Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este acto.

Les saludo con gran afecto.

Y agradezco el mensaje de bienvenida del señor Gobernador del estado, a quien saludo con respeto.

A todas las autoridades aquí presentes del Gobierno de la República; del Gobierno del Estado de Tamaulipas; de los gobiernos municipales, que están aquí presentes.

Sus Alcaldes.

Saludo a las y los Legisladores Federales que aquí nos acompañan, tanto del orden Federal, como del orden estatal.

A los mandos militares y navales que nos acompañan.

A nuestros delegados de dependencias federales, quienes son nuestros representantes del Gobierno Federal en esta entidad.

Pero, sobre todo, quiero saludar con respeto, con afecto y con enorme gratitud la presencia de todas las mujeres, de todos los jóvenes y de todos los hombres de esta tierra generosa de Tamaulipas que hoy, aquí, me abre sus puertas.

Muchas gracias, muchísimas gracias.

Y déjenme poner en contexto el evento que hoy nos convoca, porque lo primero, sin duda, es ya el clima y todavía estamos en invierno, señor Gobernador, y aquí no se siente.

Aquí no sé si cuando venga el verano se siente frío o está invertido, pero se siente un gran calor.

Pero ese calor no viene sólo del clima. El calor que hoy aquí estamos sintiendo, y con el que yo me voy, es con el calor que hoy me ha dispensado la calidez y el trato amable de la gente de Tamaulipas.

Gracias por todo ello. Gracias por abrirme las puertas de esta entidad y recibirme con esta calidez.

Esto es, quizá, lo más importante para un Presidente, para alguien que tiene la responsabilidad de gobernar, en el orden estatal y en los órdenes municipales; el sentir a la gente, estar cerca de la gente. Y escuchar varias de las peticiones que la gente nos va planteando.

La tarea del Gobierno, como lo dije, y déjenme sólo evocar aquí un momento para precisar lo que entonces dije, a propósito de la visita del Papa y al estar refiriendo la misión y hacer reflexión sobre los retos que hoy la sociedad está teniendo.

Dije que es tarea de los gobiernos, como la que nos está ocupando, el dar piso básico de bienestar a su población; que la sociedad tenga elementos básicos y elementales para que cada uno, como aquí ya también se expresó, pueda construir su espacio de éxito, su espacio de realización personal.

Y en esa tarea estamos trabajando el Gobierno, sumado a los esfuerzos que hacen los gobiernos de los estados.

Y aquí lo hemos acreditado, y en el trabajo y en la acción que hoy está llevándose a cabo en este acto, se convoca, precisamente, a este esfuerzo conjunto, el del Gobierno Federal y el del gobierno del Estado de Tamaulipas.

Hoy estamos entregando escrituras, cancelaciones de hipoteca, títulos de propiedad para tres mil familias que llevaban muchos años a la espera de tener certidumbre, certeza, sobre la propiedad que hoy tienen de alguna tierra o de su casa.

Aquí, al estar recibiendo a varios de quienes entregué personalmente este documento, me fueron expresando los muchos años, varios de ellos, que les tomó llegar a este momento.

Doña Andrea, que ya no lo comentó, pero sí me lo dijo aquí en corto y lo puedo decir, me dijo: Llevaba 47 años esperando mi título de propiedad.

Y a algunos otros les tomó, quizá, menos tiempo, 10 años, cinco años, pero finalmente tienen este título.

Y por qué es importante.

Es importante porque les da certeza, porque las familias que pueden tener su terreno, su casa, cuando no tienen un documento, un papelito que legalmente ampare esa propiedad, nunca tendrán la tranquilidad que, en caso de faltar, tengan certeza sobre quién es propietario de ese inmueble, de esa tierra, en donde eventualmente están.

Hace un momento y sólo aquí no hago más que replicar y volver a decir lo que alguien expresó, de quien recibió ese título: Gracias, porque estoy recibiendo o me está usted entregando el patrimonio de mis hijos. Alguien de acá me lo expresó tal cual.

