Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar y agradecer la presencia del señor Presidente de la Mesa Directiva de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

Al señor Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.

A los señores Cancilleres de países hermanos con quienes integramos la Alianza del Pacífico y a quienes agradezco que nos acompañen en este evento que hoy tenemos con nuestros representantes, Embajadores y Cónsules ante el mundo.

Quiero saludar al señor Ministro, representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

A los señores Gobernadores de entidades del país en donde se tiene proyectado realizar eventos de carácter internacional durante este año.

Al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

A los señores integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

Quiero agradecer la presencia de distinguidas personalidades del ámbito social, del ámbito privado, que nos acompañan en este encuentro.

Y de manera muy particular, quiero saludar con respeto y con afecto a nuestros Embajadores y Cónsules ante distintos países, organismos internacionales, en donde tienen una importante misión que cumplir, que es proyectar a México y lo mejor que tiene nuestro país.

Saludo con afecto y con gratitud la presencia de los señores excancilleres, que están aquí con nosotros y que nos han acompañado a lo largo de esta semana que, estoy seguro, ha sido muy productiva y que rendirá importantes frutos en beneficio de la Nación.

Muchas gracias por su presencia.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Es un honor reunirme nuevamente aquí, en Palacio Nacional, con el Cuerpo Diplomático que dignamente representa a México en el extranjero, llevando su voz y compartiendo sus principios y prioridades ante todo el mundo.

Sé que han tenido, como aquí lo ha expuesto el señor Canciller, una semana muy productiva, atendiendo las conferencias, mesas y talleres que ha organizado la Cancillería.

En estos trabajos han podido profundizar en el proceso de transformación que está viviendo nuestro país, especialmente durante este primer año de Administración.

Lo que México ha alcanzado no es menor. Se trata de un gran avance que debe proyectarse y compartirse con la comunidad internacional.

Y para ello, la función de todos y cada uno de ustedes es esencial.

Además de representar a nuestra Nación ante otros países u organismos internacionales, así como defender los derechos de los mexicanos en el exterior o, también, se requiere la habilidad y el oficio de nuestros Embajadores y Cónsules para transmitir el rumbo claro que tiene nuestro país.

El objetivo es proyectar en todas las latitudes al verdadero México, más allá de estereotipos o generalidades.

Su misión es que el mundo conozca las fortalezas de nuestro país, así como los cambios que está llevando a cabo para liberar todo su potencial.

Cuál es el México del Siglo XXI.

En primer lugar, es una democracia plena, capaz de vivir transiciones de Gobierno pacíficas y ordenadas.

Es una democracia que trasciende lo electoral con instituciones sólidas y madurez política para construir acuerdos transformadores.

Para fortalecer esta condición, el Gobierno de la República ha impulsado reformas en materia político-electoral y de transparencia, que ya han sido aprobadas por el Congreso de la Unión.

Además, México es la segunda economía de América Latina, la cuarta del Continente y la décimo cuarta a nivel mundial.

Tenemos estabilidad macroeconómica desde hace más de 15 años, resultado de una política monetaria autónoma, un tipo de cambio flexible, finanzas públicas sanas y un sistema financiero robusto.

También, somos una economía abierta que compite a nivel global, comprometida con el libre comercio, la libre movilidad de capitales y la integración productiva.

Gracias a nuestros 10 Tratados de Libre Comercio, los productos mexicanos tienen acceso preferencial a un mercado de más de mil 200 millones de consumidores en 45 países.

Tan solo con Estados Unidos nuestro comercio total es del orden de 500 mil millones de dólares anuales.

México exporta al país vecino del Norte 280 mil millones cada año; es decir, 2.6 veces lo que en su conjunto exportan países como Brasil, Rusia, India y Sudáfrica, sumados.

Además, poseemos un invaluable capital humano y condiciones demográficas óptimas para impulsar el crecimiento económico de nuestro país.

Nuestra población tiene una edad media de 27 años, que contrasta con la que tienen países como Estados Unidos, que es de poco más de 37 años; o Japón, con más de 45 años.

Asimismo, los mexicanos cada vez tienen mayor nivel de escolaridad y especialización. Cada año en México se gradúan 110 mil ingenieros y tecnólogos, superando a los que egresan en países como Alemania o Brasil.

