Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos los asistentes a este evento.

Particularmente, quiero saludar a quienes son miembros del Gabinete del Gobierno de la República, pero muy señaladamente a las y los galardonados en este reconocimiento, que el día de hoy estamos haciendo, a quienes han destacado en el campo de las ciencias, las artes y la literatura.

Quiero saludar la presencia de muy distinguidas personalidades en este espacio, particularmente de la comunidad cultural y de la investigación, y de las ciencias de nuestro país, a sus familiares que hoy aquí les acompañan, precisamente en este reconocimiento que hoy hacemos a nuestros galardonados.

Saludo a distinguidas personalidades de distintos ámbitos, particularmente al señor Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

A legisladores Federales que están aquí presentes.

A muy distinguidos periodistas.

Y a todos quienes nos acompañan el día de hoy.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Es un honor, sin duda, recibir el día de hoy, en Los Pinos, a los ganadores del Premio Nacional de Ciencias y del Premio Nacional de Artes y Literatura.

Es significativo que se otorguen estos reconocimientos en un momento en el que México está de luto por la pérdida de un personaje central de nuestra vida cultural. Rafael Tovar y de Teresa fue un hombre de cultura. también, como lo señalé en el homenaje que rendimos, un hombre de Estado.

Pero, sobre todo, y puedo dar testimonio fiel de ello, fue un gran ser humano.

Fue el artífice de una extraordinaria labor, que nos permitió redimensionar nuestra riqueza cultural y artística dentro y fuera de país.

Por ello, agradezco el reconocimiento y el respeto que se ha brindado a su memoria, así como las muestras de afecto y solidaridad que ha recibido durante los últimos días.

Uno de los mayores aportes de Rafael Tovar y de Teresa, dentro y fuera de México, fue precisamente el desarrollo de nuestra cultura, artístico e intelectual.

Lo afortunados que somos por nuestra historia, por nuestras tradiciones, por nuestra literatura y por nuestras artes.

Hoy, con ese espíritu de celebrar el talento de nuestros creadores, reconocemos las trayectorias excepcionales de personas que en diferentes campos de estudio o actividad engrandecen y ponen muy en alto el nombre de México.

Quienes hoy son galardonados se unen al reconocimiento brindado a personajes tan emblemáticos como Alfonso Reyes, Juan Rulfo y Octavio Paz; Diego Rivera, Rufino Tamayo y David Alfaro Siqueiros; José Sarukhán, René Drucker y Juan Ramón de la Fuente, por solo citar algunos.

Todos ellos, y todos ustedes, se distinguen, precisamente, por su creatividad, por su capacidad de engrandecer al ser humano; generar conocimiento y crear belleza.

Atendiendo al orden en el que se entregaron los reconocimientos, felicito, en primer lugar, a los ganadores del Premio Nacional de Ciencias 2016.

Ya vimos, en el video que aquí se ha proyectado, hace un momento, una breve semblanza de cada uno de los cuatro premiados.

Les agradezco sus aportaciones tan diversas, como la investigación sobre enfermedades hepáticas, el estudio de nanopartículas, las propiedades del veneno de alacrán y el desarrollo de la inteligencia artificial.

Todos estamos muy orgullosos de ustedes, porque dan muestra del gran talento con el que México cuenta.

El progreso está ligado a la educación. Por ello durante 2017, a través de la Secretaría de Educación Pública, seguiremos trabajando en el diseño de un nuevo modelo educativo que sea acorde a los retos del Siglo XXI. Se trata de la actualización más profunda de los planes y programas de estudio que se ha dado en décadas.

Hoy, el Gobierno de la República ya realiza un esfuerzo sin precedente para apoyar la ciencia.

En cuatro años, el gasto en investigación y desarrollo experimental acumulado ascendió a más de 370 mil millones de pesos; esto es, 24 por ciento más de lo que se había destinado en el mismo periodo de la Administración anterior.

Y, en 2017, se destinarán 100 mil millones de pesos adicionales.

Por ello, le agradezco al doctor Kershenobich el que haya testimoniado un reconocimiento a este esfuerzo que se hace en un momento, sin duda, de volatilidad financiera internacional, de incertidumbre.

Pero, no por ello, de enorme compromiso, invariable, que el Gobierno de la República ha tenido y la convocatoria que ha hecho a otros sectores de nuestra sociedad, sobre todo, en el ámbito privado, para seguir invirtiendo en ciencia, innovación y desarrollo tecnológico, porque de ello depende el desarrollo que, como país, tengamos hacia el futuro.

