Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Gobernador del Estado de Morelos:

Muchas gracias por su hospitalidad y muchas gracias por ésta muy amable invitación para inaugurar este foro al que usted ha convocado, y que tiene por invitado especial al país de Holanda.

Quiero reconocerle su expresión de solidaridad ante lo que, sin duda, es la solidaridad de todos los mexicanos, como se ha expresado de distintas maneras, para los familiares de los estudiantes que hoy están desaparecidos, y sin duda lo que representa la tarea más importante y a la que he convocado a todo el Gabinete de Seguridad, en este momento, que es encontrar a los jóvenes estudiantes.

Pero también lo que representa, como lo he señalado, un gran reto para el Estado mexicano en su conjunto, que es definir, a partir de resolver el tema que hoy nos ocupa y que nos presta o nos demanda la mayor atención, y en el que estamos diariamente involucrados, a partir de ello definir el Estado, en su conjunto, cuáles serán los mecanismos, las políticas, el marco normativo que impulsemos para asegurar que los órdenes municipales, especialmente, cuenten con mayor fortaleza institucional en materia de seguridad pública.

Éste es un tema que habrá de ocupar la tarea, el debate, de quienes son parte, sin duda, del Estado mexicano.

Pero hoy estamos en una tarea prioritaria, que es buscar y encontrar a los jóvenes estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y dar con su paradero.

Al término de esta reunión me estaré reuniendo, señor Gobernador, nuevamente con el Gabinete de Seguridad, como ha venido ocurriendo cotidianamente durante estos días para acelerar, como hemos convocado a estas instancias, y dar con el paradero de los jóvenes.

Muchas gracias, señor Gobernador, por la expresión de solidaridad.

Me permito saludar al señor Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal; a los señores Gobernadores de Puebla, de Hidalgo, que están aquí presentes.

Saludar de manera muy señalada al señor Embajador de los Países Bajos. Me da mucho gusto saludarle nuevamente, señor Embajador. Apreciar que usted habla muy bien el español, no me atrevería a hacer lo mismo en el idioma de su país.

Pero usted nos ha compartido ampliamente las experiencias que su país tiene y que hoy viene a compartir con México, y que se suma a los esfuerzos que hay en esta relación bilateral entre nuestros países.

Me da mucho gusto saludar a las autoridades del Gobierno de la República que están presentes, y que además habrán de participar en este Foro.

A las del Estado de Morelos.

Al señor Comandante de la Región Militar aquí, en el Estado de Morelos.

A legisladores Federales, locales; Presidentes Municipales.

Y a toda esta representación de la sociedad de Morelos. Y además de distintos ámbitos, tanto académico, cultural, de investigación, que participan en este importante Foro de Alternativas Verdes.

Señoras y señores:

El mundo enfrenta retos de enormes proporciones, y uno de los más graves es, como aquí se ha compartido, el del cambio climático, cuyos efectos impactan a todos los países.

Y hacer frente a este fenómeno global exige la suma de esfuerzos internacionales, pero especialmente nos demanda cuidar de nuestro entorno inmediato.

Cada Nación, cada sociedad y comunidad debe hacer un uso racional, eficiente y sustentable de sus recursos naturales.

Por estas razones, es para mí especial gusto acompañarles en la inauguración del Foro Internacional Alternativas Verdes, Innovación y Desarrollo Sustentable.

Este espacio permitirá compartir experiencias y mejores prácticas, a fin de construir economías más verdes y bajas en carbono; es decir, que emitan menos gases de efecto invernadero hacia la atmósfera.

Celebro que el Reino de los Países Bajos se haya sumado a este evento como invitado especial, sobre todo porque es una Nación reconocida mundialmente por sus políticas y resultados en materia de sustentabilidad.

El territorio mexicano tiene múltiples climas, como aquí se ha reconocido: excepcionales bosques, selvas, desiertos, extensos litorales y ríos, así como decenas de miles de especies animales y vegetales, que hacen de nuestro país una de las pocas naciones megadiversas del mundo.

Gozar de estos abundantes recursos naturales, sin duda, es un privilegio, pero al mismo tiempo constituye una gran responsabilidad con la presente y futuras generaciones de mexicanos.

Con esta convicción, en el Gobierno de la República establecimos como uno de los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo, impulsar un crecimiento verde e incluyente, que preserve a nuestros activos naturales, al tiempo de generar riqueza, competitividad y empleo.

Congruente con ello, en 2013 comenzamos la instrumentación de la Estrategia Nacional de Cambio Climático, que articula las acciones de mitigación y de adaptación a este fenómeno para las siguientes décadas.

