Muchísimas gracias.

Señoras y señores.

Muy buenas tardes­.

Me da mucho gusto saludar a los integrantes del Gabinete Legal, Ampliado del Gobierno de la República.

A los señores Legisladores Federales; Diputadas y Diputados; Senadoras y Senadores de la República, que gentilmente nos acompañan en este acto.

A muy distinguidas personalidades empresariales de ámbitos muy vinculados, precisamente, a las TIC’s.

También, quiero saludar a Presidentes de distintos organismos autónomos del Estado mexicano, que están aquí presentes y que formarán parte de este importante esfuerzo para lograr la digitalización de los servicios que presta el Estado mexicano.

Muy distinguidos invitados.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Hoy, damos un paso fundamental para transformar a México, a partir de la innovación, para que las Tecnologías de la Información y Comunicación trabajen en favor de todos los mexicanos.

Nos reunimos en este gran Museo Nacional de Antropología, espacio que expone los grandes avances que en su momento tuvieron y alcanzaron culturas prehispánicas.

Poner al país a la vanguardia científica y tecnológica es el espíritu que hoy nos convoca. Estamos decididos a transformar a México y colocarlo en la frontera de la tecnología y el conocimiento.

En el Siglo XX, la mayor fuerza transformadora del mundo fue justamente la tecnología.

Déjenme darles algunas cifras, algunos datos, algunos elementos que sin duda nos permitirán ilustrar lo que fue parte de la gran revolución que se vivió en el Siglo XX.

En 1900 había mil 650 millones de habitantes en el mundo y la esperanza de vida en ese entonces era de 30 años.

Para el año 2000 éramos ya seis mil 100 millones de personas y la esperanza de vida se había duplicado a 67 años de manera global.

A lo largo de esas décadas, la humanidad pasó de la luz de farolas y velas, al uso prácticamente universal de la electricidad. Del caballo como principal medio de transporte, al automóvil y sistemas de transporte masivo. De la carta y el telégrafo, a la telefonía móvil y la comunicación instantánea.

Durante el Siglo XXI se prevé que la generación de conocimientos y los procesos de innovación sean aún más veloces y, en consecuencia, México no puede quedarse atrás y menos rezagarse.

Frente a esta escultura que ilustra la universalidad de la cultura mexicana, apelamos nuevamente al conocimiento para construir una mejor sociedad.

Somos un país joven, con una edad promedio de 27 años; un país de jóvenes dinámicos y con instituciones que se están modernizando.

Somos, en consecuencia, una Nación con un enorme potencial.

Así como en 1917 nuestra Constitución fue punta de lanza al incorporar los derechos sociales, en 2013, una vez más, es pionera al establecer derechos de nueva generación.

La Reforma Constitucional en materia de telecomunicaciones amplía las libertades de expresión y de acceso a la información.

Más innovador aún. Establece que el Estado garantizará el derecho de acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación, así como a los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, incluido el de banda ancha e Internet.

Aquí, quiero hacer espacio ante la presencia de distintos Legisladores, una vez más de reconocerles el apoyo y respaldo que dieron a la iniciativa presentada entonces, en acuerdo del Pacto por México, para enriquecer y respaldar esta iniciativa que, sin duda, crea un nuevo marco jurídico, un nuevo andamiaje para las instituciones encargadas, precisamente, de las telecomunicaciones.

Para conducir las políticas públicas y acciones que permitan a todos los mexicanos ejercer este nuevo derecho, es que hoy presentamos esta Estrategia Digital Nacional.

Con esta Estrategia se acata uno de los mandatos de la Reforma Constitucional y se cumple uno de los compromisos que mi Gobierno ha asumido.

Como Presidente de la República habré de dar personal seguimiento a la instrumentación de esta Estrategia y, precisamente, es que la misma estará operada desde la Oficina de la Presidencia de la República, a través de la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional.

Conforme a las mejores prácticas internacionales, esta política digital será transversal entre todas las dependencias y entidades del Gobierno de la República para promover la adopción y desarrollo de tecnologías, la innovación, la apertura y la transparencia en todo el aparato gubernamental.

El objetivo es muy claro: hacer el mejor uso de la tecnología para detonar el desarrollo de nuestro país.

La innovación debe ser fuente de prosperidad que impacte en los indicadores económicos, la creación de empleos, la prestación de servicios públicos, y de manera destacada en la transparencia de todo el Gobierno.

El desarrollo digital al que aspiramos implica, no sólo tener mejor tecnología, sino a partir de ella mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos.

Con mayor infraestructura digital podemos acelerar el crecimiento económico.

Ustedes preguntarán: y cómo o por qué.

Porque las tecnologías son generadoras de productividad, ya que nos permiten hacer más en menos tiempo, y con menos recursos.

Igualmente, las tecnologías permiten acortar distancias entre localidades alejadas que podrán acceder a los mismos conocimientos o servicios que el que se ofrece en las grandes ciudades, lo que nos permitirá mejoras en diversos ámbitos, como en la salud o en la educación.

La Estrategia Digital Nacional no pone a la tecnología como un fin en sí mismo, sino como un medio para alcanzar los fines sociales que nos hemos planteado.

