Muchísimas gracias.

            Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

            Me da mucho gusto estar aquí, en Yucatán, visitarla por esta novena ocasión, señor Gobernador, que usted lleva bien la cuenta, no tan clara como yo la tengo.

Pero me da mucho gusto que sea la novena vez, y espero que sean muchas más las que pueda estar en este estado.

          Primero, quiero saludar al señor Gobernador.

            A las distintas autoridades que están aquí presentes del Estado de Yucatán, del Gobierno de la República.

            A la comunidad científica, de investigadores que están aquí entre nosotros, de académicos, rectores de distintas universidades de esta gran entidad.

Representantes de la sociedad yucateca, tanto en sus dirigentes empresariales, en sus dirigentes sindicales, en dirigentes de distintas organizaciones de la sociedad civil.

En las y los Legisladores Federales y estatales que nos acompañan, que forman parte del Senado de la República, la Cámara de Diputados Federal, la estatal.

Y a todas las autoridades y miembros de la sociedad yucateca.

            A todas y a todos, les saludo con gran respeto y con gran afecto.

            Y es cierto, me da mucho estar aquí en Yucatán a propósito de dos objetivos fundamentales:

            Inaugurar este Parque Científico y Tecnológico del estado y, por otro lado, al término de mi intervención, Promulgar las reformas a la Ley de Ciencia y Tecnología, y a la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, que me habré de permitir referir y explicar en un momento más.

            Pocos son los estados o, más bien, en pocos estados del país, sólo hay algunos cuantos, en donde sus autoridades prácticamente caminan a la par de la gestión del Gobierno de la República, es el caso de Yucatán.

            Con el Gobernador del estado, en su momento nos tocó hacer campaña juntos, ahora asumir cada uno nuestra responsabilidad, él como Gobernador del estado, yo como Presidente de la República y, prácticamente, nos habremos de acompañar en lo que será el segundo tiempo de nuestra gestión, tres años por delante; solo me lleva por unos cuantos meses, inició el 1 de octubre y yo el 1 de diciembre del 2012.

            Pero prácticamente caminaremos juntos, y hoy lo hemos hecho hasta este punto, en donde hemos apoyado y respaldado la gestión de su administración para concretar distintos proyectos en beneficio de la sociedad yucateca.

            Hoy, nos convoca, decía yo, la Inauguración de este Parque Científico y Tecnológico.

            Quienes me han antecedido en el uso de la palabra en el video que hemos observado y visto hace un momento, explica ya en sí mismo las dimensiones y trascendencia que tiene lo que hoy estamos inaugurando.

            La comunidad científica, la comunidad de investigadores y de académicos, sin duda, conocen a mayor profundidad la relevancia y trascendencia que tiene el Parque Tecnológico que hoy estamos inaugurando.

            Como Enrique Cabrero hace un momento lo mencionó, éste es un evento muy cercano a otro que hace apenas algunas semanas tuviéramos en Veracruz, que nos permite proyectar lo que el Gobierno de la República tiene y viene haciendo, más bien en favor del desarrollo tecnológico, en favor de la investigación, en favor de la ciencia, entendiendo que es un elemento fundamental para el desarrollo y el futuro de nuestro país.

            De ello dependerá en buena medida qué capacidades tengamos para innovar, para hacer ciencia, para hacer investigación, la cual se ve claramente reflejada en distintos satisfactores y elementos que contribuyen a la productividad que como país tenemos.

            Esta labor que hacen los científicos a veces resulta un tanto callada y anónima, pero es fundamental.

México no podía estar a la saga. México no podía ser de los países que estuviera muy atenido a lo que otros países, eventualmente, estuvieran desarrollando, sino más bien, hemos decidido crear una base de investigación y de desarrollo tecnológico muy importante para avanzar, realmente, y lograr que México, a partir de sus propias fortalezas, de sus propias condiciones, se haga investigación, y eso aporte al desarrollo que México deba de tener hacia al futuro.

