Muy buenas tardes.

Señoras y señores.

Quiero darles la más cordial bienvenida a las Rectoras y a los Rectores de distintas instituciones de educación superior, tanto públicas como privadas, que están entre nosotros.

Saludar al Secretario General de la ANUIES, a quien ha sido recientemente electo para esta gran responsabilidad, que coordina los esfuerzos de 180 instituciones de educación superior de nuestro país, tanto público como privadas, que están inscritas en este Consejo, en esta agrupación que es, precisamente, la ANUIES.

Saludo al señor Rector de nuestra Máxima Casa de Estudios y, repito, a Rectoras y Rectores.

Directoras y directores de instituciones de educación superior públicas y privadas del país.

Saludo, de igual manera, a servidores públicos, particularmente del ámbito educativo de nuestro país, de las instituciones de educación del Estado mexicano que están entre nosotros.

A Embajadores.

Al señor Embajador de los Estados Unidos en México, a quien me da mucho gusto saludar en este espacio y, sobre todo, reconocer los programas que hemos puesto en marcha, precisamente, para favorecer la educación superior y, sobre todo, apoyar mayor número de becas y de intercambio educativo entre México y los Estados Unidos.

Señoras y señores.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Sean mis primeras palabras, primero, para agradecer la oportunidad de este encuentro. Como lo dijera el Secretario General de la ANUIES, no es el primero, pero sí el que se da en mi carácter de Presidente de la República.

Y entiendo también que el primero que se da en muchos años que tiene esta agrupación, con el titular del Ejecutivo.

Si bien es cierto que hay un diálogo permanente, un diálogo constante entre distintas dependencias y sus titulares con la ANUIES para dar atención a sus temas, específicamente con la Secretaría de Educación Pública, con la Secretaría de Hacienda, con el Secretario de Gobernación, por solo citar a algunos de los titulares de distintas dependencias del Gobierno que, de forma cotidiana, están atentos a dar atención a los distintos temas que preocupan a la ANUIES.

Pero hoy éste es el primer encuentro que llevamos a cabo en un formato, quizá distinto de lo que hubiese yo deseado.

Permítanme, en ánimo de realmente darle curso a lo que hemos denominado, de este encuentro: Diálogos sobre la Educación Superior en México, en este primer acercamiento con ustedes, señoras Rectoras y Rectores, directoras y directores de instituciones de Educación Superior, dejar comprometido también el tener un próximo encuentro como lo tuve entonces como candidato y que me permita, en un espacio quizás más amplio, más privado también, más abierto, de poder establecer este diálogo que nos permita darle orientación cabal a lo que ambos tenemos por objetivo, que es lograr una mejor cobertura de la educación superior, ampliar las capacidades de las instituciones de educación superior y asegurar que nuestros jóvenes tengan un mejor porvenir.

Bien lo decía el señor Rector de la UNAM: la educación superior es un pasaporte para transitar hacia un mejor porvenir. Es darles herramientas a nuestros jóvenes para que se puedan labrar un mejor futuro.

En este propósito, este objetivo, estoy seguro que coincidimos y ambos, Gobierno de la República y ustedes, lo compartimos.

Por eso, mi interés de seguir abonando un diálogo mucho más productivo, que recoja las expresiones, el sentir, la diversidad de pensamiento de quienes conducen las instituciones de educación superior de nuestro país, o de quienes están inscritas y son las más grandes y más importantes de México en esta agrupación, que es la ANUIES.

Quiero dejar aquí hecho este compromiso para encontrarnos en un espacio abierto, franco y de diálogo mayor. Y que eso me permita, como Presidente de la República, conocer de mejor manera a cada uno de los rectores, o rectoras y rectores, y que ustedes, también, conozcan de mejor manera al Presidente de la República, lo que está haciendo, lo que estamos promoviendo y lo que estamos impulsando.

Dejo aquí hecho este compromiso para que trabajemos en este tema.

Aquí ya se ha expresado, y quiero reconocer, primero, por parte del Gobierno, el Secretario de Educación Pública ha referido varios de los esfuerzos que el Gobierno de la República ha venido haciendo para ampliar la cobertura y caminar en el objetivo de, al menos, o de llegar al menos a un 40 por ciento de cobertura en nuestro país. Hoy nos ubicamos y hemos avanzado en el 34 por ciento.

Como lo dijera el propio Rector de la UNAM: ha habido avances, pero hay mucho por hacer, y siempre lo habrá, sobre todo cuando se trata de ponernos al día en lo que ocurre en el mundo, y ante el avance tan acelerado que tiene el mundo de poner nuestras instituciones de educación superior al día para darle mejores herramientas a nuestros jóvenes, que salen al mundo a forjarse, insisto, un mejor porvenir y un mejor futuro.

En este propósito es que se inscribe una de las prioridades de esta Administración, que ha sido sentar mejores bases, cimientos muy sólidos para que México pueda alcanzar condiciones de mayor bienestar y de que los mexicanos tengan mayores espacios de realización personal.

