Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

En primer lugar, quiero saludar con enorme aprecio y afecto a Su Majestad la Reina Máxima de los Países Bajos, darle la más cordial bienvenida a nuestro país. Y agradecer que haya aceptado acompañarnos, precisamente, en este Segundo Foro Internacional de Inclusión Financiera.

Ella, que se desempeña como Su Majestad allá, en los Países Bajos, como Reina de este país hermano, también tiene una misión encomendada por Naciones Unidas, al ser asesora especial del Secretario de Naciones Unidas para la Inclusión Financiera.

Y hace una gran labor en el mundo, precisamente, apoyando y respaldando las políticas de distintos gobiernos, desde el diseño, orientación, enriquecimiento a las mismas, para lograr lo que ella ha apuntado aquí, en su mensaje, el que haya una mayor inclusión financiera.

Es decir, que más personas, de cada país, y en el caso particular de México, más personas, más familias, puedan aprovechar las grandes ventajas que otorga el estar incorporados al sistema financiero, al poder tener una cuenta de ahorro, al poder contratar un seguro, al poder tener acceso al crédito y, también, el poder realizar los pagos de distintos servicios, a través del sistema financiero.

Su Majestad:

Sea bienvenida, está en México, que no es la primera ocasión que visita nuestro país, pero deseamos que en ésta tenga una muy feliz estancia, y gracias por acompañarnos y apoyar, y respaldar, la política de inclusión financiera que hoy estamos postulando.

Sea bienvenida, Su Majestad.

Es un gusto saludar aquí a distintas autoridades, particularmente del ámbito financiero.

Al señor Gobernador del Banco de México.

Al señor Presidente de la Asociación de Bancos de México.

A quienes agradezco su presencia.

A autoridades del Gobierno de la República.

A la Delegación Oficial que acompaña a Su Majestad la Reina Máxima.

A representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil, empresariales, a quienes participan en distintos espacios para apoyar y respaldar, precisamente, la inclusión financiera.

Agradezco la presencia de legisladoras, las y los legisladores federales, que hoy aquí nos acompañan.

Y, de igual manera, a titulares de distintos organismos autónomos del Estado mexicano.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Al asumir la Presidencia de la República, me comprometí precisamente aquí, en Palacio Nacional, a impulsar la transformación de México, para llevar a nuestro país a una nueva etapa de crecimiento y de desarrollo.

Asumimos el compromiso de poner en el centro de los esfuerzos públicos al ciudadano y a su familia, para elevar su calidad de vida y apoyarles en la construcción de un mejor futuro.

Con esa visión, comenzamos a trabajar en torno a cinco grandes metas nacionales. Y, entre ellas, una especialmente sensible: lograr un México incluyente.

Un México incluyente es un país en donde los derechos no sólo sea un ideal, sino una realidad permanente en la vida diaria de todos los habitantes de México.

Significa también contar con un piso básico de bienestar para que cada familia pueda salir adelante y progresar, lo mismo en el Norte, en el Occidente, en el Centro o en Sur de la geografía nacional.

Hoy, contamos con una política social de nueva generación que, haciendo a un lado el asistencialismo, pone énfasis en incrementar las capacidades productivas de sus beneficiarios.    

Así, los tradicionales programas sociales de desarrollo social, mejor alimentación, acceso a servicios de salud y vivienda digna, se complementan y fortalecen con políticas que promueven la educación de calidad y la productividad económica.

En este último rubro, que se enfoca en generar y fortalecer las fuentes de ingreso de las personas, se inscribe precisamente la Política Nacional de Inclusión Financiera, que hoy estamos presentando.

Con esta política, buscamos que todos los mexicanos, sin distinción alguna, puedan tener acceso al sistema financiero.

Se trata, como ya lo decía yo, de que puedan tener cuentas de ahorro, contratar seguros u obtener un crédito para hacer realidad cualquier proyecto de vida que se tracen a lo largo de su trayectoria de vida.

Se trata, también, de tener diversas maneras de poder realizar pagos por la prestación de distintos servicios.

Todo ello permite que las familias sean menos vulnerables, sean menos frágiles; tengan menos riesgos de perder su patrimonio o, eventualmente, de caer en la pobreza.

La Política Nacional de Inclusión Financiera articula los esfuerzos gubernamentales y los del sector privado, a partir de seis ejes:

Primero. Educación financiera, me refiero a que la gente sepa cómo aprovechar las ventajas de estar en el sistema financiero, desde cómo abrir una cuenta, cómo usar una tarjeta de crédito o cómo invertir su dinero.

No se trata simplemente de incorporar usuarios al sistema financiero, sino de contar con instrumentos que les sean de utilidad y que conozcan, además, cómo aprovecharlos.

Para fomentar esta cultura desde temprana edad, la Secretaría de Educación Pública promoverá la educación financiera en los planes de estudios de educación básica.

De igual forma, programas como PROSPERA, Mujer PyME o Crédito Joven ya incluyen cursos de capacitación financiera, mientras que, también hay que decirlo, nuestros Consulados imparten cursos a nuestros connacionales sobre el sistema financiero, particularmente, en los Estados Unidos.

Segundo eje. El uso de innovaciones tecnológicas para la inclusión financiera.

Se trata, como aquí ya se ha dicho, de aprovechar las nuevas tecnologías, como son Internet, teléfonos inteligentes y el análisis masivo de datos para acercar los servicios bancarios y los medios de pago a amplios segmentos de la población.

