Señoras y señores.

Muy buenas tardes.

A todas y a todos ustedes.

Saludo con respeto al señor Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, y al señor Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Al señor General Secretario de la Defensa Nacional; al señor Almirante Secretario de Marina.

A los señores integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

A los señores Embajadores y agregados militares que hoy gentilmente nos acompañan.

Quiero saludar a los muy distinguidos invitados a esta Ceremonia de Clausura y de Apertura de Cursos de los Planteles del Sistema Educativo Militar.

Muy distinguidos señores Generales y Almirantes.

Jefes y Capitanes, Oficiales, cadetes, tropa y marinería.

Me dirijo particularmente a quienes egresan y a quienes ingresan a los cursos del Sistema Educativo Militar, y a los familiares que hoy aquí les acompañan.

Señoras y señores:

A 191 años de su fundación, podemos comprobar que el Heroico Colegio Militar forma oficiales de excelencia, que han escrito páginas memorables de nuestra historia Patria.

Por ello, es un honor encontrarme aquí, para acompañar a los militares que concluyeron sus estudios en esta prestigiosa institución y en los diversos planteles del Sistema Educativo Militar.

Muchas felicidades por este gran logro.

Ustedes se han ganado el honor y la responsabilidad de servir a la Patria y a las instituciones de la República. Estoy seguro de que estarán a la altura de sus deberes y contribuirán con pasión, dedicación e inteligencia, a la defensa de la Nación y a la protección de los mexicanos.

A quienes hoy inician su formación militar y a quienes continúan con su profesionalización en favor de México, les deseo que este ciclo educativo sea provechoso y de crecimiento personal.

A todos ustedes, los conmino a dar lo mejor de sí, en esta etapa de estudio y formación, para que adquieran los conocimientos y habilidades que les exigirán sus futuras misiones.

Los mexicanos nos sentimos muy orgullosos del patriotismo, la disciplina y el espíritu de servicio de nuestras Fuerzas Armadas.

Se trata de valores que se fortalecen, precisamente, en las instituciones del Sistema Educativo Militar, en colegios que conjuntan excelencia académica y gloriosa tradición.

En sus aulas y campos de adiestramiento, se forjan, año tras año, nuestros soldados, cadetes, Oficiales, Jefes y Generales, bajo elevados principios como la lealtad, el valor y el sacrificio.

Desde los cadetes del primer año, hasta los generales de división, todos son herederos de la larga tradición de honor y patriotismo que distingue a nuestras Fuerzas Armadas.

El amor a la Patria que se inculca a los planteles del Sistema Educativo Militar quedó patente en la heroica defensa del Castillo de Chapultepec, antigua sede del Colegio Militar.

Hoy, hace 167 años, un grupo de valerosos cadetes, como ustedes, defendió con su vida la soberanía nacional y nuestro Lábaro Patrio, en la Batalla de Chapultepec.

Esa mañana los jóvenes cadetes del Colegio Militar nos legaron una lección de orgullo, coraje y entereza al proteger las instalaciones del Castillo de Chapultepec, última línea de defensa que impedía el ingreso de las tropas invasoras a la Ciudad de México.

Aunque la superioridad numérica y de armamento de los invasores terminó por imponerse, el sacrificio de quienes prefirieron combatir antes que ver ultrajada la Bandera Nacional, hoy sigue vivo y está vigente.

Hoy recordamos a Juan de la Barrera, Juan Escutia, Agustín Melgar, Vicente Suárez, Fernando Montes de Oca y Francisco Márquez, en la conmemoración de su acto heroico.

De igual manera, recordamos a los integrantes del Batallón de San Blas, quienes también participaron en la heroica defensa del Colegio Militar, en particular a su Comandante Felipe Santiago Xicoténcatl, cuyos restos reposan junto a los Niños Héroes en el Altar de la Patria.

Su temple y su lealtad siguen siendo inspiración y guía para los integrantes del Ejército Mexicano, de la Armada de México y de la Fuerza Aérea Mexicana, así lo demuestran día con día, vigilando nuestro territorio, mares, costas y espacio aéreo, salvaguardando nuestras instalaciones estratégicas y recursos naturales.

Su valor y gallardía también se demuestran al proteger a nuestra sociedad, ya sea en respaldo a las instituciones de seguridad pública, o auxiliando a la población en caso de desastre o emergencia.

Por todos los importantes servicios que brindan a la Nación, por los valores que imprimen a cada una de sus acciones, y por la mística de entrega permanente que las distingue, hoy refrendo mi más amplio reconocimiento y agradecimiento a las Fuerzas Armadas de México.

Señoras y señores:

Con su valentía, los Cadetes de 1847 labraron el prestigio de este Colegio Militar, motivando que un siglo después el Congreso de la Unión le rindiera homenaje y lo declarara: Heroico.

Aquellos jóvenes cadetes eran conscientes de su responsabilidad con la Patria.

Por eso, su compromiso por México ha trascendido en el tiempo y es ejemplo para las nuevas generaciones de mexicanos.

Los Niños Héroes nunca renunciaron a sus principios ni convicciones. Frente al mayor desafío, decidieron seguir adelante.

Con esa misma determinación, hoy México se ha atrevido a cambiar y está asumiendo nuevos retos.

Nuestro país ha decidido emprender transformaciones de fondo para acelerar su desarrollo y crear oportunidades para todos los mexicanos.

Hoy México está en movimiento. Tenemos nuevas leyes, nuevas instituciones y nuevos proyectos estratégicos para alcanzar, entre todos, un mejor futuro.

Construir una mejor Nación comienza por una nueva actitud y un nuevo compromiso.

Es momento de renovar el ánimo y la confianza en México. El cambio está en cada uno de nosotros y está a nuestro alcance.

México somos todos, y lo construimos entre todos. Así lo asumen nuestras Fuerzas Armadas, lo mismo que los alumnos y los egresados del Sistema Educativo Militar.

Como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas me siento muy orgulloso de sus integrantes, de todos y cada uno de ustedes. Sigan refrendando su compromiso de servir, en todo momento, a la Patria y a sus instituciones. Sigan entregando toda su capacidad y talento para engrandecer a México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: El Presidente de la República tomará la Protesta institucional al personal que egresó del Sistema Educativo Militar.

Al concluir, hará la Clausura y Apertura de Cursos de los Planteles Militares.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Jefes y Oficiales de que concluyeron sus estudios militares en el Ciclo Escolar 2013-2014, les pregunto:

¿Se comprometen a utilizar los conocimientos adquiridos en los planteles del Sistema Educativo Militar conforme a los principios de honor, lealtad, honradez y espíritu de cuerpo, apegados estrictamente a las leyes y reglamentos del país, con una conducta ejemplar y una ética profesional intachable, por el bien de la sociedad y el engrandecimiento de México?

-VOCES A CORO: Sí, protesto.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Procedo a la Declaratoria de Apertura y Clausura.

Hoy, 13 de septiembre de 2014, me es muy grato declarar formalmente clausurado el Ciclo Escolar 2013-2014 del Sistema Educativo Militar y, al mismo tiempo, declarar inaugurado el Ciclo Escolar 2014-2015, consciente de que México se engrandece con la formación que aquí reciben sus estudiantes.

Felicidades y enhorabuena.