Señoras y señores.

Muy buenos días a todos.

Muy distinguido señor Ali Mohammed Thunayan Al Ghanim, Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Kuwait.

Muy distinguidos empresarios de Kuwait.

Muy distinguidos empresarios que integran esta delegación empresarial de México, que ha venido participando en esta gira de trabajo por Medio Oriente.

Agradezco la presencia, además, de quien es el Presidente de la Cámara o del grupo de amistades de empresarios de Kuwait y México, que hoy nos acompañan, y que, sin duda, (inaudible) que, además, hoy, también, será un gran, un lazo importante, junto con los empresarios aquí presentes, para estrechar esta relación.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Hace 40 años, por primera vez establecimos relación diplomática entre Kuwait y México.

Hace 40 años, que fue la primera ocasión que un Presidente de México estuvo, justamente, aquí, en Kuwait,  para explorar y ampliar la relación entre ambos países.

De entonces acá, hemos tenido un incipiente comercio, una relación cercana y fraternal, pero que ha quedado lejos, realmente, de promover inversiones recíprocas entre ambas naciones y en explorar mayores oportunidades, quizá, por la distancia geográfica; también, quizá, por la falta de conocimiento mayor y mutuo entre nuestros países.

Hoy estamos, a 40 años de distancia, nuevamente aquí, en Kuwait.

Estamos para refrendar los lazos fraternos que hay entre nuestras naciones; pero, sobre todo, en esta gran oportunidad que hoy se me dispensa para poder compartirles lo que ha ocurrido en México desde entonces, y de manera muy especial en los últimos años.

Qué áreas de oportunidad se tienen hoy en México para poder invertir, para poder tener presencia mayor de empresarios de Kuwait en nuestro país.

Y, también, para que empresarios mexicanos, que participan de este impulso de apertura de nuestro país hacia el mundo, puedan encontrar oportunidades también aquí, en Kuwait.

Permítanme referir algunos temas de relevancia de lo que ha ocurrido en nuestro país.

México es un país, como el Presidente de la Cámara de Comercio e Industria aquí ya lo he referido, un país con un gran mercado consumidor: somos 120 millones de mexicanos.

Somos una población predominantemente joven, en promedio 27 años.

Somos un país en el que se gradúan cada año 100 mil ingenieros y tecnólogos.

Y somos un país que en los últimos tres años ha establecido nuevas bases para impulsar una mayor transformación para nuestro país, que depare oportunidades para los mexicanos.

Pero lo hacemos al amparo (inaudible), de entender muy bien que no somos un país aislado, que no estamos cerrados en nuestras fronteras. Sino, por el contrario, que somos parte de un mundo global, en donde las fronteras geográficas, prácticamente cada vez se ven muy disminuidas, diluidas, a partir de los avances que hay en la tecnología, en las comunicaciones y en la conectividad entre países.

Somos parte de ese mundo global. Y entendemos que esa es una gran oportunidad para interactuar con el mundo y, especialmente, con quienes hemos construido históricamente una relación en el pasado.

Con Kuwait, repito, hace 40 años hicimos o nos estrechamos y nos dimos la mano como países, a partir del cual queremos o establecimos condiciones para crecer juntos. Hoy hay una gran oportunidad.

México es un país, déjenme referirles, además de lo que ya he dicho, un país megadiverso. Un país que es puente, a partir de su ubicación privilegiada, y de su ubicación geográfica, un puente entre la América del Norte y entre la Región Latinoamericana.

Somos un país que cree en el libre comercio, que ha establecido bases, a partir de diferentes acuerdos comerciales, para lograr libre comercio; con un mercado potencial de más de mil 150 millones de consumidores, a través de diferentes acuerdos de libre comercio, con 46 países.

Y seguimos impulsando esta apertura de México hacia el mundo.

Somos un país económicamente estable. Tenemos finanzas públicas sanas, un sistema bancario robusto.

Políticamente, también, somos un país estable. Desde hace más de 80 años hemos tenido transición política y renovación en el ejercicio del Gobierno y en la Presidencia de la República cada seis años, de forma ininterrumpida y en condiciones de armonía social y de estabilidad política.

Tenemos un sistema o una política, mejor dicho, monetaria autónoma que, sin duda, genera condiciones de mayor confianza y certidumbre para quienes invierten en nuestro país.

De tal suerte que, dicho esto, somos un país que está en este proceso de transformación acelerado, y lo está, justamente, a partir de cambios estructurales que ha logrado alcanzar en un clima de democracia y en un clima de acuerdo político entre las principales fuerzas políticas de nuestro país.

Trece reformas estructurales, 13 cambios que, sin duda, permitirán que nuestro país alcance condiciones de mayor desarrollo en distintos campos, en distintas áreas.

No habré de referirme a lo que, sin duda, son cambios estructurales al interior de México, que cambian los derechos para los mexicanos y, entre ellos, entre estos derechos que se han dado, a partir de estos cambios estructurales, están derechos de orden político; están derechos, particularmente en el ámbito educativo, para lograr una educación de calidad y preparar a éstas y futuras generaciones para un mundo global, interconectado y de mayor exigencia.

