Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Para mí es motivo de gran satisfacción encabezar este encuentro, en el que se rinde tributo y se reconoce el trabajo de investigadores de nuestro país, y de un investigador que vive en otro lado y que México otorga este reconocimiento, precisamente, al trabajo que se hace en favor de la ciencia.

Y que, como el propio doctor lo ha compartido, la ciencia no tiene fronteras. Es un trabajo que se realiza para el desarrollo de la humanidad, para el bienestar de la humanidad, para el avance que la sociedad universal va teniendo.

Y no hay más que amplio y pleno reconocimiento a lo que hoy aquí se está tributando en esta forma de reconocer el trabajo de la comunidad científica, de investigadores de nuestro país y de países hermanos.

Quiero saludar a quienes forman parte del presídium.

A investigadores.

A presidentes de asociaciones y de organizaciones vinculadas a la investigación, a la innovación, al desarrollo tecnológico.

Al Director de CONACYT.

Y a miembros del Gabinete del Gobierno de la República.

Al señor Rector de nuestra Máxima Casa de Estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México.

A legisladores Federales, a quienes forman parte de la Comisión en el Senado de la República, de la Comisión de Innovación y Tecnología.

A miembros del sector privado, a la cúpula empresarial y dirigentes de organizaciones empresariales.

Y rectores de universidades de nuestro país, que hoy están aquí acompañándonos en este evento.

Quiero saludar con un gran respeto a la comunidad científica, a la comunidad de investigadores que están hoy aquí con nosotros.

A representantes de distintas instituciones encargadas de la investigación, de la innovación, del desarrollo tecnológico.

A quienes forman parte de esta red de organismos estatales y quienes los presiden, a quienes saludo con gran respeto.

Particularmente, quiero reiterar mi felicitación y amplio reconocimiento a los galardonados el día de hoy; a quienes han recibido este reconocimiento por su trabajo, por su trayectoria en favor de la investigación y el desarrollo, y donde han hecho aportes importantes para el desarrollo de nuestro país y de la comunidad universal.

Y saludo particularmente en este reconocimiento a sus familias, que les están acompañando, porque, sin duda, son ustedes motivo de alegría, de orgullo, lo son para México, lo son para sus familias.

Les saludo con amplio respeto.

Señores representantes de los medios de comunicación:

La ciencia y la generación de conocimiento han permitido acelerar el desarrollo de la humanidad y la creación de condiciones de mayor bienestar para las naciones.

Sin los avances de la ciencia, el pasado sería nuestro presente, y la expectativa de un mejor futuro sería impensable.

Desde el estudio de los movimientos de los astros, en épocas ancestrales, hasta los más recientes adelantos científicos en la frontera de la biotecnología, la humanidad ha trazado un deslumbrante arco de progreso.

De esta relevancia ha sido el trabajo de las mujeres y hombres de ciencia.

Hoy, la ciencia, la tecnología y la innovación están moviendo a México y al mundo, activando la productividad, ampliando las fronteras de lo posible y, sobre todo, mejorando la vida de millones de personas.

Por esa razón, celebro a los galardonados de los Premios de Investigación 2015 de la Academia Mexicana de Ciencias, destaco las investigaciones de átomos fríos, del doctor Eduardo Gómez García; así como la de circuitos regulatorios de las plantas del doctor Stefan de Folter.

También, mencionaré las que realiza el doctor Felipe Hevia de la Jara, sobre las relaciones entre Estado y sociedad. Las relativas al tratamiento de trastornos mentales, de la doctora Rebeca Robles García, y los proyectos de recuperación de petróleo crudo, de la doctora Natalya Likhanova.

Todos estos trabajos son ejemplo de rigor y creatividad.

Mi más amplio reconocimiento a cada uno de ustedes.

Nuestro país también reconoce este día el trabajo del doctor Andrés Moya Simarro, distinguido investigador en salud pública y ganador del Premio México de Ciencia y Tecnología 2015.

Sus investigaciones en genética evolutiva son un referente internacional y nos muestran el valor de la innovación en la investigación biomédica.

Para favorecer el impulso creador de nuestros científicos, el Gobierno de la República está realizando esfuerzos, debo decirlo, quizá como no se habían hecho antes, en esta magnitud y en esta dimensión.

