Señoras y señoras:

Muy buenas tardes a todas y todos ustedes.

Por supuesto que no me voy a ir. Lo que pasa es que esta intervención estaba prevista en el programa originalmente antes de la comida, pero por la hora a la que arribé pensé que era mejor que primero comiéramos y luego tuviera mi intervención.

Primero. Quiero saludar a las y los Embajadores, a todo el Cuerpo Diplomático que representa a México en distintas latitudes, en diferentes países, y que proyecta lo mejor de nuestra Nación.

En esta ocasión de encuentro de cada año, cuando ustedes están de nueva cuenta en su país para recoger, justamente, tomar pulso y conocer de lo se ha hecho, de los avances que ha tenido el Gobierno y de lo que deseamos proyectar al mundo a partir justamente de logros y de resultados en México.

Por eso es que me da mucho gusto saludarles, encontrarme con ustedes. Agradecer la presencia de muy distinguidas personalidades.

Quiero, particularmente, reconocer la presencia del Presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República.

Del Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Del señor Gobernador del Estado de México, que es el Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

De ex Secretarios, ex Cancilleres de nuestro país que gentilmente hoy aquí nos acompañan.

De muy distinguidos miembros del Servicio Exterior Mexicano.

De personalidades de la sociedad mexicana: empresarios y miembros de la sociedad mexicana de distintos ámbitos que hoy nos acompañan en este encuentro.

A todos ellos, mi agradecimiento por su presencia.

Pero, especialmente, a ustedes, que representan a México con gran dignidad, con gran orgullo, representando siempre a México, repito, en los países donde están ustedes acreditados como representantes de nuestra Nación.

Señores representantes de los medios de comunicación:

Déjenme decirles que después de haber dado espacio para que comiéramos, relativamente a gusto, puedan departir además su postre, sí tengo previsto un mensaje un poco largo.

Pero, es largo, porque en él quiero mostrar lo que hemos avanzado a tres años de haber iniciado esta Administración.

Que es importante que ustedes, como miembros e integrantes del Gobierno de la República, que sirve a México, puedan tener un claro conocimiento, o por lo menos una muestra muy evidente de lo que hemos avanzado, el balance que hay de las acciones políticas, cambios estructurales que el país ha impulsado y hacia dónde vamos.

Cuál es el derrotero que queremos tener para llevar a México siempre a mejores escenarios, para lograr que México sea una Nación más próspera, de mayor desarrollo, de oportunidades para los integrantes de esta sociedad mexicana.

Y hoy hay un doble motivo de celebración, debo decirlo. A ver. A nadie ha escapado, y yo creo que hoy, tema o nota relevante de este día, sin duda ha sido la reaprehensión de uno de los delincuentes más buscados.

Yo les quiero agradecer porque que sé que ustedes el día de hoy hicieron un reconocimiento a esta labor del Gabinete de Seguridad Pública de nuestra Nación.

Hay algo que quisiera, y en lo que no había yo reparado, pero la verdad es que es dentro de las tareas de mi responsabilidad pública, pero dentro de las tareas que tienen que ver con el orden internacional, que ocurre este evento:

Primero. La muy lamentable fuga que tuvo este delincuente, justamente cuando estábamos próximos a tener una Visita de Estado a Francia. Y, justamente, hoy se logra la reaprehensión en este gran encuentro que tengo con nuestros representantes en todo el mundo.

Nuevamente, motivo de gran satisfacción y de grata coincidencia.

Trataré de ser lo más breve posible. Y perdón si me salgo en algunas partes, pero me importa mucho que conozcan el balance de lo que llevamos, de lo que ustedes están siendo voz y están proyectando al mundo.

Pero creo que, además, sin duda, ha sido notable, no obstante que la Canciller el día de hoy no ha hecho un recuento y le aprecio mucho sus muy emotivas palabras, breves y puntales. Y lo apreciaron más cuando tenían hambre todos los que están aquí presentes.

Pero, agradezco mucho este gesto tan emotivo que ha tenido en su mensaje, y ya no diera la relatoría de todos los eventos y actos que llevaron a cabo a lo largo de esta semana, que les permitió tener, obviamente, contacto con distintos Secretarios e integrantes del Gabinete del Gobierno de la República, para conocer de distintas áreas y ámbitos del quehacer en las que está envuelta la tarea gubernamental.

