Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto saludar a todos los integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Pública.

A los Presidentes de las Mesas Directivas del Senado de la República, de la Cámara de Diputados.

Integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Al Jefe de Gobierno y Gobernadores de distintas entidades del país.

A los señores consejeros ciudadanos.

Y a la señora Presidenta Municipal, en representación de los Presidentes Municipales del país.

A los distinguidos invitados a esta sesión, entre quienes están legisladores federales, representantes de organizaciones de la sociedad civil, quienes son procuradores de justicia y directores o Secretarios de Seguridad Pública en las distintas entidades del país.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores

Desde aquí también saludo, por cierto, a quienes, no estando en este espacio, están en la parte en donde en un momento más habremos de presentar la Gendarmería Nacional, a los invitados a este evento, y a los cuerpos integrantes de esta Gendarmería Nacional.

Desde aquí, mi saludo para todos ellos.

Señoras y señores:

El Estado mexicano cumple con firmeza, compromiso y respeto a los derechos humanos, la responsabilidad constitucional de preservar el orden, la paz y la seguridad en todo el territorio nacional, aplicando la ley sin distinciones.

Desde el inicio de esta Administración, nos propusimos construir un México en paz, en el que los mexicanos tengan confianza en sus autoridades y cuando así lo requieran, cuenten con una protección efectiva de su vida, sus derechos y su patrimonio.

Para alcanzar esta meta nacional se puso en marcha la política pública de seguridad y procuración de justicia, que presentamos el pasado ante este Consejo Nacional.

A la fecha, hay avances en sus estrategias y quiero compartirles algunos de los más relevantes.

En materia de prevención social del delito, se cuenta con un programa transversal, con 131 mil millones de pesos, que alinea 51 programas federales para atender las causas económicas y sociales que propician el fenómeno delictivo.

Todo esto en beneficio de 5.5 millones de mexicanos que viven en zonas vulnerables.

Con este enfoque, las distintas dependencias del Gobierno de la República se coordinan para construir, rehabilitar y equipar espacios públicos, para apoyar proyectos productivos y la generación de empleos o para evitar la deserción o el acoso escolar.

Entre estos esfuerzos, destaca el Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, que opera directamente la Secretaría de Gobernación en 73 zonas de mayor prioridad.

En ellas se desarrollan cursos y actividades que fomentan una sana convivencia comunitaria, se brinda capacitación laboral y se fomenta la práctica del deporte y la cultura, principalmente entre los jóvenes.

Es muy alentador que más allá de estas acciones, ya hay hoy jóvenes rehabilitados, colonias donde los vecinos están más integrados y comunidades que han recuperado su tranquilidad.

En materia de justicia penal eficaz, estamos decididos a construir un Estado de Derecho confiable y robusto, que permita la aplicación de la ley en todo el territorio nacional sin demoras, ni excepciones.

Los avances incluyen la aprobación y promulgación del Código Nacional de Procedimientos Penales.

Este nuevo ordenamiento brinda mayor certeza jurídica a los mexicanos en lo relativo a uno de sus derechos más importantes que es, precisamente, el de la libertad.

Este Código incorpora el principio de presunción de inocencia, salvaguarda los derechos de víctimas e inculpados, eleva la transparencia y eficacia en la procuración e impartición de justicia y facilita la transición hacia los juicios orales.

A la fecha, el nuevo modelo de justicia penal ya opera totalmente en cuatro entidades, mientras que en otras 14 lo hace de manera parcial.

Nuestro compromiso es seguir apoyando a las entidades federativas para lograr su implementación total en 2016, como lo establece la Reforma Constitucional que se hiciera en el año 2008.

En esta fecha de profesionalización y fortalecimiento de los cuerpos de policía, quiero aquí informar que el 99.7 por ciento de la plantilla activa de la Comisión Nacional de Seguridad, la Procuraduría General de la República y el Instituto Nacional de Migración, ya se ha evaluado, prácticamente el 100 por ciento.

En las entidades federativas y municipios, el avance también es relevante. Se ha evaluado al 95 por ciento y 94 por ciento de su plantilla respectivamente.