Uno de esos objetivos está, o uno de estos objetivos inscritos en dar mejores cimientos está en la Reforma Educativa.

Una Reforma Educativa que se viene materializando, que se viene instrumentando, que ha habido resistencias, pero puedo afirmar que en la mayor parte de nuestro territorio nacional se está instrumentando oportunamente la Reforma Educativa y que tiene varios elementos que están orientados a la cobertura, pero especialmente a asegurar una educación de mayor calidad.

Es digno de reconocer, como lo señalara el propio Rector de la UNAM, que en el ámbito de las instituciones de educación superior, varios de los mecanismos que ahora incorpora la Reforma Educativa, para los niveles básico de nuestro sistema educativo, ya son norma en el nivel superior.

Hay una evaluación constante de sus docentes, una mayor profesionalización, el uso de mejores tecnologías, precisamente para la calidad de la educación.

Yo puedo decir que hoy en la aplicación e instrumentación de la Reforma Educativa, estamos avanzando y hemos destinando recursos a varios objetivos que persigue la propia Reforma Educativa.

Déjenme apuntar algunos adicionales a los que ya enunciara el Secretario de Educación Pública sobre varios temas y de cómo hemos avanzado.

Derivan de esta reforma, el Programa de Reforma Educativa, que permite que más de 20 mil escuelas tengan recursos propios para su propia gestión; que autoridades, o que cada plantel educativo, padres de familia, participen en las decisiones de a qué aplicar los recursos de los que son dotados y, precisamente, este primer esfuerzo de aplicación de la Reforma Educativa se destinó a apoyar a 20 mil 154 escuelas.

El Programa de Escuelas Dignas, que está orientado a la rehabilitación de siete mil 100 planteles, para que aquellas escuelas, especialmente las que están en las zonas rurales y más apartadas, en lugares muy recónditos de la geografía nacional, tengan una inversión que les permita tener instalaciones más dignas, que cuenten con luz, agua, sanitarios, mobiliario, equipo e instalaciones educativas o adecuadas.

Hemos ampliado el Programa de Escuelas de Tiempo Completo. Hoy la cobertura o las escuelas que están bajo este régimen, es seis veces mayor a las que había al inicio de esta Administración, que había del orden de seis mil Escuelas de Tiempo Completo, hoy son 23 mil escuelas que permiten dar un mayor espacio de educación y de esparcimiento a los jóvenes que asisten a las Escuelas de Tiempo Completo. Son más horas que permiten mayor atención a los jóvenes, a niños, jóvenes, adolescentes, que están en estas escuelas.

Otro logro importante de la Reforma Educativa es hacer una mejor selección de quienes serán los docentes, los maestros que se encarguen de educar a nuestros niños.

Y para ese propósito se han inscrito, en el marco de esta reforma y en la convocatoria que se ha hecho para aquellos que deseen ser maestros del Sistema Educativo Nacional, han participado 165 mil 800 aspirantes, de los cuales han resultado elegibles 63 mil y, a su vez, 23 mil de ellos ya han cubierto los requisitos para obtener una plaza vacante.

Es decir, la Reforma Educativa tiene por mérito asegurar que los maestros que se están incorporando al Sistema Educativo Nacional sean mejor preparados, mejor formados, más capacitados y que están sujetos a una evaluación para ingreso al sistema educativo, además de sucesivas evaluaciones que tendrán durante su permanencia en el Sistema Educativo Nacional.

Debo también señalar que es importante el compromiso que el Gobierno de la República ha hecho en materia de inversión para la educación superior en México.

Sólo en 2015, el Presupuesto Federal para educación superior ascenderá a 191 mil 234 millones de pesos, es decir, 52 mil millones de pesos más a lo que se destinaba en 2012. Esto ha significado un incremento real del 25.8 por ciento.

En el tema de becas, aquí hay una cifra muy alentadora, porque en este esfuerzo concurren varios programas, no sólo el de becas, sino en adición a esto o, más bien tomando un referente adicional, que es el Programa PROSPERA, en el Programa PROSPERA, que ustedes conocen y que es una evolución del Programa de Oportunidades, no sólo buscamos llevar apoyos a quienes más lo necesitan, sino a quienes son sujetos de los programas que están inscritos en PROSPERA puedan además continuar sus estudios, tener incentivos para mantenerse en la formación y en la preparación personal, llegando hasta la educación superior y, adicionalmente, abriendo espacios de participación a dependencias gubernamentales para promover el que estos sujetos del Programa PROSPERA puedan, realmente, incorporarse a la actividad productiva o a proyectos que promuevan en lo personal.

En este Programa Nacional de Becas, hay que decir, este programa creció 74 por ciento, pasó de 393 mil becados en el Ciclo Escolar 2012-2013, a más de 682 mil en el ciclo actual; es un incremento relevante, es un apoyo y compromiso claro y acreditado del Gobierno de la República para apoyar la educación superior y de asegurar que más jóvenes no trunquen sus espacios de oportunidad al concluir solamente la preparatoria.

