Señoras y señores.

Buenas tardes.

Señor Almirante Secretario de Marina, Francisco Soberón Sanz.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda.

Señores integrantes del Gabinete de Seguridad del Gobierno de la República.

Señor Gobernador del Estado de Campeche.

Muchas gracias por su hospitalidad.

Muy distinguidas personalidades que están hoy aquí presentes en este acto.

Señores Almirantes y Generales, Capitanes y Jefes, Oficiales, marinería y tropa.

Señoras y señores:

Reconozco en la Armada de México a una Institución militar con amplía identidad social, estimada por todos los mexicanos.

Servir a la Patria con lealtad, valentía y determinación es la divisa y el compromiso permanente de nuestros marinos.

Por eso, como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, me enorgullece estar hoy aquí, en Campeche, para celebrar junto a ustedes el Día de la Armada de México.

Desde este Centro de Capacitación y Adiestramiento Especializado de Infantería de Marina expreso mi reconocimiento al personal destacado en las Unidades Navales en toda la República.

Felicito a los más de 54 mil marinos en este día por su vocación de servicio, su responsabilidad social y, lo más importante, por su amor a México.

Reconozco su eficaz desempeño en la protección de nuestros litorales y nuestra extensa zona económica exclusiva, así como en la salvaguarda de nuestros puertos e instalaciones estratégicas.

Gracias a la seguridad que brindan a quienes navegan en aguas nacionales, hoy, el mar es una vía confiable de comunicación entre localidades costeras, así como entre México y el mundo.

Valor, también, su ejemplar labor en la preservación de la seguridad interior, y su entrega sin reservas en el auxilio de la población civil en casos de desastre.

Así lo demostraron recientemente con sus acciones de rescate y atención a las comunidades afectadas por los ciclones Ingrid y Manuel. Su valiente y oportuna intervención permitió salvar miles de vidas y auxiliar a familias mexicanas.

Por todas estas razones, la Armada de México, junto con el Ejército y la Fuerza Aérea, es una de las instituciones que más enorgullece e inspira a nuestra sociedad.

El compromiso de la Marina con la Nación tiene profunda raíces.

A lo largo de nuestra historia, esta organización militar ha luchado por las mejores causas y los más altos ideales de nuestro pueblo.

Hoy recordamos con orgullo la Gesta Heroica de un campechano excepcional, el Capitán de Fragata Pedro Sainz de Baranda, así como a los integrantes de su escuadra naval.

Un día como hoy, hace justamente 188 años, estos valerosos combatientes expulsaron del país a las últimas tropas españolas, que todavía se negaban a reconocer la Independencia de México.

El 23 de noviembre de 1825, nuestra Marina se cubrió de gloria al lograr la rendición y desalojo de los soldados extranjeros que se habían refugiado en el Castillo de San de Ulúa, en Veracruz.

Por esta razón, esa fecha emblemática quedó inscrita en la historia Patria como el día en que México consolidó para siempre su Independencia nacional.

En justo reconocimiento a esta hazaña, el 23 de noviembre los mexicanos celebramos el Día de la Armada de México.

Un suceso clave en la obtención de esta victoria fue la determinación de Pedro Sainz de Baranda al impedir que la resistencia española fuera abastecida por una poderosa flota real, proveniente de Cuba.

Aún enfermo, no dudó en movilizar su escuadra para interponerse en el trayecto de las naves extranjeras hacia San Juan de Ulúa.

Frente a la valentía de los marinos mexicanos, los españoles optaron por regresar a la Habana.

Con esta lección de coraje, orgullo y dignidad, la Marina Nacional demostró al mundo que los mexicanos somos dueños de nuestro propio destino.

Desde entonces, la Armada de México es salvaguarda de nuestras instituciones, es garantía de nuestra libertad y democracia, y soporte de nuestra soberanía e independencia.

Como dignos herederos de una tradición de excelencia y compromiso institucional, estoy seguro de que continuarán dando lo mejor de sí para mantener en alto el prestigio y la grandeza de esta noble Institución.

Hoy, los desafíos que tiene México son muy distintos a los que enfrentaron nuestros primeros marinos, pero al igual que ellos estamos decididos a superarlos.

En nuestro tiempo vivimos una etapa de transformación de fondo, cada ciudadano y cada sector de la sociedad estamos llamados a hacer la parte que nos corresponde.

En el Gobierno de la República tenemos el compromiso de construir una verdadera sociedad de derechos para que cada mexicano pueda ejercer plenamente los derechos y libertades que le reconoce nuestra Constitución.

Para lograrlo hemos decidido transitar por el camino de las reformas transformadoras; hemos optado por el diálogo, el entendimiento y el acuerdo para realizar los cambios de fondo que necesita la Nación.

México, así lo entendemos, es nuestra misión colectiva. Ustedes han demostrado que con unidad de propósitos y acción conjunta podemos cumplir nuestros más elevados anhelos.

Junto con los poderes públicos, los distintos órdenes de Gobierno, las principales fuerzas políticas y la sociedad en general, estamos trabajando para un México de paz, incluyente y con educación de calidad. Estamos construyendo alianzas para alcanzar un México próspero y sobre todo con responsabilidad global.

Estamos sumando esfuerzos, voluntades y recursos para brindarle un mejor futuro a los mexicanos de hoy y de mañana.

Integrantes de la Armada de México:

A prácticamente un año de asumir la Presidencia de la República y ejercer mi responsabilidad como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas reconozco la lealtad institucional y el patriotismo de los marinos de México.

El país necesita de la energía, entrega y vocación de servicio de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea para que prevalezcan siempre los intereses y valores supremos de la Patria.

Ustedes tienen el privilegio y el honor de participar activamente en la construcción de un México que avanza por la ruta de la paz, la estabilidad, la libertad y la justicia.

Sigan cumpliendo las misiones encomendadas con la entrega, la gallardía y la responsabilidad que les caracteriza.

Sepan que al cumplir con sus deberes, ustedes le cumplen a la Patria y a todo el pueblo de México.

Felicidades a todos los marinos en este Día de Armada.

Les deseo que tengan buen viento y buena mar en todas sus actividades en favor de la Patria.

Muchas gracias.