Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Yo les quiero decir que me da mucho gusto encontrarme con todas las mujeres, con los jóvenes y con los hombres del campo nacional que se reúnen en esta celebración y Aniversario de la Promulgación de la Ley Agraria.

Reciban todos mi abrazo fraterno, mi abrazo solidario y, sobre todo, mi compromiso vivo, mi compromiso vigente de ser, desde el Gobierno de la República, un aliado permanente del campo nacional.

Me da gusto saludarles a todos.

Señor Gobernador del Estado de Veracruz. Muchas gracias por su hospitalidad.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Gobernadora y Gobernadores de entidades federativas.

Dirigentes de las Ligas de Comunidades Agrarias de nuestro país.

Dirigentes de diferentes organizaciones campesinas, de diferente origen ideológico o partidario, pero todas confluyendo en el esfuerzo de hacer del campo uno más productivo y que depare vida digna a quienes viven del campo nacional.

Señor Presidente del Partido Revolucionario Institucional.

Muy distinguidas y distinguidos Legisladores federales, locales.

Presidentes Municipales.

Amigas y amigos todos.

Don Gustavo Carvajal, veracruzano distinguido, quien hoy ha recibido este reconocimiento de la Medalla Venustiano Carranza. Me da mucho gusto saludarle y sumarme a este muy merecido reconocimiento.

Amigas y amigos todos:

Me complace, y lo digo, Manuel Humberto Cota, dirigente de la CNC, a quien le agradezco ésta, muy amable invitación para estar una vez más, en este cuarto año, siendo yo Presidente de la República, en este Aniversario de la Promulgación de la Ley Agraria acompañando a las mujeres y hombres del campo.

Gracias por la invitación.

Y ocasión ésta, ante lo que ha expuesto él, para decirles que, efectivamente, Enrique Peña, Presidente de México, es un aliado de las mujeres, jóvenes y hombres del campo. Es un amigo de todos ustedes. Y seré, y hoy comprometo, no sólo seguir apoyando, como habré de hacer recuento de varias de las acciones que hemos llevado a cabo para impulsar la actividad agropecuaria, sino de acompañarles en esta celebración, que reúne a delegaciones de todo el país, de estar hoy y mañana, siempre aquí, con ustedes, acompañándoles en esta celebración.

Al encontrarnos en este aniversario de la Promulgación de la Ley Agraria de hace 101 años, sin duda, es ésta ocasión de reflexionar en dónde estamos y hacia dónde vamos.

Qué tanto hemos logrado hacer en favor de la actividad del campo, de la actividad agropecuaria. Aquí están las mujeres y los hombres, los jóvenes, que son presente y que son futuro, y que quieren estar dentro de esta actividad, dentro de la actividad agropecuaria.

Me ha dado mucho gusto, enorme satisfacción, estrechar la mano de muchas y muchos de ustedes, que me han hecho sudar la gota gorda. Pero es esa gota, que ustedes, de sudor, todos los días sudan trabajando nuestros campos.

Esas manos, de ustedes, con las que labran la tierra, con la que producen alimentos que consumen las familias en las mesas de sus hogares.

Gracias por la calidez; por el trato cálido, amable, generoso, fraterno y cercano que cada uno de ustedes me dispensa.

Por eso, siempre me regodeo, siempre celebro este encuentro con todas y todos ustedes. Porque me permite acercarme, de mano, con esta cercanía, a quienes juegan en favor de México, desde el trabajo que hacen en el campo.

Aquí están organizaciones campesinas, mujeres y hombres, y jóvenes que están dedicados a la actividad agropecuaria. Y es ésta ocasión para con ustedes reiterar el compromiso, repito, vigente que tiene el Gobierno de la República de ser un gran aliado de ustedes.

Este Gobierno no viene hoy aquí, ni vengo a ello, a hacer promesas. Vengo ante ustedes a hacer un recuento de lo mucho que juntos hemos logrado. Porque el Gobierno de la República ha dispuesto de varias acciones para apoyar la actividad agropecuaria, para apoyar la actividad de las mujeres y hombres del campo.

Pero nada de estos avances serían posibles sin el trabajo, el esfuerzo y el empeño de cada uno de ustedes.

Son ustedes el alma viva, son ustedes el motor del desarrollo de nuestro campo. Son ustedes quienes hacen posible que hoy en México estemos produciendo más alimentos, para el consumo de las familias mexicanas y también para proyectar la producción de nuestro campo a otras latitudes; para que productos orgullosamente producidos en México, vayan a las mesas de otros hogares, de otros países, proyectando la grandeza del campo nacional.

