Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto regresar a mi casa, regresar a esta tierra que me vio nacer, regresar al Estado de México.

Y por ello, quiero saludar con afecto, con agradecimiento, al señor Gobernador del estado, en quien agradezco realmente su disposición y, sobre todo, que hagamos equipo, lo he señalado muchas veces.

Pero al final de cuentas, no es un tema de retórica. No es un tema de sólo decirlo por decirlo. Es por que realmente es una realidad que se materializa aquí, en el Estado de México.

El Gobierno de la República y el gobierno del Estado de México estamos trabajando en equipo para servir a los mexiquenses y a todo el país.

Muchas gracias, señor Gobernador.

Saludo con respeto a todas las autoridades aquí presentes, del Gobierno de la República, del gobierno del Estado de México.

A legisladores federales, quienes están al frente de las Comisiones de Seguridad de la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores. Muchas gracias por acompañarnos.

Saludo a los mandos militares que están aquí presentes y aquí hoy nos acompañan, y quienes trabajan también en gran coordinación con las fuerzas de seguridad pública del gobierno del Estado de México.

Muchas gracias por su presencia.

Al tiempo que saludo a los mandos de la Comisión de Seguridad Pública del Estado de México, a sus integrantes que el día de hoy, corporaciones como esta Comisión de Seguridad Pública, la Procuraduría de Justicia del Estado de México y otras instituciones que trabajan para los mexiquenses, están recibiendo equipamiento.

Saludo a autoridades de los distintos niveles de Gobierno.

Pero, especialmente, con afecto, con cariño y gratitud por su presencia, saludo a las mujeres, jóvenes y niños de diferentes partes del Estado de México.

Muchas gracias.

Miren, yo agradezco más porque sé que para la gran mayoría de los aquí presentes, está iniciando esta Semana Santa, los días de descanso.

Y sin embargo, han tenido la disposición de estar en este acto, en el que se entregan hoy, vehículos para fortalecer las instituciones de seguridad pública, luminarias para más de 90 municipios del Estado de México y de distintas partes del estado están aquí, dándole la oportunidad a uno de los suyos, a su amigo, que lo saben, el Presidente de la República, de poderles saludar, de poder encontrarme con ustedes y en ustedes saludar a todos los mexiquenses.

Gracias por acompañarme en este acto.

Gracias a la gente, debo decir aquí a la porra de Nicolás Romero, San Felipe del Progreso, de Ecatepec, de Aculco, de Atlacomulco, de varias partes del estado.

No quiero ser omiso en la mención de algunos de los municipios que están aquí presentes y bien representados, por eso es que saludo a toda la gente aquí reunida del Estado de México.

Yo también los quiero; los quiero y los quiero mucho.

Quiero mucho a su gente, quiero a la gente que hoy nos acompaña, sobre todo, porque siempre que vengo aquí, a mi casa, al Estado de México, me dan aliento, me motivan, realmente grandes palabras del calidez, de afecto que sin duda se refleja en el trabajo que estamos haciendo para todos los mexicanos.

Hoy el evento que nos convoca es lo que ustedes ya han apreciado.

Aquí, Ana Rosa, quien habló a nombre de los integrantes de la Comisión de Seguridad Pública, bien señaló cuál es el propósito, al igual que el Gobernador del estado, Monte Alejandro, quienes hablaron antes que un servidor.

Estamos entregando patrullas, estamos entregando una gran cantidad de vehículos, 740 vehículos, entre patrullas y otros vehículos que sirven a las corporaciones de seguridad del Estado de México. Y, al mismo tiempo, en una labor que es para la prevención, son luminarias.

Qué son luminarias. Las luminarias que van a iluminar las calles donde transitan los mexiquenses y son 54 mil luminarias para todos los municipios del estado, casi todos los municipios del Estado de México.

Por qué conjuntar una acción con la otra.

Porque, al final de cuentas, trabajamos en un gran frente común, haciendo equipo el Gobierno de la República con los gobiernos de los estados, con los gobiernos municipales en lo que es una tarea común para todos los órdenes de Gobierno: dar seguridad a la población.

Pero lo hacemos, no sólo a partir de tener mejores corporaciones, que es uno de los componentes fundamentales de la Estrategia de Seguridad que tiene el Gobierno de la República, el asegurar que las corporaciones estatales y municipales estén mejor formadas, preparadas, capacitas y equipadas.

Porque no sólo se trata de que hagamos equipo, sino de que estas corporaciones estén debidamente preparadas, sólidamente equipadas para hacer de mejor manera su tarea.

