Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Antes de compartir mi mensaje con ustedes quiero ofrecer una disculpa a la empresa y a todos sus invitados, por los inconvenientes que haya habido a partir de haber hecho ajustes a la hora de inicio de este evento que compartimos con los directivos de la empresa. Y por ello, seguramente, causando, a lo mejor, inconvenientes o molestias a sus invitados.

Les ofrezco, sentidamente, una disculpa.

Pero me complace mucho estar aquí, nuevamente en Guanajuato.

Saludar al señor Gobernador del estado. A su distinguida esposa.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

A todas las autoridades del orden Federal, del orden estatal, del orden municipal aquí, presentes.

Al Comandante de la Zona Militar aquí, en Guanajuato.

Y a los dirigentes sindicales que están presentes.

De manera muy particular, me da mucho gusto saludar en este acto y agradecer esta amable invitación para estar presente en la inauguración de esta planta de Mazda, a un gran amigo de México, al señor Takashi Yamanouchi, quien recibiera la Condecoración Águila Azteca que me permití imponer, en nombre de México, por ser un amigo de México y promotor de nuestro país.

De igual forma, saludar al señor Kuniharu Nakamura, CEO de Sumitomo Corporation, quienes hacen esta alianza estratégica para esta inversión.

Saludar a los distinguidos invitados a este acto. A distribuidores, a proveedores de esta empresa.

Y de manera muy particular, quiero saludar a esta representación de los trabajadores de Mazda en México, que están aquí entre nosotros, que todos los días colaboran con su esfuerzo en trabajar en esta empresa y que son el alma; el alma y el corazón más importante de esta empresa aquí, en nuestro país, como lo es toda la fuerza laboral que tienen las distintas empresas que se asientan en nuestro país.

Les saludo con el mayor de mis respetos, con mi afecto y deseándoles gran éxito y, sobre todo, oportunidad de realización individual y de realización plena en su trabajo aquí, en esta empresa.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

La industria automotriz es ejemplo del dinamismo y competitividad del México del Siglo XXI. Además, es una creciente fuente de empleos para los jóvenes mexicanos.

Por ello, celebro inaugurar este gran complejo industrial en Salamanca, Guanajuato. La primera planta de Mazda en México que trae grandes beneficios para el país, para los mexicanos y, muy especialmente, para los guanajuatenses.

Expreso mi reconocimiento al señor Takashi Yamanouchi, Director Representativo y Presidente del Consejo de Administración de Mazda Motor Corporation, así como al señor Kuniharu Nakamura, Presidente y Director General de Sumitomo Corporation por su confianza en el presente y futuro de nuestro país.

Este nuevo complejo reafirma que México es un destino atractivo y confiable para invertir y seguir creciendo.

En solo nueve años, Mazda se ha convertido en una de las principales empresas automotrices del país.

El mejor testimonio de su éxito es que de 2012 a 2013, incrementó en 31 por ciento el número de unidades vendidas en México.

Esta tasa de crecimiento es sumamente alentadora, ya que incluso, supera el positivo aumento del total de unidades comercializadas en México de 7.7 por ciento el año pasado. Y lo mejor, es que todavía vienen seguramente mayores resultados para Mazda.

Con este proyecto de inversión, de 770 millones de dólares, en 2016 está proyectado este complejo automotriz producirá cerca de 230 mil vehículos anuales.

Pero lo más importante, en términos sociales, es que habrán de generarse, cuatro mil 600 empleos; es decir, cuatro mil 600 familias mexicanas tendrán, a partir de esta oportunidad, una mayor calidad de vida, gracias a esta inversión y gracias a la confianza que Mazda deposita en nuestro país.

Esta planta se suma a una serie de importantes proyectos automotrices que han encontrado en México grandes ventajas y oportunidades para su crecimiento a nivel global.

Nuestro país cuenta con una ubicación geográfica excepcional. Tiene acceso al mercado consumidor norteamericano, así como al de Latinoamérica. Además, es un punto estratégico entre Europa y el dinámico mercado de Asia-Pacífico.

En términos comerciales, tiene acceso preferencial, nuestro país, a 45 países, con más de mil 100 millones de potenciales consumidores.

Igualmente, posee una moderna y creciente infraestructura de comunicaciones y transportes, que lo convierten en un centro logístico con gran potencial.

Otra de las ventajas competitivas que México tiene es la gran disponibilidad de recursos humanos altamente calificados para producir productos de calidad.

Gracias a nuestro capital humano se ha ido robusteciendo la cadena productiva, especialmente en el sector automotriz, al cumplir con los más altos estándares internacionales.

Reflejo de ello es que en 2013 las exportaciones de nuestro sector automotriz crecieron 10.6 por ciento respecto al año anterior. Esto es más del doble del crecimiento de todas las manufacturas, que fue de 4.2 por ciento.

Gracias a este buen desempeño, hoy INEGI informa que el personal ocupado en la fabricación de equipo de transporte creció 8.4 por ciento de diciembre de 2012 a diciembre de 2013.

De ahí la importancia de seguir promoviendo inversiones generadoras de empleo, como la que hoy estamos atestiguando.

Precisamente, uno de los principales factores que toman en cuenta los inversionistas nacionales y extranjeros a la hora de definir dónde y cómo invertir, es el sistema fiscal de cada país.

Evalúan si sus tasas son competitivas internacionalmente, pero, también analizan si éstas serán estables y duraderas. Mientras mayor certidumbre haya sobre el sistema fiscal, mayores serán las inversiones que pueda atraer nuestro país.

Por ello, este día he determinado establecer a través del Gabinete Especializado de México Próspero; es decir, el Gabinete Económico del Gobierno de la República, un Acuerdo de Certidumbre Tributaria.

Con este instrumento, el Gobierno de la República se compromete a mantener sin variaciones el régimen fiscal durante toda la Administración; es decir, durante 2015, 2016, 2017 y 2018 no habrá nuevos impuestos, no subirán las tasas de los impuestos actuales y no se reducirán o eliminarán los beneficios fiscales ni las exenciones existentes.

Lo anterior implica que el Gobierno de la República no propondrá ajustes a la tasa, tarifas y bases imponibles del Impuesto Sobre la Renta, el Impuesto al Valor Agregado, IVA; así como a las aplicables al Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios.

En pocas palabras. Mi compromiso con los mexicanos es no proponer nuevos impuestos ni aumentar las tasas de los existentes en lo que resta de esta Administración.

Con esta medida protegeremos la economía de las familias mexicanas y les daremos certeza a los inversionistas que creen y confían en nuestro país.

Señoras y señores:

México continúa dando pasos firmes para liberar todo su potencial y consolidarse como una economía emergente en el mundo.

El crecimiento de la industria automotriz sintetiza las fortalezas y oportunidades que hoy ofrece México para producir, competir y triunfar a nivel global.

La Planta de Mazda, que hoy estamos inaugurando formalmente, es reflejo de lo mucho que se puede lograr cuando la confianza que se deposita en un país se respalda con resultados positivos.

Mazda ha confiado en México y México le está cumpliendo a esta empresa de orden mundial.

Les deseo el mayor de los éxitos.

Estoy seguro de que los logros de Mazda contribuirán a la proyección de México como una potencia automotriz de clase mundial.

Muchas felicidades y muchas gracias.