Pero déjenme compartir con ustedes reformas que están en el campo o en el terreno de la economía, en donde, sin duda, es partir de estas reformas que se abren importantes oportunidades para inversionistas de Kuwait.

Kuwait, al igual que México, es un país que produce petróleo, que tiene una importante plataforma en su actividad económica, a partir de la producción petrolera.

De hecho, Kuwait produce más petróleo que nuestro país, tiene una población menor a la que tiene México, y ha hecho de esta condición una gran fortaleza.

México, a partir de su propia condición, ha venido migrando de ser un país cuya economía y cuyas exportaciones dominaban o eran dominadas, precisamente, por la minería y particularmente por el petróleo.

Apenas hace 30 años, México, 80 por ciento de sus exportaciones eran petróleo.

Hoy, justamente, en esta apertura hacia el mundo y en este cambio estructural que México ha venido impulsando, hoy esta relación de la actividad económica en México se ha invertido: 89 por ciento de nuestras exportaciones son manufactureras y de alto valor agregado, de alto contenido, y solamente el ocho por ciento lo representan las exportaciones petroleras.

En este cambio, en este cambio paradigmático, repito, hemos hecho reformas.

Cuáles son los campos en donde yo le advierto una gran oportunidad para un país como Kuwait y sus empresarios, de poder invertir en México.

Primero, en el sector de las telecomunicaciones. Un sector en donde existía un control prácticamente monopólico, primero del Estado, después de apertura; pero de una apertura limitada, que concentraba mucho de la operación de los servicios de telefonía móvil, de Internet y de telefonía fija, sólo en algunas empresas.

La Reforma en Telecomunicaciones ha abierto este sector, precisamente para que haya mayores empresas prestando servicios de telefonía móvil, de Internet, en mejores condiciones para los usuarios. Sin duda, un elemento fundamental en la competitividad que, como país, podamos tener.

En otra área de oportunidad, la Reforma Energética, este sector en el que ustedes participan de manera muy dominante, de manera muy relevante.

En el sector energético ha habido un cambio paradigmático en México. Nos hemos abierto, hemos abierto estos sectores de la actividad económica para generar mayor competencia y una mayor participación del sector privado, siendo la actividad de explotación de nuestros hidrocarburos y el sector eléctrico, solamente en manos del Estado, la reforma que se ha impulsado dentro de este sector abre estos sectores a una mayor competencia, a la participación del sector privado.

Y en un propósito: lograr que nuestra, primero, lograr una mayor seguridad energética, una mayor explotación de nuestras capacidades y de nuestras fortalezas energéticas a través, además, de promover generación de energías más limpias y renovables, y con ello asegurar algo: una disminución en el costo de este insumo tan importante, como lo es la energía.

El mundo se mueve a través de energía, y había que reducir, precisamente, los precios y los costos que esto tiene para la industria, para el comercio, para los usuarios en las familias.

Déjenme dar nada más un dato relevante entre lo que ha ocurrido en sólo dos años, tres años, a partir, justamente, de la instrumentación de la Reforma Energética, en la cual estamos hoy en proceso.

En 2012, hace tres años, las tarifas industriales de electricidad, con respecto a las que había en nuestro país vecino del norte, en Estados Unidos, eran 84 por ciento superiores.

En 2015 fueron solamente 13 por ciento mayores las tarifas que hubo en el sector o en la proveeduría de energía eléctrica para la industria.

En el sector energético y en los hidrocarburos, sé que el Secretario, Ministro de Energía, ha tenido oportunidad de hablar con ustedes, previo a esta sesión y les ha compartido, estoy seguro, el proceso que México está siguiendo para instrumentar la Reforma Energética, particularmente en el sector de hidrocarburos.

Cómo hemos venido licitando distintos campos, rondas de licitación, en un proceso abierto, transparente; rompiendo con un modelo paradigmático de hacía más de 60 años que teníamos en México, para lograr ahora la participación del sector privado.

Y han sido rondas exitosas: 30 campos se han logrado colocar, 30 contratos se han logrado colocar con la participación de empresas nacionales y extranjeras para la exploración y explotación de aguas someras, lo mismo que para la explotación de campos marinos. Vienen otras rondas, vienen las rondas para participar en aguas profundas.

Y, repito, el propósito de todo este cambio estructural es aprovechar nuestra fortaleza, nuestro potencial de producción y desarrollo de energías, y de una mejor y más eficiente explotación de nuestros recursos que tenemos en el subsuelo, de nuestros hidrocarburos.

Éste es un país que tiene una gran experiencia dentro de este sector.

Creemos, como se ha mostrado, hay interés y deseos de participar dentro de estos procesos de apertura que hoy se siguen en México para la instrumentación de esta reforma.