En este rubro, los tres órdenes de Gobierno trabajan coordinadamente para elevar los índices de cumplimiento.

Además, a partir de los acuerdos aprobados hace un momento, el día de hoy, este Consejo Nacional tendrá una Comisión Especial de Desarrollo Policial, con el propósito de impulsar el Servicio Profesional de Carrera en estas instituciones.

Esta Comisión será de la mayor relevancia, porque hacia adelante el desarrollo policial será nuestra prioridad en materia de cambio institucional para la seguridad.

El objetivo. Propuesta, por cierto, de los consejeros ciudadanos que integran este Consejo Nacional de Seguridad Pública.

El objetivo es contar con cuerpos policiales homologados en todas las entidades del país; es decir, tendrán los mismos protocolos y estándares de excelencia. Ese es el propósito, ese es el objetivo.

Y de igual forma tengan el mismo entrenamiento y la misma profesionalización. Esto significa, así como ya hay, hoy en día, un Código Nacional de Procedimientos Penales para todo el país, es de pensarse y es el objetivo, que en el futuro todas las policías de México brindarán un servicio de igual calidad en todo el territorio nacional.

Dentro de la estrategia de fortalecimiento de los cuerpos de seguridad, destaca, también, que en este día, hace un momento, estaremos; más bien, en un momento más, estaremos presentando el inicio de operaciones de la Gendarmería Nacional.

Esta nueva división, dentro de la Policía Federal, está preparada para proteger y servir a los mexicanos en las regiones donde sea requerida, o donde exista mayor debilidad institucional.

En otro rubro. Hoy la promoción y articulación de la participación ciudadana es una realidad.

Celebro que, por primera vez, las propuestas de los representantes de la sociedad civil en este Consejo, se han traducido ya en tres acuerdos concretos aprobados.

Su aprobación contribuirá a reducir extorsiones, a acelerar la profesionalización de los policías y a consolidar la calidad de la información en materia de seguridad.

Para fortalecer la cooperación internacional se ha mejorado la operación del Enlace Institucional Único en la Secretaría de Gobernación, y se han firmado acuerdos con distintos países para incrementar la colaboración y el intercambio de datos contra el crimen organizado transnacional.

En materia de información objetiva, con los últimos datos aportados por las procuradurías y fiscalías estatales, podemos afirmar que la violencia en México sigue disminuyendo.

Menciono algunas cifras.

En los primeros siete meses de 2014, es decir este año, han ocurrido 27.8 por ciento menos homicidios dolosos que en el mismo periodo del año 2012.

Otro dato: en 24 entidades del país, en las que vive el 82 por ciento de la población nacional, se ha reducido el número de homicidios dolosos.

En este mismo comparativo destaca la evolución positiva de tres entidades: Nuevo León, con una reducción de 68.7 por ciento; Chihuahua, con una reducción de menos 51.3 por ciento, y Coahuila, con una reducción de menos 50.5 por ciento.

Esta tendencia a la baja es consistente con los datos publicados por INEGI, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

De acuerdo con este órgano autónomo, en 2013, que es el último dato que ha dado a conocer públicamente, se registraron 12.5 por ciento menos homicidios que en 2012, con ello la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes se redujo de 22 a 19 en el primer año de esta Administración.

Y estoy convencido de que si esta coordinación y las acciones que estamos llevando a cabo permiten consolidar la tendencia, que ya se aprecia, a siete meses de este año 2014, sin duda los datos que INEGI reporte el próximo año serán todavía, aún más alentadores y una mayor sensible en la reducción de homicidios dolosos cometidos por cada 100 mil habitantes.

En materia de secuestros y extorsiones, también hay avances.

Este año ambos delitos se han contenido y su incidencia comienza a bajar.

Con la Estrategia Nacional Antisecuestro, que pusimos en marcha este año, durante los primeros siete meses de 2014 este delito ha disminuido en 6.8 por ciento respecto del mismo periodo del año anterior.

En cuanto a la extorsión, la reducción en estos siete meses es de casi 20 por ciento, 19.9 por ciento, respecto al mismo periodo del año 2013.

