Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar, en esta doble convocatoria que hoy tenemos, en un doble propósito, especialmente felicitar desde aquí, hoy, a todas y a todos los médicos del país en su día y en el marco de esta celebración nacional, de reconocimiento al trabajo y a la entrega de todas y de todos los médicos del país entregar esta ampliación, este nuevo edificio de Cancerología, nuevas instalaciones que en mucho amplían la capacidad que como país tendremos para atender esta enfermedad.

Por ello es que en el marco de esta celebración y de este doble motivo que hoy nos convoca, quiero saludar especialmente a los médicos que hoy han recibido este reconocimiento con el Mérito Médico, a quienes son directores de dos de los institutos que tiene nuestro país, y a quienes les expreso mi mayor felicitación y reconocimiento por su trabajo y su entrega cotidiana y de muchos años en favor del desarrollo de la medicina de nuestro país.

Muchas felicidades a ambos.

Me da mucho gusto saludar y tener entre nuestros distinguidos invitados al doctor Harold Varmus, quien es el Director del Instituto Nacional de Cáncer en Maryland y Premio Nobel, además, por su estudio sobre la base genética de cáncer; y también del doctor Ronald DePinho, quien es Presidente de la Universidad MD Anderson Cancer Center. A ambos les doy la más cordial bienvenida.

Quiero saludar con aprecio al señor rector de la máxima casa de estudios de nuestro país, médico también, a quien felicitamos en este día.

Saludo a la Secretaria de Salud, doctora, y felicitarla también en su día, por este evento que se ha organizado con este doble propósito.

Saludar a los Gobernadores que están aquí presentes, al Gobernador del Estado de México, al Gobernador de Durango, que participan en esta celebración.

Al Director del Instituto de Cancerología que está aquí con nosotros, quien fuera director y a quien le tocó iniciar, precisamente, el proceso y la construcción de lo que hoy estamos entregando en beneficio de todos los mexicanos.

Saludar a la Presidenta y Presidente de la Comisión en el Senado y Cámara de Diputados de Salud en estas dos Cámaras.

A legisladores federales, tanto Senadoras y Senadores de la República; Diputadas y Diputados Federales que están presentes y que contribuyen, en su espacio de actuación, precisamente a fortalecer la capacidad de inversión del Estado mexicano en el desarrollo de la medicina de nuestro país.

A los exsecretarios de Salud del Gobierno de la República, a quienes saludo con especial afecto y reconocimiento por su presencia en este acto.

A todas y a todos los distinguidos invitados.

Secretarios y Secretarias de Salud de las distintas entidades del país.

Y de manera muy señalada, nuevamente saludo con respeto y reconocimiento a todas y a todos los doctores, médicos, que están presentes en este acto, y a quienes expreso nuevamente mi felicitación, reconocimiento, en este Día del Médico.

Muchas gracias por su presencia, también.

No puedo omitir la presencia aquí del Patronato del Instituto de Cancerología, de sus integrantes, quienes han contribuido, y así se me ha informado, de manera muy decidida al desarrollo del Instituto de Cancerología.

Muchas gracias por su aporte, por su compromiso y por todo lo que han venido haciendo para el desarrollo de este Instituto.

Muchas gracias por su presencia.

Señoras y señores.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Celebro que hoy, en el marco del Día del Médico, estemos consolidando la infraestructura del sector salud, con la inauguración de la nueva Torre de Hospitalización del Instituto Nacional de Cancerología.

Se trata de una obra fundamental para atender, como lo escuchábamos en el video que se presentó, la creciente demanda que tiene esta institución, emblema y orgullo de la medicina mexicana de alta especialidad.

En el Instituto Nacional de Cancerología reciben atención pacientes sin seguridad social, provenientes de todo el país; en él también se realiza investigación de frontera en materia oncológica, y se forman a nuevos expertos en la atención de esta enfermedad.

Por qué es tan importante esta labor.

Porque lamentablemente el cáncer es la tercera causa de muerte en México. Esta enfermedad genera una gran preocupación entre la sociedad y representa un complejo desafío para el sector salud.

Al igual que otros padecimientos crónicos no transmisibles, su tratamiento es especializado y costoso, lo que en muchos casos afecta gravemente a la economía y la estabilidad de aquellas familias donde algún integrante, lamentablemente, tiene cáncer.

Para apoyar los hogares de menores ingresos que sufren esta situación, en los últimos 20 meses el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular ha permitido atender 44 mil nuevos casos de cáncer. De ellos, más de siete mil 300 han recibido atención de calidad en este Instituto Nacional.

De ahí la importancia, justamente, de esta nueva Torre de Hospitalización. Una obra moderna e innovadora, que está a la altura de las mejores del mundo en su especialidad. Se trata de la mayor ampliación del Instituto Nacional de Cancerología, desde su creación en 1946. Con ella, se incrementa en 58 por ciento su capacidad de atención médica

En la construcción y equipamiento de esta obra se invirtieron más de dos mil 500 millones de pesos; pero mucho más importante que el monto, es que aquí se cuidará la salud y se salvarán miles de vidas de mexicanos.

En estas nuevas instalaciones, más de mil 600 personas, incluyendo 173 médicos, contribuirán a la misión de esta noble institución contra el cáncer.

Sin embargo, además de estos importantes esfuerzos, el Sector Salud en su conjunto debe seguir trabajando en las etapas de prevención y detección oportuna.

No debemos olvidar que todavía más del 65 por ciento de las personas con cáncer fueron diagnosticadas en etapas avanzadas.

