Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero agradecer la muy amable invitación que me ha formulado el señor Vicepresidente Ejecutivo de Nestlé, y a todos los Altos Directivos de Nestlé de México y del mundo, que están aquí presentes en este evento.

Agradezco al señor Gobernador del Estado de Guanajuato su hospitalidad, su mensaje de bienvenida y su compromiso invariable que, debo decir, se ha acreditado para que hagamos equipo, para que alineemos el esfuerzo entre el gobierno del estado y el Gobierno de la República, y podamos, de mejor manera, atender las necesidades de los guanajuatenses.

Muchas gracias por su hospitalidad.

Saludo a todos los funcionarios del Gobierno de la República.

Del gobierno del Estado de Guanajuato.

A los mandos militares.

A las y los Legisladores Federales, estatales.

A nuestros delegados Federales, que son la representación del Gobierno de la República de distintas dependencias, y que también están para servir a los guanajuatenses.

Saludo a toda esta distinguida concurrencia de invitadas e invitados que asisten a la inauguración de esta nueva planta de Nestlé.

Y, de manera muy particular, de forma especial, quiero saludar con afecto y con respeto a las y los trabajadores de esta empresa que, sin duda, son la fuerza, son el alma y son el motor de esta empresa en todo nuestro país.

Muchas gracias por su hospitalidad.

Déjenme compartirles, a los datos que aquí ya se han expresado, en quienes me han antecedido en el uso de la palabra, sobre por qué México es un destino confiable.

Por qué, día a día, venimos reafirmando esta vocación y esta condición que como país tenemos de ser un destino confiable.

Somos, sin duda, un mercado importante en el mundo.

Tenemos una de las poblaciones más grandes, como país, dentro del mundo.

Pero, además, tenemos una ubicación geográfica, también, privilegiada, que nos permite tener una puerta de acceso a la región latinoamericana, a América del Norte, con Europa misma, sobre todo, a partir de los Acuerdos de Libre Comercio que tenemos celebrados con varios países de esta región europea; y ahora trabajamos para expandir, precisamente, esta red de acuerdos con la región asiática.

Ese es México. Y lograr que México se proyecte al mundo como un destino confiable, depende del esfuerzo conjunto, colectivo entre Gobierno y sociedad.

Este Gobierno ha privilegiado, precisamente, el mantener las condiciones necesarias frente a un entorno global, frente a un entorno que francamente muestra señales de desaceleración económica, de incertidumbre, de aversión o miedo al riesgo.

En pocas palabras, en donde está el capital, en donde están las empresas que deciden a dónde invertir, a veces prefieran mantener una condición de espera en tanto el mundo se recupera.

México ha optado, y esto es lo que hemos hecho en esta Administración, hemos optado por hacer cambios estructurales.

Ustedes lo han escuchado una infinidad de ocasiones, las reformas estructurales; varias de ámbito social, varias para ampliar los derechos de los mexicanos, varias de índole económica.

Y para qué están hechas estas reformas.

Precisamente para lograr que México pueda aprovechar, de mejor manera, las fortalezas que tiene y creo que hoy se está acreditando la relevancia e importancia que han tenido esas reformas.

Primero. Se acreditó de aquellos que pensaban que esas reformas no se habrían de materializar.

Ya de diagnósticos teníamos muchos en el pasado, qué era lo que nos faltaba hacer para poder acelerar el paso en la ruta de lograr mayor crecimiento y mayor desarrollo para nuestro país.

Sin embargo, no se habían logrado, hasta entonces, los acuerdos políticos que permitieran hacer esos cambios estructurales, y finalmente los hicimos. Dimos ese primer gran paso.

Hoy estamos en ruta de implementar todo lo que ya está normado en los cambios estructurales que se hicieron.

Y por qué se ha acreditado el beneficio de estas reformas.

Porque frente a este entorno global, mundial, complejo, insisto, como ya lo he descrito, sobre todo de incertidumbre, de desaceleración económica, México se sigue proyectando como un destino confiable donde llevar inversiones, precisamente, y así lo han dicho los expertos y analistas financieros, precisamente por las reformas.

Eso nos dio una mejor condición, y baste voltear al mundo, voltear a la región, voltear a otros países para quizá apreciar, de mejor manera, cómo estamos en México.

Frente a ese escenario volátil que encontramos en el mundo, México se mantiene con estabilidad, con condiciones óptimas para atraer inversiones, como las que hoy estamos anunciando, más bien, como las que hoy, producto de esos anuncios de inversión, hoy se materializan en plantas como la que hoy inauguramos y en la generación de empleos.

Yo felicito a Nestlé, al tiempo que le agradezco la confianza que tiene en nuestro país. Ha estado en México durante 85 años, para ser precisos y fue, efectivamente, en el Foro Económico de Davos, en 2014, cuando ahí nos compartió el anuncio de una inversión de mil millones de dólares.

La planta que hoy estamos inaugurando forma parte de ese plan de expansión y de crecimiento de Nestlé en México, y que hoy lo hace por primera vez en Guanajuato.

Hablar de mil millones de dólares es hablar de más de 17 mil millones de pesos, que se traducen en inversiones productivas, en la oportunidad de realmente generar espacios para el desarrollo industrial de nuestro país y opciones laborables para los mexicanos.

