Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este acto.

Señor Gobernador del Estado de México.

Muchas gracias por esta gentil invitación para visitar nuevamente mi estado, del que soy orgullosamente originario. Esta tierra que me vio nacer y esta tierra que tanto quiero.

Y que en mi responsabilidad como Presidente de la República está el servir a todo el país, a todas y a todos los mexicanos, pero siempre resulta altamente satisfactorio regresar a ésta que es mi tierra y, sobre todo, hoy en este doble propósito:

Poner en operación este C5, que ya ha sido explicado y descrito, y al que habré de hacer referencia, sobre todo, en dónde se inscribe este proyecto de inteligencia, de información, para prevenir el delito y para combatir la delincuencia y, también, para inaugurar una importante obra de infraestructura aquí, en la Zona Metropolitana del Valle de Toluca.

Quiero saludar a todas las autoridades, tanto del Gobierno de la República, del gobierno del Estado de México, del gobierno Municipal de Toluca, su Alcalde y a otras y a otros Alcaldes que hoy están aquí presentes, de esta Zona Metropolitana.

Y a quienes forman parte de la Comisión Estatal de Seguridad, que están hoy aquí reunidos, y en quienes saludo, y les pido transmitan mi saludo y reconocimiento a los demás servidores públicos que laboran en esta institución.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Como aquí con toda puntualidad y claridad, y amplitud, el señor Gobernador describió este Centro, el C5, que es justamente este Centro de Inteligencia, de análisis, para poder contar con información que permita ampliar la capacidad institucional que tiene el Estado de México y que tienen las zonas en donde habrá de operar este Centro de Control, el C5.

Dónde se inscribe lo que hoy estamos inaugurando.

Se inscribe en esta política de estrecha coordinación entre el Gobierno de la República y los gobiernos estatales, para ampliar las capacidades que tienen instaladas en materia de seguridad pública para fortalecer estas capacidades y, sobre todo, para estar mejor preparados para combatir a la delincuencia organizada.

Si bien hay que reconocer, la delincuencia organizada también ha crecido en sus capacidades, en su modo de operar, en la financiación que tienen a su forma de actuar, de hacer y de cometer delitos, y actuar de manera ilegal, ocupa a que los gobiernos, en todos sus órdenes, también podamos ampliar nuestras capacidades.

Y ésta es una tarea que no sólo ocupa al Gobierno de la República, sino ocupa a los esfuerzos, particularmente, que deben hacer los gobiernos estatales.

Y déjenme decirlo así de claro, porque si se espera que el Gobierno de la República actúe o vaya en sustitución y en reemplazo a las capacidades que tienen los estados, verdaderamente estarán quedándose a la zaga los estados, y en su capacidad de actuar.

El Gobierno de la República por sí solo no está en capacidad de suplir lo que es responsabilidad de los gobiernos estatales.

Sí de hacer una estrecha coordinación, sí de sumar capacidades, sí de actuar de forma conjunta, pero reconociendo que cada nivel u orden de Gobierno está en la necesidad y en el deber de hacer su esfuerzo propio para potenciar las capacidades de respuesta que tengan los gobiernos, y brindar adecuada y eficiente, y oportuna, seguridad a la población, a las familias mexicanas.

Sin duda, se ha avanzado, pero aún falta más por hacer.

Habría que pensar qué ocurriría si hoy no se tuvieran las capacidades ya desarrolladas e instaladas.

Pero, también, hay que reconocer que, si bien ha habido una disminución en los índices y en las tasas de criminalidad, en la comisión de distintos delitos, sin duda, creación o puesta en operación de centros como el que hoy estamos inaugurando, viene a fortalecer la capacidad institucional.

El Gobierno de la República ha convocado a los gobiernos estatales para que hagamos un frente común, particularmente, en tres tareas: en la prevención social de la violencia y del delito.

