-DR. LUIS ALBERTO MORENO: Presidente Peña Nieto:

Usted, en su Gobierno, arrancó haciendo muchas reformas estructurales, pero no hay duda de que una, la reforma más importante de México y la que más trascendencia va a tener en el tiempo, es la de la educación.

Como todos sabemos, difícilmente hay un instrumento mejor para la igualdad social, justamente que la educación.

Yo le pediría que nos cuente un poco todo lo que usted ha venido haciendo en cuanto a la Reforma Educativa y, sobre todo, a ver cómo logra que las capacidades que tienen los mexicanos para competir en el Siglo XXI van a empezar a salir dentro de esta Reforma Educativa.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchas gracias, Luis Alberto.

Yo quisiera, en primer lugar, agradecerle al señor Presidente Juan Manuel Santos su hospitalidad, al albergar ahora a esta Cumbre Iberoamericana.

Saludar a la Presidenta y a Presidentes de países queridos y hermanos.

Y solamente, antes de responder la pregunta, felicitar nuevamente al Presidente Santos por la visión y liderazgo y este empeño inquebrantable auténticamente por impulsar la paz duradera en su país.

Me parece que está claro que, ante escenarios adversos, ante lo que él nos ha compartido de lo que resultó en el plebiscito, lo más fácil sería claudicar, y creo que aquí hay un empeño muy firme, muy decidido y muy resuelto para lograr lo que lamentablemente ha asolado a este país hermano durante más de 50 años, una guerra interna.

Deseamos nuevamente que estos esfuerzos, estos empeños y esta orientación, conduzcan realmente a que Colombia alcance la paz duradera.

Deseamos el mejor de los éxitos, señor Presidente.

Y déjenme compartirles brevemente.

México, efectivamente, emprendió, desde hace cuatro años, cuando asumimos la Presidencia de la República, varios de ustedes, he tenido oportunidad de compartirles en otros foros, pero aquí hay empresarios de distintos países, que integran la región Iberoamericana, que seguramente estarán al tanto de la importante agenda de reformas transformadoras que México ha venido impulsando.

Varias de ellas con orientación para ampliar derechos para la sociedad mexicana; otras, para consolidar las instituciones democráticas; y otras, seis al menos, para impulsar la productividad y el desempeño de nuestra economía.

Dentro de las que amplían los derechos sociales de los mexicanos, sin duda, la de mayor relevancia, no sólo en este ámbito, sino me parece de toda la agenda de reformas, es la Reforma Educativa.

Porque estamos cifrando en este cambio estructural realmente la oportunidad de que la juventud mexicana, la que está hoy preparándose en el nivel básico, en el nivel medio superior, y en el nivel superior, puedan alcanzar éxito el día de mañana, una mejor incorporación al mercado laboral, un mercado laboral de mayor exigencia.

Pero, además, en esta visión que también estamos impulsando en México, de pasar, de generar espacios de oportunidad en las que nuestro signo competitivo sea en razón de bajos ingresos, de bajos sueldos, sea más bien a partir del valor agregado que logremos generar como Nación.

Y eso depende de una muy buena educación. Asegurar que la juventud tenga buenos ingresos el día de mañana, oportunidades de realización personal y profesional, depende de tener una buena preparación.

Doy tres elementos centrales de lo que considera la Reforma Educativa, que se ha logrado ya impulsar como cambio constitucional, con legislación secundaria, que ya está, hoy, en curso de aplicación, y que no ha estado exenta de tener problemas y resistencias, como ocurre cada vez que se intenta hacer un cambio de fondo y de raíz, lo hay en el ámbito educativo, pero también con cifras muy alentadoras. Más se conoce de los prietitos en el arroz que de las buenas cosas, lo que sí está ocurriendo en la instrumentación de la Reforma Educativa.

Cuáles son los tres componentes básicos de la Reforma Educativa.

Primero: Asegurar que haya docentes, maestras y maestros mejor preparados, y con oportunidad, también, de que ellos puedan crecer en su desempeño profesional a partir de sus méritos, y no a partir de favores o de influyentismo, o de favoritismo para alguno de ellos, sino realmente a través de sus méritos personales y de sus propias capacidades, que puedan crecer dentro del escalafón magisterial.