Conocer qué se ha hecho, cuáles son los escenarios, cuáles son las expectativas, interiorizarse y conocer a mayor detalle de mucho de lo que este Gobierno ha venido haciendo en distintos ámbitos.

Seguro estoy que no fue posible haber agotado todos los temas que eventualmente están en la tarea del quehacer gubernamental, pero sí quizás las más relevantes y las que, particularmente, son de especial interés en otras naciones, con respecto a México.

Y, eso, creo que ustedes lo han podido apreciar y recoger a lo largo de esta jornada de trabajo que hoy concluye y que han tenido a lo largo de toda esta semana.

Nuestro Cuerpo Diplomático, hay que decirlo, es la voz y presencia de México en el mundo.

Cada uno de ustedes, Embajadores y Cónsules, es un actor fundamental que reafirma y fortalece el prestigio y posicionamiento de nuestro país como una Nación con responsabilidad global. Por cierto, uno de los cinco grandes objetivos que tenemos como Nación.

En los primeros tres años de esta Administración, el Gobierno de la República se ha dedicado a quitar obstáculos, a eliminar barreras que frenaban el desarrollo de nuestro país.

En esa dirección, hemos concretado y estamos hoy en el proceso de implementación de 13 reformas transformadoras. Se están desarrollando importantes proyectos de infraestructura y, además, estamos aplicando políticas públicas innovadoras que, por supuesto, están buscando que el Gobierno sea mucho más eficiente en su quehacer cotidiano y, sobre todo, en el servicio que da a la sociedad mexicana.

Estos tres elementos: reformas, infraestructura y políticas públicas, constituyen una nueva plataforma para que México despegue y alcance mejores condiciones.

Con decisión, energía y claridad de rumbo, estamos avanzando en cada una de las cinco grandes metas nacionales que nos fijamos desde el inicio de esta Administración.

Quizá ha sido reiterativo, pero es importante que cada uno de nosotros tengamos muy claro que este Gobierno ha sido muy consistente y se ha apegado a los lineamientos y a las metas trazadas a partir de estas cinco grandes metas nacionales.

La primera de ellas. Lograr un México en paz, un México de mayor tranquilidad. Y lo estamos logrando.

Déjenme darles algunos datos. Sé que hoy estuvieron con el Secretario de Gobernación, con los titulares de SEDENA y de Marina, y probablemente los hayan compartido.

Déjenme hacer un breve recuento. Al comparar estos, los primeros meses, los 11 meses del año 2015 con el mismo periodo del año 2012, a partir del cual hemos tomado la Administración, el 1 de diciembre del 2012:

La incidencia delictiva total se redujo en 12 por ciento. El número de homicidios dolosos bajó 22 por ciento. El robo en carreteras descendió más de 24 por ciento. El secuestro cayó 27 por ciento, y en las extorsiones 30 por ciento.

Y, hoy, con las aprehensiones logradas, de los delincuentes más buscados, de los 122 objetivos centrales y prioritarios, cuando hablamos de objetivos me refiero a los delincuentes más buscados por estar al frente de organizaciones criminales; de los 122 que al inicio de esta Administración teníamos claramente identificados, con las aprehensiones logradas el día de hoy, 98 ya no son o no representan una amenaza más para la sociedad mexicana.

Para seguir fortaleciendo el Estado de Derecho, las prioridades son claras:

El Estado mexicano seguirá desplegando sus capacidades operativas y de inteligencia para desarticular a las organizaciones delictivas transnacionales y reducir el fenómeno delincuencial a una escala atendible por las corporaciones locales de seguridad pública.

Concretar, es otra de las tareas, concretar la Reforma Constitucional en materia de Seguridad Pública y combate a la infiltración del crimen organizado, lamentablemente, en los gobiernos municipales.

México necesita corporaciones policiacas más confiables y más eficaces.

La mejor manera de lograrlo es sustituyendo a las cientos de policías municipales, que, hay que decirlo, son frágiles, poco preparadas y vulnerables ante el crimen, por un número reducido de corporaciones de seguridad, sólidas y mucho más profesionales.

También, vamos a concretar el Sistema de Respuesta Inmediata 911 y la Clave Única de Identidad. Seguiremos fortaleciendo el marco institucional y operativo del Estado mexicano en materia de derechos humanos.