Manuel Cota, hace un momento, efectivamente, hizo un recuento de varios logros y avances. Y déjenme señalar sólo algunos distintos de los que él ya ha mencionado, que dejan ver con toda claridad cómo nuestro campo ha venido creciendo.

Miren. La FAO, la organización internacional, precisamente, para la producción o velar para la producción de alimentos en el mundo, recomienda que un país pueda al menos generar el 75 por ciento de los productos que consume su población.

Y prueba y muestra clara de que éste ha sido un Gobierno que ha apoyado la actividad agropecuaria, es que de hace tres años a hoy estamos produciendo más alimentos. Pasamos de poco más del 60 por ciento de producción nacional, a tener hoy 68 por ciento de producción de alimentos, muy cerca ya, a sólo siete puntos, de realmente lograr la recomendación de la FAO.

Somos un país que tiene hoy prácticamente 22 millones de hectáreas cultivables. Apenas el 11 por ciento del territorio nacional.

Otros países, eventualmente, por su condición orográfica tienen, quizá, un mayor porcentaje de tierra cultivable. Nosotros apenas el 11 por ciento. Y hemos avanzado, para lograr que esta tierra se tecnifique, se modernice, tenga riego.

Seguramente el Secretario de Agricultura les habrá compartido que hoy, de esas 22 millones, seis millones de hectáreas se cultivan a través de alguna forma de riego.

De hecho, en el mundo, México es el sexto país que tiene mayor número de tierras cultivables, que lo hacen a través de alguna forma de riego.

Es así como estamos transformando la actividad del campo nacional. Hemos dedicado, efectivamente, mayores recursos, en un escenario nacional complejo que nos ha llevado a contener el gasto en distintas asignaturas para mantener un manejo responsable de las finanzas públicas y cuidar de la condición de estabilidad económica, que es una fortaleza de nuestro país, que es quizá el escenario más importante por el que debemos de ver y de cuidar.

No obstante esta condición que nos impone el contexto internacional, no hemos dejado de dedicar cada año mayor número de recursos, precisamente, a la actividad agropecuaria.

Lo hemos hecho para distintos propósitos. En riego tecnificado, por ejemplo. Al inicio de esta Administración nos propusimos llegar a 450 mil hectáreas que ahora tuvieran riego tecnificado, meta que a la mitad de esta Administración casi estamos por cumplir: 420 mil hectáreas. Por lo cual, señor Secretario de Agricultura, estamos en condición, y hoy de comprometer, que no sólo habremos de alcanzar la meta. La vamos a superar, en beneficio del campo nacional.

Dentro de este mismo esfuerzo para modernizar el campo, hemos venido apoyando la mecanización del campo. Se han entregado, sin precedente, de manera inédita, más de siete mil tractores para igual número de productores, en este proceso de apoyar la mecanización del campo.

Estamos invirtiendo en investigación, en ciencia y en tecnología. Esto, que parece a veces una asignatura un tanto abstracta, alejada y poco entendible, pero al final de cuentas de ello depende que los productos del campo y los procesos productivos puedan imprimirle mayor valor a la producción del campo.

Es así como hoy hemos edificado, y construido y apoyado la operación de nueve Centros Nacionales de Innovación y de Transferencia de Tecnología.

De igual manera, estamos logrando que los productos hechos en México, producidos en México, vayan a otras, o trasciendan nuestras fronteras.

Los acuerdos de libre comercio, la apertura comercial que hemos venido impulsando, han hecho posible que más productos del campo nacional vayan a otros países, y que estas exportaciones estén teniendo o generando para el país un importante ingreso de divisas.

De hecho, la actividad agroalimentaria prácticamente se ubica ya entre las tres o cuatro actividades más importantes, entre la manufactura, la entrada de remesas y la exportación de productos agroalimentarios, como una de las asignaturas o de las actividades económicas más relevantes de nuestro país.

Y vamos a seguir creciendo. Vamos a seguir abriendo espacios y mercados en otros países para los productos del campo nacional.

Algo muy importante, algo muy importante que ha hecho posible, precisamente, que hoy la actividad del campo sea mayor y esté creciendo: el crédito.

El crédito más fácil. El crédito más barato, y el crédito realmente que permita impulsar la actividad de nuestro campo.