Y es cierto, por eso estamos haciendo esta acción y por eso le he dado indicaciones a la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, que eso significa SEDATU, que es una dependencia nueva, creada para ordenar el crecimiento urbano, para ponerle orden y para incentivar o inducir desarrollo hacia ciertas zonas, que tengamos certeza que contarán con servicios elementales que le va a demandar cualquier desarrollo habitacional.

Le he dado a ella la indicación de acelerar los procesos, precisamente para evitar que tomen tantos años.

Y ahí, en la SEDATU, se ha hecho todo un proceso, y está en proceso, esta parte de reingeniería para que realmente el proceso se acelere. Y lo que anteriormente tomaba varios años, de tres a cinco años, hoy no tome más de seis meses.

Hoy, estamos entregando aquí, en Altamira, tres mil títulos. Tres mil títulos, que son 500 títulos de propiedad del Registro Agrario Nacional, y dos mil 500 escrituras de diferentes dependencias del Gobierno de la República: INFONAVIT, FOVISSSTE, del Instituto Tamaulipeco de Vivienda y Urbanismo, y de la propia CORETT.

Estamos dándoles certeza jurídica.

Y claramente hay un rezago, como lo ha compartido la propia Secretaria, titular de SEDATU, Rosario Robles, les ha compartido que hay un rezago de más de 150 mil expedientes y que están acelerando el proceso para realmente lograr la entrega de estos títulos lo más rápido posible.

Aquí ya nos pusimos de acuerdo con el Gobernador, con su gobierno, para que con recursos que aportarán el Gobierno Federal y el gobierno del estado, se puedan entregar 20 mil escrituras más y 18 mil, particularmente aquí, en Altamira.

En un rezago histórico, que había generado problemas de orden social.

Y hoy, estamos en el compromiso, y aquí ustedes así lo van a saber y lo van a sentir, porque en próximas semanas estarán recibiendo 18 mil títulos de esta región de Villa de Altamira que, sin duda, dará tranquilidad a las familias y paz social en esta región.

Ese es el compromiso que tiene mi Gobierno.

Junto a esto, déjenme compartirles algo adicional, en esta tarea, insisto, de generar un piso básico de bienestar a la población.

En el Gobierno de la República hemos emprendido acciones, políticas y cambios que realmente vayan a significar condiciones de mayor bienestar para la población.

El día de ayer, seguramente se enteraron ustedes a través de los medios de comunicación, que estuve en una visita muy rápida a la Ciudad de Houston.

Y ahí, nos entregaron un reconocimiento, no al trabajo sólo del Presidente, sino al trabajo que colectivamente hemos hecho para impulsar reformas, como lo ha sido la Energética, y otras más, la de Telecomunicaciones que hoy permite, primero, que ya no haya cobro en los servicios de larga distancia, eso ayuda a la economía familiar y que la telefonía móvil y fija también hayan disminuido sus tarifas.

La Reforma Energética que está permitiendo que reduzcamos las tarifas eléctricas, sobre todo, en los hogares de menos recursos que tienen una tarifa subsidiada, pero los que no la tienen, puedan tener una tarifa más baja, donde ha habido disminuciones que van desde el 10 hasta el 30 por ciento en hogares, en comercios y en la industria.

Esto es consecuencia de estas reformas, que siguen su etapa de instrumentación.

Y todo esto está orientado, repito, a generar un piso básico de bienestar.

Nadie va a venir a hacer por nosotros lo que corresponde a cada uno hacer y llevar a cabo, pero para que eso sea posible, para que cada uno pueda lograr realmente alcanzar sus metas, sus anhelos, sus planes de realización personal, necesitan encontrar condiciones óptimas para tal propósito.

Y esas son las condiciones por las que el Gobierno está trabajando.

Nuestra economía, hoy INEGI dio a conocer que nuestra economía creció 2.5 por ciento durante 2015.

Ciertamente todavía no en los números o en el nivel que quisiéramos estar, pero lamentablemente el contexto mundial en donde hoy hay desaceleración económica, aquí estamos creciendo, cuando en la gran parte del mundo, los países no lo están haciendo; y muchos otros, incluso, no sólo no crecen, sino su economía ha decrecido.