Habremos de reforzar las acciones de prevención social de la violencia y la delincuencia. Lo mismo que habremos de enfocar mayores acciones en el sistema o fortalecimiento de nuestro Sistema Penitenciario.

Aseguraremos la instrumentación plena del nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, que deberá estar operando, completamente, a mediados de este año.

Los Poderes del Estado mexicano, y aquí representados hoy a través de los presidentes de las Mesas Directivas del Senado y Cámara de Diputados, hemos sido muy claros, creo yo, y además muy enfáticos, en que no habremos de hacer prórrogas, sino que este compromiso y en este periodo que la propia Constitución concedió, de ocho años, se cumplen este año, y este año entrará en plena vigencia el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, oral y adversarial, que, sin duda, significará romper con un paradigma de justicia penal que por más de 100 años, eventualmente, tuvo nuestro país.

Habremos de concretar también otro gran cambio estructural en lo que hace a la justicia cotidiana. Advertimos que quizá una de las mejores formas de celebrar los 100 años de nuestra Constitución, en el año de 2017, será realmente hacer una revisión del marco jurídico de lo que hace o lo que hemos denominado la justicia cotidiana.

Otros temas distintos del penal, que no sólo en él cabe toda la justicia. Lo está en otros ámbitos: laboral, civil, mercantil, en temas de justicia familiar. Ahí, donde la sociedad demanda el que se diriman eventuales diferencias y conflictos.

Y esa justicia es donde tenemos que poner un acento muy particular para lograr realmente que nuestras leyes estén a la altura de las exigencias de una sociedad que demanda justicia abierta, transparente, pronta y expedita.

Y, por último, dentro de este mismo tema de actualizar nuestro marco jurídico, concluiremos los sistemas nacionales de transparencia y de anticorrupción, que he impulsado desde la campaña presidencial y que son básicos para fortalecer a las instituciones y renovar la confianza ciudadana en ellas.

El segundo gran objetivo es construir un México incluyente. Y en esta meta también estamos avanzando con firmeza.

En esta Administración se han puesto en marcha nuevas estrategias y programas sociales, como lo es la Cruzada Nacional Contra el Hambre, el Seguro de Vida para Jefas de Familia y, con ello, lograr una disminución de la pobreza y desigualdad.

Hemos mejorado o hemos ampliado los beneficios del anterior Programa OPORTUNIDADES, para llevarlo y hacer de él uno nuevo, con nueva denominación: el Programa PROSPERA, que amplía significativamente la cobertura del Seguro Popular y, también, además, establece nuevos beneficios para quienes son el universo objetivo de este programa.

Hemos ampliado la cobertura del Programa Pensión para Adultos Mayores, que anteriormente era de 70 años hacia adelante, ahora lo es a partir de 65 años y más.

Y también, hemos revitalizado, nuevamente, relanzado la cobertura de dos importantes instituciones que trabajan en el ámbito social: DICONSA y LICONSA, para llevar los beneficios que tienen estas instituciones a mayor número de mexicanos.

Con estas acciones hemos avanzado en la reducción de la pobreza y de distintas carencias sociales, particularmente en el acceso a los servicios de salud.

Para seguir edificando un México incluyente, las prioridades también, aquí quiero compartirlas, son muy claras: fortalecer y focalizar aún más los esfuerzos de todas las dependencias del Gobierno de la República en materia de combate a la pobreza.

Como ustedes lo saben, en México la medición de la pobreza es multidimensional. Y esto significa que tenemos que actuar en varios frentes, de forma simultánea, para lograr realmente una disminución de la misma.

No basta con ser efectivos en unas áreas, sino que ésta es una tarea integral, de distintos ámbitos del quehacer gubernamental, que nos permitan lograr, en las mediciones que se hacen de la pobreza, una reducción, realmente, real y efectiva.

En materia de salud, vamos a consolidar y ampliar los esquemas de prevención de enfermedades, especialmente las derivadas del sobrepeso y la obesidad, un lugar en el que México no quiere distinguirse y hoy lamentablemente así ocurre.

Queremos realmente revertir este escenario, y esto implica tareas de mayor prevención, de formación, de educación y de formar nuevos y mejores hábitos entre la población de nuestro país.