Adicionalmente, este año se puso en marcha el Programa Especial de Cambio Climático, que establece las medidas de corto y mediano plazos necesarios para controlar los gases de efecto invernadero y los contaminantes climáticos de vida corta.

De forma paralela, se concretó el Programa Especial para el Aprovechamiento de Energías Renovables, con acciones que permitirán hacia el año 2018, que prácticamente un cuarto de la electricidad en el país sea generada a partir de energías renovables y tecnologías limpias.

Con base en estos innovadores instrumentos de planeación, México cuenta con rumbo claro para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y avanzar en los objetivos indicativos que prevé la Ley General de Cambio Climático.

Esta norma establece que para el año 2020 debemos reducir las emisiones en un 30 por ciento, respecto a la línea de base y que en 2050, las emisiones sean equivalentes a la mitad de las registradas en el año 2000.

Gran reto, gran desafío, gran compromiso y en el que estamos trabajando para cumplir a cabalidad con él.

Para lograr estos elevados estándares y transitar hacia una verdadera Economía Verde, es indispensable cambiar paradigmas y demostrar que el desarrollo de una Nación es plenamente compatible con el cuidado del medio ambiente.

Precisamente, las reformas estructurales que estamos poniendo en acción en México incorporan la sustentabilidad como factor indispensable del crecimiento económico, elevado y sostenido, por el que estamos trabajando.

Y permítanme compartirles dos ejemplos concretos:

Uno, que está en la Reforma Hacendaria, que incentiva la innovación y la inversión en tecnologías limpias.

Parte de los ingresos derivados de esta reforma se destinan a ciencia y tecnología, así como al desarrollo de proyectos ambientales.

Esta Reforma, la Hacendaria, también alienta la generación de electricidad a partir de fuentes de energía más limpias al establecer la deducibilidad inmediata de las inversiones en este rubro.

Además, desalienta el consumo de combustibles contaminantes al crear un impuesto que grava específicamente a aquellos energéticos que producen bióxido de carbono y contribuyen al calentamiento global.

Y un segundo ejemplo. La Reforma Energética, que sienta las bases para que México utilice fuentes de energía más limpias.

En primer lugar. Esta Reforma incorporó en la Constitución el criterio de sustentabilidad, esto significa que en el aprovechamiento de nuestros recursos se promoverá su conservación y el cuidado del medio ambiente, la inclusión social y el respeto a los derechos humanos; además, alienta el uso de combustibles menos contaminantes, como el gas natural, en los distintos procesos industriales.

En materia de electricidad. La reforma impulsa las redes inteligentes de transmisión, facilitando la interconexión a los productores de energías limpias en las zonas con mayor potencial geotérmico, eólico o solar.

Asimismo, la reforma creó la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del sector hidrocarburos, a fin de asegurar que la actividad petrolera se realice bajo estrictos criterios ambientales.

Estos ejemplos demuestran que México es un país comprometido, con un crecimiento económico responsable, que impulsa el desarrollo sustentable y protege el patrimonio natural.

Por ello, me es grato compartir con ustedes que de manera unánime, México ha sido electo como sede de la 13 Reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio de Diversidad Biológica en el año 2016.

Se tratará de un foro ambiental. Se trata de un foro ambiental de relevancia, ya que en él se definen políticas mundiales para el cuidado de la biodiversidad en todo el planeta.

Y con esta decisión, la que se ha tomado para México sea sede, sin duda la comunidad internacional reconoce el compromiso de nuestro país con el cuidado y protección del medio ambiente.

Señoras y señores:

Las naciones que promueven el crecimiento verde, además de abrir oportunidades de empleo e ingreso, están sentando las bases para el bienestar duradero de su población.

Conscientes de ello, los mexicanos reconocemos que las alternativas verdes son esenciales para el desarrollo sostenido, y prometen ser una importante fuente de prosperidad en los siguientes años para nuestro país.

Sumando esfuerzos, compartiendo experiencias y creando nuevas alianzas, el futuro de México cada día será más verde, más limpio y más sustentable.

Muchas gracias, y deseo el mayor de los éxitos a este foro que se está llevando a cabo.

Por ello, procedo sin mayor preámbulo y ante lo que ya he señalado, a declarar formalmente inaugurado este Foro Internacional de Alternativas Verdes, deseando que los trabajos que llevan a cabo, las experiencias que aquí se compartan, nos permitan seguir aprovechando nuestros recursos naturales de manera sustentable y sobre todo proyectar y construir un país que depare siempre mayores oportunidades a las presentes y futuras generaciones.

Felicidades y muchísimas gracias.