Para este propósito, para instrumentar lo que, precisamente, deriva de este nuevo derecho consagrado en nuestra Constitución, es que hoy presentamos esta Estrategia Digital que se sustenta, fundamentalmente, en cinco grandes objetivos:

El primero de ellos: Transformación gubernamental. A partir de políticas para un Gobierno Digital, construiremos una nueva relación entre el Gobierno y el ciudadano.

En este sentido, trabajamos para instrumentar la Ventanilla Única Nacional que permitirá unificar todos los sitios de Gobierno en un solo portal y digitalizar cerca de siete mil trámites del Gobierno de la República, que estarán disponibles en el sitio: gob.mx.

Reduciremos requisitos innecesarios y evitaremos pedir información al ciudadano que el propio Gobierno ya tiene, haciendo más ágil los tiempos de respuesta.

Así será más fácil, rápido y seguro acceder a las calificaciones en las escuelas, aplicar becas y apoyos, solicitar actas de nacimiento y pasaporte desde cualquier lugar, hora o dispositivo electrónico.

Con ello, atendemos también la responsabilidad que México ha asumido como Copresidente de la Alianza para un Gobierno Abierto.

En este marco habremos de instrumentar una Política Nacional de Datos Abiertos que permita, compartir la información pública generada por el Gobierno en formatos fáciles de acceder, aprovechar y utilizar para toda la sociedad.

Esta iniciativa creará espacios de colaboración con la ciudadanía para mejorar el diseño, instrumentación y evaluación de las políticas públicas que en esta materia lleva a cabo el Gobierno de la República.

Segundo objetivo. Economía digital.

Para democratizar la productividad e incrementar el crecimiento y la generación de empleos, se debe facilitar la incorporación de tecnología en los procesos económicos.

También estamos avanzando en el desarrollo de bienes y servicios digitales que permitan potenciar el comercio electrónico, estimular la innovación en las pequeñas y medianas empresas, y promover la inclusión financiera, mediante esquemas de Banca móvil.

Con las políticas contenidas en esta estrategia, más hogares y negocios de México tendrán acceso a servicios de Internet y banda ancha, de mayor velocidad y a un menor costo.

En la esfera del Gobierno, las tecnologías permitirán acelerar la velocidad en la apertura de empresas, de tal forma que los emprendedores se concentren en el desarrollo de su negocio y no en los trámites para poder abrirlo.

Tercero. Educación de calidad.

Como parte de la Reforma Educativa, estamos integrando las Tecnologías de la Información y Comunicación en la formación de nuestros niños y jóvenes.

Justamente, hace unas semanas arrancó la fase piloto del Programa MiCompu.mx, que dota de computadoras a estudiantes de quinto y sexto de primaria en las escuelas públicas.

Es así como estamos ampliando la oferta educativa a través de medios digitales. Además, se contempla desarrollar una Agenda Digital de Cultura, incluyendo la digitalización de archivos y colecciones, así como visitas virtuales a museos y sitios históricos.

Cuarto objetivo. Salud universal y efectiva.

En la construcción de un Sistema Nacional de Salud Universal debemos aprovechar la tecnología para aumentar la cobertura y hacer más eficiente la infraestructura y los recursos destinados a la salud que se traduzca en un incremento a la calidad de los servicios que presta el Estado mexicano.

En 2014 comenzará la implementación del Certificado Electrónico de Nacimiento y la Cartilla de Salud Electrónica como principio del Expediente Clínico Electrónico.

También, instrumentaremos nuevos mecanismos de Telesalud que faciliten la prestación de servicios de calidad a distancia, principalmente a las zonas más apartadas y que lamentablemente se encuentran en condición de mayor marginación en distintas regiones de nuestro país.

Y quinto. Seguridad ciudadana.

Usaremos nuevas tecnologías en programas para prevenir la violencia y promover la comunicación entre ciudadanía y autoridades. También, para difundir información de Protección Civil y mitigar los daños causados por desastres naturales.

En materia de seguridad, se avanza en la localización geográfica de datos y estadísticas delictivas, en instrumentos de denuncia ciudadana y de recepción de alertas, a través de telefonía celular o aplicaciones móviles.

Con base en estos cinco objetivos, la Estrategia Digital Nacional permitirá potenciar la función del Gobierno como un agente de cambio para nuestra sociedad.

Señoras y señores:

La transformación de México exige la participación y compromiso de todos.

México está decidido a romper inercias y cambiar paradigmas.

Así lo hemos acreditado ante el país en este primer año de gestión con el impulso y aprobación de importantes reformas transformadoras.

Sin embargo, somos conscientes de que para transformar la realidad nacional no es suficiente adecuar las leyes. También, es necesario realizar cambios en las políticas públicas y en las labores cotidianas de gobiernos, empresas y organizaciones.

En este propósito, las tecnologías nos abren una ventana de oportunidad para acelerar los cambios que queremos tener como país.

Por todo ello, la Estrategia Digital Nacional trasciende los alcances del ámbito público y promueve que todos los mexicanos hagamos un mayor uso de las tecnologías.

A fin de cuentas, lo que buscamos es que México sea un país más innovador, competitivo y próspero.

Las Tecnologías de la Información y Comunicación son un gran medio para alcanzar estos nobles propósitos.

Estamos ante la oportunidad histórica de transformar a nuestro país y escribir un mejor futuro para todo México.

Muchísimas gracias.