Muchas gracias.

Muchas gracias a Guerrero.

Gracias a Guerrero.

Gracias Acapulco.

Gracias a Tres Palos.

Gracias a todas las comunidades que hoy, aquí, están representadas a través de las voluntarias y voluntarios que atienden en los Comedores Comunitarios.

Y gracias a la Familia PROSPERA por acompañarnos esta tarde.

Quiero, en primer lugar, saludar a todas las autoridades que están aquí presentes.

Señor Gobernador del Estado de Guerrero.

Muchas gracias por su hospitalidad, por su bienvenida.

Gracias por el mensaje comprometedor de este esfuerzo conjunto que hace el Gobierno de la República y el gobierno del Estado de Guerrero para atender a los guerrerenses, y que habrá de dar frutos en razón de esta buena coordinación que hoy estamos teniendo.

Quiero saludar a todas las autoridades del Gobierno de la República, particularmente, al Secretario de Defensa y Secretario de Marina, que están en este acto, por la razón que ellos mismos han explicado, porque forman parte de esta acción conjunta que realizan distintas dependencias del Gobierno de la República, en coordinación con los gobiernos estatales, para atender a las familias de mayor necesidad, para llevar alimentación a quienes no la tienen garantizada, para asegurar que más mexicanos tengan asegurada su diaria alimentación.

Gracias al Ejército, a la Marina y a todas las dependencias, por ser parte de este esfuerzo que nos une, nos convoca, en esta noble tarea de llevar alimentos a las mesas de más familias mexicanas.

Saludo a soldados, a marinos, a todas las autoridades.

Al Alcalde de Acapulco y Alcaldes de otros municipios que están aquí presentes.

A distintas autoridades, pero especialmente, con gran cariño, con gratitud por su presencia hoy, aquí, quiero saludar de manera muy especial a todas las mujeres que hoy aquí se han reunido.

A todas las mujeres de la Familia PROSPERA y voluntarias, que son parte de este esfuerzo que hoy nos está convocando.

Saludo a empresarios que se han sumado a esta tarea, a esta Cruzada Nacional contra el Hambre.

Miren, ya hemos escuchado muchos discursos y todo lo que se ha dicho, a final de cuentas, hay que recogerlo, porque lo que se ha expresado aquí por quienes ya hablaron antes que un servidor, han señalado cuáles son los beneficios, cuáles son los frutos que estamos recogiendo de esta Cruzada Nacional contra el Hambre.

Hoy, en primer lugar, me ha dado enorme gusto, me entusiasma, me contagia, además, el ánimo aquí presente.

Ahora, ya sé que han de tener un poco de hambre, por la hora, pero me ha contagiado el ánimo de la gente.

Vean cómo estoy. Pareciera que hubiera venido a darme un buen remojón aquí, a la Laguna de Tres Palos.

Pero, sí es cierto. Me vine a dar un remojón con la gente de Tres Palos, que me han recibido con enorme calidad, con entrega, con afecto, que es, al final de cuentas, lo que nutre a un gobernante.

Lo que nutre al Presidente de la República es el ánimo de la gente, las sonrisas de la gente a la que nos debemos y a la que servimos. Y a la que buscamos que las políticas que llevamos a cabo les sirvan, les generen condiciones de calidad de vida y de mayor bienestar.

Qué nos está convocando el día de hoy.

Hoy, el cumplimiento, señor Gobernador, de un compromiso. De un compromiso que hice aquí, con Guerrero. Y lo hice apenas en el mes de enero, cuando visité esta entidad, de las varias visitas que he hecho a esta entidad.

Les dije que Guerrero es uno de los estados donde tenemos instalados mayor número de comedores comunitarios; de los más de cinco mil, mil estaban aquí, en Guerrero. Ya no son mil.

Hoy vengo a entregar 200 comedores, porque son mil 200 comedores comunitarios, que alimentan a familias de esta entidad, que es Guerrero.

Prácticamente, uno de cada cinco comedores, de los más de cinco mil que hay en todo el país, están instalados aquí, en Guerrero. Una de las entidades, que reconocemos, necesitan el apoyo y el respaldo decidido del Gobierno de la República.

Y yo quiero reconocer que para que esto funcione, primero, nuevamente, quiero reconocer el apoyo y respaldo de Ejército y Marina, porque son quienes han capacitado, particularmente a las voluntarias y voluntarios que están en los comedores comunitarios.

No se trataba solamente de abrir espacios para que ahí pudieran comer niños, mujeres embarazadas y adultos mayores.

