Muchas gracias.

Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar y agradecer la presencia de todos los integrantes de esta Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios que preside Jaime Alverde, a quien le doy la más cordial bienvenida, al igual que a todas y a todos ustedes.

Saludo al señor Gobernador del Estado de Tlaxcala y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

A los integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Al Presidente de la Asociación de Bancos de México que, sin duda, son los bancos, también, importantes apoyadores de todo el desarrollo inmobiliario que hay en el país.

Al Presidente de la Cámara Nacional de Desarrollo de Vivienda.

A las y los Legisladores Federales aquí presentes.

A esta gran familia y familias que están aquí presentes, de quienes son parte de estas importantes empresas que se la juegan con México, que creen en México y que hoy están invirtiendo en importantes proyectos de desarrollo inmobiliario.

Aquí está el talento, la creatividad de varias y varios arquitectos hoy aquí presentes, algunos ausentes, que sin duda, con ese diseño de vanguardia, con gran creatividad y talento mexicano, han impulsado la construcción y desarrollo de importantes proyectos de infraestructura.

Yo les doy a todas y a todos ustedes la más cordial bienvenida, y de igual manera A muy distinguidos periodistas, periodistas que están aquí con nosotros.

Les quiero dar la más cordial bienvenida y agradecer la oportunidad de saludarles y, sobre todo, de poder apreciar de forma directa varios de los proyectos que ustedes están impulsando.

Hace un momento, previo a este evento y agradezco mucho la paciencia por la espera, para algunos quizá, a lo mejor, más prolongada, pero junto con varios de ustedes estábamos recorriendo y recibiendo la explicación de varios de los importantes proyectos inmobiliarios, tanto de oficinas, de departamentos, de centros comerciales que, como muestra, se están desarrollando en diversas partes de nuestra geografía nacional.

Esto acredita la confianza de ustedes en México, que la han tenido históricamente al haber impulsado importantes proyectos, pero que hoy ven una importante ventana de oportunidad para seguir creciendo y para seguir impulsando este tipo de proyectos.

Y la constante, lo que realmente favorece a este clima y a que ustedes estén decididos a invertir y a desarrollar estos proyectos, es la confianza país; es la confianza en México, la que ustedes tienen, y la de aquellos que les acompañan en el desarrollo de estos proyectos.

El Gobierno de la República tiene una misión muy importante, es facilitar, crear los entornos que realmente favorezcan a seguir teniendo confianza y a generar condiciones óptimas que hagan de México un destino cada vez más confiable para invertir.

Durante años, las ciudades del país han crecido de forma acelerada y también, hay que decirlo, desordenada, sin una verdadera planeación integral. Y esta expansión de las manchas urbanas le ha restado a algunas partes de nuestro país competitividad y sustentabilidad, más aún, mermando la calidad de vida de muchas familias mexicanas.

Y ante esta situación que limitaba la construcción de viviendas dignas y que se venía agravando año con año, era necesario emprender cambios de fondo en el sector.

Lo primero fue crear una Secretaría, desde que estábamos en la etapa de la transición, para poder realmente establecer políticas públicas de ordenamiento al crecimiento urbano y territorial de nuestro país; así surgió la SEDATU, Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

En segundo lugar, prácticamente al inicio de esta Administración, pusimos en marcha la política nacional de vivienda, básicamente enfocada a cuatro estrategias: lograr una mayor y mejor coordinación interinstitucional, transitar hacia un modelo de desarrollo urbano sustentable e inteligente, reducir de manera responsable el rezago en vivienda y procurar una vivienda digna para los mexicanos.

Esta nueva política implicó un importante cambio en la manera de hacer las cosas, sobre todo, y este fue el cambio quizá más importante, lo que en una política pública puede decirse, significó prácticamente un cambio de orden estructural.

Si algo hemos querido hacer desde el Gobierno es, precisamente, hacer ajustes a lo que ya no estaba permitiendo al país lograr su potencial de desarrollo.

Se impulsaron reformas estructurales y esta política, si bien no pasó o no mereció, o no fue necesario establecer la aprobación del Congreso, la nueva política pública, sin duda, sí significó un cambio estructural.

Cuál es la base de esta política.

Hacia dónde orientar los créditos y subsidios que otorga el Gobierno de la República, que fueron reorientados para fomentar el crecimiento urbano ordenado y, además, la construcción de viviendas dignas.

Estamos conscientes de que estas nuevas reglas exigieron de los constructores y desarrolladores del país, un valioso esfuerzo de adaptación. Sabemos que incluso tuvieron que modificar sus modelos y esquemas de negocios, pero lo cierto es que su compromiso ha valido la pena.

Gracias a su tenacidad y visión empresarial, la Política Nacional de Vivienda ya está dando frutos. Ahora los desarrolladores del país tienen la certeza de que las reglas de operación, primero, son estables y ya no cambian cada año, permitiéndoles planear e invertir en un plazo mayor.