En julio de 2014 se registró la cifra de extorsiones más baja desde diciembre de 2011, gracias a medidas como el bloqueo de señales de teléfonos celulares en Centros de Readaptación Social y el fortalecimiento de mecanismos de denuncia rápida de este delito, a través del teléfono 088.

En materia de robo, en junio y julio de este año se registraron las cifras más bajas de este delito desde diciembre de 2007.

Estos resultados se han derivado, en buena medida, de la novena estrategia, que es precisamente la de coordinación, de una coordinación mayor entre autoridades de todos los órdenes y de instituciones encargadas de la seguridad pública.

Para recuperar las condiciones de normalidad y tranquilidad que demanda y merece la población, las fuerzas federales y locales han articulado y focalizado estratégicamente sus esfuerzos.

Éste es el caso del Operativo Corredor Seguro en Chihuahua, con las acciones contra las organizaciones criminales en la Zona Metropolitana de Monterrey y la Comarca Lagunera.

Otro cambio sustancial ha sido la estrategia de regionalización, que establece cinco zonas operativas para atender con acciones específicas las necesidades propias de cada región.

Es importante reiterar que en las entidades donde aún es necesaria la presencia del Gobierno de la República para hacer frente a la delincuencia, se ha brindado respaldo institucional a las autoridades estatales que lo han solicitado.

Así ha sido en Michoacán, Tamaulipas o el Estado de México, donde ya se perciben resultados positivos.

Finalmente, en la estrategia de fortalecimiento de los sistemas de Inteligencia, se ha logrado una mayor fusión de los mismos, lo que permite compartir información en forma ordenada entre las instituciones de seguridad.

La mejor prueba del uso de sistemas de inteligencia es que a la fecha, gracias a operaciones conjuntas, 84 de los 122 objetivos más relevantes de la delincuencia organizada, es decir, de personas más buscadas por ser jefes de organizaciones criminales o de cárteles, ya no son una amenaza para la sociedad.

Estos avances confirman que la política pública de seguridad y procuración de justicia está siendo eficaz y le está dando buenos resultados a los mexicanos.

Señoras y señores:

Todos estos avances, sin duda, son alentadores. Nos mueven a seguir redoblando esfuerzos, a fortalecer aún más la coordinación interinstitucional y trabajar juntos para brindar a la sociedad mexicana los resultados que merece.

Sigamos haciendo la parte que nos corresponde, sumando capacidades institucionales para reducir la violencia y lograr que la tranquilidad que demandan los mexicanos esté presente en todas las entidades y comunidades del país.

Sigamos trabajando juntos, con una visión compartida, la de un nuevo México de leyes que queremos para ésta y las siguientes generaciones.

Felicito los alcances logrados, pero también reconocemos que falta camino por andar, que estamos en esta fase, en este proceso que está tomando su tiempo, pero sin duda los resultados alcanzados son alentadores y demuestran que están dando beneficios y resultados tangibles a la población.

Felicito, aquí, a todas las instituciones que participan de este esfuerzo, y muy señaladamente a las organizaciones de la sociedad civil que, con sus propuestas, con este clima de diálogo y de entendimiento, están propiciando un enriquecimiento mayor a las políticas públicas que en materia de seguridad pública estamos instrumentando.

Felicidades a todos.

Si me lo permiten.

Creo que ésta ha sido una Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, yo diría, también, muy eficaz, porque las participaciones que hemos tenido han sido con datos muy puntuales, con posicionamientos también muy concretos sobre lo que se ha hecho y sobre lo que falta por hacer, pero claramente con un rumbo y con claridad de acciones que tenemos que llevar a cabo.

Por eso celebro realmente la manera tan ejecutiva en que se ha desarrollado esta Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública.

Y los quiero invitar para que después de ella demos paso al evento que tenemos programado para presentar, ante la sociedad mexicana, a la Gendarmería Nacional.

Procedo, con la presencia de todos ustedes, a la Declaratoria de Clausura de esta Sesión.

En México, Distrito Federal, hoy, 22 de agosto de 2014, me es muy grato declarar clausurada la 36 Reunión Ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad, con la certeza de que los acuerdos alcanzados continuarán mejorando las condiciones de seguridad y justicia en nuestro país.

Muchas felicidades.