Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar al señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Al señor Almirante Secretario de Marina.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de la Federación.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Saludar a Generales.

Almirantes.

Jefes.

Capitanes.

Oficiales.

Tropa.

Clases y Marinería.

Quiero saludar a las familias de quienes egresan e ingresan el día de hoy, a este Heroico Colegio Militar.

Saludar, también, a la muy distinguida concurrencia en este acto, y a los señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Pertenecer a las Fuerzas Armadas es una de las mayores distinciones a las que puede aspirar un mexicano.

Estar en sus filas, portar su uniforme y merecer sus insignias significa estar dispuesto a luchar por las mejores causas de nuestra sociedad.

Por eso, en el año que conmemoramos el centenario de la creación del Ejército Mexicano, es un honor presidir la Ceremonia de Clausura y Apertura de los Cursos del Sistema Educativo Militar.

Los mexicanos nos sentimos muy orgullosos de contar con planteles militares de excelencia académica y gloriosa tradición. Son escuelas y colegios que han sabido renovarse y ponerse al día para responder a los desafíos de nuestro tiempo.

En sus aulas y campos de entrenamiento, se forjan año tras año miles de soldados mexicanos con los principios de lealtad, valor y patriotismo.

Como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas reconozco el compromiso con México de quienes hoy concluyen su formación militar.

Felicito a los mil 221 jóvenes por su dedicación, disciplina y responsabilidad que mostraron para completar su instrucción.

Ustedes se han ganado el honor de velar por nuestra libertad, soberanía e integridad territorial. Se han ganado el privilegio de salvaguardar nuestra independencia y proteger nuestras leyes e instituciones democráticas.

México es un país de paz, de armonía social y que para fortuna de los mexicanos cuenta con instituciones democráticas que están dedicadas a velar por el Estado de Derecho y con la obligación que tienen impuesta de salvaguardar y velar por los derechos de los ciudadanos.

Esta alta distinción, la de velar por las instituciones democráticas del país, está reservada para mexicanas y mexicanos de elevados principios y con profunda vocación de servicio.

Servir a la Patria, velar por un México en paz, con lealtad, valentía y determinación, es la bandera del Ejército Mexicano.

Este día también damos la bienvenida a dos mil 302 jóvenes estudiantes de nuevo ingreso que inician formalmente la carrera de las armas.

Estoy seguro de que cada uno de ustedes dará lo mejor de sí en sus años de estudio y formación, de que estarán dispuestos a adquirir los conocimientos y habilidades que les exigirán sus futuras misiones.

Como egresados o alumnos, ustedes son herederos de la larga tradición de honor y patriotismo de los integrantes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea Mexicana.

Grandes episodios de la historia nacional se han escrito con la determinación y valentía de nuestros soldados y marinos.

Un día como hoy, hace justamente 166 años, un grupo de valerosos cadetes defendió con su vida la soberanía nacional y nuestro Lábaro Patrio.

El 13 de septiembre de 1847, los Niños Héroes nos dieron una lección de orgullo, coraje y dignidad al resguardar el Castillo de Chapultepec frente al asalto de tropas invasoras.

Aunque habían recibido con anticipación la orden de retirarse, ellos optaron por enfrentar al enemigo y morir luchando, antes que permitir su avance.

Hoy evocamos, con respeto, a Juan de la Barrera, a Francisco Márquez, a Fernando Montes de Oca, a Agustín Melgar, a Vicente Suárez y a Juan Escutia.

La Batalla de Chapultepec refrendó el valor de una generación de cadetes que supo cumplir con su deber y su indeclinable compromiso con la Nación.

La Gesta Heroica de los Niños Héroes está viva en el corazón de nuestros cadetes y soldados, pero también lo está en el de todos los mexicanos.

Es un ejemplo que nos inspira a seguir construyendo un mejor país. Es una lección de vida que nos demuestra que no hay edad ni rango necesarios para entregar lo mejor de nosotros al servicio de México.

En nuestro tiempo, vivimos un momento de transformación de fondo, en el que todos los sectores pero, especialmente los ciudadanos, estamos llamados a hacer la parte que nos corresponde, a ser factores y promotores del cambio social que requiere la Nación.

La responsabilidad del Gobierno de la República está en señalar el rumbo. En proponer soluciones y crear las condiciones necesarias para que el país cuente con cimientos más sólidos para su desarrollo.

Por eso, hoy estamos trabajando con los Poderes de la Unión, con los órdenes de Gobierno, con las principales fuerzas políticas y la sociedad en su conjunto para mover y transformar a México, para escribir juntos una historia de valor, esfuerzo y éxito.

Estamos sumando y coordinando esfuerzos para alcanzar un México en paz, donde todas las familias vivan con libertad y plena tranquilidad.

Estamos actuando con determinación para lograr un México incluyente, donde todos gocen de seguridad social, con acceso efectivo a los servicios de salud, una pensión universal para los adultos mayores, y seguro de desempleo para los trabajadores en la formalidad.

Estamos decididos a construir un México con educación de calidad, donde nuestros niños y jóvenes tengan los conocimientos y competencias para triunfar en el Siglo XXI.

En este esfuerzo se inscribe el compromiso del Sistema Educativo Militar, por renovar sus métodos de estudio e instrumentos para la formación integral, como la Plataforma Digital de Apoyo a la Educación que hoy habremos de inaugurar.

Estamos trabajando para lograr un México próspero, con una economía sólida, dinámica y competitiva, que sea más productiva, a fin de generar más empleos y de mayor calidad para los mexicanos.

Para hacer realidad el México que anhelamos sabemos bien que tenemos que vencer inercias y resistencias. Tenemos que superar obstáculos y desafíos.

Por la transformación que exige y merece la inmensa mayoría de los mexicanos vale la pena cualquier esfuerzo, como el que venimos haciendo y desplegando.

Jóvenes Cadetes, México necesita la energía, la entrega y la vocación de servicio de quienes se forman en nuestros planteles militares para que prevalezcan siempre los intereses y valores supremos de la Patria.

Ustedes tienen la responsabilidad de participar activamente en la construcción de una Nación que avanza por la ruta de la paz, la estabilidad, la libertad y la justicia.

Den siempre su máximo esfuerzo, estudien y prepárense a fondo, observando los valores que guían a nuestras Fuerzas Armadas, instituciones de prestigio y tradición.

Como su Comandante Supremo reitero mi reconocimiento a los principios con que se conducen los integrantes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea Mexicana.

Con su participación México seguirá siendo una Nación libre, unida y soberana. Una Nación más próspera y más democrática.

En cada uno de ustedes, la Patria está a buen resguardo. Continúen defendiendo los grandes ideales nacionales y sirvan con integridad a los mexicanos. Al hacerlo mantendrán en alto el honor, la autoridad moral, la estima social y la grandeza de nuestras Fuerzas Armadas.

Muchas felicidades.

-MODERADORA: A continuación, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, hará la Declaratoria de Clausura y Apertura de Cursos del Sistema Educativo Militar.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Siendo las 15 horas con 37 minutos de hoy, 13 de septiembre de 2013, me es muy grato declarar formalmente clausurado el Ciclo Escolar 2012-2013 del Sistema Educativo Militar y, al mismo tiempo, declarar inaugurado el Ciclo 2013-2014, con la certeza de que México se fortalece con la formación que aquí reciben sus jóvenes.

Muchas felicidades, y enhorabuena.