Excelentísimo señor François Hollande, Presidente de la República de Francia.

Señor Gobernador del Estado de Querétaro. Muchas gracias por su hospitalidad.

Muy distinguidos miembros de la Comitiva Oficial que acompaña a nuestro distinguido invitado en esta Visita de Estado del Presidente de Francia a México.

Miembros del Gabinete del Gobierno de la República.

Titulares de los Poderes Legislativo y Judicial del Estado de Querétaro.

Muy distinguidos invitados a este evento.

De manera muy particular quiero saludar a los jóvenes estudiantes de este Campus que hoy estamos inaugurando y que, sin duda, son hoy una joven promesa de esta industria que está teniendo cada vez un mayor desarrollo y espacio en nuestro país.

Señoras y señores, señores representantes de los medios de comunicación.

Señor Presidente de la República de Francia:

Le vuelvo hoy a compartir que es un gran honor y una gran distinción para México, el que esté usted hoy visitando esta entidad de nuestro país. Es la primera vez que un Jefe de Estado visita el Estado de Querétaro, un estado con historia y un estado en donde se ha escrito historia y se ha hecho historia.

Antes de arribar a este espacio, invité al señor Presidente, fuera del programa, a que hiciéramos un breve, pero muy rápido sobrevuelo por la Ciudad de Querétaro, precisamente para que conociera el desarrollo que esta ciudad capital de esta entidad ha tenido, que conociera desde fuera, desde el aire, el lugar en donde se escribió nuestra Constitución en 1917.

Estamos, señor Presidente, a unos años de cumplir 100 años, de celebrar 100 años de que este país haya creado instituciones y se haya forjado, y venga trabajando en un camino, precisamente trazado y diseñado por esa Constitución, hecha aquí, en Querétaro.

Y nuevamente me parece que, bajo esa inspiración, que desde entonces provocara la creación de nuestra Constitución, por la historia que ha acompañado a Querétaro en lo que ha sido la historia de nuestro país, nuevamente estamos haciendo aquí historia para Querétaro y para México, señor Presidente.

Porque hoy venimos aquí a testimoniar una inversión o coinversión, que realizan los gobiernos de Francia, de México, el gobierno de Querétaro, pero sobre todo, empresas de la industria aeroespacial en este Campus que habrá de formar jóvenes, precisamente, para esta industria Aeroespacial.

Antes de compartir con ustedes algunos datos del desarrollo que esta industria ha tenido en nuestro país, quiero nuevamente hacer comentarios sobre lo que ha significado la Visita de Estado que el señor Presidente François Hollande ha realizado en nuestro país. Ha sido sin duda, el reencuentro de México y Francia, de Francia y México.

Ha sido aquí, donde se ha significado la voluntad compartida de dos gobiernos que queremos impulsar el desarrollo mayor de nuestras sociedades, y que entendemos muy bien que ambos países formamos parte de un mundo global, de un mundo más interrelacionado, con una mayor interacción cotidiana en distintos campos, y que necesariamente debe complementarse en el desarrollo de productos y servicios que ofrece para sus propias sociedades y que quiere llevar a otras entidades y a otras latitudes.

Y porque así lo entendemos, es como él lo ha señalado, que no sólo hemos estado aquí para significar 50 años de la primera visita que hiciera un Presidente de Francia a México, que fue el General Charles de Gaulle hace justamente este tiempo.

Sino que en este reencuentro estableciéramos una plataforma y mecanismos que permitan realmente potenciar lo mucho que pude dar la relación entre Francia y México.

Ayer signamos 41 instrumentos en el ámbito educativo, en el ámbito energético, en el ámbito aeroespacial, precisamente para generar caminos que acerquen a nuestras naciones, pero sobre todo, que potencien el desarrollo de nuestros pueblos.

Hoy por la mañana atestiguamos la clausura de un encuentro entre empresarios franco-mexicanos, que sin duda exploraron nuevas rutas para un mayor entendimiento y de mayores inversiones recíprocas para elevar la productividad de nuestras naciones.

Hoy estamos aquí, en Querétaro, señor Presidente, para inaugurar este Campus de esta Universidad Aeronáutica de Querétaro.

Y que debo señalar que éste es un clúster, el de Querétaro, de la industria aeroespacial que se ha convertido en uno de los más dinámicos que tenemos en el país.

