Excelentísimos Jefes de Estado y de Gobierno.

Señoras y señores.

Señor Secretario Ejecutivo de Naciones Unidas:

Hace apenas unos días, París y Francia entera, cuna de las libertades, la igualdad, la fraternidad y los derechos humanos, fueron atacados por quienes están en contra de estos valores esenciales.

Junto a Francia y los franceses, estamos todos los países y sociedades que creemos en la vida, en la libertad y en la democracia.

En esta oportunidad, reitero al pueblo y al Gobierno franceses nuestro respaldo, así como nuestra solidaridad con los familiares de quienes fallecieron en estos hechos.

Ante la intolerancia y la barbarie, sólo caben la unidad y la fraternidad internacional.

Hoy, bajo el liderazgo de Francia, la comunidad de naciones participa en una de las iniciativas más relevantes de Naciones Unidas, para reafirmar el compromiso con un acuerdo efectivo, justo y audaz, a fin de enfrentar el cambio climático.

México no podía faltar a esta cita histórica por dos razones: porque es un actor que asume su responsabilidad global, y porque es un país especialmente vulnerable a los efectos de este fenómeno mundial.

En octubre pasado, el Huracán Patricia, el más fuerte de la historia, mostró una vez más las consecuencias y los riesgos asociados al cambio climático.

Fenómenos como éste, cada vez más frecuentes, extremos y peligrosos, demuestran la urgencia de un compromiso global, dinámico, de largo plazo y con objetivos concretos.

Esta COP21 debe ser un parteaguas para el mundo. Tenemos que unirnos para transitar hacia economías bajas en carbono y construir un mundo más resiliente.

Señoras y señores:

México fue el primer país en desarrollo en presentar a Naciones Unidas su contribución prevista y determinada a nivel nacional.

Lo hicimos convencidos de que es posible asegurar un nuevo régimen climático sin frenar el desarrollo económico y social.

Sí es posible crecer económicamente para generar bienestar social, al tiempo que cuidamos de nuestro medio ambiente.

Hoy vemos con entusiasmo el compromiso político de 183 países que se han sumado a este esfuerzo mundial.

Actuemos ya. Asumamos el reto. Seamos la generación que tomó las decisiones necesarias para consolidar un desarrollo sostenible. Hagamos de 2015 el Año del Planeta.

Entendamos que en la COP21 decidimos en qué mundo queremos vivir y qué calidad de vida queremos para el Siglo XXI.

Muchas gracias.