Muchísimas gracias a todas y a todos los asistentes a este acto.

Gracias por darme la gran oportunidad de venir a celebrar mi cumpleaños número 50 a ésta, que es mi tierra, a éste, el Estado de México, del que orgullosamente soy originario.

Gracias por la hospitalidad de todas y de todos ustedes.

 Quiero saludar a todas las autoridades aquí presentes, particularmente al señor Gobernador del Estado de México, en quien agradezco siempre esta disposición, y aquí hay que subrayarlo, el que hagamos equipo, el que nos coordinemos de manera adecuada para realmente impulsar y lograr la concreción de diferentes proyectos.

Lo decía hace un momento el Secretario de Comunicaciones y Transportes, la participación e involucramiento de los gobiernos locales es fundamental para que las obras que el Gobierno de la República tiene proyectadas, se logren concretar con el esfuerzo y participación de los gobiernos estatales.

Y para fortuna, en el Estado de México se acredita este trabajo coordinado, y en ello mi reconocimiento al señor Gobernador del Estado de México.

Señores integrantes del Gobierno de la República, del gobierno del Estado de México.

Autoridades municipales aquí, de Ocoyoacac, y de otros municipios vecinos, donde hoy nos encontramos.

Quiero saludar a las y los legisladores federales.

A la Presidenta de la Comisión de Comunicaciones y Transportes.

De Lerma, de San Mateo Atenco, de Toluca, de Metepec, y de algunos otros que están en esta región del Valle de Toluca, a quienes saludo con un gran afecto.

A la empresa concesionaria que hoy participa y que reconozco en tiempo, porque nos habíamos trazado entregar para la fecha de mi cumpleaños esta obra. Y hoy lo estamos cumpliendo. Se ha cumplido con ese plazo.

Gracias. Felicito por la realización puntual de la obra.

Y saludo a todos quienes están aquí presentes, originarios, paisanos, del Estado de México, amigas y amigos.

Particularmente, le agradezco a mi esposa Angélica, que hoy me acompañe en este día; a mi madre, que también está presente, a mis hermanos.

Gracias por acompañarme en esta celebración.

Y a todos los asistentes.

A los medios de comunicación.

A la gente que con gran calidez el día de hoy me ha recibido en esta entrega de esta importante obra. Porque miren que es, sin duda, para uno significativo cumplir años.

Siempre es grato, en lo personal, pero cumplir compromisos es de la mayor relevancia y de la mayor trascendencia.

Y eso es lo que está ocurriendo el día de hoy. Aquí estamos entregando un compromiso más que hoy se cumple en favor de los habitantes del Estado de México.

Y es una doble coincidencia, señor Gobernador, queridas y queridos amigos, porque hoy cumplo 50 años.

Ésta es la visita número 50 que hago al Estado de México desde que soy Presidente de la República. Y espero hacer varias otras más, señor Gobernador, para entregar más obras aquí, en el Estado de México, y en todas las entidades del país.

Lo cierto es que en el video que se ha proyectado, sin duda, hay un recuento, particularmente, de obras de infraestructura en materia de comunicaciones, que se está realizando en el Centro del país.

Pero, por igual, podríamos hacer mención de otras regiones: Norte, Centro, Sur, Sureste de nuestra geografía nacional, en donde importantes obras de infraestructura se están desarrollando.

Y pareciera que estas obras se dan por descontando. Pareciera que son parte ya de un paisaje, como si fuera casi común y corriente que ahí estuvieran estas obras, pero implica un enorme esfuerzo.

No sólo es poder disponer o contar con recursos para poder realizar las obras, sino que la concreción de estas obras, ojalá y sólo fuera tener dinero, primero es tenerlo y, segundo, que ese dinero permita que la obra se vaya desarrollando.

A veces se enfrentan distintos problemas en la construcción de muchas de las autopistas, carreteras, en la liberación de los derechos de vía; el poder comprar mucha de la tierra por donde se va a desarrollar la obra.