A qué nos ha llevado esto. A practicar evaluaciones a quienes están hoy formando parte del magisterio.

Tengamos presente que en México está el sindicato más grande de América Latina: un millón 200 mil maestros integran este sindicato magisterial, y gran parte de ellos han asumido la Reforma y la han hecho suya, y esto les exige pasar por procesos de evaluación.

Y para quienes se incorporan el sistema educativo, el presentar exámenes, ya no sólo quienes egresan de las Normales públicas, sino cualquier profesionista que quiera desempeñarse como maestro, lo puede hacer acreditando conocimientos y pasando los exámenes de evaluación.

Sólo un dato relevante de lo muy bueno que ocurre.

En 2016 realizaron exámenes de ingreso al sistema magisterial de nuestro país, 500 mil maestros o profesionistas, de los cuales, del orden de la mitad aprobaron conocimientos para incorporarse al sistema educativo.

De tal suerte que la Reforma Educativa considera este primer aspecto, asegurar que tengamos maestras y maestros debidamente formados y preparados para inculcar valores y los conocimientos a las nuevas generaciones.

Segundo elemento: Reforzar nuestra infraestructura educativa.

Mucha de la infraestructura educativa estaba deteriorada, creamos mecanismos financieros.

La inversión que habrá de realizarse de aquí al 2018, que ya se está realizando, que nos permitirá, realmente, crear nueva infraestructura y, sobre todo, mejorar la ya existente en 35 mil escuelas, es una inversión de más de ocho mil 500 millones de dólares.

Esto implica recursos fiscales y, además, un mecanismo financiero, que se diseñó un bono educativo que se lanzó al mercado, que ha tenido muy buena aceptación, precisamente, para financiar el desarrollo de infraestructura.

Y un tercer componente, y con ello concluyo mi respuesta, de los contenidos pedagógicos.

Tenemos que cambiar el contenido pedagógico, es decir, la forma de enseñar y, además, los contenidos, aquello que enseñamos.

Pasamos de un modelo en los que básicamente estaba sustentado el aprendizaje en la buena memorización de conocimientos. Hoy, estamos impulsando un modelo en el que queremos enseñar a las nuevas generaciones a que aprendan a aprender.

En esta movilidad, en este cambio acelerado que vive hoy el mundo, que experimenta el mundo en el uso de nuevas tecnologías y en otros ámbitos, tenemos que enseñar a las nuevas generaciones a tener una actualización de sus conocimientos, y ese es el modelo que estamos impulsando, es enseñarles, o más bien, a que aprendan a aprender.

Estos son los tres componentes de la Reforma Educativa en la que, debo decir, México está avanzando de manera importante.

Se ha conocido, se conoce de las resistencias que se presentan en algunas partes de la geografía nacional. Pero 90 por ciento de los maestros que debieran de haber sido ya evaluados de acuerdo al plan gradual que está previsto para hacer evaluación a maestras y maestros, 90 por ciento han presentado exámenes evaluación.

Es decir, la reforma va. La reforma sigue su curso. Y yo espero que esta reforma nos dé, como Nación, una mejor preparación y formación en las nuevas generaciones.

Muchas gracias.

(SEGUNDA INTERVENCIÓN)

-DR. LUIS ALBERTO MORENO: Presidente Peña Nieto:

Yo quisiera tocar un tema que es singular a la economía mexicana, y es que casi un poco más del 30 por ciento del PIB mexicano son exportaciones, y ustedes han logrado no solamente exportaciones, casi que en un 90 por ciento industriales, que tocan, digamos, sectores de alta calidad.

Cómo ha logrado México un poco hacer esto, y qué podría hacer, digamos, para encadenar mucho más su producción con el resto de los países de la región.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Gracias, Luis Alberto.