También vamos a seguir fortaleciendo el Seguro Popular con la ampliación y modernización del mismo. Vamos a seguir creando infraestructura médica. Los primeros días de este año los he dedicado para inaugurar obras de infraestructura. Tengo dentro del ámbito de la salud distintos compromisos asumidos, particularmente en infraestructura.

Que el costo no solamente lo representa la construcción de las obras, sino la operación de las mismas. Pero es claro que México necesita seguir ampliando su cobertura de servicios de salud para poder realmente lograr el México de mayor bienestar que estamos construyendo.

Ayer, déjenme compartirles. En ese tema, sin duda como país hemos avanzado. Ayer, revisando algunos datos, ahí, en algunos documentos; a veces no estamos del todo conscientes de cómo somos hoy como Nación, pero hoy el promedio de edad en México debe de estar  en el orden de los 77 a 79 años, en mujeres y hombres, un poco más alta la expectativa de vida entre las mujeres. Pero apenas el año 1930, déjenme decirles que fue un dato que aquí les quiero compartir, el promedio de vida era de poco más de 30 años, 34 años.

Ese es el cambio tan significativo que ha habido en nuestro país, y mucho de ello se debe precisamente a las tareas que ha habido dentro del ámbito de la salud.

Por eso este Gobierno se sigue comprometiendo, dentro de esta tarea, dentro de esta asignatura, como una de las de mayar prioridad.

Continuaremos, en otro ámbito, trabajando en favor de los jóvenes y por el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género.

Qué mejor expresión y qué mejor testimonio de este avance, además de que aquí hay muchas mujeres y hombres que trabajan dentro del Servicio Exterior Mexicano, pero hoy nuestra Cámara de Diputados está, si no al 50 por ciento, casi al 50, más del 42 por ciento de la Cámara de Diputados, hoy está integrada por mujeres. Y esto es, precisamente, resultado de la Reforma Político-Electoral que logramos dentro de los cambios estructurales, para bien del empoderamiento y de mayor presencia de las mujeres en la tarea pública de nuestro país.

Por otro lado, estamos comprometidos en lograr que los menores gocen plenamente de sus derechos. Y quizá aquí el más importante es el gozar de una educación de calidad.

Ustedes lo saben y esto es importante, este Gobierno está muy comprometido en asegurar realmente la debida implementación de la Reforma Educativa. Una reforma que, sin duda, posibilitará que las nuevas y futuras generaciones realmente tengan una educación de mayor calidad, les prepare de mejor manera, les dé herramientas mucho más sólidas para enfrentar un mundo de mayor población, más exigente y, sin duda, de mayor competencia.

Y, por eso, la tan necesaria y además ampliamente respaldada por las distintas fuerzas políticas, como lo fue la Reforma Educativa. Quizá la que mayor consenso tuvo, la que más respaldo político logró, es la Reforma Educativa.

Hoy como Gobierno trabajamos para lograr la debida y eficiente implementación de la misma, que depare en los próximos años generaciones egresadas de nuestro sistema educativo que tengan mayores oportunidades para integrarse a la vida productiva de nuestro país.

Y aquí tendría varios ejemplos de cómo hemos avanzado dentro del tema, además de la instrumentación, pero hemos crecido el número de Escuelas de Tiempo Completo. Además en estas escuelas, hemos triplicado el número de Escuelas de Tiempo Completo, de seis mil a más de 23 mil escuelas que hoy operan en el país, en donde, además, en la mitad de ellas los niños reciben una diaria alimentación.

Hemos seguido invirtiendo en ciencia y en tecnología, esta asignatura que a veces no termina de entenderse, pero sin duda hoy sabemos que en esta era del conocimiento, ustedes lo tienen muy claro, son ampliamente conocedores de esta materia, sabemos que tenemos que dedicar recursos a la innovación, a la ciencia, a la tecnología, para realmente lograr que en esta era del conocimiento sea a partir justamente de esta ruta como logremos ser un país mucho más competitivo, más productivo y, al final de cuentas, que sea el país que le depare bienestar a su población.

En otra de las grandes. Bueno, no puedo dejar de hacer mención aquí que la cultura es tema central para esta Administración. Y, precisamente, en muestra de ello es que hemos propuesto y así ha sido aprobado, además, por el Congreso, la creación de la Secretaría de Cultura. Aquí está su primer titular de la misma.