            Hace 45 años se creó CONACyT, este Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, pero sí debo decir, sin ánimo de presunción, y lo ha dicho su propio director, nunca como ahora se ha invertido y se ha dedicado tanta inversión para impulsar la investigación, para apoyar a los investigadores de nuestro país, y que todo esto, realmente, nos permita poner a México en sintonía con la sociedad del conocimiento.

            Es claro que el mundo está avanzando y lo están haciendo más aquellos países que invierten en ciencia, que invierten en investigación, que invierten en el desarrollo tecnológico.

            Porque, a final de cuentas, es lo que apuntala el crecimiento de nuestra economía y la generación de bienestar para nuestra población. Eso es lo que estamos haciendo en esta asignatura.

            Y lo estamos alcanzando aquí, en el Sureste mexicano, al inaugurar este Parque Tecnológico, que hemos podido apreciar su dimensión.

La etapa a la que ya ha arribado en lo que hoy estamos inaugurando, sin duda, el futuro muy alentador que tiene para que tanto instituciones académicas, del sector público, como el sector privado, a través de aquellas empresas de investigación o de base tecnológica, se establezcan aquí y hagan investigación.

            Y esa investigación permita tener formación de capital humano, nos permita innovar en los procesos productivos que en distintos campos del desarrollo económico tiene nuestro país, y en otras asignaturas del desarrollo social, del desarrollo científico mismo, de la educación; y ello nos permita, repito, crecer, crecer y generar bienestar para la sociedad mexicana.

            Déjenme decirles que en estos tres años que va de esta Administración, hemos hecho una inversión superior, y lo cual no tiene precedente alguno, de 239 mil millones de pesos para la asignatura de investigación.

            Y vale la pena aquí y lo quiero además dejar en constancia, de reconocimiento a la Cámara de Diputados que ha aprobado ya también un presupuesto histórico, y no obstante el escenario complejo y de restricciones que hemos impulsado, a partir del escenario mundial de nuestra condición económica, para realmente contener el gasto público y privilegiar el gasto de inversión aquí, en esta asignatura, lo estamos haciendo.

            Se ha aprobado para el 2016 una inversión de 91 mil 650 millones de pesos, un presupuesto que significa incremento para la inversión que se hace en investigación, en desarrollo tecnológico y, al final de cuentas, dedicado a la ciencia de los mexicanos.

            Muchas felicidades.

            Junto a este parque tecnológico, además, estamos entregando instalaciones o las nuevas instalaciones del Centro de Innovación y Desarrollo Tecnológico, HEURISTIC, el laboratorio de inocuidad y trazabilidad del Sureste mexicano y Planta Piloto Procesadora de Alimentos.

            Estas tres instalaciones se están inaugurando, junto con este parque tecnológico y, sin duda, nos van a permitir, repito, fortalecer la capacidad de investigación y de innovación que se dé en el sureste mexicano.

            Por ello, quiero felicitar al Gobierno de la República, porque aquí hay una suma de esfuerzos y de recursos que hace el gobierno del estado, que hacen instituciones del sector público y también del sector privado, y una aportación del orden o cercana a los 600 millones de pesos que hace la federación para la concreción de esta etapa de este parque tecnológico.

            Por otro lado, estaré, repito, al terminar mi intervención, promulgando las reformas que se han hecho a la Ley de Ciencia y Tecnología y a la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos.

            Lo ha dicho el doctor que me ha antecedido en el uso de la palabra hace un momento: Para qué se hacen estas reformas.

            Esto viene a motivar y a incentivar el trabajo de nuestros investigadores, quienes además de participar en los esfuerzos y en las cátedras que se han dispuesto, a través del programa de cátedras que tiene CONACyT, precisamente para apoyar la labor científica, ahora se permitirá que nuestros científicos puedan vincularse y puedan, además, tener beneficios personales con la vinculación y los trabajos de investigación que hagan con el sector social, con el sector privado y con instituciones del sector público.

Esto, sin duda, viene a alentar y a generar mayores estímulos para los investigadores mexicanos, lo cual nos permitirá darles una ruta de más aliento y una ruta de crecimiento profesional y personal, que con  estas reformas así se habrá de posibilitar.

