Muchísimas gracias.

Señoras y señores legisladores de las distintas entidades del país y del Distrito Federal.

Quiero saludarles, especialmente al Presidente del Consejo Directivo Nacional de la Conferencia Permanente de Congresos Locales, al Diputado Bernardo Ortega Jiménez.

De igual manera, a quien sin duda funge como anfitrión de esta reunión, de esta 5ª Asamblea que llevan a cabo, al doctor Manuel Granados Covarrubias, Vicepresidente de este Consejo.

Y de ambos agradezco su mensaje, su respaldo y, sobre todo, la disposición que han expresado, estoy seguro, en nombre de todos sus compañeros legisladores, para trabajar en todo aquello que permita la consolidación de un mejor país, de generar mejores condiciones y, sobre todo, de modernizar y ampliar el marco legislativo en el orden local que, en alineación con los ordenamientos de carácter federal, permitan justamente crear mejores plataformas para el desarrollo y el progreso de nuestra Nación.

Quiero saludar al señor Secretario de Gobernación, quien es promotor y que aquí ustedes han reconocido, es un enlace, vínculo del Gobierno de la República con todas y con todos ustedes, y que me acompaña en este acto.

Al Gobernador del Estado de Durango y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Y a todas y a todos los legisladores del país y del Distrito Federal.

Les saludo con respeto, con afecto, con reconocimiento, por su diario trabajo. Y para mí es motivo de gran satisfacción que en la clausura de esta 5ª reunión que llevan a cabo pueda, precisamente, llevarse a cabo, en esta sede del Ejecutivo, en Palacio Nacional.

Sean todas y todos bienvenidos.

Señoras y señores:

En una República federal, como la nuestra, el desarrollo nacional es una responsabilidad compartida, que involucra a todos los Poderes y órdenes de Gobierno.

Más aún, en un país tan grande, plural y diverso, como México, las autoridades estamos obligadas a actuar a partir de principios básicos de eficacia y corresponsabilidad.

Eficacia, que exige de cada servidor público cumplir con diligencia las obligaciones legales de su cargo.

Corresponsabilidad que precisa la suma de esfuerzos y coordinación para dar resultados a la sociedad a la que servimos.

Con esta convicción, es muy grato recibir en Palacio Nacional a los integrantes de la 5ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Permanente de Congresos Locales.

Quiero aquí sumarme al reconocimiento que han hecho a quien fuera Diputado, a Eduardo, y quien fuera promotor, artífice de la creación de este espacio de diálogo y de acercamiento entre los legisladores locales de todo el país.

Nuevamente, muchas felicidades, Eduardo, por este reconocimiento.

Celebro que en esta edición participan, como me han informado, más de 500 Legisladores de las 32 entidades federativas del país.

Este foro plural e incluyente es una clara muestra de la civilidad y madurez políticas que ha alcanzado nuestra democracia, donde el diálogo constructivo y los acuerdos permiten avances relevantes.

Reconozco la importancia de esta conferencia como mecanismo de reflexión y punto de encuentro para fortalecer el Federalismo legislativo.

Desde su creación, la COPECOL ha demostrado que más allá de los colores o ideologías partidistas existe un interés común, por el desarrollo y el bienestar de los mexicanos.

Nuestra historia narra cómo el Estado mexicano se ha moldeado a partir de intensos debates y ejemplares sesiones parlamentarias desde los primeros Congresos Constituyentes hasta nuestros días. Ésta es una tradición que sigue vigente.

La participación de los Legisladores mexicanos es pieza clave en la construcción de las más importantes instituciones nacionales y estatales.

Gracias a la voluntad y visión del Constituyente Permanente, México ha logrado concretar un nuevo andamiaje legal e institucional en materias cuya reforma se habían postergado por décadas.

Las 11 reformas estructurales alcanzadas han sentado las bases para construir un país más justo, más competitivo y con mayores oportunidades para todos.

El intenso trabajo parlamentario que se vivió en el Congreso de la Unión se complementó con la responsabilidad y el compromiso de cada una de las Legislaturas estatales.

Su trabajo también ha sido esencial para armonizar la legislación local con las reformas constitucionales aprobadas. En sus manos ha estado la elevada encomienda de dar cauce, vigencia y operatividad a estas grandes transformaciones.

Por ello, en el marco de esta Asamblea Plenaria, les extiendo mi más amplio reconocimiento a cada una de las y los Diputados Locales de México, independientemente del sentido de su voto, su análisis y discusión han sido esenciales en este histórico proceso legislativo.

Siéntanse orgullos de formar parte de Legislaturas cuyo trabajo trascenderá en el tiempo.