Porque esta Secretaría, Rafa, quien además es miembro del Servicio Exterior, o lo fuera, fuera miembro del Servicio Exterior, y ahora como el titular de la nueva Secretaría de Cultura, porque será la mejor manera de prestarle una más eficaz atención al ámbito cultural, al tema cultural de nuestro país.

Anteriormente, siendo parte de la Secretaría de Educación, una Secretaría que, evidentemente, tiene muchas áreas que demandan su atención, y ésta no podía ser el vagón que estuviera al final o que fuera a la zaga del ferrocarril, tenía que estar en la primera línea. Y por eso hemos decidido crear esta Secretaría. Y yo creo que desde la misma podemos lograr que, realmente, nuestros artistas tengan mayores espacios de participación, podamos democratizar efectivamente la cultura.

Es decir, llevar la cultura a distintos ámbitos y a distintos espacios de la geografía nacional, como es tarea que tiene encomendada, justamente, esta nueva Secretaría.

Perdón, es que no quiero extenderme. Quiero ver que abrevio de todo lo que tengo que compartirles, porque además ya han hablado aquí los Secretarios con ustedes. Entonces, estoy seguro que les han compartido varios de estos temas.

Dentro del ámbito educativo, obviamente, en este año daremos particular prioridad al Programa Escuelas al 100, que significará, realmente, lograr una renovación y rehabilitación de la infraestructura educativa de nuestro país.

Queremos que las escuelas, realmente, sean un espacio digno, decoroso, para quienes ahí reciben educación. No pueden ser espacios en los que no haya baños públicos, o en los que no tengan los elementos indispensables para recibir una educación. Y es que estamos dedicando importantes recursos.

Se ha emitido, además, un bono para lograr mayores recursos; atraer, a través de esta colocación, mayores recursos dedicados, precisamente, a la infraestructura educativa.

Y en mucho habrá de multiplicarse: 50 mil millones de pesos más al presupuesto que cada año aprueba la Cámara de Diputados que, sin duda, nos permitirá renovar y actualizar, y poner al día mucha de la infraestructura educativa que hay en nuestro país.

Seguiremos trabajando en el desarrollo profesional docente. Ésta es una Reforma Educativa que, lo he dicho en más de una ocasión, no atenta contra las maestras y maestros de México; al contrario, son parte fundamental, son el alma de esta reforma.

Y esta reforma, al contrario, posibilita que nuestro magisterio, sus integrantes, puedan tener oportunidades de crecimiento profesional a partir de sus propios méritos, no a partir de escalafones o de decisiones particulares o discrecionales de alguien, sino a partir de exámenes y evaluaciones, y de su propio mérito que puedan realmente crecer dentro del ámbito magisterial.

Como cuarta meta que nos hemos propuesto, es alcanzar un México próspero. Y estamos, en este tema, cumpliendo.

Los indicadores, los indicadores hablan por sí solos. En estos tres años se han creado un millón 892 mil empleos formales. Es la cifra más alta de empleo generado en nuestro país, si se evalúa el mismo periodo, los primeros tres años de una administración, comparada con cualquier otra y, particularmente, me refiero a las últimas cinco administraciones. Es el primer trienio de más empleo generado en cualquier Gobierno.

En 2015, además, la inflación fue sólo la más baja que ha registrado nuestro país desde que se mide la misma, desde 1970. Es decir, hace 45 años.

La inflación, apenas el día de ayer dada a conocer por INEGI, fue durante 2015 de 2.13 por ciento. Repito, la más baja de cualquier año desde que se hace esa medición en nuestro país, y eso va en beneficio de la economía de las familias mexicanas.

De enero de 2013 a septiembre de 2015, la inversión extranjera directa ha venido creciendo. De hecho, registra una inversión extranjera directa de 92 mil millones de dólares, 21 por ciento más que en el mismo periodo de la Administración pasada, y 38 por ciento más que la Administración antepasada.

Qué significan estas inversiones. Y ustedes lo saben: confianza en México. Significan que ven en nuestro país una oportunidad de invertir y de generar inversiones productivas, oportunidades de crecimiento para las empresas que aquí se establecen y contribución, con ello, a la generación de empleo y de desarrollo económico para nuestro país.

La confianza a la que me refiero también se refleja en el turismo. Hemos roto marcas en cuanto a cifras récord en turismo que viene a nuestro país.