Los resultados de esta confianza están a la vista. Permítanme referirles algunos indicadores económicos, algunos ya mencionados por el Secretario de Hacienda, otros los mencionó él, y ya no habré de hacer referencia a los mismos, pero vale la pena darle contexto a lo que está ocurriendo, a partir de lo que muestran estos indicadores.

La Encuesta Nacional de Empresas Constructoras en marzo, el valor de la producción en la edificación de vivienda, mostró un crecimiento de 13.4 por ciento a tasa anual.

Otro dato relevante, como aquí ya se mencionó, es el que da a conocer el día de hoy INEGI, en donde el indicador global de la actividad económica avanzó en 2.4 por ciento en términos reales en abril de 2015, con respecto al mismo mes del año pasado.

Pero lo que quiero destacar, sin embargo, es que en el sector de la construcción el crecimiento fue de más del doble, con un avance de 5.5 por ciento en este mismo periodo, abril 2014-abril 2015.

Esta fortaleza también se refleja en la creación de empleos formales, y de acuerdo con cifras del Seguro Social, en mayo los puestos de trabajo en toda la economía aumentaron 4.2 por ciento a tasa anual.

Pero en el sector de la construcción, también nuevamente vuelve a ser notable cómo este crecimiento del empleo fue 9.7 por ciento a tasa anual, generando más de 131 mil puestos de trabajo en los últimos 12 meses.

La evolución positiva del sector de la construcción, no sólo se aprecia en los datos, sino también se puede constatar en las calles de nuestras ciudades, donde vemos el surgimiento de nuevas edificaciones cada día. Son miles de departamentos, torres de oficina, conjuntos habitacionales, centros comerciales, hoteles, parques industriales, hospitales y centros de entretenimiento.

Cada nuevo edificio es sinónimo de confianza, confianza de inversionistas y constructores, de empresas en expansión y de familias que están formando un patrimonio.

Ésta es la confianza que motiva el trabajo diario de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios y sus 66 socios.

Y a todos ustedes, les expreso un público reconocimiento por ser actores fundamentales, como aquí ya lo señaló su Presidente, en más del 60 por ciento de los proyectos inmobiliarios que se han realizado recientemente en el país.

De ahí la importancia también de este convenio que hoy se firma, de colaboración entre la ADI y el Gobierno de la República, para acompañar estos esfuerzos de inversión en infraestructura inmobiliaria.

Estoy seguro de que el intercambio de información y experiencias permitirá acelerar aún más el dinamismo del sector vivienda y crear ciudades integrales mejor planeadas.

Pero, sobre todo, este día quiero reconocer y celebrar la confianza que tienen en México los integrantes de la ADI, porque han decidido invertir durante esta Administración 18 mil millones de dólares. Significa esto, en pesos, del orden de 277 mil millones de pesos, que permitirán la construcción de 279 modernos proyectos inmobiliarios, incluyendo 117 desarrollos de vivienda y 61 centros comerciales.

Además, está la construcción de oficinas, locales, cuartos de hotel y viviendas, por sólo hacer mención de algunas.

Y en este sentido, los edificios proyectados no sólo renovarán la imagen urbana de nuestras ciudades, también mejorarán la calidad de vida de cientos de miles de familias mexicanas.

Por ello, en este espacio, en esta oportunidad que ustedes me están dando, porque quiero agradecer la invitación que me han formulado para participar el 19 de abril, si no escuché mal, del próximo año, en el Real Estate Show, que habrán de presentar en México, el más importante de México y de América Latina, y que eso ya no nos permita tener que volver a hacer un evento aquí, en Los Pinos, pero que a mí me da mucho gusto hacerlo y conocer varios de estos proyectos. Creo que serán más los que entonces podamos apreciar.

Pero no podíamos dejar pasar desapercibido, primero, la confianza de ustedes en México; segundo, los importantes montos de inversión que están realizando en desarrollos inmobiliarios; tercero, el que esto contagie la confianza a otros sectores de la economía.

Que ustedes se conviertan, como lo son ya, en referentes importantes de todos aquellos que quieren decidir invertir en México.

Aquí, el Gobierno de la República hoy se ocupa y trabaja en la materialización de las reformas estructurales, en el desarrollo de infraestructura que nos haga más competitivos y productivos en lograr algo: despertar confianza entre los inversionistas, tanto nacionales como extranjeros.

Y las reformas estructurales que hemos impulsado, sin duda, abren espacios, nuevos espacios de oportunidad, a nuevas inversiones en sectores en los que anteriormente había restricciones.

Por eso, hoy me da mucho gusto estar con ustedes; el recibirles aquí, en Los Pinos.

Felicitarles por lo que han hecho, por su contribución al desarrollo urbano de nuestro país.

Por su permanente apuesta y confianza en México, y que sepan que no están solos, que el Gobierno de la República les acompaña en esta confianza y en este este empeño, y desearles a todas y a todos ustedes el mayor de los éxitos.

Y que realmente esto que ustedes están realizando, nos permita alcanzar el objetivo más importante que como Gobierno tenemos: darle calidad de vida a las familias mexicanas.

Creo que así se está logrando.

Muchas felicidades a todos.