Esto va  en beneficio de los científicos de México.

En dónde nos encontramos.

Por qué decimos que éste es un Gobierno que apuesta realmente a la inversión en esta asignatura tan relevante y que a veces, repito, es difícil comprender la trascendencia que tiene realmente para el desarrollo como país. Pero ahí está.

Es de donde surgen las semillas y donde surgen los procesos de innovación y la investigación que alimenta realmente el desarrollo que como país estamos observando. 

Si no hubiese esto, si no hubiese investigación, si nuestros científicos no dedicaran su capacidad, su talento personal, su formación profesional, precisamente para la investigación, México no hubiese dado estos pasos hacia el desarrollo y hacia el futuro.

Estaríamos más bien a la zaga y más bien dando pasos muy inerciales y lo que buscamos es justamente  romper barreras que frenan nuestro potencial, que frenan el potencial que tienen las habilidades y capacidades que tienen nuestros científicos, que aporten al desarrollo de México.

            Qué hemos hecho en esta asignatura en estos tres años.

            El gasto en investigación y desarrollo experimental se ha incrementado prácticamente 30 por ciento. Pasó de representar el 0.43 por ciento con respecto al Producto Interno Bruto, a ser hoy, al 2015, de 0.56 por ciento. Y estimamos que para el próximo año estemos  prácticamente llegando al 0.60 por ciento.

            El Sistema Nacional de Investigadores ha crecido prácticamente en un 26 por ciento, pasando de 18 mil 500 que había en 2012, a 23 mil 316 que hay en el 2015.

Y estimamos que para el próximo año superaremos los 25 mil investigadores que trabajan para el desarrollo de México.

            El Programa de Cátedras de CONACyT para jóvenes investigadores, que hoy aquí me acompañan en el presídium varios de ellos, se han creado 800 plazas, asignadas a 112 instituciones de investigación.

            Actualmente existen 34 parques científicos tecnológicos que fomentan la creación y mejora del conocimiento.

            Además se han diseñado agendas estatales de innovación, es decir, que cada entidad pueda, a partir de su condición, de sus características específicas, promover investigación sobre lo que ellos tienen y pueda esa investigación apuntalar al desarrollo específico de las diferentes entidades de nuestro país.

            Estos esfuerzos, déjenme decirles en dónde nos ubican, de acuerdo a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, hoy nos situamos como país en el lugar número 57, pero lo relevante es que del 2012 al 2015, mejoramos en 22 posiciones; esto es, el mundo está evaluando y reconociendo el esfuerzo que México está haciendo en esta importante asignatura.

            Quiero concluir mi intervención reconociendo el esfuerzo de nuestros investigadores, de la comunidad científica del país, porque su trabajo y su talento contribuyen de forma decidida y trascendental al desarrollo de México.

Y como Presidente de la República, quiero hacer reconocimiento y expresar gratitud a todas y todos quienes trabajan en este campo de la investigación, porque su aporte, insisto, es fundamental para el México que queremos construir y edificar en el Siglo XXI.

            Gracias nuevamente por la gran hospitalidad que me dispensa hoy el Estado de Yucatán, no sólo en el calor con el que hoy nos recibe, que siempre está presente, pero más lo está el calor que tienen las personas, las mujeres, los hombres y los jóvenes de esta tierra generosa del Estado de Yucatán.

            Y más tarde, señor Gobernador, concluyendo la Inauguración de este Parque Científico y Tecnológico y de las instalaciones que habremos de poner el día de hoy en operación, estaremos en uno de los centros para que lo sepan quienes están hoy aquí. 

No todos me habrán de acompaña, donde se están entregando televisores, como lo estamos haciendo prácticamente en todo el país para impulsar y apoyar realmente esta transición tecnológica, de pasar de la era analógica a la era digital.

        Allá explicaré los alcances de este propósito, de este mandato constitucional y de este compromiso firme y decidido que tiene el Gobierno de la República para avanzar hacia una era de mayor modernidad y de avance tecnológico.

Felicidades a todas y muchas gracias por su hospitalidad.