Aunque todavía no tenemos oficialmente los datos. Hoy no le pregunto a Claudia, pero ya era la costumbre, más bien a Enrique de la Madrid. El señor Secretario, en su momento dará a conocer las cifras ya oficiales que reporta el mundo, pero estimamos que habremos de llegar, yo creo, que a los 31 millones de visitantes.

Si pensamos que en el 2012 la cifra, entonces, era del orden poco más de 23 millones de turistas que visitaban nuestro país, hoy estaremos rebasando los 31 millones de visitantes. Con una mayor derrama económica que están generando en México, con más gasto que están haciendo en México, y todo ello está contribuyendo, sin duda, a generar ingresos para familias mexicanas.

El consumo interno también está a la alza. Por ejemplo, en los primeros once meses de 2015 las ventas comparables, y yo estoy seguro que el Secretario de Hacienda ya les dio estas cifras, hoy se las repito solamente en recuento de datos, pero que son buenas noticias. Éstas son buenas noticias, que hay que reiterar una y otra vez.

A veces, quizá, podamos no creer las mismas. Más  bien, no darnos cuenta de que pese al entorno internacional difícil, complejo, incierto, volátil, México está avanzando, su economía se está moviendo, y está habiendo un mayor consumo. De acuerdo a las cifras de ANTAD, sus ventas anuales en 2015 crecieron 6.5 por ciento, y 10.1 por ciento en lo que ellos denominan tiendas totales.

Un dato relevante, que es un buen indicador también. La venta de vehículos en el mercado nacional rompió récord en el 2015. Se vendieron un millón 351 mil unidades. Esto es, 36 por ciento más que en 2012, lo que representa la venta de un vehículo cada 24 segundos. Éste es un indicador de condiciones de bienestar y también de capacidad adquisitiva que está habiendo en el mercado nacional.

Hacia adelante, las prioridades económicas son muy claras y las quiero aquí enfatizar con ustedes: asegurar la estabilidad macroeconómica. Frente al complejo escenario global de alta volatilidad, el Gobierno de la República tiene, y lo subrayo, un firme compromiso con la política económica responsable y con finanzas públicas sanas, basadas cada vez más en ingresos tributarios no petroleros.

La segunda prioridad en la materia, es seguir implementando las reformas transformadoras para que cada vez más mexicanos puedan aprovechar sus oportunidades y beneficios.

Habremos de continuar desarrollando infraestructura de comunicaciones y transportes, hidráulica, energética, turística y de conectividad digital, que tenemos proyectada en el Programa Nacional de Infraestructura.

Es cierto que el entorno económico internacional es complicado. Hay una caída en el precio de distintas materias primas, incluyendo el petróleo. Hay una alta volatilidad financiera y cambiaria, y perspectivas de bajo crecimiento. Esto, en el mundo.

Sin embargo, México es de las naciones mejor preparadas para hacerle frente. Estamos actuando con responsabilidad, implementando las reformas estructurales y, sin duda, somos una nación que frente a este entorno incierto, volátil, complejo, que no pareciera tener palabra, México está sólidamente preparado. Y mucho de esto es gracias, como lo han dicho otras voces, expertas y conocedoras, no sólo de aquí, sino del mundo, en buena medida, gracias a las reformas estructurales que logramos llevar a cabo y materializar, para lograr realmente este mejor blindaje y esta mejor manera de estar preparados frente a este entorno mundial.

Y, finalmente. La quinta meta nacional, que es la de: México es un actor con responsabilidad global. Y, en esta meta, sin duda, ustedes juegan un papel fundamental y determinante.

En esta primera mitad de la Administración, la imagen de México se ha venido proyectando de forma positiva, y sustancialmente la percepción del mundo ha cambiado, con respecto a nuestro país, también, de forma muy positiva.

Cada vez más, México es reconocido, y hay que decirlo y ustedes deben sentirse orgullosos de ello, como una nación audaz que ha tenido la decisión y la voluntad y, sobre todo, la capacidad para renovarse y transformarse.

Por supuesto que el mundo sabe que no estamos exentos de desafíos, pero también ha visto que los estamos enfrentando con visión y con determinación. Debemos sentirnos orgullosos.

Pocas naciones, se lo he escuchado decir al señor Presidente de la OCDE, a José Ángel Gurría, ex Canciller de México, pocas naciones y quizá ninguna como México ha llevado a cabo tantos cambios, tan profundos y en tantos ámbitos, como lo ha logrado México en sólo tres años.

