Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

A los amigos empresarios de China, sé que me habrán de seguir a través de la interpretación simultánea que habrá de hacerse.

Quiero aprovechar para saludar en este encuentro de hombres de negocios, a empresarias y a empresarios mexicanos, que amablemente están aquí, en China, en el marco de esta Visita de Estado que estamos realizando a este país.

Que están siendo parte de este importante esfuerzo para unir, aún más, la relación entre México y China; que son ustedes motor fundamental de la relación económica que estemos trazando entre México y China.

Y, por ello, aprecio la presencia de los hombres de negocios de nuestro país, que se han dado cita en este encuentro, que se han encontrado con sus contrapartes de este país, de China. Y que están trabajando, insisto, para estrechar aún más la relación económica entre nuestras dos naciones.

Lograr este propósito de tener una mayor relación económica, de tener un mayor comercio, mayor intercambio en distintos órdenes, académico, cultural, tecnológico, significa para nuestro país, como lo es por igual para China, el generar empleos, oportunidades.

Porque detrás de cada producto, que esperamos esté en el mercado de China, se están generando muchos empleos, miles de empleos que, a partir de ello y de los ingresos que obtienen, están generando, logrando condiciones de mayor bienestar.

Ese es el propósito de esta visita. Al final de cuentas, y lo he señalado de manera reiterada, México es parte de una economía global.

México tiene, en la generación de su riqueza, una importante contribución de la actividad económica que realiza con otros países. Y una que esperamos ampliar de manera importante es la relación con China.

Por eso, en este evento, agradezco la presencia de los hombres de negocios de ambos países, de China y de México. No sin dejar de destacar la presencia aquí de importantes funcionarios del Gobierno de China, que amablemente nos acompañan; del Consejo Consultivo Político de Shangai, que es anfitrión de este encuentro y que agradezco esta importante ocasión para encontrarme con hombres de negocios de ambos países.

Permítanme compartirles brevemente lo que tenemos en México, cuáles son las ventajas competitivas que México ofrece al mundo.

Por qué es importante que hombres de negocios de China conozcan más de México, y vean en México una plataforma para invertir, que estará esto generando empleos en nuestro país.

Pero, también, les estará permitiendo hacer de México una plataforma logística para incursionar, no sólo en el mercado de México, sino desde ahí a otros países.

México, por su ubicación geográfica, tiene un importante acceso al mercado norteamericano, y de igual manera al mercado de Latinoamérica.

México, sin duda, es uno de los países con instituciones sólidas; es una de las economías más importantes del mundo, la cuarta más grande de América.

México tiene una sólida estabilidad macroeconómica, finanzas públicas sanas, una política monetaria autónoma, un tipo de cambio flexible y un sistema bancario robusto.

Tiene México, además, celebrados 10 acuerdos de libre comercio, dos más en proceso de aprobación legislativa, que le dan acceso a un mercado consumidor de más de mil 100 millones de consumidores.

Sé que esta cifra decirla aquí, en China, puede resultar menor, pero es, sin duda, una cifra muy relevante. Es prácticamente una séptima parte del mercado global que hoy tenemos.

México es líder en manufacturas avanzadas de alta tecnología, y junto con China forman dinámicas cadenas de valor.

Somos ya el séptimo productor de vehículos en el mundo y el cuarto exportador de vehículos.

Sin duda, México es un punto estratégico para la producción y el comercio global.

Además de destacar, insisto, decirlo en China pueden las cifras ser o parecer menores, pero no son tanto. Somos el quinto territorio más grande de América, y somos, también, uno de los territorios más importantes en el mundo.

Aunado a ello, vale la pena destacar que recientemente, en los últimos meses, México ha venido pasando por un proceso transformador. Un proceso de cambio, un proceso que permita acelerar nuestro crecimiento económico, nuestra productividad y nuestra competitividad.

Y, precisamente, para alcanzar estos objetivos se han impulsado importantes reformas transformadoras que están abriendo un nuevo camino para nuestro país, y al tiempo que hacen de México un destino confiable a las inversiones que vengan de otros lados.

Y por eso el interés que estamos impulsando y que estamos dejando sentir aquí, en China, de la oportunidad que los hombres de negocios de China pueden tener en México, y con ello contribuir al desarrollo de nuestra economía, a la generación de empleos y, también, a los propios fines de las empresas que estén asentándose en nuestro país.

Permítanme referir brevemente cuáles son las importantes reformas que se han impulsado para el fortalecimiento de la productividad y de nuestra competitividad.

Está una Reforma Laboral que flexibiliza el mercado laboral, que genera oportunidades para una más fácil contratación, tanto de jóvenes como de mujeres, y especialmente de aquellos con poca experiencia laboral.

Hay una Reforma Financiera que, entre otros propósitos, tiene el generar mayores productos financieros para los consumidores, para la población en general; asegurar un mayor nivel de crédito en nuestro país, y que éste, también, sea más barato, tenga mejores tasas y que genere una mayor competencia entre las instituciones que forman parte del sistema financiero de nuestro país.