A fin de revertir esta situación, di indicaciones a la Secretaría de Salud para que, en coordinación con todas las instituciones del Sistema Nacional de Salud, se elaborara y pusiera en marcha un Programa Integral de Prevención y Control de Cáncer.

El objetivo de esta iniciativa es unificar y elevar la eficacia de los distintos esfuerzos institucionales, que ya realizan contra esta enfermedad, para reducir los riesgos a la salud de la población y, sobre todo, acelerar su curación.

En este proyecto, la cooperación internacional es relevante y de gran importancia.

Por ello, reconozco las aportaciones del doctor Ronald DePinho y del Premio Nobel Harold Varmus.

Muchas gracias por acompañarnos, como ya lo he señalado, en esta importante celebración.

Desde aquí, hoy 23 de octubre envío mi más amplia felicitación a todos los médicos de México en éste su día.

Valoro el trabajo de doctoras y doctores en hospitales, clínicas y consultorios de todo el país, así como en Centros Educativos y de Investigación.

Gracias a su profesionalismo, responsabilidad y vocación de servicio, la salud de los mexicanos está, sin duda, en buenas manos.

Muchas felicidades en éste, su día, el Día del Médico.

Y como ya lo he señalado, quiero reconocer de manera muy especial a los doctores Luis Guillermo Ibarra y David Kershenobich, por haberse hecho merecedores al reconocimiento al Mérito Médico. Con este premio, México agradece sus aportaciones a la medicina y a la salud de la población.

Mi felicitación a ambos por esta elevada distinción.

Quiero también aquí, hoy, aprovechar este Día del Médico y esta celebración que hacemos, para compartir con ustedes, que he invitado a otro distinguido médico, al doctor Manuel Mondragón y Kalb, como nuevo Comisionado Nacional Contra las Adicciones. Su experiencia y vocación de servicio serán muy valiosas para atender con eficacia este gran desafío que tenemos con el país.

Muchas gracias por aceptar, doctor, esta importante responsabilidad.

En esta Administración estamos trabajando para que todos los mexicanos puedan ejercer su derecho a la protección de la salud.

Con ese propósito he dado indicaciones a las instituciones de sector salud para que, bajo la rectoría de la Secretaría del ramo, se ponga en operación un nuevo modelo de atención generalizada al embarazo.

Debemos lograr que cualquier mujer embarazada, sin importar su situación laboral, reciba atención médica integral en la institución pública de salud que elija, aquella que más le favorezca o mayor confianza le genere.

Lo importante es que no sólo sea recibida en situación de emergencia, como ya ocurre, sino que ella y su bebé puedan ser atendidos desde el inicio del embarazo durante el parto e, incluso, en la etapa de recuperación.

Otro avance en materia de salud es el incremento en la cobertura de la campaña 2014 contra la influenza estacional, que inició justamente este mes.

La meta es proteger a 32 millones de mexicanos, seis millones más que el año pasado. Gran reto en el que estamos trabajando y habremos de cumplir a cabalidad.

Señoras y señores:

México cuenta con una tradición médica de renombre mundial, con prestigiados doctores que se han distinguido por sus contribuciones y su compromiso social.

Estoy seguro de que nuestros profesionales de la salud seguirán aportando su talento, capacidad y experiencia para superar los retos de nuestra Nación.

Con médicos de excelencia, como los hoy galardonados, e instalaciones de clase mundial, como la nueva Torre de Hospitalización del Instituto Nacional de Cancerología, construimos un México más sano, fuerte e incluyente.

Muchas felicidades.

Y permítanme, antes de concluir este acto, quisiera hacer referencia a las expresiones solidarias en apoyo a la localización de los jóvenes normalistas de Ayotzinapa.

Reconozco a las miles de personas que han unido su voz y expresado su sentir en un clima de respeto y civilidad, pero también, como sociedad, debemos rechazar aquellas actitudes violentas, que atentan contra los derechos de terceros o en contra de las propias instituciones.

Es incongruente exigir la aplicación de la ley con acciones que violentan el Estado de Derecho, como las ocurridas ayer en Iguala.

El Gobierno de la República seguirá trabajando con firme determinación para localizar a los estudiantes, esclarecer los hechos y aplicar toda la fuerza de la ley a los culpables.

Créanme, que el Presidente de la República hace suyo este sentimiento de indignación, de rechazo y de consternación, que ha provocado la desaparición de 43 jóvenes estudiantes de Ayotzinapa.

Les acompaño a todos los que han tenido estas expresiones de solidaridad, especialmente para con los padres de familia que el Gobierno de la República ha venido atendiendo y dialogando con ellos.

Yo tengo, en esta preocupación, la confianza en que las instituciones encargadas de seguridad, particularmente la Procuraduría General de la República, quien tiene a su cargo las investigaciones correspondientes y las otras áreas de seguridad que coadyuvan con la Procuraduría a realizar las mismas investigaciones, permita, en muy poco tiempo, realmente la aprehensión de aquellos que se ha identificado ya como autores intelectuales y algunos materiales de estos hechos, y lo más importante, saber del paradero de los jóvenes de Ayotzinapa.

Tengan la confianza que el Presidente de la República todos los días, todos los días estoy al frente de saber, de indagar y de apurar los esfuerzos del Gobierno de la República para poder atender esta consternación que hay en la sociedad mexicana que, insisto, el Presidente de la República hace suya y siente por igual.

Muchas gracias y felicidades nuevamente a todas las doctoras y doctores de nuestro país.

Felicidades.