Por eso, el Gobierno presentó una iniciativa, el Gobierno Federal, entre las que está, precisamente, uno de los elementos clave de esta iniciativa, que se debate en el Congreso, es cambiar el modelo que teníamos, de más de mil 800 corporaciones policiacas en todo el país, a tener 32 policías muy sólidas, muy bien preparadas, muy homogéneas en su preparación y en su equipamiento, y de esta manera hacer de mejor manera frente al crimen organizado.

Porque, hay que reconocer, hoy el crimen organizado también se ha, lamentablemente, mejor preparado, equipado, tiene armas mucho más sofisticadas con las cuales delinque, y con las cuales enfrenta a las corporaciones de seguridad pública.

Por eso, el Estado mexicano y sus corporaciones, encargadas de seguridad en todos los niveles, tenemos que reforzar su equipamiento, su preparación. Tenemos que dedicar esfuerzos, como lo estamos haciendo, para que estén mejor equipadas.

Y, por eso, advertimos que será más fácil si trabajamos con 32 corporaciones mejor preparadas y equipadas, que si lo hacemos con corporaciones muy fragmentadas, que hoy hacen más de mil 800 corporaciones en todo el país.

Esto será definición que tome el Congreso. Pero lo que es un hecho es que estamos haciendo equipo. No estamos trabajando por cuenta propia, ni de manera aislada el Gobierno de la República.

Al contrario, estamos convencidos que la mejor manera de lograr una mayor seguridad es haciendo equipo. Porque ni al Gobierno de la República, ni al Gobierno Federal, con todas las corporaciones encargadas de la seguridad, tendrían elementos suficientes para estar en todo el territorio nacional, si no multiplicamos nuestro actuar y elevamos nuestra eficacia, haciendo equipo con los gobiernos estatales y con los gobiernos municipales. Y esto es lo que hemos venido haciendo, entre muchas otras acciones.

Cuando preguntan en qué consiste la estrategia en materia de seguridad, yo diría, y habría que resumirlo en los siguientes elementos:

Primero. En la prevención del delito, en la recomposición del tejido social.

Las luminarias permitirán tener calles mejor iluminadas y evitar que ahí se delinca, o por lo menos que haga más difícil delinquir en calles mejor iluminadas y con la presencia de elementos de seguridad.

El que podamos generar condiciones para que la población, bien lo decía el Gobernador del estado, tenga mejor educación, acceso a la salud y, lo más importante, tenga acceso a un empleo digno. Esa es la mejor manera de prevenir la comisión del delito.

En otra parte de la estrategia en materia de seguridad está la coordinación, una coordinación que hoy es efectiva, que es real.

Aquí no competimos para ver quién es mejor, si el Gobierno de la República o los gobiernos estatales. No queremos que unos y otros sean mejores, que todos seamos mejores, que podamos trabajar en equipo, que podamos sumar esfuerzos, sumar elementos personales y elementos de estrategia para combatir juntos al crimen organizado.

Y eso es lo que ha venido ocurriendo. Y eso, hoy nos permite dar cuenta de que tenemos mejores índices en materia de seguridad, incluso los más escépticos, los más críticos reconocen que hoy, hay índices de una mejor seguridad en todo el país; que la tasa de homicidios dolosos vinculados al crimen organizado o no vinculados, ha disminuido, que las extorsiones han disminuido.

Esto en relación a lo que teníamos hace apenas dos años, que las extorsiones han disminuido, que los robos con violencia han disminuido, que el secuestro está disminuyendo.

Pero es cierto, todavía no estamos satisfechos. Nos falta mucho por hacer, pero resulta alentador que la estrategia puesta en marcha de prevención, de coordinación, de fortalecimiento a las instituciones de seguridad, está dando resultados.

Cuando decimos que había 122 blancos, los más buscados, nos referimos a estos personajes y no podía yo calificarlos así, pero al final de cuentas a líderes de organizaciones criminales, cuyos nombres ya muchos de ellos eran conocidos por toda la población.

Por su alta peligrosidad, porque amedrentaban, porque tenían secuestradas varias regiones del país, de esos 122 más de 90 hoy están detenidos y están enfrentando procesos; otros han quedado abatidos en enfrentamientos con la policía, pero la gran mayoría están tras las rejas.

Y esto quiere decir que cinco de esos, de seis, cinco de cada seis, casi cinco de cada seis, de estos altos delincuentes de peligrosidad, hoy están enfrentando procesos.

Y no es obra de la casualidad. Esto ha ocurrido porque ha habido coordinación, porque ha habido estrategia, porque ha habido el uso de inteligencia, de estas capacidades tecnológicas para investigar y para dar con los delincuentes.

Y así se ha logrado la aprehensión de los delincuentes más buscados.