Y luego a enfrentar, a veces, procesos legales que son lentos, tortuosos, largos, y que eso dificulta la concreción de muchas obras.

No es fácil, y por eso es de celebrar el que estemos cumpliendo, en el Gobierno, con la meta que nos trazamos con varios de los proyectos.

He señalado en más de un evento, son 52 autopistas que nos hemos fijado como meta concluir. A la fecha 26 ya se han entregado, que tienen una longitud del orden de mil 600 kilómetros.

Dentro de las carreteras federales que hemos modernizado, que se han ampliado, que eran anteriormente de siete metros de ancho, hoy ya de 12 metros muchas de ellas; estas 57, perdónenme, esas 80 carreteras federales, 57 están concluidas, y estas carreteras tienen una extensión de dos mil kilómetros, las obras que ya están entregadas.

Y estamos construyendo, también, se han concluido, a la fecha, 28 mil kilómetros de caminos rurales, estos que a veces no se ven o se aprecian porque están en pequeñas comunidades, alejadas, dispersas de la geografía nacional, pero que implican también un gran esfuerzo.

Dedicar recursos a la construcción de caminos rurales y la extensión, y longitud, de los mismos cobra especial relevancia; 28 mil kilómetros de caminos rurales que se han construido, solamente recordando que cuando hicimos frente a los efectos que dejó el Huracán Ingrid y Manuel allá, en el Estado de Guerrero, si no mal recuerdo eran casi cerca de 10 mil kilómetros, Gerardo, los que se tuvieron que reconstruir, porque muchas comunidades quedaron completamente aisladas, más de 120 puentes quedaron destruidos.

Y, eso exhibe, eso deja ver la dimensión que tienen las obras que en materia de infraestructura se están llevando a cabo.

Y por qué son importantes.

Porque, repito, a veces las vemos ya como parte de un paisaje, como si hubieran estado ahí antes, y algún día alguien las llegó a construir.

Implica un esfuerzo, implica tener visión de lo que se quiere construir, de un plan maestro para lograr una mejor conectividad de las distintas regiones de nuestro país, para elevar nuestra competitividad.

Porque para que México pueda seguir atrayendo mayores inversiones que generen empleos, evidentemente tenemos que ser un país competitivo, bien comunicado.

Las empresas que se instalan si no encuentran una buena infraestructura de comunicaciones, no sólo carretera, sino ferroviaria y en puertos, difícilmente van a invertir, porque entonces el costo de producción de cualquiera de sus productos se eleva.

Qué es lo que hace que la producción se abarate, que el costo de producción se abarate, y eso haga que esos productos compitan en distintos mercados a mejores precios.

Que el costo de producción sea bajo, y esto implica que haya buena infraestructura en donde se invierte para realizar proyectos productivos.

El empeño que tiene este Gobierno es que nuestro país, dada su ubicación geográfica y de gran conectividad, con distintas regiones del mundo, pueda ser más competitivo.

Y por eso hemos trazado un plan maestro para conectar diferentes regiones de nuestro país, que anteriormente no estaban debidamente conectadas.

Y ahora también esta obra que hoy entregamos, además de haber entregado hace un momento la ampliación de la Autopista México-Pachuca, en lo que es el ingreso o salida a la capital del país, a la Ciudad de México, hoy estamos entregando esta autopista para quienes vivíamos en esta región, aquí, en el Valle de Toluca, sabemos cómo se fue saturando prácticamente lo que es la autopista desde Toluca hasta la Ciudad de México.

Hoy estamos entregando esta autopista que, sin duda, mejora la conectividad, la hace más breve en tiempo, da mayor seguridad a los usuarios de la misma y, sobre todo, da una mejor conectividad a dos importantes zonas metropolitanas del país.

A la primera, que es la Zona Conurbada de la Ciudad de México y Metropolitana de la Ciudad de México, y la quinta Zona Metropolitana más grande del país, que es la del Valle de Toluca.

Dos grandes zonas metropolitanas conectadas hoy con una mejor autopista, y muy pronto con el primer tren interurbano de alta velocidad de Toluca a la Ciudad de México.