Lo hacemos, entre otras medidas, llevando inversión pública en ciencia, tecnología e innovación, a niveles históricos.

En 2016, estamos destinando 92 mil millones de pesos en este rubro, lo que representa un crecimiento real de más de 37 por ciento, respecto de la inversión que se hacía en el año 2012, cuando inició esta Administración.

Con este esfuerzo y las propias inversiones del sector privado, se estima que a nivel nacional el gasto en investigación científica y desarrollo experimental alcance 0.61 por ciento como proporción del PIB en este año de 2016.

Es un indicador que ha venido mostrando avances alentadores desde su nivel de 0.49 por ciento del PIB, en 2012.

Pero esto debe motivarnos a no aflojar el paso y mantenernos firmes en el compromiso de dedicar mayor pública y privada a esta asignatura.

Es indispensable que las dependencias del Gobierno de la República, en especial el CONACyT, sigan promoviendo una mayor sinergia con el sector privado.

Aquí quiero reconocer públicamente la labor de los empresarios de nuestro país en favor del desarrollo innovador.

Hoy, el 28 por ciento del gasto en investigación científica y desarrollo experimental en México es de origen privado.

Sin embargo, y hay que reconocerlo, aunque se han hecho esfuerzos para elevar esta proporción, ésta se mantiene por debajo del promedio de los países de mayor desarrollo, que incluso llegan a alcanzar el 60 por ciento, proveniente de parte del sector privado.

Estoy seguro que trabajando juntos podremos identificar y, sobre todo, derribar las barreras que todavía dificultan una mayor participación del sector privado en investigación y desarrollo.

Justamente, hace unos momentos, concluimos la Sesión del Consejo General de Investigación Científica, Desarrollo Tecnológico e Innovación, justamente en un salón al lado de este, y aprecio la paciencia que han tenido para esperarnos, porque varios de ustedes ya habían llegado, cuando recién estábamos iniciando la sesión de este Consejo.

En ella, autoridades, así como representantes de la Academia y del sector empresarial, dialogamos sobre los avances en la materia y los desafíos que tenemos.

Y en el marco de este Consejo anuncié las siguientes medidas, para fortalecer la generación de conocimiento y el desarrollo innovador.

Primera. Que la Secretaría de Hacienda, la Secretaría de Economía y el CONACyT, en su diálogo que tienen con el Consejo Coordinador Empresarial, puedan diseñar un posible programa de estímulos fiscales, que incentive la inversión privada en investigación y desarrollo experimental.

Esto pasa por evidentemente dos condicionantes: que no afecte nuestro marco de estabilidad macroeconómica, y, segundo, que merezca la aprobación del Congreso de la Unión.

Segunda. Que el CONACyT continúe promoviendo el Programa de Cátedras para Jóvenes Investigadores, con el fin de alcanzar, que prácticamente es duplicar, las que hoy tenemos para llegar a dos mil cátedras, en 2018.

Esto es un programa innovador, porque está abriendo espacios de participación, particularmente a los jóvenes investigadores, para que tengan una plaza laboral, para que tengan un espacio de oportunidad laboral y que pueda ser destinado su esfuerzo, sea en Centros de Investigación o a universidades o Centros de Educación Superior en donde están trabajando y están desarrollando su trabajo de investigación.

Tercera. Se seguirá ampliando la infraestructura científica y tecnológica para impulsar el desarrollo regional y nacional.

Se crearán cuatro nuevos Centros Públicos de Investigación en temas de políticas educativas, aeronáutica, desarrollo metropolitano y zonas áridas, para llegar a un total de 31 centros en 2018.

Asimismo, concluiremos nueve consorcios de investigación adicionales, para llegar a 14, al final de esta Administración, y estos consorcios se enfocan en áreas del conocimiento tan relevantes, como la biomedicina, sustentabilidad y farmacéutica.

Estoy convencido de que tenemos que seguir actualizando las políticas y proyectos que promueven la innovación.

Y una cuarta medida es convocar, en el marco de la Conferencia Nacional de Gobernadores, para que los gobiernos estatales, a través de los organismos que tienen constituidos para el trabajo de innovación, ciencia y tecnología, dediquen mayores recursos.