Porque además está demostrado que cuando se logra tener la formación y la acreditación de haber cursado estudios de nivel superior, los espacios de oportunidad laboral son mayores, pero además, los ingresos también, de acuerdo a estudios de CONEVAL, son 80 por ciento superiores a sólo de aquellos que han hecho sólo estudios de preparatoria o de nivel medio superior.

De ahí el compromiso que tiene el Gobierno de la República, para realmente ampliar cobertura y apoyar los varios programas que tienen ustedes como directoras y directores, Rectoras y Rectores de las instituciones de educación superior más grandes y más importantes del país, para poder darle curso a este objetivo que, insisto, coincidimos y compartimos.

Yo quiero, finalmente, compartir con ustedes que estoy cierto que la educación superior es un instrumento clave, fundamental para asegurar que la juventud de hoy tenga un mejor porvenir.

Es cierto, y comparto lo expresado también por el propio Rector de la UNAM, hemos pasado por momentos difíciles, por episodios de dolor y de tristeza y no hemos sido ajenos a ello.

Al contrario. El Gobierno de la República, en este caso en particular, que nos ha marcado, que nos ha dolido, que fue la desaparición de 43 jóvenes en Iguala, es claro que el Gobierno ha desplegado un esfuerzo sin precedente de búsqueda y de investigación.

Y que a la Procuraduría General de la República, corresponderá determinar con precisión lo ocurrido, a partir de todo este despliegue y de toda la investigación que se ha realizado.

Pero también estoy convencido de que este instante, este momento en la historia de México de pena, de tragedia y de dolor, no puede dejarnos atrapados. No podemos quedarnos ahí.

Tenemos que darle atención, tiene que haber justicia; tiene que haber castigo para aquellos que fueron responsables de estos hechos lamentables, pero tenemos que asumirnos en el derrotero de seguir caminando para asegurar que México tenga un mejor porvenir.

Tenemos que avanzar con mayor optimismo, con confianza en nosotros mismos, y seguros de que nuestro aporte en nuestro diario quehacer contribuye, realmente, a ir modelando la Nación que todos queremos. Siempre será un anhelo permanente tener una mejor Nación.

Y si bien es digno reconocer los avances que ha habido y que hemos logrado hasta el momento, también sabemos y reconocemos lo mucho que nos falta por hacer.

Pero lo importante es no quedarnos parados, paralizados y estancados, sino siempre dispuestos a seguir avanzando y caminando, en pos de eso que tanto deseamos: para bien de la presente sociedad y de las futuras generaciones.

Creo que en este objetivo coincidimos plenamente. Ustedes, como formadores de nuestras juventudes, en los centros de excelencia y de educación que ustedes encabezan, tengan de mi parte el compromiso firme y decidido para apoyarles y respaldarles.

Aquí recogí, en voz de la Rectora de la Universidad Autónoma de Campeche, la disposición para apoyar los esfuerzos del Gobierno de la República.

Y que hoy quiero decirles, como ustedes lo plantearon, al haberlo expresado varios de manera coincidente: apoyamos al Gobierno de la República, las políticas públicas que están orientadas a apoyar y respaldar la educación superior.

Quiero decirles, en amplia y puntual reciprocidad: No tengan duda de que ustedes cuentan con el apoyo y el respaldo del Presidente de la República. Que estoy comprometido a apoyar sus esfuerzos, sus empeños y no trabajar en rutas distintas.

Por el contrario, de ser cada vez más coincidentes y de apoyarnos mutuamente, en el objetivo que perseguimos: mejor educación, más educación superior y de mayor calidad para los jóvenes de México.

Éste es nuestro compromiso, y en ello estoy puntualmente comprometido.

Finalmente, quiero recoger lo que su Secretario General Ejecutivo me ha planteado. Me decía, al terminar su intervención, en corto, le felicitaba por la misma, y le decía: con mucha sutileza nos dejó aquí sembradas o planteadas varias peticiones, toda una carta de peticiones.

Y yo le quiero decir que no haré oídos sordos a las mismas. Las recojo con todo compromiso.

Y déjenme, en el espacio de poder dialogar con ustedes, dar respuesta y atención a las mismas, entendiendo la circunstancia que nos está tocando vivir, el momento global, financiero, económico, que estamos enfrentando, y que merece hablar con total apertura para darle conciliación a sus planteamientos ante nuestras condiciones.

Pero esto será espacio y motivo de nuestro próximo encuentro en ese diálogo, franco y abierto, que no pasará un año, señor Rector, si está suponiendo que pasará mucho tiempo.

Comprometo hacerlo a la brevedad, en próximas semanas, para poder dialogar sobre lo planteado por su Secretario General Ejecutivo y sobre los distintos temas que ustedes eventualmente puedan tener.

Nuevamente, señoras y señores, agradezco su presencia y, sobre todo, este espacio de primer encuentro que dan ustedes, Rectoras y Rectores de los centros de educación superior, públicos y privados de nuestro país, con el Presidente de la República.

Muchísimas gracias.