Muchísimas gracias.

Muy buenos días a todas y a todos ustedes.

Quiero decirles que me da mucho gusto poder estar aquí, en Turquía, en la primera visita que hace un Presidente de México a este país hermano, y en el gran propósito de buscar un mayor acercamiento y una mayor hermandad con un pueblo con el que nos distinguen varias coincidencias, varios puntos de encuentro y que podemos hacer de nuestra condición una mayor fortaleza en beneficio de nuestras naciones.

Quiero saludar a las autoridades del Gobierno de Turquía, que están hoy aquí, con nosotros.

Al Presidente de la Unión de Cámaras de Comercio de Turquía.

Y de igual forma a los Presidentes de los Consejos de Negocios, tanto de México en Turquía, como de Turquía en México.

Saludar al empresariado de Turquía y de México, que hoy está presente en este encuentro.

Y reconocer que a partir de esta voluntad y de este interés por lograr este mayor acercamiento hoy me acompaña una importante delegación de empresarios de nuestro país.

A quienes agradezco su interés y disposición, precisamente, para explorar espacios y oportunidades de acercamiento con sus iguales, con empresarios de este país y que todo ello abra ventas de oportunidad para ampliar el nivel de relación que hoy tenemos con Turquía.

Me da mucho gusto participar en este Foro de Negocios Turco-Mexicano que, sin duda, en el marco de esta Visita Oficial que vengo realizando a este país, nos permita encontrar un mayor acercamiento, encontrar cuáles son las fortalezas, cuáles son las ventajas que uno y otro país tiene y que nos permitan, insisto, al hacer esta alianza estratégica, que además hemos formalizado con el Presidente de este país, realmente encontrar un espacio para un mayor crecimiento y desarrollo para nuestras economías.

Lo que quisiera destacar de manera muy puntual en mi exposición son algunos datos relevantes sobre las condiciones que México hoy tiene y en dónde están las oportunidades para este mayor acercamiento con Turquía.

Turquía y México son dos economías abiertas, competitivas y en transformación, y preparadas para participar con éxito en esta era global.

El Gobierno de México está decidido y creo que la presencia hoy aquí de su servidor, en esta primera visita que un Presidente de México hace a Turquía, es precisamente para acreditar nuestra voluntad por ampliar los lazos de relación y de hermandad con Turquía.

Hace 85 años que iniciamos relaciones diplomáticas con este país. Hace más tiempo, hace 150 años, en otra era y en otro momento histórico, se tuvieron los primeros acercamientos entre lo que era el Imperio Otomano y nuestro país.

Pero en todo este contexto y en esta historia amplia y larga de nuestra relación, es ésta la primera visita que hace un Presidente de México.

Y también se da a partir de reconocer que somos dos economías emergentes, dos economías medias, que nos estamos preparando, insisto, para insertarnos con mayor éxito, con mayor competitividad, con mayor capacidad productiva en la era global.

En una era de gran competencia y en donde, sin duda, las fortalezas de cada país serán las que hagan posible mayores inversiones productivas, generación de empleo y sobre todo la generación de mayor riqueza que venga a impactar de manera favorable la economía de las familias de nuestras naciones.

Esta visita ha sido realmente una muy fructífera, porque hemos encontrado en las autoridades de Turquía un gran respaldo y un interés compartido porque realmente estrechemos mayormente nuestros vínculos.

Partiendo de reconocer que el intercambio comercial que hoy alcanzan nuestras dos naciones es muy modesto si consideramos nuestra capacidad y el desarrollo de nuestras economías.

México es la 14 economía del mundo. Somos en América Latina la segunda más importante. Somos un país con una red de acuerdos comerciales que nos permiten tener acceso a 45 países, a través de acuerdos de libre comercio, a un mercado potencial de mil 200 millones de consumidores y somos, además, un punto de enlace, de acuerdo a nuestra ubicación geográfica, con América del Norte y con América Latina y el Caribe.

Y por igual ocurre con Turquía. Turquía es un país que por su ubicación geográfica le hace ser también la puerta o el acceso a dos importantes regiones en dos continentes: Asia y Europa.

Y esta condición similar a las dos naciones, con un crecimiento que apunta será mayor y sostenido en los próximos años para los dos países, a partir de cambios y de transformaciones que cada uno de los dos países ha venido experimentando, creo que se abre ahí una gran ventana de oportunidad para realmente, entre nosotros, intensificar nuestra relación, no sólo en el ámbito económico, sino en otras áreas, como culturales, de intercambio educativo, de intercambio tecnológico, a partir de experiencias exitosas, y por supuesto de una mayor promoción turística.

Por qué ésta última condición es importante y fundamental.

Porque hace falta y es algo que queremos promover y así lo he comprometido, que México conozca más a Turquía y que Turquía conozca de mejor manera las riquezas y bellezas de México.

El intercambio, insisto, que hoy tenemos, es modesto, no obstante que ha venido creciendo en los últimos 10 años.

Prácticamente el nivel de nuestra economía o el nivel de intercambio comercial en estos 10 años ha crecido 10 veces, pero aún así sigue siendo muy modesto, es apenas del orden de mil millones de dólares. Para México representa esta cifra menos del uno por ciento del comercio que realiza con otras naciones, menos, incluso, del 0.5 por ciento.

