(INTERPRETACIÓN AL ESPAÑOL)

Señor Presidente de la República, señor Peña Nieto, querido Enrique.

Autoridades todas.

Realmente nos complace darte y darles la bienvenida a Milán, después de la cita en Expo.

Una bienvenida que ya ofreció el Presidente Aragona dentro de ISPI, uno de los lugares símbolo de la expresión política para todo el país, no tan sólo para Italia y también uno de los edificios históricos de más hechizo dentro de esta ciudad.

El Presidente Peña Nieto piensa visitar, durante algunas horas, antes de pasar a Roma, donde seguirá la Visita de Estado en la cita con la FAO y el Presidente de la República, y vamos a cerrar con un acuerdo bilateral en el Palacio Chigi.

Una bienvenida al Ministro Gallardo, al Ministro Guidi, obviamente, que es el dueño de la casa y luego el Presidente Pons, el Presidente Tronchetti Provera.

Podríamos decir muchísimas cosas de forma oficial, burocrática, muy seria, pero hay un tema clave que podemos expresar explícitamente.

En este momento histórico, el mundo va cambiando a un ritmo impresionante, a una velocidad extraordinaria.

El mundo hoy va marcando metas que ya no se miden dentro de décadas, sino que de semanas, días.

Entonces si queremos competitivos y capaces de crecer, pensar no de quedar siendo vínculos y volver siempre a llorar acerca de las oportunidades perdidas, sino que no, debemos ser fuertes y ser capaces de empezar a volar.

Y en México, bajo el liderazgo del Presidente Peña Nieto está, precisamente, intentando hacer esto.

Y nosotros también lo hicimos, pero aún podemos trabajar más para que Italia, Italia tiene todo lo necesario para poder encarar, en cuanto al elemento protagónico, el desarrollo venidero.

Y los que quieren invertir en México, esto lo conocen, lo conocen perfectamente, porque en estos últimos años las empresas italianas en México son mil 450 y una centena de empresas ya tienen una planta de producción en ese país.

Así que, el Consejo de Negocios se encuentra en un momento interesante, a partir de los años pasados el ritmo de crecimiento se ha puesto superior, respecto de algunos países dentro de los principales, o sea el nivel de crecimiento que hubo es uno de los más interesantes a escala global, pero debemos hacer aún algo más.

Así que, la visita del Presidente Enrique Peña Nieto es muy importante.

Nosotros en el Summit del G20, en noviembre pasado, nos centramos en un modelo de desarrollo focalizado en el crecimiento, y nosotros, en Europa, conocemos los riesgos, las tentativas de no hablar tan sólo de austeridad y de no ser capaces en coger la apertura dentro de la política económica a nivel o escala mundial.

Hoy, sabemos que si queremos quedarnos en el mercado, si queremos ser competitivos, si queremos capaces de crear el porvenir, debemos ser capaces de crear las reformas, cambiar las reformas.

Y el hecho de coger el momento adecuado no es una oportunidad, sino que es una obligación. Si nosotros vamos a perder esta oportunidad, vamos a perder a nosotros mismos.

Es, por ello, que para nosotros es fundamental que las frecuentes misiones que hubo a lo largo de estos años y meses, tanto con nuestro Gobierno, que con los gobiernos anteriores, puedan hacer hoy en día, caracterizado por una gran invitación para las empresas mexicanas que vengan a Italia.

Estamos cambiando las reglas del juego, es para mejorar el mercado laboral.

Ayer hemos implementado los últimos decretos ejecutivos de Job Act, luego veremos cifras, pero cuando vemos que después de la crisis de un millón de empleos perdidos, muchos otros empleos dentro de pocos meses ahora se van recuperando, esto significa que hay ganas, voluntad de crear y construir el futuro.

La semana pasada será, a la vez de los decretos, de actuación a nivel de la imposición y, sucesivamente, la justicia, la justicia civil y lo que sirve, realmente, a un país que va cambiando, la cultura, la educación, la escuela.