Déjenme compartirles algunas cifras de lo que ustedes, y aquí lo quiero subrayar, de lo que ustedes mismos propiciaron e impulsaron con la creación de la Financiera Nacional de Desarrollo, no así, precisamente, denominada, más bien así comúnmente conocida, pero ustedes mismos le dieron el nombre a lo que es la Financiera Nacional de Desarrollo Rural, Agropecuario y Pesquero.

Sí, un nombre muy grande, porque mucho es lo que se espera de esta Financiera en apoyo crediticio a todas estas actividades del sector primario, como, de hecho, ha venido ocurriendo.

La Financiera Nacional de Desarrollo, en tres años, a partir de lo que ustedes imprimieron, y digo ustedes, porque sus representantes, legisladores, en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores, así lo construyeron y así lo impulsaron desde que fuimos haciendo las reformas estructurales, particularmente la Reforma Financiera.

Lograron que para esta institución hubiese un mayor dinamismo para apoyar el crédito. Hoy, el crédito colocado por la Financiera Nacional de Desarrollo es de más de 55 mil millones de pesos. Esto es, 77 por ciento superior al crédito que apenas había colocado en el último año antes de haber hecho la reforma. Prácticamente muy cerca de duplicar el crédito colocado, en beneficio de los productores del campo.

Por otro lado. Ustedes recordarán que en agosto del año 2014, anuncié un programa específico de financiamiento para pequeños productores, en donde el producto que se ofrecía, el programa estaba dirigido a otorgar crédito a bajas tasas; y, sobre todo, crédito, también, dirigido especialmente a las mujeres productoras del campo.

Aquí hemos logrado, hemos logrado beneficiar a más de 140 mil productores, con distintos créditos, y en algo que quiero hacer aquí particular reconocimiento. Todo este crédito tiene hoy una cartera vencida de poco más del 2 por ciento.

En pocas palabras. Las mujeres y los hombres productores del campo cumplen con su palabra empeñada, le cumplen al crédito que solicitan, y ello les permite mantenerse vigentes en el acceso al crédito.

Mi Gobierno seguirá apoyando el crédito para el campo. Seguirá apoyando los programas que benefician al campo. Hemos hecho reestructuración de varios de ellos para que estos programas fluyan de manera mucho más ágil y eficiente para el campo.

Y algo muy novedoso. Este año se han dedicado recursos de más de 4 mil 200 millones de pesos para programas específicos de apoyo a las mujeres productoras de nuestro campo.

En otro ámbito, y ya casi para concluir. La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, SEDATU, como comúnmente es conocida, ha venido trabajando, precisamente, para darles certidumbre a los poseedores de la tierra y quienes la trabajan.

Se han emitido más de mil 107 títulos de propiedad en materia de terrenos nacionales, que amparan una superficie de más de 13 mil hectáreas. Se han otorgado más de 36 mil títulos de dominio pleno.

Y algo que he comentado, que se ha revisado y hoy quiero, delante de ustedes, dar la indicación a la Secretaria, titular de la SEDATU, para que esta gestión, que venía tomando meses para otorgar este título de propiedad de dominio pleno, se agilice su trámite. Hoy hay más de 53 mil procesos, 53 mil gestiones que están corriendo su proceso.

Quiero hacer dos compromisos. El primero, Secretaria, que estos 53 mil títulos se resuelvan antes o a más tardar en el mes de marzo de este año.

Y segundo compromiso. Que de aquí en adelante en esto, que es fundamental para los poseedores y trabajadores de su tierra, el tener su título de propiedad, este proceso, esta gestión para obtener el mismo, no tome más de 60 días. Esto, en beneficio de los hombres del campo.

Amigas y amigos del campo:

Me da mucho gusto encontrarme hoy con ustedes. Sé que ustedes extrañan allá, la tierra, la que trabajan todos los días, a la que dedican sus esfuerzos, como dirigentes también de organizaciones, y representando a las mujeres, jóvenes y hombres del campo.

Sepan que tienen hoy en el Presidente de la República a un permanente aliado; que las cifras que hoy he compartido con ustedes, junto a las que el propio Manuel Cota compartiera, de cómo el campo está avanzando, dan muestra clara y evidencian que el Gobierno de la República se la juega con las mujeres, jóvenes y hombres del campo.

Sigamos trabajando unidos.

Sigamos trabajando, para que el campo nacional siga siendo un espacio de realización y, sobre todo, un espacio de vida digna para quienes viven en el campo y de la actividad del campo.

Hagamos, todos juntos, con su esfuerzo, con su entrega y dedicación una misma causa. Asumamos nuestro compromiso por una causa común, que se llama México.

Muchas gracias.