Hoy el Chapo, la Tuta, el jefe de los Beltrán, ellos están enfrentando procesos, nombres que eran conocidos prácticamente por toda la sociedad y muchos otros más que afortunadamente han caído y están enfrentando procesos y están fuera de la sociedad a la que estaban lastimando.

Insisto, éstos son resultados. Ahí están las evidencias, pero también es cierto, está el compromiso firme y permanente para seguir avanzando en realmente lograr mayor seguridad para toda la sociedad mexicana.

Y esto convoca al esfuerzo compartido, como ya lo hemos señalado y como aquí se acredita, en el Estado de México. Porque la compra de estas patrullas, de estos vehículos, en buena medida es con la voluntad y la inversión que está haciendo el gobierno del Estado de México.

Que sí recibe una parte de apoyo, una parte que el Gobierno Federal apoya este esfuerzo, como apoyamos el de todos los otros gobiernos.

Pero lo más importante es que en el Gobierno del Estado de México ha habido decisión y hay voluntad para adquirir e invertir en algo que sirva a la sociedad mexiquense: en vehículos para brindar una mayor seguridad a toda la población.

Nuevamente, felicidades, señor Gobernador, por la voluntad aquí acreditada.

Muchas gracias.

Y déjenme decirles finalmente lo siguiente:

Hoy están aquí muchos integrantes de las instituciones de seguridad pública del Estado de México, lo mismo que de la Comisión de Seguridad Pública como de la Procuraduría de Justicia del estado.

Y aquí están, al haber escuchado a Ana Rosa, le decía yo, quien es oficial, que trabaja en el Oriente del Estado de México, ustedes la escucharon hablar y exponer lo que es su propia experiencia como integrante de la corporación de seguridad del Estado de México.

Hay que recordar que quienes integran las corporaciones de seguridad forman parte también de la sociedad mexiquense. No son agentes independientes o personas que no sean parte de su comunidad. Tienen una responsabilidad, es cierto, de ser parte de las instituciones del estado que trabajan para la comunidad.

Pero es importante que también se asuman con ese compromiso, tanto ellos como la comunidad, de reconocerles como uno de los suyos, como integrantes de su comunidad.

Porque de esa manera, comunidad y autoridades, estaremos logrando lo que todos queremos: tener una comunidad mucho más segura, una comunidad en la que nuestros hijos puedan salir, puedan transitar, puedan convivir sanamente, puedan hacer deporte, puedan ir a la escuela y puedan tener un trabajo digno.

Y esto depende de la buena relación e integración que logre la comunidad con quienes forman parte de las corporaciones de seguridad.

A veces, lamentablemente, tenemos hechos aislados, de elementos, de malos elementos que lamentablemente manchan a todas las instituciones.

De malos elementos que no entienden cuál es su tarea y su responsabilidad, pero la gran mayoría sí la entiende. La gran mayoría de los integrantes de las corporaciones de seguridad sí la entienden y saben para qué están ahí. Y saben que lo están para servir a su comunidad, a la que pertenecen y de la que son parte.

Por eso, en este evento, quiero decirles a los integrantes de las corporaciones de Seguridad que están aquí representadas, porque el Estado de México tiene miles de elementos, aquí están sólo una parte de ellos. Quiero decirles, en nombre de la sociedad mexiquense y de los mexicanos: muchas gracias.

Muchas gracias por su compromiso, por su permanente compromiso, que la sociedad aprecia y les reconoce, y por trabajar en favor de la seguridad de sus comunidades.

Muchas gracias.

Finalmente.

Yo también estoy con todas y con todos ustedes, y lo estoy con gran ánimo y con gran emoción. Porque, al final de cuentas, quiero yo para México y para el Estado de México, lo mismo que ustedes quieren: que le vaya bien a sus comunidades. Que su gente, que sus jóvenes, que sus niños, tengan la oportunidad de crecer y de tener realización personal.

Que siendo hoy niños, puedan alcanzar sus sueños el día de mañana.

Y eso depende de que hoy reforcemos el paso, de que trabajemos de manera muy comprometida y decidida en favor de los objetivos que nos hemos propuesto; y uno de ellos, muy importante, es el de la seguridad pública.

Y en esto hay resultados, hay avances, pero sobre todo, está el compromiso de seguir trabajando por la seguridad de los mexiquenses y de todos los mexicanos.

Muchas gracias por su hospitalidad.

Muchas gracias por recibirme el día de hoy entre ustedes.

Les deseo felices días de descanso.

Y un abrazo cordial y fraterno para todos mis paisanos, las y los mexiquenses.

Muchas gracias.