La Reforma de Competencia Económica fortalece los órganos reguladores, precisamente para combatir prácticas monopólicas y generar un piso mucho más parejo a la competencia entre los agentes económicos que participen en distintos mercados.

Una Reforma en Telecomunicaciones que tiene este mismo propósito, particularmente en este sector tan importante hoy en día, que es el de las telecomunicaciones, de generar competencia, de generar una mayor oferta de servicios dentro de las telecomunicaciones y que todo ello permita, para los consumidores, el acceso a productos y a servicios que compitan en calidad y en precio.

Una Reforma Hacendaria que viene a robustecer la capacidad de las finanzas del Estado mexicano para hacer frente a las distintas demandas de la sociedad.

Y una Reforma Energética que, por un lado, garantiza la propiedad de los hidrocarburos del Estado mexicano, pero establece un nuevo modelo de explotación, de exploración y de explotación, que permita generar una mayor riqueza energética en nuestro país, en beneficio de los propios mexicanos; que nos permita entrar a la generación de energías mucho más limpias, como la energía eólica, la energía geotérmica, la energía solar, con la participación del sector privado.

Ésta es una de las transformaciones más importantes que México ha observado en las últimas décadas al cambiar este modelo de explotación de sus recursos energéticos.

En otro orden de ideas. Se han hecho reformas para ampliar los derechos de los mexicanos y para el fortalecimiento de nuestro régimen institucional, particularmente en el orden democrático y en favor de una mayor transparencia.

Por otro lado, además de las reformas de orden (inaudible) que han tenido lugar y que hoy estamos, precisamente, en el proceso de poner esas reformas que se han materializado en acción, es decir, pasar de ser nuevas leyes, un nuevo marco constitucional en los ámbitos que yo he referido, a hacerlos una letra vigente, real y materializada en cada uno de los mexicanos.

Y éste es un proceso que estamos cumpliendo cabalmente en los tiempos que marcan las propias reformas, el propio marco legal.

Estamos cumpliendo puntualmente con esos tiempos y esos plazos, para realmente acelerar la instrumentación de todas estas reformas.

Ya varias de ellas están generando beneficios en distintos ámbitos, pero es claro que la maduración de los beneficios de las reformas que se han alcanzado, se estarán dando en el mediano plazo.

En otro orden de ideas. Al tiempo que hemos venido impulsando estas reformas transformadoras, vale la pena destacar el Programa Nacional de Infraestructura que el Gobierno de la República ha impulsado, que con una inversión sin precedente del orden de los 600 mil millones de dólares, estaremos ya desde ahora y al término de esta Administración, haciendo importantes inversiones para ampliar la Red de Infraestructura Carretera, para ampliar el número en el orden de tres mil kilómetros de nuevas autopistas, ampliar la red ferroviaria y modernizarla, ampliar nuestra capacidad portuaria, duplicar nuestra capacidad de manejo que hoy tenemos en los puertos mexicanos.

A esto, entre los grandes proyectos de infraestructura, sin duda, destaca el haber iniciado y en algo que tomará algunos años, pero la decisión firme de construir un nuevo aeropuerto en la capital de nuestro país.

Y en un tercer orden de ideas. Hemos venido impulsando una nueva política industrial que promueve el desarrollo de proveedores y de los procesos de innovación, así como la formación de clústers regionales y el fortalecimiento de nuestro capital humano.

Una nueva política nacional turística, que está logrando, además, cifras récord en el número de visitantes a nuestro país, y además de venir haciendo una promoción focalizada y específica de las distintas regiones que tiene nuestro país.

Y una nueva política social de nueva generación, a través de un programa emblemático denominado PROSPERA, que busca justamente escalar el nivel que tenían los anteriores programas en materia de política social que se limitaban a la transferencia de recursos económicos para poder asegurar que quienes son beneficiarios de esta política social, se puedan incorporar a la actividad productiva.

Y esto va de la mano de poder generar, al mismo tiempo, un mayor crecimiento de nuestra economía.

Resulta alentador que al estar poniéndose en práctica todas estas acciones, hoy tenemos un horizonte muy optimista y alentador en cuanto al ritmo del crecimiento de nuestra economía, que además se acompaña de cómo está o lo que está ocurriendo en todo el mundo. Y en donde vemos algunas regiones del mundo, como Europa, que están teniendo o han venido pasando por problemas de desaceleración económica.

No obstante este escenario, encontramos en la región Asia-Pacífico un escenario de crecimiento económico ya acumulado de varios años, es el caso particular de China.

Y me atrevo a decir a lo que hacía referencia el señor Wu Zhiming, que el Océano Pacífico nos separa a China y a México, yo diría, nos une y porque nos une es que tenemos ahí la gran oportunidad de encontrar espacios para, en el marco de este crecimiento tan importante que está teniendo la región Asia-Pacífico, muy señaladamente China, México pueda ser parte de ello y nos acompañemos juntos en este proceso de transformación, de crecimiento económico y de mayor bienestar para nuestras sociedades.

Vale la pena compartirles que esto que he afirmado de esta mejora que está viendo nuestra economía, me parece muy alentador saber que el mes de octubre fue un mes que nos arroja cifra récord en el número de empleos generados.