Y esto significa ir a la raíz de los problemas, a prevenirlos, a rescatar espacios públicos donde, lamentablemente, se alienta o, eventualmente, se forma a quienes podrían el día de mañana estar cometiendo algún delito.

Dar espacios de oportunidad a millones de habitantes que viven en zonas apartadas, alejadas y rezagadas en la atención de los servicios públicos y elementales, para que dejemos de tener nidos, o donde se anide, precisamente, la delincuencia.

Y es por eso hoy que actuamos, en este marco de prevenir el delito, de haber definido, desde el Gobierno Federal, en coordinación, repito, con los gobiernos estatales, los polígonos, las demarcaciones territoriales, en donde eventualmente hay que actuar y estamos actuando para hacer rescate de esos espacios públicos, para atender a la población y que no se anide ahí la delincuencia.

El trabajo que se está desarrollando, estimamos, llegará al rescate de espacios en beneficio de más de cinco millones de personas en toda la geografía nacional.

El otro frente en el que estamos trabajando, es el fortalecimiento institucional y operativo de las corporaciones de seguridad en las distintas entidades federativas, repito, en el deber que tienen los gobiernos estatales de fortalecer sus propias capacidades.

Y es aquí donde se inscribe, justamente, la puesta en operación de este Centro C5. Y esto es lo que permite que haya aquí un esfuerzo coordinado, que haya la oportunidad de estar vigilando las zonas de mayor conurbación y donde hay mayor índice o donde se comete el mayor número de delitos.

Esto es lo que permite este C5. Hoy hay que combatirlo con inteligencia, y cuando dice uno que se hace uso de inteligencia, quizá en este término tan común entre las instancias gubernamentales, porque pareciera que no hacerlo así sería actuar de manera tonta.

Pero cuando se habla de inteligencia, es haciendo análisis de información; es recabando información, a partir de la que aportan los propios integrantes de la sociedad, las denuncias que se reciben y, obviamente, donde está, el monitoreo a través de las distintas cámaras, que se han instalado y que responden o que se concentra la información en este C5.

Junto a esta tarea, hoy creo que es ocasión de recordar una instrucción que di ya hace poco más de un año y en la que se viene trabajando. Es para tener un número único de denuncia para la población que sirva en todo el país, y que tomemos como referente, quizá, el mismo número de denuncia pública que ya opera en otros países, que actuemos bajo parámetros internacionales.

Y por eso puedo compartirles que bajo esta indicación es que en el segundo semestre de este año estará entrando ya en operación en una etapa inicial, en al menos 16 estados de la República, el número de emergencia 911.

Este número, que hasta programas de televisión se han hecho y que es un número universalmente conocido para la denuncia. Con ello evitar que en cada entidad existan distintos números.

La población que viaja de un lugar a otro, de una entidad a otra, no tiene por qué memorizarse o saber o conocer cuál es el número de emergencia que cada estado tiene.

Lo que estamos tratando de hacer es tener un número único en todo el país, para que sea ahí a donde se reciba la denuncia de la población, para casos de emergencia, en materia de seguridad pública o en casos de emergencia para atender alguna urgencia médica u otra que eventualmente se requiera.

Sobre este aspecto en particular, he reiterado y he dado la reiterada indicación a la Secretaria de Gobernación, a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a la Secretaría de Salud, para que unifiquen todo este mecanismo, para que intensifiquen su trabajo, de tal suerte que, repito, en el segundo semestre de este año podamos poner ya en operación, en una primera etapa, el número de emergencia 911.

No ha sido fácil armarlo, porque no sólo era liberar la frecuencia en la que se pueda tener este número y ocuparse, sino además incorporar todas las áreas que hoy prestan distintos servicios de emergencia, de diferentes instituciones públicas, para que todos estén unificados y concentrados en este número de emergencia 911.

A donde también estará concentrada la información o la denuncia que se presente ante este C5.

Y estos centros de control, estos centros de cómputo, estos centros de calidad y de información, sirven precisamente para atender la denuncia.