En materia de política exterior, también, hay una importante evolución. Y esto, vale la pena decirlo, con las distintas regiones del mundo.

Con Estados Unidos hemos transitado de una relación basada exclusivamente en cuestiones de seguridad, a una agenda multitemática enfocada a la integración y competitividad de Norteamérica.

Con América Latina y el Caribe, hemos renovado y fortalecido nuestros lazos de amistad, cultura e identidad, logrando, además, acuerdos económicos sin precedentes.

Con Europa, hemos establecido una relación cercana y de confianza, que se refleja en alianzas estratégicas entre empresarios; por cierto, muchos de ellos aquí presentes el día de hoy, y en crecientes inversiones recíprocas.

Igualmente, hemos estrechado nuestras relaciones con Asia-Pacífico, una de las regiones más dinámicas del mundo, no obstante esta volatilidad de la que todos hemos conocido, pero no deja de ser una de las regiones que mayor crecimiento económico está teniendo.

En el ámbito multilateral, hemos contribuido a la paz y a la cooperación internacionales, impulsando, como es nuestra tradición democrática, las causas más nobles de la humanidad.

Para seguir avanzando en esta renovada política exterior, nos enfocaremos en cinco grandes líneas de trabajo para los siguientes años:

Primera. Consolidar nuestras alianzas estratégicas con todos los polos económicos del mundo.

Segunda. Promoveremos, en el marco de las instituciones hemisféricas y multilaterales, la democracia y el respeto a los derechos humanos.

Tercera. Como país de origen, tránsito, destino y retorno de migrantes, atenderemos el fenómeno migratorio de manera integral, con pleno respeto a los derechos fundamentales de las personas.

Cuarta. Aprovecharemos las oportunidades que nos ofrecen las nuevas plataformas comerciales para profundizar los diálogos políticos regionales de alto nivel.

Y quinta línea de acción. En el ámbito multilateral, impulsaremos la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Ya me he extendido un poco demás, pero con esto quiero concluir.

Muy distinguidos Embajadores y Cónsules que hoy nos acompañan.

Y, además, señoras y señores representantes de la sociedad mexicana que gentilmente hoy nos acompañan:

Hay muchos y muy positivos cambios que están sucediendo hoy en nuestro país.

Lo estamos logrando, además, a pesar del escenario internacional complejo, convulso, volátil e incierto al que ya he hecho referencia.

Y esto ha sido posible, gracias a que tenemos claridad de rumbo, instituciones sólidas, que hoy, por cierto, han escrito una parte importante de confianza que deben tener entre la sociedad, que queremos refrendar ante la sociedad: instituciones sólidas que tiene nuestro país, y una sociedad decidida a escribir un futuro de éxito.

En el Gobierno de la República asumimos plenamente la responsabilidad que nos corresponde. Continuaremos derribando barreras, quitando obstáculos, venciendo inercias, para que nuestro país y los mexicanos alcancen su máximo potencial.

Habremos de aprovechar la coyuntura y las oportunidades que de ella deriven para seguir avanzando hacia el logro de las metas y objetivos que aquí he señalado y que nos hemos trazado.

Gracias al esfuerzo conjunto, los mexicanos continuaremos demostrando al mundo que somos una Nación con visión, con iniciativa y con proyecto de futuro.

Las prioridades están definidas, y nuestra decisión para llevarlas a cabo, es firme e indeclinable.

Ustedes, como representantes de nuestro país en el exterior, deben transmitir este mensaje de cambio constructivo, de certidumbre, a cada uno de los países donde nos representan.

Ustedes son nuestros mejores voceros internacionales. Confío en que con su sensibilidad diplomática, su convicción en el servicio exterior y, sobre todo, su gran amor por México, sabrán promover y difundir la grandeza de nuestra nación.

Ustedes son mexicanas y mexicanos preparados, talentosos y con la capacidad necesaria para representar al país, para defender los derechos de nuestros connacionales y para promover las mejores causas de la humanidad.

Esa, ustedes lo saben muy bien, es su misión. Esa es su responsabilidad, y cuentan con la confianza y el respaldo de quien es su amigo, el Presidente de la República, para cumplirla a cabalidad.

Les deseo a todos un Feliz Año Nuevo.

Muchas gracias.