Se trataba de que la gente estuviera debidamente capacitada, supiera preparar los alimentos, y hacer una dieta balanceada, bien equilibrada nutricionalmente, para alimentar, como decía Vanesa, suficientemente, igualmente, lo dijo Magda, amplia y suficientemente a las familias que atienden los comedores comunitarios.

Gracias por la capacitación.

Gracias por este esfuerzo de preparar, que se suma a las varias tareas, no es la única, son muchas, en las que nuestro Ejército y Marina están involucrados: en la seguridad, en la atención a las familias cuando más lo necesitan, cuando enfrentamos contingencias por la naturaleza.

Pero en este esfuerzo están comprometidos en capacitar, en adiestrar y preparar a quienes están en los comedores comunitarios.

Gracias al Ejército, gracias a la Marina, por ser parte de esta gran cruzada que nos convoca a todos, para llevar alimentos a las familias mexicanas.

Déjenme, de manera, ahora sí quiero ser breve, porque creo que hemos escuchado ya muchos datos. Pero en los datos que hemos escuchado yo les hago un llamado a que reflexionemos que no son una cifra más, tienen más que ver con una cifra, tienen que ver con garantizar la alimentación para quienes anteriormente no la tenían.

El Gobierno de la República tuvo la firme decisión de reconocer, al inicio de esta Administración, que en nuestro país había más de siete millones de mexicanas y de mexicanos que no tenían asegurada su alimentación, que a veces comían y que a veces no; que había días en los que no tenían con que alimentarse o, a veces, no tenían suficiente alimentación, no estaba garantizada.

Y emprendimos entonces la llamada Cruzada Nacional Contra el Hambre, porque esta cruzada no es sólo la tarea del Gobierno y de diferentes dependencias gubernamentales.

Implica un esfuerzo, una convocatoria a toda la sociedad: al sector privado, al sector público, para que vayamos y emprendamos esfuerzos, despleguemos tareas, que nos permitan atender las necesidades de quienes menos tienen, de quienes padecen hambre.

Y esto nos ha permitido, entre otras tareas, lograr esta política de instalar comedores comunitarios: más de cinco mil 200 comedores comunitarios que se suman a los que están en las escuelas, que allá hay otro número importante de comedores, los que tienen los DIF estatales, el DIF Nacional, que también tienen comedores.

Pero solamente, dentro de la Secretaría de Desarrollo Social, hay más de cinco mil 200 comedores comunitarios, y en estos cinco mil 200 comedores comunitarios, saben ustedes cuántas personas se alimentan todos los días. Saben ustedes a cuánta gente le aseguramos su diaria alimentación.

A medio millón de personas. Medio millón de personas, que es más de la población que tiene Acapulco, Guerrero, o quizá población similar cuando tienen aquí, entre habitantes permanentes y su población flotante, cuando tienen aquí ocupación turística.

Ese es el número de personas que tienen o que reciben su alimentación dos veces al día en los comedores comunitarios: medio millón de personas, a ese universo de personas llegamos, a ese número de personas estamos atendiendo.

Y como lo decía Magda, nos da gusto ver rostros como los de Felipa, porque Felipa atiende estos comedores, igual que Magda, pero no sólo eso, sino que también hace sus propios alimentos.

Éste es el impacto social que están teniendo los comedores comunitarios.

Yo quiero agradecer y reconocer, en primer lugar, en este esfuerzo de capacitación, que ya he señalado, ha corrido a cuenta del Ejército y la Marina, reconocer a las voluntarias y a los voluntarios, Magda, porque dices que hay voluntarios también; voluntarias y voluntarios que, sin otro interés, todos los días están al frente de los comedores comunitarios.

Y esa tarea que ustedes realizan, más de 60 mil voluntarias y voluntarios que están en los comedores, nos están permitiendo atender a medio millón de personas que hoy están teniendo diaria alimentación.

Gracias a todas las voluntarias y voluntarios, por su esfuerzo diario y por ser parte de esta entrega.

Aquí hay una representación de los más de 60 mil. Pero a todos, a todos, desde aquí, desde Tres Palos, vaya mi agradecimiento y reconocimiento por ser parte de este esfuerzo.

Quiero agradecer que a esta convocatoria se esté agregando el trabajo del sector privado.

Aquí están dos importantes empresas: FEMSA y GRUMA, que como ya aquí se señaló, van o ya están apoyando el equipamiento de los comedores comunitarios con refrigeradores, con molinos, para capacitar a quienes están ahí, para que tengan mejores instalaciones.