Muchas gracias, doctor Kershenobich.

Por otro lado, quiero felicitar a los ganadores del Premio Nacional de Artes y Literatura, quienes tienen el talento de transmitir la esencia de México en cada una de sus obras.

Reconozco la labor de los premiados en las áreas de Composición Musical, Creación Literaria e investigación sobre la Historia del Cine y Arte Popular.

Si bien todos son motivo de orgullo, quisiera sólo referirme, todos son motivo de orgullo, pero ya hemos visto en el video la semblanza de cada uno, los grandes alcances que ha tenido su aporte dentro de esta asignatura.

Pero, particularmente, hoy quiero referirme al trabajo de doña Manuela Lino Bello.

A sus 74 años, ha tenido la fortaleza de sobreponerse a la falta de visión, que le afecta desde hace una década, haciendo de su memoria la fuente de la que emergen hermosas piezas de artesanía. Su memoria es un universo que sus manos transforman en maravillosas creaciones.

Mi más profundo reconocimiento y admiración para doña Manuela, y para todos los demás galardonados en esta asignatura por el gran aporte, por su creatividad y, sobre todo, por ser merecedores hoy de este Premio Nacional de Artes y Literatura.

Aprovecho este espacio para saludar, también, a los miembros del jurado calificador, quienes, estoy seguro, no es fácil la tarea de poder encontrar, entre varias candidatas y candidatos, a quienes son merecedores de los galardones, que el día hoy estamos entregando.

Les saludo con respeto de igual manera.

Para el Gobierno de la República el estímulo a la labor de los creadores es una tarea irrenunciable.

De 2013 a agosto de 2016 se entregaron casi 13 mil apoyos directos a la creación, a través de los diversos programas de estímulo cultural y artístico, así como 620 becas para jóvenes creadores.

Estos apoyos se han convertido en piezas teatrales, obras musicales o coreográficas, en novelas o poemas, en artes visuales. En fin. Fortalecen el patrimonio artístico de nuestro país.

La creación de la Secretaría de Cultura será, como lo definiera su primer titular, Rafael Tovar y de Teresa, una ventana para integrar, aún más, el trabajo de los creadores y las voces de la sociedad en su conjunto.

La memoria de Rafael Tovar y de Teresa nos alienta a seguir adelante en esa dirección.

También, quiero expresar mi pésame a la familia del escritor Guillermo Samperio, quien lamentablemente falleció recientemente. Con ello, México pierde otra destacada figura de su comunidad cultural.

Sé que nuestra galardonada Elsa Cross y él coincidieron en los talleres literarios, surgidos bajo el cobijo del maestro Juan José Arreola, por lo que también le extiendo un abrazo solidario.

Señoras y señores:

Varios de ustedes me han escuchado decir que es importante hablar bien de México.

Independientemente de las sanas diferencias de opinión, quienes son protagonistas o están cerca de la cultura, la ciencia y el arte son testigos de lo mucho que ha avanzado nuestro país en estas últimas décadas.

Les pido que, en cada una de sus investigaciones, creaciones y pensamientos, sigan siendo un ejemplo y la mejor cara, el mejor rostro del México contemporáneo, que tiene todavía mucho que ofrecerle al mundo y tiene mucho en qué contribuir al desarrollo de nuestro país.

Quiero felicitar también a las familias aquí presentes, porque para nuestros galardonados, al entregarles este premio, que me distingue hacerlo como Presidente de la República, en nombre del Gobierno de la República, escuchamos las voces de apoyo, de respaldo.

Y aquí están sus familias, sus amigos, sus compañeros de trabajo, que sin duda está en ellos uno de los principales apoyos y respaldos que han tenido nuestros galardonados para alcanzar este reconocimiento que hoy se les está otorgando.

Para ustedes, también mi reconocimiento.

Y, finalmente, una vez más, quiero reiterar mi más amplia felicitación, reconocimiento, en nombre del Gobierno de la República, a nuestros galardonados, porque su trabajo, su creatividad, su pasión, en la tarea a la que se dedican todos los días, contribuye notablemente y significativamente al desarrollo de las artes, la literatura y la ciencia de nuestro país.

Y, todo ello, al final de cuentas, en beneficio de nuestra sociedad.

Muchísimas gracias.

Buenas tardes.