Que, además, le acompañan en este proyecto empresas francesas de vanguardia como Eurocopter y Safran, que se han fortalecido para fabricar aquí productos de mayor calidad.

La mejor muestra es que desde 2003 esta industria ha crecido en México de manera sostenida, arriba del 15 por ciento por año.

Actualmente la industria aeroespacial en México ya cuenta con 270 empresas y 11 centros de investigación que emplean a más de 32 mil 600 mexicanos.

Este notable crecimiento es indicativo de la calidad y potencial que tiene esta actividad en nuestro país, así como el reconocimiento y la visión de un país hermano como Francia para aprovecharlo e impulsarlo.

Sin duda, uno de los factores esenciales para el crecimiento de esta actividad de alto valor agregado, es la formación de profesionistas especializados, de ahí la Universidad de Aeronáutica en Querétaro.

Esta institución educativa tuvo más de dos mil egresados en al año 2013 y se estima que para 2016 lleguen a seis mil 500, en los niveles técnico básico, técnico superior, licenciatura y postgrado.

Hoy inauguramos el Campus Franco-Mexicano crucial para la formación de profesionales en aeronáutica.

Éste es un espacio especializado en la instrucción y capacitación aeronáutica, en las áreas de producción mecánica y mantenimiento de sistemas de las aeronaves.

En este proyecto se conjugan los esfuerzos, como ya lo señalé, de los gobiernos de Francia y México, del gobierno estatal de Querétaro y de empresas decididas a respaldar este proyecto de gran visión y, que sin duda, favorecerá al desarrollo de la industria aeroespacial de Querétaro y de nuestro país.

Señoras y señores:

La industria aeroespacial es un ejemplo de los múltiples sectores económicos donde mexicanos y franceses podemos colaborar.

Hoy, México es una excelente opción para invertir. Los mexicanos estamos impulsando reformas para elevar la competitividad y productividad de nuestro país, para fortalecer nuestro régimen institucional y ampliar los derechos de todos los mexicanos, en lo que, sin duda, fue el espíritu con el que se elaboró la Constitución de 1917 aquí, en Querétaro.

Sabemos que estas características y virtudes serán determinantes para que más empresas francesas inviertan y se establezcan en México.

Señor Presidente, François Hollande:

Durante estos dos días, hemos acercado a nuestras naciones con un ánimo e impulso renovados. Aquí hemos recordado ya en distintos espacios, la visita que hiciera, entonces, el Presidente Charles de Gaulle, quien entonces convocó a los mexicanos y a franceses para que marcháramos mano a mano, la mano con la mano.

Y ayer, señor Presidente, al recordar justamente estas palabras, usted no sólo reafirmó este espíritu al que fuimos convocados entonces, sino también, agregó: Hagámoslo mano con mano, corazón con corazón.

Y hoy quiere decirle que México está resuelto a seguir acercando esta Nación con Francia. Una Nación de la que hemos tomado mucho de su cultura. De la que ha inspirado, sin duda, el crecimiento y desarrollo en muchos ámbitos de nuestro desarrollo social que tienen, precisamente origen en la cultura francesa.

Razón de más para que ahora, y en nuestro tiempo, asumamos nuestra propia responsabilidad. Caminemos bajo este espíritu al que en el pasado fuimos convocados, y al que hoy hemos reafirmado en este encuentro en el que hemos, insisto, relanzado la relación de Francia y México.

Quiero decirle que como usted lo ha testimoniado, aquí ha habido claridad de la disposición y voluntad política de dos Gobiernos, decididos a caminar juntos, a entendernos y, sobre todo, a ser realmente facilitadores y a crear las mejores condiciones para que nuestros pueblos tengan mayor acercamiento y mayor entendimiento, todo ello en beneficio del desarrollo de nuestras sociedades.

Señor Presidente:

Nuevamente quiero expresarle en nombre del pueblo de México nuestra más amplia felicitación y reconocimiento a la Visita de Estado que usted ha hecho a México.

Deseamos que esta visita que está concluyendo el día de hoy, haya sido lo fructífera y de amplios resultados como esperamos, y que sea apenas el inicio de los resultados promisorios y alentadores que deseamos tener en esta relación franco-mexicana.

Que la conclusión de esta Visita siga siendo exitosa, señor Presidente, y le deseamos un feliz regreso a casa, allá a donde le pedimos lleve un saludo fraterno y cordial al pueblo hermano de Francia.

Muchísimas gracias.

Muchas felicidades.