No obstante ese escenario mundial que nos está tocando vivir, nuestra economía está avanzando, está creciendo: 2.5 por ciento creció durante 2015, y así el acumulado que llevamos de estos tres primeros años, nuestra economía ha crecido poco más del 6 por ciento de como estaba en el año 2012.

Cómo evaluar esto.

Habrá que ponerlo en el contexto de cuánto más habían avanzado nuestra economía, el desarrollo de nuestra economía, que genera bienestar a las familias en los tres primeros años de Administraciones anteriores.

Y hoy, para fortuna, estamos mejor, hemos crecido más de lo que habían crecido en esas administraciones, el desarrollo económico de nuestro país.

Tenemos estabilidad económica, tenemos una baja inflación.

Las inflaciones o los índices de inflación más bajos que se hayan registrado en la historia de la economía de nuestro país, desde que se mide, precisamente, la inflación.

Y hay que decirles, la inflación es, al final de cuentas, prácticamente un impuesto que paga la población, porque es el incremento de precios que tienen distintos productos.

Y en México se ha contenido y hemos tenido registros de inflaciones más bajas.

Hoy nuestro país se proyecta con la fortaleza y potencial que tendrá en los próximos años, y tan así se proyecta al mundo que más inversión está llegando a nuestro país.

Y por qué es bueno que haya inversión.

Porque viene a detonar empleos, porque viene a detonar nuestra capacidad productiva que tenemos como Nación.

La inversión extranjera, que es la que podemos medir, de acuerdo a datos que tiene la Secretaría de Economía, en estos primeros tres años fue del orden de prácticamente 100 mil millones de dólares; nuevamente, una cifra histórica, un nivel alto de inversión, como no habíamos tenido en años anteriores, y menos para estos tres primeros años de esta Administración.

Estos son buenos signos, buenas señales, y seguiremos trabajando para actuar con gran responsabilidad en el manejo administrativo y financiero del Gobierno de la República ante estos escenarios que el mundo nos está presentando, para cuidar, precisamente, el bienestar de las familias mexicanas, a partir de generar condiciones de estabilidad, como la que hoy estamos teniendo en la inflación, en la condición macroeconómica y en la generación de empleos.

Hoy está habiendo más empleo y espero que lo siga habiendo, porque México es, justamente, lo que está proyectando; condiciones favorables para atraer inversión, que está confiando en el desempeño que tendrá la economía de nuestro país en los próximos años, la que se habrá de detonar a partir de toda la instrumentación que se viene haciendo de distintas reformas.

Y, al final de cuentas, todo ello orientado a un único propósito: elevar la calidad de vida de las familias mexicanas, generar pisos básicos de bienestar, en donde cada uno pueda encontrar su espacio de realización propia y el cumplimiento a cualquier anhelo o proyecto que se trace.

A mí me da mucho gusto estar aquí, en Altamira, habré de regresar, señor Gobernador.

Quiero comprometerme a regresar, porque hay obras que hemos llevado, que hemos inaugurado, incluso.

A principios de este año, no hace mucho, la primera semana o segunda semana de enero, puse en operación distinta infraestructura hospitalaria, y a distancia inauguré el Hospital General, precisamente, aquí, de Tampico, ese hospital que ya está operando, que no he podido visitar, pero que pude ver, entonces, en imágenes.

Regresaré para visitarlo, pero, además, quiero, también, acompañar el proceso de modernización que estamos llevando a cabo en el Puerto de Altamira, con una inversión que será superior a los cinco mil millones de dólares.

Vamos a triplicar prácticamente la capacidad del Puerto de Altamira y con ello potenciar, favorecer al desarrollo económico de esta región del Estado de Tamaulipas y, sin duda, hacer de Altamira uno de los puertos más importantes de nuestro país.

Por eso, amigas y amigos todos, les quiero agradecer su presencia y más cuando tenemos este calor. Pero gracias por compartirme; además, el calor humano que tiene la gente de Tamaulipas.

Gracias por ser generosos con su Presidente.

Yo, desde aquí, a muchos tuve oportunidad de saludar personalmente, pero a todos, reciban, todos, el afecto, el cariño y la gratitud de su amigo, el Presidente de la República.

Muchísimas gracias por su hospitalidad.