De eso se trata FINTECH, el poder aprovechar distintas tecnologías, diferentes plataformas; que, además, dicho sea de paso, aquí hay una gran representación de estos grupos o de estos emprendedores, que son diseñadores de estas plataformas que permiten, precisamente, utilizar los servicios digitales o la plataforma digital para lograr una mayor inclusión financiera, para apoyar el que más personas puedan pagar sus servicios, a través de utilizar su teléfono inteligente.

Gracias, además, a quienes están aquí presentes, representando a estas empresas conocidas en el medio como las tecnologías FINTECH.

Gracias por estar hoy participando en este foro.

Hoy, gracias a la Reforma en Telecomunicaciones, México está avanzando para tener una mejor cobertura, costos más bajos y mayor calidad en los servicios.

Con una plataforma digital de vanguardia se abren nuevas oportunidades para integrar a la población excluida al sistema financiero y facilitar la interconectividad de los servicios financieros digitales.

Aquí ya se dijo, pero si hay algo que hoy apoya de manera importante la inclusión financiera son dos grandes reformas transformadoras: la Reforma Financiera, que está diseñada para lograr mayores niveles de crédito extendidos en el país, entre más población y más barato, que está propiciando una mayor competencia; y, por otro lado, la Reforma en Telecomunicaciones, que está permitiendo una mayor conectividad de la población y del uso de los servicios digitales.

El tercer eje de esta política es el desarrollo de infraestructura financiera en zonas desatendidas.

Como lo he referido en diversos foros, es innegable que México sigue siendo un país de contrastes. En nuestra geografía aún conviven prosperidad y marginación, vanguardia y rezago.

Este Gobierno se ha propuesto ir cerrando estas brechas y que todas las regiones de México cuenten con las mismas oportunidades, incluyendo el acceso a los servicios financieros.

Para ello, construiremos alianzas con actores no financieros, como son cadenas comerciales, por ejemplo, e incrementaremos los servicios de la Banca de Desarrollo en las localidades más dispersas.

Cuarto eje. Mayor acceso y uso de servicios financieros formales para la población subatendida y excluida.

Durante este Gobierno se ha logrado incluir al sistema financiero a casi siete millones de mujeres en situación de pobreza, a través de la dispersión de transferencias gubernamentales en tarjeta de débito.

Igualmente, más de seis millones de beneficiarias ahora cuentan con un seguro de vida para jefas de familia.

También, poblaciones previamente excluidas se benefician ahora de créditos empresariales a tasas de interés preferenciales, destacan el Programa Mujer PyME y el Programa Crédito Joven.

Quinto eje. Mecanismos de protección al usuario de servicios financieros.

La política establece como prioridad fomentar una mayor seguridad de los ahorros, el buen servicio de las instituciones y mayor claridad de las reglas y condiciones de los productos y servicios financieros.

Este eje se basa en el fortalecimiento institucional de la CONDUSEF, que es prácticamente una procuraduría, así como tenemos la PROFECO para defender al consumidor, aquí está una procuraduría, que es la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros, es una procuraduría también para los usuarios que están en el sistema financiero.

Y este fortalecimiento se da a partir de la Reforma Financiera y, al mismo tiempo, promueve la protección de los datos personales para evitar, entre otros delitos, el robo de identidad.

Y, finalmente, el sexto eje, es la generación de datos y mediciones para evaluar la inclusión financiera.

La importancia de contar con datos y evaluaciones periódicas de las políticas públicas, sin duda, es un instrumento fundamental que debemos tener siempre presente.

Por ello, continuaremos elaborando reportes, como la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera y se apoyarán proyectos de investigación académica en esta materia.

Por ejemplo, gracias a ella, hoy sabemos que en 2012 el 56 por ciento de la población contaba con algún producto de crédito, ahorro o de seguro, y que esta cifra aumentó a 68 por ciento en tres años; es decir, se incorporaron al sistema financiero 12.7 millones de personas más.

Con información como ésta, podemos tomar mejores decisiones como país.

Señoras y señores:

Hoy México cuenta, y hay que decirlo y enorgullecernos de ello, con una banca sólida, bien capitalizada y con una cartera crediticia sana.

Una banca que es un factor clave para el desarrollo nacional y que además comparte el compromiso de lograr una mayor inclusión financiera.

Confío en que la implementación de la Política Nacional de Inclusión Financiera se traducirá en una mayor tranquilidad para el trabajador que ahorra para su retiro o para realizar cualquier proyecto de vida.

Se reflejará en la satisfacción de una familia que obtiene un crédito accesible para comprar una casa, para comprar un vehículo o para comprar cualquier producto que sea de utilidad y necesidad en su familia.

Una mayor inclusión financiera significará también que más mexicanos cuenten con financiamiento para emprender su propio negocio.

Estoy convencido de que trabajando juntos, los usuarios, los bancos y las autoridades, lograremos que México sea un país cada vez más incluyente.

Deseo que este foro tenga éxito, que permita enriquecer lo que estamos proponiéndonos llevar a cabo, y que ya hemos venido realizando, en favor de la inclusión financiera.

Y nuevamente agradecer la presencia hoy, aquí, de Su Majestad la Reina Máxima de los Países Bajos.

Muchísimas gracias.