Entonces, si pensamos en México, debemos pensar en un país que está rico del pasado.

Cuánta alegría sale de la gente que ve a México de un video del pabellón de México, en la Expo que acabamos de ver con el Presidente Peña Nieto.

Un país tan rico de belleza, o en belleza; multiforme en sus oportunidades, pero un país que a través del liderazgo de Enrique supo invertir en reformas estructurales capaces de proporcionar un paso hacia adelante, a través de la esperanza.

Nosotros en Italia quedamos muy a menudo centrarnos en las cosas que no funcionan.

Hay muchas cosas que no funcionan y no debemos dejarlas a un lado. No. Ha llegado el momento de encarar las cuestiones y resolver las cuestiones.

Así que las personas que piensan invertir en México, perciban la oportunidad de reanudarse al plan extraordinario de la producción, el Hecho en Italia, y la también realización de inversiones que ya están dentro del decreto de la Ley de Estabilidad con una mirada especial dentro del mercado del NAFTA, el mercado de América en este momento, del TLC, es el mercado número para el mercado de las empresas italianas.

Nosotros estamos ciertos de que la clase media de México, que va creciendo debido a las reformas, quedará aún más de gran atracción para ella, porque realmente esto es lo que está pasando, pero las empresas deben proporcionar las condiciones que ya tienen y las ganas de desarrollarlas, y éste es el tema clave para volver a salir ganando.

Así que amigos, amigos mexicanos, les estamos esperando aquí, en Italia, hemos hablado de que estamos creando un sistema fiscal más sencillo.

Un comentario serio sería más difícil hacerlo, pero es exactamente en lo que precisamos; debemos abrirnos de cara al mundo, hay muchos que ven en la apertura del mercado mundial un grave problema.

Durante años en Italia se decía: La globalización da miedo, es un enemigo de México.

Y Peña Nieto e Italia con nuestro trabajo, amigos empresarios, está mostrando que la globalización no es un fantasma. Hay políticos que empujan a seguir estos fantasmas, nosotros no lo pensamos así.

Entonces, mucha suerte, mucha suerte para los que quieren invertir en México.

Yo estoy bastante sorprendido porque a lo largo del Consejo de Negocios un empresario mexicano, no lo voy a citar por evitar arruinarle la carrera, mencionó, citó a Amerigo Vespucci, citándolo en cuanto a Florentina, así que tengo un motivo de orgullo, que dio el nombre a América, que no descubrió América, ese fue un genovés, pero que tuvo la voluntad, la curiosidad de darle un nombre al porvenir.

Pero, en particular, el Presidente Peña Nieto cuando me lo contó y después lo dijo públicamente, todo el valor de la dificultad, dentro de su reto reformador, me citó el capítulo seis de El Príncipe, de Maquiaveli.

Y lo digo aquí, porque el Presidente Aragona en cuanto al instituto que él preside, es un faro para los que confían en la política en el sentido general, en la misión de un pueblo y también la política internacional.

El hecho de citar a Maquiaveli o mencionar a Maquiaveli es la voluntad del futuro que tenemos todos y vosotros, los empresarios, lo sabéis perfectamente.

Si hacemos todo lo que debemos hacer, si dejamos de quejarnos y en cambio vamos creando el futuro, el porvenir, haciendo menos polémica.

A veces, nosotros, los italianos, hemos dormido mucho más que los mexicanos, haciendo una siesta demasiado larga.

Ahora no. Debemos despertarnos, debemos tener el valor, el valor que tiene ya México, y yo creo que nuestro porvenir será igual al tiempo pasado que ya celebramos y tuvimos.

Así que, representando con orgullo a nuestro país, le doy la más calurosa bienvenida a nuestro Presidente Peña Nieto.

Y el hecho de estar aquí, en Milán, una ciudad que tiene garra, que implica ámbitos muy distintos, pero una ciudad en particular que desea volver a crear el porvenir suyo y de todo el país y del mundo entero.

Gracias.