Yo le decía hace un momento al señor Gobernador de Guanajuato que verdaderamente, con gran satisfacción y con orgullo, vamos viendo cómo las distintas entidades de nuestro país, el rostro de urbanización, de modernización, de industrialización, está siendo notable y está siendo el rostro del nuevo México del Siglo XXI.

Baste recorrer este parque, que me decía hace apenas 10 años, no eran sino muy pocas las empresas que se habían establecido.

Y hoy es prácticamente un parque industrial, donde se aprecian, no sólo terrenos para que se instalen empresas, sino muchas empresas ya con instalaciones, que están generando empleo para los guanajuatenses, para los mexicanos. 

Y así lo estamos apreciando en distintos destinos de nuestro país.   

El Gobierno de la República acompaña precisamente este gran objetivo: Hacer que México se reafirme y confirme ante el mundo, que es un destino confiable, que hay mano de obra calificada, que hay mexicanas y mexicanos preparados para realmente incorporarse a las actividades productivas.

De poner por delante su talento, su capacidad, para que realmente nuestros productos, no sólo lleguen al mercado nacional, sino que estén en los mercados internacionales.

La planta que hoy estamos inaugurando de Nestlé forma parte de esta cadena de valor que genera el sector agroalimentario. Un sector que está creciendo en México.

Y aquí les quiero compartir tres datos, porque cuando hablo de por qué México está consolidándose como un destino confiable, que está creciendo, cuando otras economías se han quedado a la zaga, o no están dando muestras de vitalidad, México está dando pasos firmes hacia un mayor crecimiento; está atrayendo inversiones y los sectores productivos en nuestro país están teniendo un mejor desempeño y están creciendo.

Les comparto tres datos relevantes:

El primero de ellos: El sector agroalimentario.

El sector agroalimentario está creciendo, ha venido creciendo a una tasa de siete por ciento anual en términos de crecimiento.

Solamente en los primeros nueve meses de este año hubo exportaciones en el sector agroalimentario de más de 20 mil millones de dólares.

Y creemos, y se proyecta, que este sector seguirá teniendo un mayor crecimiento en los próximos años, a tasas de entre el seis y el siete por ciento anual.

Al mismo tiempo, se confirma y se reafirma que México es un destino confiable al venir cada año más inversión extranjera directa.

A 33 meses, hoy son 36, pero la última medición hecha por la Secretaría de Economía acredita que al mes de septiembre de este año, la inversión extranjera directa registrada en nuestro país es de casi 92 mil millones de dólares.

Es una buena señal, es un indicador claro de que México se proyecta como un país confiable.

Y, junto a ello, vienen dos datos francamente importantes, porque todo esto al final de cuentas tiene que traducirse en condiciones de bienestar y de beneficio para la población.

Y hay dos datos relevantes que hoy les quiero compartir.

Uno: En el empleo.

México, a partir de este escenario, a partir de esta condición y de esta fortaleza, sigue generando cada día más empleo.

Hoy les doy los datos del empleo generado en el mes de noviembre de este año.

En este mes, en el mes de noviembre, se crearon 132 mil 279 nuevas plazas de trabajo; esta cifra es casi 10 mil empleos más de los que a noviembre del año pasado, que fue un buen año de empleo, se habían generado.

Con ello, hoy puedo decir y afirmar, con esto y ahora sí podemos hacer un balance con cifras de los primeros tres años de esta Administración, en estos primeros tres años, se han generado un millón 892 mil 811 empleos.

Es la cifra de empleos más alta que se haya registrado en los primeros tres años de las últimas cinco Administraciones.

Esto viene a reafirmar que somos un país que, con estabilidad y decisión, avanza en la generación de más empleo y más oportunidades para las y los mexicanos.

Y esto es consistente, además, o más bien, se ve favorecido cuando tenemos una tasa de inflación baja; es decir, el poder adquisitivo de las familias se está recuperando, porque tenemos una baja tasa en inflación.

Al mes de noviembre se acumulan siete meses de tener cifras históricas de baja inflación en nuestro país.

En noviembre la inflación fue de 2.21 por ciento a tasa anual, y esto, sin duda, está en beneficio de las familias mexicanas, porque su ingreso alcanza para más y eso favorece a las condiciones de bienestar para las familias mexicanas.

Ese es el México que hoy tenemos, el que queremos seguir apuntalando, con el que queremos seguir creciendo, con claridad de rumbo a dónde queremos ir, a partir, justamente, de las metas que están trazadas, en la concreción de las mismas, y asegurando, sobre todo, que ésta y las futuras generaciones tengan una mejor Nación; un México de oportunidades, un México promisorio, que despierte esperanza entre las nuevas generaciones, oportunidades de empleo.

Y celebro, además, que Nestlé tenga la iniciativa de incorporar, dentro de sus nuevas contrataciones, específicamente a jóvenes que se están incorporando al mercado laboral, y que con la nueva Reforma Laboral se flexibilice y se facilita, además, esta condición, con lo cual se favorece a crear más oportunidades para las y los mexicanos.

Gracias a Nestlé por su confianza en México. Gracias por realmente armonizar sus políticas internas y favorecer a la creación de empleos, específicamente, para los jóvenes de nuestro país.

Y gracias por acompañar este esfuerzo de crecimiento que México está teniendo para bien de los mexicanos y, con ello, para bien de las empresas que deciden invertir en México.

Muchísimas gracias.