No tan pronto. Ésta será hasta el 2018, que estemos en oportunidad de poder entregarla.

Pero son obras que hablan del compromiso que hay de este Gobierno.

Éste es un Gobierno que está comprometido a elevar la calidad de vida de nuestros habitantes, y lo que queremos dejar en cada uno de estos eventos, es dejar constancia de la importancia del valor que tiene cada una de estas obras.

No surgieron de forma espontánea. Son parte de una planeación, repito, de una proyección, de definir qué es lo que va a permitir que nuestro país siga creciendo, siga impulsando su desarrollo y eso, al final de cuentas, depare condiciones de bienestar para nuestros habitantes.

Ese es el empeño de este Gobierno.

Para eso las reformas que hemos hecho, para generar cimientos muy sólidos, que a veces no se alcanzan a apreciar suficientemente, pero que, sin duda, son pilares muy importantes, que van a permitir que las familias mexicanas tengan mejores escenarios para el desarrollo y para la materialización y realización de sus proyectos personales, y de los proyectos colectivos que tengamos como sociedad.

Ese es el empeño de este Gobierno.

Y hoy me felicito de estar celebrando mi cumpleaños número 50, celebrando y entregando compromisos; cumpliendo compromisos, como lo son la Ampliación de la Autopista México-Pachuca y esta nueva Autopista Toluca-La Marquesa.

Felicidades al Estado de México.

Y quiero concluir mi intervención agradeciendo el trabajo de todas y de todos ustedes, de distintas áreas de la Administración Pública, que se ven involucradas en el desarrollo de nuestra infraestructura.

Aquí está la porra que trajo el Secretario de Comunicaciones y Transportes, pero vinieron a acompañarnos los delegados de todo el país, que representan a SCT en las diferentes entidades, y aquí hay varios servidores públicos de esta Secretaría y de otras más que colaboran, que hacen trabajo en equipo para el desarrollo de estos proyectos.

Les quiero felicitar ampliamente y, en ustedes, a todos los servidores públicos que realmente dan lo mejor de sí para la concreción de estos proyectos.

Y, sobre todo, a toda esta gran familia mexiquense, o a esta representación de la familia mexiquense. A mis queridos paisanos.

A las familias que están hoy aquí, reunidas, por ser pacientes, por esperar mi llegada, por dar tiempo a que pudiera saludar a muchas y a muchos de ustedes.

De tomarnos, mi esposa y yo, una fotografía con ustedes, para recuerdo de ustedes, pero sobre todo para llevármelo, no sólo en el corazón.

Yo también me llevo la memoria fotográfica de esta etapa de mi vida, que para mí ha sido un privilegio: Servir como Presidente de la República a todos los mexicanos.

Y al cumplir mis 50 años, dedicar mi mayor pasión, mi mayor empeño y toda mi entrega, y responsabilidad, a servirle a nuestra Nación.

Gracias a todas y a todos ustedes.

Muchas gracias.

Voy a partir el pastel, y antes de hacerlo y antes de soplarle aquí, a las velitas, voy a pedir un deseo.

Y quiero decirles que, al cumplir hoy 50 años, mi deseo es decirles que mi mayor felicidad es la felicidad de todo México, de todas las familias mexicanas.

Yo seré feliz en la medida que México sea feliz.

Ese es mi deseo que, hoy, aquí, al apagar estas velas sean para realización y concreción de la felicidad de todos los mexicanos.

Muchísimas gracias.

-SRA. ANGÉLICA RIVERA DE PEÑA: Le podría decir muchas cosas a mi esposo, muy bonitas. Ya se las dije ayer, en la noche, a las 12 de la noche.

Y quiero felicitarte. Quiero desearte lo mejor.

Eres un hombre, como tú lo dijiste, comprometido con tu gente, comprometido con tu familia.

Y deseo de corazón que Dios te bendiga y que te dé muchos años de vida.

Te amo.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Muchas gracias.