Hoy voy a dar un ejemplo de cómo en un pasado reciente, la operación de un centro de control, como el que hoy estamos inaugurando, mostró su eficiencia para prestar apoyo y auxilio a las instituciones de seguridad pública.

Ustedes recordarán y tendrán presente la detención de un delincuente altamente buscado: El Chapo Guzmán, allá, en Sinaloa, en donde un operativo realizado por fuerzas federales permitió dar con su ubicación, entrar a donde eventualmente se tenía identificado estaba ubicado.

Pero, como fue del dominio de la opinión pública, hubo enfrentamiento, hubo rechazo a la entrada que tuvieron las instituciones de seguridad pública, y por un corto espacio logró darse a la fuga este delincuente.

Y después, robar un vehículo. Y ese robo fue denunciado al centro de control allá, de Sinaloa. Y eso permitió, precisamente, alertar a todas las fuerzas de seguridad, tanto Federales que estaban ahí presentes, como del estado, para dar con el vehículo del que se había hecho denuncia de robo.

Y eso fue lo que permitió dar con el paradero de este delincuente, que había logrado, de forma muy temporal, darse a la fuga tras el operativo que se había presentado.

Ésta es la manera en la que operan estos Centros de Control, el que desde ahí se pueda alertar y se pueda poner en operación el esfuerzo y el trabajo de algunas de las instituciones de seguridad que sirven a los mexicanos.

Y, finalmente, el otro frente en el que estamos trabajando: el de procuración e impartición de justicia.

Nos acercamos cada día más, y en este mismo mes de junio deberá quedar debidamente operando y entrando en vigencia, en todo el país, el Sistema de Justicia Penal, Oral y Acusatorio.

Este Sistema, que es una forma de brindar o de administrar justicia, de lograr que el Poder Judicial, tanto en los órdenes locales como el Federal, puedan dictar justicia de manera pronta y expedita, de manera transparente y abierta, mediante juicios orales.

Y aquí rescato algo que Yosafat hace en momento en su intervención nos expusiera. Esto demanda, por supuesto, que haya capacidad de infraestructura de parte del Poder Judicial, que ahí es donde habrán de estar los jueces que dicten justicia, pero también demanda que las instancias de procuración, las que están en las Procuradurías estatales y en la Federal, estén también capacitadas y preparadas, y tengan los elementos necesarios para poder hacer consignas ante los jueces, debidamente sustentadas, debidamente armadas.

Y que estos Centros de Control y todo lo que se viene haciendo, está dedicado, precisamente, a que esa capacidad de integrar una buena averiguación, pueda derivar en la consigna y en la sanción que deban de tener quienes presumiblemente han cometido algún ilícito o algún delito.

En su momento tendremos el evento para dar marcha a esta entrada en vigencia de este Sistema de Justicia Penal en todo el país. Ya a dos semanas prácticamente estamos de ello.

Pero debo reconocer los esfuerzos institucionales que han hecho los gobiernos estatales para capacitar y preparar al personal operativo, tanto de las Procuradurías, como de las agencias de seguridad pública que trabajan en cada entidad, a las corporaciones policiacas, porque ya no se habrán de ocupar de detener a quienes presumiblemente serán delincuentes, sino de integrar, de dar elementos, de aportar elementos en la investigación para darle soporte a las averiguaciones que sean consignadas ante el Poder Judicial.

Es así como estamos trabajando.

Hoy me felicito de estar nuevamente en mi estado, de poder estar entre mis paisanos, entre mis muy queridos paisanos.

De felicitar al gobierno del Estado de México, por el esfuerzo propio que está haciendo para ampliar y fortalecer sus capacidades institucionales, lo que permitirá, sin duda, en la estrecha coordinación con el Gobierno Federal, potenciar nuestro actuar, nuestra capacidad de reacción, y poder asegurar una mayor y eficiente prestación de los servicios de seguridad pública que demanda la población mexiquense y de todo el país.

Felicidades y muchísimas gracias.