De acuerdo a los datos que, de los que me ha informado el Instituto Mexicano del Seguro Social, en octubre de 2014 se crearon 172 mil 134 puestos formales de trabajo; esto es, 28 mil 543 puestos más que en el mismo mes del año pasado.

Pero todavía algo más relevante. Esta cifra de 172 mil empleos generados en el mes de octubre, hacen al mes de octubre de este año el mes, comparado con cualquier otro de cualquier otro año, desde que se lleva una cifra o se lleva esta estadística por parte del Seguro Social, en el que se han generado mayor número de empleos.

Cifra muy alentadora, que nos permite acumular ya, en estos primeros 10 meses del año 2014, la creación de 827 mil 166 puestos de trabajo, esto es, 237 mil más que en el mismo lapso del año pasado. En pocas palabras, 40 por ciento más que el año pasado en estos primeros 10 meses.

Estas cifras resultan muy alentadoras y evidencian el ritmo que nuestra economía está observando y mejorando hacia este final de año.

Ese es el sentido de las reformas que hemos impulsado.

En este orden de propósitos y de objetivos se inscribe el relanzamiento a la relación entre China y México. Una relación de ya muchas décadas, una relación de una larga tradición, pero que en este momento hemos encontrado un espacio oportuno y convergente en la visión de los dos gobiernos para lograr un crecimiento económico mayor en ambos países, para lograr mayor acercamiento, para abrir mayores canales a intercambio en distintos ámbitos, que aseguren mayor bienestar para nuestras sociedades.

Yo aquí tengo que hacer amplio reconocimiento a la voluntad y disposición manifiesta del gobierno de China para que nos encontremos en este punto de coincidencia y en el relanzamiento a la relación entre dos países se genere desarrollo, empleo y prosperidad para nuestras sociedades.

Mi mayor reconocimiento a la disposición y al trabajo que China ha venido haciendo para que cerremos juntos filas en alcance a este objetivo.

Muchísimas gracias.

Déjenme concluir mi intervención compartiendo con ustedes lo siguiente.

En 2012, no obstante el alto nivel de comercio que tenemos entre México y China, no ha sido por igual el nivel de inversión que China tiene en México.

Es conocido del mundo que China es un país que invierte en distintas partes del mundo.

Y, por eso, a partir de mi primer encuentro con el Presidente Xi Jinping, buscar este relanzamiento a la relación entre ambos países, uno de los objetivos trazados fue el lograr mayor inversión, el atraer la atención de los hombres de negocios de China hacia nuestro país, que observaran las ventajas competitivas de nuestro país; que conocieran a empresarios de México, a emprendedores de nuestro país con quienes encontrar alianzas estratégicas y alianzas que permitieran ampliar nuestro nivel de inversión en México.

Y esto empieza a ocurrir. Ya hemos destacado inversiones o anuncios de inversiones que hasta ahora no tenían precedente, de empresas como Huawei Technologies, que invertirá más de mil 500 millones de dólares en nuestro país, generando más de mil empleos en esta inversión y que se acompaña de otras que muy posiblemente se estén dando en los próximos meses, a partir de los varios acuerdos que estaremos suscribiendo con el Presidente Xi Jinping el día de mañana, que tendrá lugar la Visita de Estado o el Evento Oficial de Visita de Estado de México a China.

Esto adelanta la confianza que estamos ganando, que esa es la divisa más importante que debe haber en la relación que estamos construyendo entre China y México, y que justamente en alcance a esa confianza es como estamos trabajando, es como estamos promoviendo el trabajo y la oportunidad que tengan los emprendedores de nuestro país y que, por igual, los hombres de negocio de China vean en México una ventana de oportunidad para invertir, para generar empleos y para hacer producir y rendir sus empresas.

Yo agradezco este importante esfuerzo de quienes participan en este encuentro empresarial, de quienes de México están aquí acompañando este esfuerzo de dos gobiernos, pero que el alma y el motor de esta voluntad política comprometida, sin duda está en los propios emprendedores de ambas naciones; en quienes se están entre sí ganando una mayor confianza, entre quienes empiezan a explorar vías para tener un mayor intercambio comercial e invertir, además, en ambos países.

Aquí hay empresarios de México que ya tienen inversiones hechas en China y de igual manera hay empresarios de China que potencialmente estarán invirtiendo en nuestro país.

Les deseo que haya gran éxito, deseo que realmente a esto que hemos comprometido ambos gobiernos para acercar aún más la relación entre China y México, sea plenamente aprovechado por nuestros emprendedores y de ahí deriven condiciones de mayor bienestar para nuestras sociedades.

Felicidades y muchísimas gracias.

Si me permiten voy a proceder a la Clausura de este Foro de Negocios México-China, en el que me ha sido muy grato participar en él, compartir estas reflexiones con quienes han participado en el mismo.

Y desear que este encuentro haya hecho ocasión propicia para que empresarios de ambas naciones se conozcan más, se aprovechen las ventajas competitivas de ambas naciones, y todo ello corone el esfuerzo que venimos haciendo para acercarnos en amistad, en fraternidad y en confianza entre México y China.

Muchas gracias y felicidades.