De manera especial, reconozco a las Legislaturas que ya han adecuado su marco normativo a la Reforma Constitucional en Materia Educativa.

Asimismo, valoro el compromiso explícito que han manifestado de avanzar en el plazo constitucional establecido, con la armonización de las leyes estatales para ser consistentes con la Reforma Político-Electoral y el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Estoy convencido de que en la medida en que logremos esfuerzos más coordinados y plenamente corresponsables, entre los diversos poderes y órdenes de Gobierno, el desarrollo del país será más acelerado, más profundo y, sobre todo, más equilibrado.

Si bien cada entidad federativa vive condiciones y desafíos particulares, existen temas prioritarios, como la vigencia y el fortalecimiento del Estado de Derecho, en el que es indispensable la unidad y articulación de esfuerzos institucionales a escala nacional.

Por ello, como Presidente de la República mi compromiso es mantener una relación de respeto y colaboración con los poderes estatales y gobiernos municipales, respaldándolos en el ámbito de nuestras respectivas atribuciones, siempre en un espíritu de corresponsabilidad compartida.

Creemos en un federalismo articulado, en el que los esfuerzos locales se potencian y tienen un mayor impacto positivo al conjuntarse acciones del Gobierno de la República.

En este propósito, la COPECOL funge como un espacio idóneo para el encuentro y la discusión de temas de la agenda nacional, desde la valiosa perspectiva local, ya que es, precisamente, en el ámbito estatal en donde se tienen que hacer efectivos los grandes proyectos nacionales.

Es, también, ahí, en cada entidad y municipio, donde pueden surgir grandes ideas y propuestas legislativas para seguir transformando a México.

Señoras y señores Legisladores:

Una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida política, y ustedes lo saben, fue servir a la ciudadanía como Diputado local.

En esa responsabilidad no sólo confirmé la trascendencia de la actividad legislativa para cada entidad, sino la importancia del diálogo y la construcción de acuerdos para impulsar cambios de fondo.

Cada uno de ustedes tiene una elevada encomienda: ser voz de sus representados y legislar para que cada vez haya mejores instrumentos que favorezcan el desarrollo de su estado, y eleven la calidad de vida de su población.

Sé, también, por experiencia propia, que las y los Diputados, además de su elevada responsabilidad parlamentaria, cumplen con una importante labor de gestión social acercando obras y acciones de beneficio colectivo a sus distritos.

En esa misión su interlocución con los ejecutivos estatales, con los gobiernos municipales, y desde luego con las dependencias del Gobierno de la República, resulta imprescindible y fundamental.

La función de los Diputados locales es de la mayor relevancia para la vida política de sus entidades.

Corresponderá justamente a una Legislatura local, como aquí lo hemos escuchado en voz del Presidente de esta Conferencia de Legisladores Locales, corresponderá al Congreso del Estado de Guerrero designar al Gobernador interino de esa entidad.

Desde aquí hoy quiero decir que el Gobierno de la República respaldará institucionalmente a la persona que definan los Diputados locales como titular del ejecutivo estatal.

También quiero comprometer que trabajaremos con su administración para asegurar condiciones de orden, de seguridad y desarrollo para todos los guerrerenses.

Hoy, México exige de quienes tenemos una responsabilidad pública, que trabajemos juntos, anteponiendo el interés superior de la Nación.

Nuestro reto, el reto común es redoblar esfuerzos para acelerar el desarrollo y asegurar que el Estado de Derecho impere en todo el territorio nacional, que la ley se cumpla y se aplique sin distinciones ni privilegios en todos los estados y en todas las comunidades de México.

Estoy seguro de que en esta responsabilidad los Congresos locales seguirán aportando su talento y diario trabajo en la construcción de instituciones públicas más sólidas y al servicio de todas y todos los mexicanos.

Muchas gracias y muchas felicidades.

Y agradeciendo esta gran oportunidad de encontrarme con ustedes, de acompañarles en la Clausura de esta 5ª Asamblea que llevan a cabo, de reconocer la anfitrionía que ha tenido el Distrito Federal, sus Asambleístas y los coordinadores de este evento que les ha reunido durante estos dos días y medio prácticamente, deseo que lo que han construido, las deliberaciones, las experiencias compartidas, realmente enriquezcan el trabajo orientado, precisamente a generar condiciones de bienestar en sus entidades.

Por eso, me resulta muy honroso, hoy, 24 de octubre de 2014, declarar formalmente clausurada la 5ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Permanente de Congresos Locales, haciendo votos porque los acuerdos alcanzados, como ya lo señalé, se traduzcan en avances para sus entidades federativas y en beneficios concretos para todos los mexicanos.

Felicidades y enhorabuena.

Muchas gracias.