Pero no sólo en estos temas, su Excelencia, no sólo en estos temas, sino hay otros ámbitos en los que hoy Kuwait participa en distintos países, a través de sus empresarios, a través de sus fondos de inversión en diferentes países de Europa y en muy pocos de América Latina.

Porque en nuestra conversación previa, usted apuntó algo muy cierto: no nos conocemos lo suficiente. No sabemos, ni conocemos la realidad que México tiene, cuáles son sus fortalezas, que ahora comparto sólo algunas, y cuáles son las condiciones específicas.

Encontremos, me dijo usted, si permite aquí referirlo, su Excelencia, encontremos un proyecto, encontremos sólo un espacio de oportunidad, abramos la brecha. Encontremos dónde poder llevar a los empresarios kuwaitís a invertir en México, en uno o en algunos proyectos.

Eso abrirá la brecha para que más inversión de este país, que lo hace ya a otras partes del mundo, encuentre en México un destino confiable.

Consultoras internacionales nos dejan ver a México como uno de los 10 principales destinos más confiables en el mundo para invertir.

Bloomberg, hablando del financiamiento a nuevas energías, precisamente posicionó a México también entre los 10 países de 30 naciones evaluadas en oportunidad o con un mejor clima de inversiones, para generar energías limpias.

Éstas son las oportunidades que hoy México ofrece. Sé que este espacio está limitado para poder hablarles a mayor especificidad y a mayor particularidad, las muchas fortalezas y ventajas competitivas que México ofrece para inversionistas de este país.

Pero lo que quiero comprometer es el que generemos un grupo de seguimiento puntual, que realmente les permita, a los empresarios kuwaitís, conocer México, estar presentes en México; ver y sentir a nuestro país, sus fortalezas, sus condiciones y las grandes oportunidades que pueden tener, seguro estoy, ustedes, en nuestro país y, al mismo tiempo, encontrarse con sus iguales de México para que puedan también tener ellos presencia en este país.

Quiero reconocer la presencia de los dirigentes de las organizaciones empresariales más importantes de México, que forman parte de esta delegación empresarial.

Está aquí, el Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, el órgano cúpula de nuestro país; el Presidente de la Asociación Agroalimentaria de nuestro país, que seguro estoy, podrán ver en esta gira de trabajo las oportunidades para exportar productos agroalimentarios que llegan a sus mesas.

Productos, si me lo permite, Su Excelencia, más ricos, más nutritivos y más sabrosos de los que tienen de otros países.

Está, también aquí, el Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de México, que también encontrará aquí oportunidad para establecer industria.

Yo celebro, por ejemplo, que hoy la empresa TAMSA haya hecho ya un acuerdo y haya anunciado, haya cerrado ya un contrato, que aquí fue referido hace un momento, por 150 millones de dólares para invertir aquí, en Kuwait.

Esto significa empleo en México, significa inversión aquí, en Kuwait, y significa prácticamente duplicar el nivel de comercio, cuadruplicar casi el nivel de comercio, que apenas habíamos construido en 40 años.

Que sea esto un ejemplo y punta de lanza de la gran relación económica que entre Kuwait y México podemos construir.

Finalmente, quiero concluir mi intervención diciendo que más tarde me habré de reunir con el Excelentísimo Emir de Kuwait, para actualizar el marco normativo de la relación entre Kuwait y México.

Sin duda, también, facilitará esta promoción de negocios que estamos haciendo entre empresarios de Kuwait y entre empresarios de México.

Repito, aquí están las Cámaras más importantes, aquí está CANACINTRA, también que es otra de las Cámaras, son cuatro dirigentes de Cámaras empresariales que hoy nos acompañan, las más grandes e importantes de México.

Si me permiten, me atrevo a decirlo, en ninguna otra gira de trabajo y de promoción económica de México habían estado juntos tantos dirigentes empresariales de las Cámaras de México en esta gira de trabajo.

Y lo están hoy acompañados de otros empresarios de distintos sectores de actividad económica en México, porque hay un gran interés de México por abrirse aún más a lo que ya ha venido haciendo hasta ahora.

Hay un gran interés por conocer de mejor manera también esta región, su Excelencia.

Que nos conozcan, que sepan más de México, pero también que nuestros empresarios conozcan más de lo que esta región ofrece en oportunidad para invertir y para crecer juntos.

Esta relación económica que queremos construir tiene un propósito: acercar a dos países que tienen una relación fraterna y que tienen una relación de amistad. Encontrar oportunidades para que en las inversiones recíprocas, en el comercio que realicen depare, a final de cuentas, bienestar, desarrollo y oportunidad para nuestras sociedades.

Para eso trabajamos los gobiernos: para abrir condiciones de oportunidad y en esa es justamente en la que estamos empeñados y esmerados, a partir de esta gira de trabajo que estamos realizando.

Muchas gracias, su Excelencia, por su hospitalidad y por permitirme, aunque fuera de manera muy breve, no sé si tanto, poder hablarles y compartirles un poquito de lo mucho que es México.

Muchas gracias.