Estas condiciones han permitido que México destaque en industrias manufactureras y de alto nivel tecnológico, desde el automotriz hasta el aeroespacial.

Justamente esta semana, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz difundió cifras récord de producción en 2013. Prácticamente, tres millones de unidades.

Así, México se consolida como el octavo productor y el cuatro exportador de autos a nivel global.

Para seguir impulsando el México emergente y superar los retos de nuestro tiempo, nos hemos fijado cinco grandes metas nacionales que reiteradamente he compartido con todas y todos ustedes.

Como bien lo saben, trabajamos para alcanzar un México en paz; lograr un México incluyente; un México con educación de calidad; un México próspero y, en consecuencia, un México que haga su aporte al desarrollo del mundo entero.

Para cumplir tan elevados objetivos, durante 2013 impulsamos una importante agenda de reformas transformadoras, que se fortalecen y complementan entre sí.

Gracias a ellas, el Estado cuenta con nuevas bases para acelerar la transformación y mover y transformar a México.

Ahora, en 2014, estamos trabajando para concretar sus leyes secundarias e implementar las reformas para que sus beneficios crezcan gradualmente año con año.

Además, el Gobierno de la República está redoblando esfuerzos en aquellas regiones donde aún existen condiciones de inseguridad, para que las familias vivan en un ambiente de mayor tranquilidad y de paz.

Gracias a la acción coordinada de todo el Estado Mexicano, la problemática de seguridad comienza a limitarse a zonas específicas del país.

Con más programas sociales, mejor infraestructura en distintos ámbitos, como el de comunicaciones, el de la salud, y una gran reforma para el campo, que este año habremos de impulsar, seguiremos combatiendo lo que para este Gobierno resulta una alta prioridad: la pobreza y la desigualdad.

Junto a los maestros, padres de familia y alumnos, avanzamos para hacer realidad los beneficios de la Reforma Educativa en cada aula del país.

Para acelerar el crecimiento, estamos construyendo grandes obras en todo el territorio nacional para contar con infraestructura de vanguardia, y hacer de México un centro logístico de alto valor agregado.

En el ámbito internacional, seguiremos trabajando para ampliar y fortalecer la presencia de México en el mundo y velar por sus intereses en el extranjero.

De esta forma, la agenda internacional contribuirá de manera decisiva al logro de las grandes metas nacionales.

Y en este sentido, la responsabilidad de Embajadores y Cónsules es fundamental para la proyección de México y asegurar que el mundo nos conozca mejor.

Señoras y señores.

Muy estimados representantes de México ante el mundo, de nuestro país:

Para consolidar a México como un actor con responsabilidad global, seguiremos incrementando su presencia internacional en el mundo, a través de la diplomacia que ejercen todos ustedes, con profesionalismo, con talento, con total entrega y con gran compromiso con su país.

La dedicación, lealtad y patriotismo del Servicio Exterior Mexicano hacen de él una de las grandes instituciones de nuestro país. Como Presidente lo reconozco y lo valoro.

Nuestros Embajadores y Cónsules deben ser motor y voz de un México en movimiento. De un México que está cambiando y que se está transformando.

En ustedes está que el mundo conozca qué es México y qué está haciendo para alcanzar nuevos y mejores horizontes.

Con una clara visión de futuro, hoy estamos construyendo la Nación de libertades y oportunidades de desarrollo que merecen los mexicanos.

El mundo debe saber que estamos trabajando para eliminar barreras y ataduras que limitaban nuestro potencial como país.

Por ello, les exhorto a transmitir que somos un país decidido a forjarse su propio destino, pero siempre dispuesto a contribuir al desarrollo global.

Siéntanse orgullosos de representar a México, lo que somos y lo que aspiramos a ser.

Ustedes son parte importante del México que, entre todos, estamos modelando para llegar a ser una Nación que permita a sus hijos escribir sus propias historias de éxito.

A todas y a todos ustedes les deseo éxito ante esta tarea que el país les ha confiado, el de representarle en distintos países hermanos y ante distintos organismos internacionales.

Y deseo para todas y todos ustedes que en lo personal sea un año pleno de salud, de realizaciones y de grandes éxitos.

Muchísimas felicidades.