señor Almirante Secretario de Marina.

Al señor General Secretario de la Defensa Nacional.

A los integrantes del Gabinete de Seguridad.

Al señor Gobernador del Estado de Veracruz.

A los Almirantes, Generales, Capitanes, jefes, oficiales, cadetes, clases y marinería.

Saludo a los muy distinguidos invitados a esta Ceremonia de Graduación.

Y, de manera muy especial, saludo a todas las familias aquí reunidas, que hoy están viendo, en sus familiares y en sus hijos, a miembros de nuestra Armada de México que resueltos están a servir a México con pasión, amor y entrega desde esta gran vocación a la que ellos han decidido dedicarse.

Les felicito porque, como hace un momento el guardiamarina Carlos Eduardo Hernández expresara: está en las familias de cada uno de los guardiamarinas, que hoy egresan, el principal apoyo, la principal motivación para que hoy estemos aquí, en esta Ceremonia de Graduación.

Felicidades a todas las familias aquí reunidas por ser parte importante en la formación de los jóvenes guardiamarinas que hoy están egresando.

Señoras y señores:

Son pocas las instituciones del Estado mexicano con incidencia tan amplia y positiva en la vida diaria de las familias y comunidades como las Fuerzas Armadas, desde garantizar la paz o auxiliar a la población ante emergencias, hasta llevar alimentos a comunidades aisladas o participar en campañas de salud, nuestros marinos, soldados y pilotos están al lado de los mexicanos cuando más lo necesitan.

En todo momento, y frente a cualquier circunstancia, los mexicanos tenemos en nuestras Fuerzas Armadas a instituciones comprometidas con las mejores causas.

Por estas razones, es un honor acompañarlos en esta solemne ceremonia de graduación de guardiamarinas, un acto que reafirma la tradición de excelencia de la Heroica Escuela Naval Militar.

Felicito a los graduados, a sus padres, familiares y maestros, quienes los impulsaron y respaldaron en esta decisiva etapa de su formación profesional.

Celebro que hoy egresen oficiales en seis especialidades navales, entre ellos 21 mujeres, ésta es una muestra más de la creciente participación de las mexicanas en el desarrollo nacional.

Con cada nueva generación de guardiamarinas aseguramos que nuestra flota naval y aeronaval siga comandada por personas altamente capacitadas para proteger a México.

No podía ser de otra manera. Hoy el valor de una educación de calidad es más importante que nunca, lo mismo en la vida civil, que en la vida militar.

En esta Administración, hemos dado la más alta prioridad a la ampliación y modernización de los planteles navales, así como al mejoramiento y actualización de sus programas académicos.

Como parte de este compromiso, hace un año creamos la Universidad Naval, que ofrece educación a nivel técnico, técnico-profesional, profesional y de postgrado.

Este día, hemos dado un paso más en la consolidación del sistema educativo naval con la entrega, que habremos de hacer en un momento más, de la biblioteca virtual de esta escuela, que se trata de un edificio moderno, con las más avanzadas tecnologías de la información y la comunicación, para que los cadetes puedan ampliar sus horizontes de aprendizaje.

Hoy, la educación que ofrece esta Heroica Escuela Naval Militar, a través de seis ingenierías, está a la altura de las mejores de México, y así se ha acreditado.

Y hoy comparto con ustedes que la reciente evaluación que realizó el Tecnológico de Monterrey así lo manifestó y lo reafirmó, y por ello felicito al Almirante Secretario por esta iniciativa de hacer de la evaluación de la formación académica un instrumento para retroalimentar y fortalecer nuestras capacidades educativas.

En esta prestigiada institución, también han adquirido los más altos valores navales de honor, deber, lealtad y patriotismo; además de valores cívicos y morales, como la generosidad, la solidaridad y la fraternidad.

Son estos valores los que mueven a sus compañeros de armas para auxiliar a quienes perdieron su patrimonio o, incluso, a seres queridos en los estados de Puebla y Veracruz ante el embate reciente de la tormenta tropical Earl.

Son también estos principios los que guiaron a un grupo de valerosos marinos en un acto menos difundido, pero de igual relevancia, al salvar la vida de dos niños el fin de semana pasado, que fueron arrastrados por la corriente en una playa de Colima.

Estos son los valores que se inculcan en los cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar; éstas son las acciones que fortalecen el prestigio y la grandeza de nuestras instituciones militares.

Confío en que todos ustedes sabrán portar con dignidad el Sable de Mando que hoy reciben; es un símbolo de su vocación de servicio a la sociedad, de su compromiso con la carrera de las armas y de su lealtad institucional a la República.

Como egresados de este centro educativo, ustedes son herederos del brillante historial de valor y patriotismo que han escrito los integrantes de la Armada de México.

En especial, son centinelas del legado de honor del Teniente José Azueta y del Cadete Virgilio Uribe, quienes hace 102 años se unieron al pueblo veracruzano para proteger la Patria.

Gracias a esta hazaña, la Escuela Naval Militar obtuvo el título de: Heroica, cubriéndose de gloria y escribiendo con tinta indeleble su nombre en la historia nacional.

El edificio del memorial de este plantel, que también habremos de entregar en un momento, es un reconocimiento a los máximos héroes de esta Heroica Escuela Naval Militar y a los valores que unen e identifican a los marinos de México.

En él se resguardan las banderas de guerra que han sido custodiadas por este plantel desde hace más de ocho décadas; lo mismo que apreciados objetos que simbolizan y enaltecen el historial de heroísmo de la Armada de México.

Marinos:

Siéntanse orgullosos de su legado de servicio a la Patria.

Los mexicanos reconocemos su ejemplar trayectoria en el cumplimiento del deber.

Señoras y señores:

Como Presidente de la República y como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, reconozco en nuestros marinos, soldados y pilotos a mexicanos ejemplares, a militares que demuestran diariamente su vocación de servicio, su lealtad institucional y su amor a México.

Tengan siempre presente que la grandeza de nuestras Fuerzas Armadas se construye y se reivindica todos los días.

Sigan escribiendo nuevas páginas de gloria y heroísmo en la defensa de nuestra Constitución, de nuestras instituciones y de toda la República.

Felicidades a todos los graduados de esta generación, que hoy sale a servir a México con enorme pasión y amor por la Patria.

Muchas gracias.