Y es ahí donde está una gran ventana de oportunidad.

Nuestro país se ha venido consolidando, al igual que Turquía, en distintas industrias que imprimen valor agregado, que forman parte de cadenas de valor agregado y productivas, que son similares a las que se han desarrollado aquí, en Turquía, y que a partir de esta alianza estratégica, pueden complementarse.

He escuchado aquí que Turquía hoy es el quinto exportador de vehículos al mundo. México es hoy el país que ocupa el cuarto lugar como exportador de vehículos, el octavo productor de vehículos en el mundo.

Somos el primer país en el mundo que manufactura televisiones de plasma. Somos un país que provee, especialmente al mercado norteamericano, de insumos médicos y, también, dentro de la industria aeroespacial.

Como es de suponerse, al igual que ocurre con Turquía, por la vecindad geográfica que tienen con Europa y nosotros con Norteamérica, es esta región, la de Europa, el principal destino de sus exportaciones, como lo es para nosotros las exportaciones que hacemos a los Estados Unidos, y la que Estados Unidos, también, hace a nuestro país.

De hecho, México es para Norteamérica, especialmente para Estados Unidos, el principal destino sólo después de Canadá, de sus exportaciones. Exporta a nuestro país el 75 por ciento de lo que exporta a toda la Unión Europea, dos veces más de lo que hace a China.

Y por igual, México. México tiene un mercado muy dinámico con la región de Norteamérica.

Hoy, México está buscando diversificar sus exportaciones. Estamos buscando ampliar otros horizontes y otros mercados.

Lo estamos haciendo en alianzas estratégicas con países de América Latina para integrarnos a la Región Asia-Pacífico; y lo mismo en el Acuerdo de Asociación Transpacífica con Estados Unidos, Canadá y países de la región asiática para lograr una mayor integración.

Pero hemos volteado los ojos hacia esta región del mundo. Y un país con el que encontramos muchas similitudes, un país que en voz y testimonio de quienes han tenido oportunidad de conocerle, encontramos muchas coincidencias, grandes parecidos; y, además, oportunidad, insisto, para que dada nuestra ubicación y el desempeño de nuestras economías, podamos participar de forma conjunta en las regiones en las que hoy tenemos una importante presencia.

Quiero compartirles que el día de ayer, con la presencia del Presidente Gül, en la Visita Oficial que realicé a la Ciudad de Ankara, se firmaron varios documentos de entendimiento y de acuerdo, en distintos ámbitos, en el marco de esta Asociación Estratégica para el Siglo XXI.

Entre los temas relevantes está, primero, la decisión para empezar de inmediato a trabajar en una eventual o la firma de un Acuerdo de Libre Comercio entre Turquía y México.

También, hemos firmado acuerdos para la promoción y protección recíproca de inversiones, lo cual acredita la voluntad de los dos gobiernos por promover inversiones para ambas naciones, inversiones productivas y que generen empleo.

También, hemos firmado un convenio en materia hacendaria para evitar la doble tributación; un convenio sobre servicios aéreos, porque para que tenga mayor éxito y tengamos mayor acercamiento, tenemos que lograr una mejor conectividad entre México y Turquía.

Ya estamos ocupándonos, trabajando con Turquish Airlines y con empresas de nuestro país para lograr una conectividad mucho más inmediata, más rápida y más directa entre ambas naciones.

Firmamos, también, un memorándum de cooperación en ciencia y tecnología, y uno más sobre turismo.

De igual forma, un acuerdo de cooperación en materia de seguridad y combate al crimen organizado, para compartir experiencias de éxito de las instancias gubernamentales, que en ambos países se ocupan de esta asignatura.

Y por primera vez, hay una misión aquí de empresarios mexicanos, de importantes empresarios mexicanos que están aquí, precisamente, con la voluntad y el interés de encontrar con sus pares, oportunidades de negocio.

Y que, sin duda, será esto una punta de lanza, una forma de abrir brecha y camino a partir del éxito que puedan tener empresarios en este país, y empresarios de Turquía que decidan conocer mayormente e invertir en México.

México se ha venido consolidando como un destino seguro a las inversiones del extranjero. Lo es para las inversiones nacionales y, también, para la inversión extranjera.

Al corte de información que tenemos al tercer trimestre de este año, hemos registrado una inversión histórica, inversión directa extranjera de más de 28 mil millones de dólares, lo que representa prácticamente el doble de lo que México registró en inversión extranjera directa el año pasado. Y habrá que ver las cifras de cierre del último trimestre.

Pero desde ahora puedo anticipar que, a partir de importantes cambios estructurales que México ha venido impulsando en lo que ha sido el primer año de mi Administración, es de proyectarse que en los próximos años México tendrá un mayor crecimiento económico y de forma sostenida, lo cual representa un marco extraordinario para atraer inversión productiva, que genere empleo y genere riqueza.

Y que desde ahí apuntale, también, la expansión exitosa de negocios a quienes confían y creen en México como destino de sus inversiones.