Pero lo que tú has señalado es el cambio que México ha experimentado en los últimos años, de ser un país o un destino fundamentalmente en donde uno de los atractivos, quizá, eran los sueldos bajos y donde, quizá, el tema no central era la formación del capital humano.

Sin duda, hoy estamos transitando a un nuevo modelo productivo, en donde estamos innovando, en donde le estamos imprimiendo valor a la producción que se está generando en México.

Estamos pasando de ser un país, yo creo que de alta, de ser un país concentrado mucho en la maquila, a ser un país hoy de manufacturas mucho más complejas, en distintos sectores. El sector automotriz, el sector aeroespacial, es uno de los que viene teniendo mayor crecimiento hoy, en México, que está creciendo año con año el 15, el 16 por ciento.

Somos ya el séptimo productor de automóviles; somos el primer país productor de pantallas planas, de varios electrodomésticos, refrigeradores, etcétera. Es decir, nuestras manufacturas cada vez son más complejas.

Recogiendo lo que tú señalabas: Cuál es la ruta que México está siguiendo.

Primero, el lograr que el cambio estructural de nuestro país sea una ruta, una vía para que las futuras generaciones puedan realmente encontrar un espacio, repito, de realización laboral, de realización profesional.

Eso de qué depende.

Depende centralmente de que nos ocupemos de la formación de capital humano, y creo que lo estamos orientando, precisamente, a partir de una Reforma Educativa, que más que estar concentrada o buscar la cobertura que hoy, en México, digamos, es amplia y suficiente, sobre todo, en los niveles básicos de educación, es de casi el 100 por ciento.

Hoy nos concentramos en la calidad de la educación, para asegurar la debida formación en el capital humano.

Y, por otro lado, creo que me parece central el asegurar un buen entorno para que el emprendimiento de nuestros jóvenes tenga espacios de realización.

Hay muchos programas que seguimos para apoyar el emprendimiento, particularmente, creamos un instituto que apoya, que otorga financiamiento y que acompaña la labor de emprendimiento, particularmente, de los jóvenes en sus proyectos.

Pero, más allá de eso, va a depender de que haya un entorno amigable para la concreción de sus proyectos.

Dependerá de que haya una gran estabilidad macroeconómica, hoy tema central y prioritario para el Gobierno, cuidar nuestra estabilidad económica; el asegurarnos la concreción de las reformas, porque abren espacios, nichos de oportunidad en el sector energético, en el sector de las telecomunicaciones, en la expansión del nivel de crédito que hoy estamos teniendo en México.

Y me parece que esa es la ruta que nos va a permitir asegurar, particularmente que las nuevas generaciones encuentren un espacio de realización.

Creo que el gran reto que tenemos los gobiernos en el mundo entero, pero particularmente en esta región latinoamericana, está en el combate a las enormes desigualdades que hay, cómo abrimos nuevos espacios a las nuevas generaciones que están incursionando en los mercados laborales.

Creo que todos los gobiernos tenemos diseños de políticas públicas, precisamente, para apoyar esta incorporación y creo que centralmente, es cuidar nuestro entorno macroeconómico.

Ya hemos tenido experiencias difíciles. Yo creo que todos los que estamos aquí sentados. Ya Pedro Pablo compartía lo que había pasado en momentos de crisis, lo que significó la pérdida de empleo, dar pasos, pero hacia atrás, en la oportunidad de desarrollo de muchas familias.

Hoy creo que lo más importante es cuidar los escenarios económicos de cada país, cuidar de la estabilidad, además, en un escenario mundial complejo, complejo por la volatilidad financiera que está habiendo, complejo por la incertidumbre que hay allá afuera. Complejo por la desaceleración de muchas economías.

Y hoy, donde lo que es la constante es lo incierto y la desconfianza, creo que el gran reto que tenemos es: cuidemos los avances que hemos tenido, materialicemos las políticas y reformas que cada país ha logrado hacer y alcanzar.

Y creo que, estoy seguro, en esa ruta, sin extraviarnos de esta ruta, vamos a construir mejores sociedades u oportunidades, mejor dicho, para nuestras sociedades en el futuro.

Muchas gracias.