Gracias, desde aquí, a ustedes y a todo el sector privado que se adhiera a este programa para llevar alimentación a las familias mexicanas.

Gracias a las distintas dependencias, porque hoy nos hemos propuesto algo muy importante en adición a lo que ya hemos realizado antes.

De lograr que los comedores comunitarios, como ya de hecho está ocurriendo, no sólo sean espacios para que las familias que ahí llegan o la gente que ahí llega tenga su diaria alimentación, sino que sean espacios dignos y decorosos, que tengan además condiciones óptimas para el debido funcionamiento.

Por eso es que están aquí varios funcionarios del Gobierno de la República: Director de Comisión Federal de Electricidad, el Director de la CONAGUA, porque vamos a asegurarnos de que estos comedores tengan piso firme, tengan techo, tengan agua potable, tengan luz eléctrica, tengan los servicios básicos para que operen en beneficio de todos los que ahí asisten a estos comedores comunitarios.

Pero, adicionalmente, se trata de que los comedores vayan en un objetivo mayor.

Hoy han servido, y lo seguirán haciendo, para alimentar a nuestros adultos mayores, a mujeres embarazas, y a niñas y niños.

Pero no queremos que solo queden en eso. Realmente, como Magda aquí nos compartió y le agradezco el testimonio que nos ha dado, de lo que es su vivencia personal en estos comedores, son una comunidad.

Han hecho de los comedores comunitarios un espacio de convivencia y de una familia que ahí se reúne.

Hoy por lo que estamos propugnando y por lo que estamos trabajando, es porque llevemos a estos espacios cultura, porque haya ahí entretenimiento, esparcimiento, diversión, películas, música, talleres de lectura; porque nuestros adultos mayores, además se puedan capacitar y puedan lograr su certificado, que les acredite que han concluido los estudios y estén debidamente certificados por concluir sus estudios de secundaria.

Queremos realmente hacer de los comedores un espacio de convivencia para quienes están ahí, para apoyar a estas familias que Magda ha referido; no solo para quienes son voluntarios, no solo para quienes los atienden, sino para quienes van a ser atendidos ahí.

Son parte de una comunidad para quienes estamos desplegando este nuevo esfuerzo, que haga de estos comedores comunitarios espacios dignos y de apoyo y respaldo, actividades recreativas, culturales que tengan quienes los atienden y quienes asisten.

Ésta es una nueva tarea que hoy nos estamos proponiendo realizar en los más de cinco mil comedores comunitarios de todo nuestro país.

Quiero concluir con lo siguiente:

Agradeciéndole a toda la gente hoy, aquí reunida, la oportunidad que me dan, primero, de decirles: compromiso cumplido.

Este compromiso que asumí con Guerrero, hoy se está cumpliendo: 200 comedores más que hemos agregado y sumando ya mil 200 comedores comunitarios que están instalados, Gobernador, aquí, en el Estado de Guerrero.

Gracias, además, por regalarme su sonrisa; por regalarme el abrazo cálido y fraterno que ustedes el día de hoy me han obsequiado; las fotografías que con muchas y muchos de ustedes me tomé ya hace un momento, a mi llegada.

Por dejarme así, empapado como estoy, empapado como estoy por el abrazo, por el sudor con el que ustedes me han contagiado, por ese ánimo, por ese entusiasmo, por esa esperanza que hay en todos ustedes.

Y que el Gobierno de la República comparte para que, trabajando de forma unida, de forma conjunta, en armonía y con enorme compromiso, sigamos dando pasos firmes y hacia adelante en la construcción de una mejor Nación, de un mejor Guerrero, de un mejor Acapulco, de una mejor comunidad, como todas las que están aquí reunidas, pero la que hoy nos ha dado la bienvenida, de Tres Palos, que agradezco su hospitalidad.

Vaya para todas y todos, de parte del Presidente de la República, de quien es su amigo, y de quien está decidido a seguir apoyando a este estado, que enfrenta rezagos, y estoy consciente de ellos, y en los que estamos trabajando, porque no los estamos dejando solos.

El Gobierno de la República, ya lo refirió el Gobernador del estado, a través de distintas dependencias y la del propio Presidente de la República, estoy al pendiente y dando puntual seguimiento a las tareas que nos hemos propuesto para ayudar al Estado de Guerrero.

Vaya desde aquí, un abrazo fraterno a todas y a todos ustedes.

Gracias por su hospitalidad.

Y gracias por ser parte de este esfuerzo para asegurar la diaria alimentación de medio millón de personas de nuestro país.

Felicidades a todos.

Muchas gracias.