Ya decía yo que ambos países tenemos una ubicación geográfica de privilegio y que debemos aprovechar.

Al igual que Turquía, somos dos países con población joven o predominantemente joven, lo cual sin duda representa una fortaleza para aprovechar y, sobre todo, para convertirnos en países más productivos.

México es un país con gran capital humano.

En México cada año se gradúan 110 mil ingenieros, cifra superior a los que se gradúan en países como Alemania o Brasil.

Adicionalmente, en el marco de las reformas estructurales que hemos venido impulsando y que quiero brevemente compartir y anunciar ante ustedes, todas ellas están orientadas a lograr un cambio cualitativo en el desempeño económico y social de nuestro país.

Y me parece que ésta es una condición similar a la que tiene Turquía.

Por eso es que yo celebro, celebro que tengamos este espacio de encuentro; celebro, también, que encontremos en el Gobierno de Turquía la misma disposición no sólo para acercarnos más como Naciones, sino también para integrar un grupo de países en condiciones similares que, al integrarnos entre nosotros, podemos lograr una condición o condiciones de fortaleza para integrarnos de mejor manera a otros mercados en esta era global.

Turquía y México formamos parte de un grupo que hemos venido consolidando entre cinco economías que tienen condiciones similares y al que hemos denominado MIKTA, por el acrónimo que significa los cinco países que la integran: México, Indonesia, Corea del Sur, Turquía y Australia.

Y en ese marco, hoy estamos aquí, en este país, precisamente para reafirmar, no sólo los lazos de hermandad y afecto entre dos naciones, sino para hacer de ello un espacio de oportunidad mayor para integrarnos y para ampliar la cooperación, el comercio, los negocios entre las dos naciones.

En México han tenido lugar importantes reformas transformadoras en este primer año, lo cual acredita que al igual que ocurre con Turquía, México es un país que en democracia, que ha venido evolucionando y madurando, es posible que las cosas pasen y ocurren para beneficio de nuestro país.

En contraste con el ritmo o con la parálisis que políticamente, lamentablemente se llega a observar en otras latitudes, en México están habiendo cambios, cambios positivos y cambios para bien.

La política empieza a tomar un lugar como instrumento de transformación social; empieza a acreditarse civilidad y acuerdo político en nuestro país, que está dando lugar a que pasen las cosas, a que realmente se materialicen cambios que van a servir a México y a nuestra apertura al mundo, porque somos un país promotor incansable del libre comercio y de la apertura al mundo.

No somos una economía cerrada. Por el contrario. Nos hemos venido preparando para insertarnos con éxito en la economía global.

Recientemente en México han tenido lugar importantes reformas en materia laboral, en materia educativa, en materia de telecomunicaciones para alentar la competencia en este sector, en materia de competencia económica para incentivar la competencia en distintos ámbitos de la economía nacional.

En materia hacendaria, en un tema que siempre será escabroso y difícil en cualquier Nación, pero que tiene que ver con la capacidad y fortalecimiento a la capacidad del Estado mexicano para lograr que las cosas ocurran y, sobre todo, para atender de mejor manera la demanda social.

Una Reforma Financiera para ampliar el nivel de crédito, una Reforma Política que venga a reforzar y a consolidar nuestra condición democrática.

Y muy recientemente, una Reforma Energética, la que sin duda representará el cambio estructural más importante de las últimas décadas en nuestro país y con lo cual buscamos abrirnos al mundo.

Buscamos realmente, sin perder la propiedad del Estado mexicano sobre su riqueza energética, sí ampliar las capacidades para su explotación, que permitan realmente asegurar que México tenga energía más barata, para beneficio de los usuarios, para beneficio de los mexicanos, para beneficio de las industrias que se asienten en México que sean más, que inviertan más y que generen más empleos en nuestro país.

Creo que estas reformas dan un importante marco para encontrar en México un destino seguro, con certeza jurídica para la inversión extranjera.

Y esto es lo que hemos venido a promover el día de hoy en este espacio y en este encuentro con ustedes, señores empresarios de Turquía.

Quiero concluir mi intervención diciendo que verdaderamente me encuentro muy contento y me congratulo del nivel de acercamiento que estamos logrando entre los dos gobiernos, de Turquía y de México, para generar condiciones o mejores condiciones para un mayor acercamiento entre los emprendedores de nuestras naciones.

Que se traduzca en inversiones productivas, que se traduzca en generación de empleo y, en consecuencia, en bienestar social para nuestras naciones.

Hemos encontrado aquí, en Turquía, una extraordinaria hospitalidad, una espléndida anfitrionía tanto del Gobierno, como de quienes nos han invitado a compartir espacios, como ustedes, esta mañana.

Quiero dejar aquí un testimonio de gratitud y de reconocimiento a la calidez y a la hospitalidad del pueblo de Turquía.

Decirles que México es su casa, que deseamos que conozcan México, que se acerquen a México, que hagan de México su casa y que en México encuentren oportunidad para crecer y para desarrollarse.

Sean bienvenidos a nuestro país y muchas gracias por este espacio espectacular que ustedes me han dispensado.

Muchas gracias.