Hoy estamos demandando que el sector privado participe en mayor forma dentro de la inversión que se hace en esta asignatura; pero, también, queremos involucrar en esta misma consonancia a los gobiernos de las distintas entidades federativas.

Es una tarea que el Gobierno de la República habrá de llevar al seno de la Conferencia Nacional de Gobernadores para ampliar esta convocatoria.

Señoras y señores:

Un país con el tamaño, la riqueza y la apertura de México, necesariamente tiene que ser parte activa de las tendencias globales de innovación y creación de valor.

Así lo entendemos en el Gobierno de la República y, por ello, trabajamos en esa dirección.

Celebro, nuevamente, que en este camino no vamos solos. Contamos con el compromiso y el liderazgo de nuestros científicos, y también de nuestros empresarios, que forman parte del sector privado, y con quienes armonizamos el esfuerzo para seguir dedicando mayor inversión y mayor trabajo a esta asignatura.

Los nuevos retos globales nos obligan a utilizar los avances científicos y sus aplicaciones tecnológicas, así como a sumar esfuerzos, sociedad y Gobierno, para poder integrar a México a la Sociedad del Conocimiento.

Finalmente, quiero concluir mi intervención apuntando que el que hoy estemos dedicando mayores recursos, mayores esfuerzos, más tarea y nuevos programas a esta asignatura, se inscribe dentro de la política que tiene el Gobierno de la República para seguir impulsando desarrollo, para seguir progresando, para, realmente llevar a cabo la implementación de nuestras reformas estructurales, políticas innovadoras, que nos permiten hoy dar cuenta de lo que se hace en esta asignatura, la que hoy nos convoca, pero manteniendo invariablemente algo que he señalado como una premisa fundamental que el Gobierno de la República está observando, que es el de cuidar nuestra estabilidad macroeconómica.

Y como aquí hace un momento el Secretario de Hacienda refiriera, precisamente un entorno global volátil, incierto, que tiene una enorme animosidad al riesgo, que trata de ausentarse y de alejarse de los riesgos, es en ese entorno, en esas aguas, en las que estamos remando.

Y México, en ese contexto, y a partir de lo que ha pasado, hemos actuado con responsabilidad, precisamente para cuidar de lo que los especialistas llaman son nuestros fundamentos macroeconómicos, aquello que nos da una mayor vitalidad y, sobre todo, que nos permite tener una buena carta de presentación de cómo está el desarrollo de la economía de México ante el mundo entero.

Y este reconocimiento hoy, nuevamente, se acredita en lo que el Fondo Monetario Internacional ha anunciado, que es la ampliación y extensión de la línea de crédito flexible.

Esta ampliación, en esta línea de crédito, que sólo ha otorgado, al día de hoy, a tres países en el mundo, no es más que aval de las fortalezas que tiene la economía de nuestro país; una economía que está creciendo, una economía que está generando empleos, una economía que mantiene bajas tasas de inflación, una economía que está mostrando un mayor dinamismo interno.

Eso es lo que hoy el Fondo Monetario Internacional está reconociendo de la economía de nuestro país.

Nos está haciendo auténticamente sujetos de crédito, de esta línea flexible, crediticia, que nos da dos, ya lo señaló el Secretario de Hacienda, pero, sin duda, nos da dos importantes ventajas:

Primero. Un mejor blindaje ante este entorno financiero volátil que el mundo nos está presentando.

Y segundo, y lo vuelvo a decir, es reconocimiento al desarrollo que está teniendo nuestra economía.

Mantengámonos unidos, armonicemos este esfuerzo que hoy aquí estamos acreditando: el trabajo de nuestros investigadores, la participación del sector privado, de los organismos y asociaciones dedicadas a la investigación, a la innovación y al desarrollo tecnológico, cuidando siempre que nuestro actuar sea en este clima de armonía y de cuidar nuestra estabilidad económica.

Felicidades nuevamente a los galardonados por su trayectoria, por sus méritos y por la importante contribución que con su trabajo han hecho al desarrollo científico e innovador de nuestro país, y porque su aporte, sin duda, viene a fortalecer la incorporación de México a la sociedad del conocimiento.

Muchas felicidades a todos.